Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio

A ti facultad

Donde dos sendas se unen
la luz nacida empieza
a cobijar el dolor vivo
del torcido que lo porta.
Tu refugio de sillones
hacen al hombre dichoso,
hacen la vida serena
con trabajo y con sudor,
con intenso laboreo
y con depósito de amor.

Me gusta llegar y verte
como niña al sonreír,
me gusta mirarte con
el deseo de este verso hacerte.
No me canso de elogiar
tus más hermosas jornadas,
tus dos columnas erguidas
en la entrada principal
y tus manos enguantadas
no me canso de admirar.

Como criterio sostengo
tu necesidad constante
de poner el verbo delante,
de ser simiente de rosa,
de ser enseñanza lechosa
como es la madre con su niño.
¿No miras cómo el veneno
pasó a bálsamo divino?
¿No ves que tu tiza desliza:
"medicina pura en limpio frasco"?


Autor: Noslén de Lapuente Ravelo

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo