Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio

La medicina alternativa

Por Yuri Arnold Domínguez y Pavel Reyes Rodríguez

Dado el sorprendente aumento de la terapia natural y tradicional durante los últimos años, cabría pensar en la medicina natural como un fenómeno moderno. Pero, de hecho, hasta comienzos del siglo XIX la mayor parte de la medicina practicada era "tradicional"; incluso las terapias que han aparecido durante los últimos cien años se derivan fundamentalmente de las prácticas antiguas. Prescripciones tales como el papiro Ebers sobreviven desde hace 6 000 años y sugieren la idea de que la práctica de la Acupuntura podría haberse iniciado ya en aquella época, utilizándose para ello agujas hechas de hueso.

Durante miles de años se pensó que la enfermedad estaba motivada por el descontento de los dioses, o causadas por los demonios. Más tarde, hace 2 500 años aproximadamente, en las antiguas civilizaciones chinas e indias del este, y en la cultura griega del oeste, la creencia sobrenatural fue sustituida por la creencia de que la salud era el resultado de un equilibrio de las fuerzas naturales en el cuerpo, y que la enfermedad era la evidencia de la pérdida de un equilibrio. Pero mientras que en los sistemas médicos chinos e indios basados en lo anterior se han mantenido virtualmente intactos a lo largo del tiempo, la idea de armonía fue desapareciendo gradualmente en occidente, sobre todo debido al avance de la medicina científica.

Si bien es cierto que el enfoque científico ha conseguido importantes mejorías en lesiones y enfermedades infecciosas, sin embargo, no resulta tan eficaz el tratamiento de enfermedades degenerativas crónicas y de problemas psicosomáticos.

En nuestro país es una de las principales estrategias trazadas por el MINSAP, en coordinación con el MINFAR, surgida de la propuesta del Ministro de las FAR e identificada como Directiva 026/96.

Su objetivo principal es el desarrollo de esta especialidad de la Medicina, en los diferentes niveles de Atención Médica.

Dentro de la actividad docente se imparte esta asignatura dentro del nivel de pregrado con carácter obligatorio, no así en el nivel de postgrado que se reciben estos conocimientos a través de Maestrías y como una especialidad dentro del Sistema de Salud.

Aunque algunos la consideran "alternativa", según lo expresado por el experimentado doctor e investigador Burton Goldberg, en el año 1986, "en realidad no existe una medicina alternativa, sino alternativas en la medicina".

En estos momentos, en Cuba, se han desarrollado diferentes terapias, fundamentadas en esta especialidad de las que les brindamos algunas, que se encuentran aprobadas por nuestro organismo rector.

MEDICINA TRADICIONAL CHINA: se clasifica en 1) Medicina Externa, 2) Medicina Interna.

  1. Acupuntura.

    Moxibustión.

    Ventosas.

    Sangría.

    Masaje Tuina desarrollando dentro de éste, la digitopresión.

    Tai Chi Chuan.

    Qi Gon.

    Meditación.

  2. Trofoterapia ( dietoterapia desde el punto de vista chino).

Plantas medicinales ( desde el punto de vista chino, es decir, no a través de los principios activos de la planta).

Queremos informar a nuestros lectores, que en próximos números abordaremos las terapias tradicionales chinas.

HOMEOPATÍA: se basa en el principio de la Ley de Similares (similia similibus curantus: lo similar cura lo similar), principio guía de los remedios homeopáticos descubiertos por Samuel Hahnemann, un médico de Leipzig, en los últimos años del siglo XVIII.

Depende de un sistema específico de diagnóstico y tratamiento, tendente a estimular al sistema inmunológico para que supere la enfermedad y restablezca la salud. En pocas palabras, la Ley afirma, que un remedio puede curar una enfermedad si produce en una persona sana síntomas muy similares a los de la enfermedad.

La labor del homeópata consiste en encontrar el remedio cuya acción sobre el cuerpo se asemeje más al cuadro que presenta el paciente. Por supuesto, el tratamiento con sustancias similares era ya bien conocido antes de los tiempos de Hahnemann.

De hecho, fue mencionado tempranamente, en el siglo IV a.c, en el Corpus Hippocraticae. Sin embargo, Hahnemann, aportó una nueva perspectiva al descubrir que al suministrarse a personas sanas las sustancias medicinales, podrían descubrirse en ellas los efectos curativos de tales sustancias (prueba en Homeopatía).

Su trabajo le llevó a la conclusión de que el poder curativo de una medicina es idéntico a su capacidad de causar los síntomas de la enfermedad en personas sanas. Por consiguiente, los síntomas que causaban las sustancias medicinales en los sanos, eran la mejor guía para utilizar éstas con fines curativos en los enfermos.

Es bueno destacar, que a diferencia de la medicina alopática, que reprime los síntomas, la homeopatía ve en éstos una parte del intento del cuerpo para defenderse de la enfermedad.

Otro principio importante, descubierto en sus investigaciones, fue la dosis mínima o infidecimal, lo que contradictoriamente hacía el remedio mucho más potente, y por ende, sin efectos secundarios. Otro de sus principios está sustentado en la individualidad.

HIPNOSIS: el uso de estados de trance y sugestión se remontan, por lo menos, hasta los tiempos de civilización mesopotámica, donde muchos siglos a.c., existían templos de sueños. En la antigua Grecia estos también continuaron hasta el punto de que en muchos santuarios médicos, como el de Epidauro, en el Peloponeso, el diagnóstico empezaba analizando los sueños del enfermo en lugar especial.

Sin embargo, la investigación científica de estos estados es relativamente reciente, y empezó con el trabajo del austríaco Antom Mesmer (1734-1815), quien descubrió una técnica que provocaba convulsiones y pérdida del control mental y físico del paciente; sus seguidores descubrieron aplicaciones prácticas para su trabajo y hacia la mitad y última parte del siglo XIX, varios médicos experimentaban la terapéutica de sugestión. El mismo Sigmund Freud utilizó la hipnosis mientras desarrollaba sus primeras teorías del subconsciente.

La Hipnoterapia es un método que utiliza la hipnosis para canalizar los recursos del inconsciente, a fin de lograr un cambio terapéutico. La hipnosis implica crear un estado mental en que los recursos normales del pensamiento quedan suspendidos temporalmente y tienen lugar experiencias de una naturaleza inusual.

En un trance hipnótico, la mente consciente está lo suficientemente relajada como para que el terapeuta pueda comunicar sugerencias a la parte inconsciente del sujeto. El nivel de relajación varía desde un trance muy ligero hasta uno muy profundo.

FLORES DE BACH: el Dr. Edward Bach (1886-1936), fue un médico sobresaliente e intuitivo. Al percatarse que el estilo de vida y el estado emocional de una persona era uno de los principales causantes de la enfermedad, entró, en un principio, en el mundo homeopático. Posteriormente exploró más allá de la homeopatía y buscó una forma simple de liberar los poderes curativos de las plantas. Sus remedios florales fomentan la curación reduciendo los estados curativos de la mente o ciertos aspectos de la personalidad y estimulando los aspectos positivos. Las esencias florales no tratan directamente los desórdenes físicos, sino los problemas mentales y emocionales que subyacen en muchas enfermedades físicas. Al curar la depresión, la preocupación, etc., se restablece la armonía mente-cuerpo, por lo que los problemas físicos pueden también desaparecer.

FITOTERAPIA: el uso de las plantas con fines curativos, constituye sin dudas, la terapia más antigua y variada de cuantas existen. Desde los orígenes de la humanidad, ha ido transmitiéndose de generación en generación el conocimiento de los remedios herbales. El propósito principal de éstos consiste en estimular la capacidad curativa del organismo, reequilibrándolo y limpiándolo. Tal como sucede con los fármacos químicos de la medicina ortodoxa, tiene a su vez propiedades antibióticas, antivirales, entre otras, pero, al contrario de los medicamentos químicos equivalentes, poseen la ventaja de conducir el cuerpo a un estado saludable sin efectos secundarios indeseables. Si se recetan correctamente, las plantas pueden combinarse y ser dirigidas para que activen, regulen o pongan a tono cualquier órgano del cuerpo, excepto si el tejido se encuentra totalmente destruido.

La historia conocida, más antigua, sobre hierbas medicinales se sitúa al norte de China, remontándose al año 3000 a.c., así que puede considerarse, más o menos, contemporánea al primer papiro egipcio que señala el empleo de éstas en el mundo occidental.

Según el emperador amarillo Nei Ching dijera "los sabios no tratan a aquellos que ya están enfermos, sino que instruyen a los que aún no lo están"...

El médico superior ayuda antes de que florezca la enfermedad. El médico inferior empieza a ayudar cuando la enfermedad ya se ha desarrollado".

 

BIBLIOGRAFIA

1.- Dr. Díaz Mastellaris Marcos (Especialista de 2 do. Grado en Psiquiatría) Profesor de Medicina Tradicional China. "Pensar en chino". Ed. Farmacia Verde., 1998.

2.- Dr. Alvarez Díaz Tomás A. "Acupuntura. Medicina Tradicional Asiática". Ed. Capitán San Luis, 1992.

3.- Jarasuriya Antón. "Acupuntura clínica". Neurosurgeon, 1994.

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Política de Privacidad
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo