Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio

Testimonios que atesoran momentos inolvidables

Por: Lic. Magali González Camacho

La revista de los estudiantes de Ciencias Médicas cubanos, nuestra revista, celebra en este primer año del nuevo milenio su 40 cumpleaños, y para los que hoy integramos su equipo de realización, recibir opiniones, sugerencias y valoraciones del trabajo en general, constituye un valioso estímulo, a la vez que nos ayuda a perfeccionar la labor que con tanto amor desarrollamos. Las entrevistas que aparecen en estas páginas son, sin dudas, testimonios precisos que resumen la vida editorial de "16 de abril".

Juan Vela Valdés,
Rector de la Universidad de La Habana
(muy ligado a la revista en el año 1962, estudiaba la carrera de medicina).

Los 102 escalones que separan la calle San Lázaro hasta el Rectorado de la Universidad de La Habana, muy cercano al busto del Alma Mater, lejos de fatigarnos al fotógrafo y a mi, luego de un rápido ascenso, nos estimularon a conversar con este ocupado dirigente que no escatimó tiempo -a pesar de todas sus ocupaciones para hablar de la revista-.

"Yo estuve becado en el edificio "Ramón Paz Borroto" entre 1962 - 1968, mientras estudiaba Medicina; exactamente en el piso 12 (área 3) y aunque no trabajé en su directiva estudiantil, sí fui presidente de la Asociación de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas (que así se llamaba entonces) y estuve muy ligado a toda su labor editorial. O la atendía de forma directa y cada vez que surgía un problema participaba en sus reuniones y adoptaba las medidas requeridas para una rápida solución.

Las palabras de Vela van acompañadas de una sonrisa de satisfacción, porque considera que llegar al 40 aniversario ha sido un reto muy grande, una difícil batalla que ha podido ganarse, gracias al esfuerzo de muchas generaciones de estudiantes.

¿Qué puede decirme de la etapa en que Ud. fue Rector del Instituto Superior de Ciencias Médicas "Victoria de Girón" y mantuvo un estrecho contacto con la revista?

Siendo Rector del Instituto Superior de Ciencias Médicas "Victoria de Girón" desde 1982 - 1994 -tuve el privilegio de observar muy de cerca las grandes y decisivos cambios que se produjeron en la calidad de la revista, con la entrada en el año 1984, de los tres profesionales aprobados por nuestro Comandante en Jefe, por solicitud propia de los estudiantes que dirigían la publicación en aquel momento. Esto fue muy positivo y pronto se materializaron las transformaciones. Pienso que son pocas las revistas que pueden mantenerse editándose sin interrupción y sobre todo, con las características de la "16 de abril", que es dirigida por estudiantes durante un período limitado, es decir, mientras estudian y cumplen con el resto de las actividades docentes, políticas, recreativas e investigativas. Esto no resultó fácil .

Aspectos críticos, sugerencias para los actuales y futuros dirigentes de "16 de abril".

"Mantengan esa vitalidad, frescura y participación estudiantil, así como las diferentes secciones que se han ido incorporando y que contribuyen a consolidar y ejercitar conocimientos, a la vez que recopilar información y escribir adecuadamente los trabajos que se publican.
Considero que la revista "16 de abril" es una fragua donde se preparan los futuros profesionales de la Medicina, los investigadores, los docentes y todos aquellos que contribuirán posteriormente a la formación de las generaciones sucesivas.

¡Felicidades a todo el colectivo en su 40 aniversario... y nunca abandonen esa línea editorial gracias a la cual se ha ganado el respeto y la admiración de sus lectores.


Doctor Ángel Fernández Vila,
Director del Combinado Turístico "Gaviota",
Topes de Collantes.

El azar hizo que allí, en nuestro intercambio de impresiones con el doctor Vela, coincidiera un colega que también mantuvo una estrecha relación con la revista durante sus años de estudiante: me refiero al doctor Fernández Vila, quien fuera el secretario general de la UJC de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de La Habana desde 1962 - 1965, o sea, que coincidió con él en su etapa de (estudiante y dirigente de la organización juvenil).

¿Qué hechos relevantes recuerda de aquella época?

"Muchas anécdotas y momentos importantes pudieran mencionarse, pero hay uno que merece ser destacado el ataque mercenario a Playa Girón y la gran participación de lo jóvenes, de muchos estudiantes, que no vacilaron en dejar los libros y empuñar los fusiles. Yo tuve el honor y la gran experiencia de luchar frente a los mercenarios y sentir el heroísmo de todos los que me rodearon; y gracias al valor y la firme convicción de lucha, vencimos a un enemigo mucho más poderoso en armamentos, pero que ni siquiera con esa ventaja material pudo doblegar nuestra entereza".
"Hay otro aspecto que quiero resaltar y es la gran cohesión, la fuerte reserva juvenil que tuvo Fidel -en todo momento- de los estudiantes universitarios, quienes siempre estuvieron motivados por la lucha contra el Imperialismo; un ejemplo fehaciente de esto fue el período de la Crisis de Octubre, en el año 1962, un histórico momento que aunó aún más a la masa estudiantil universitaria".

Usted fue cuadro dirigente en el Instituto de Ciencias Médicas posteriormente. ¿Qué significó esta etapa en su vida como profesional?

"Sí, entre 1971 y 1976 fungí como decano de la Facultad del Instituto Superior de Ciencias Médicas "Victoria de Girón" y fue un prolífero período de inolvidables experiencias. Dirigir no es tarea fácil y mucho menos cuando se trata de un centro formador de profesionales que requieren aptitudes y estudios, pero lo hice con mucha dedicación y trabajo y algo se logró. También fui Jefe de la Cátedra Militar del propio Instituto desde 1983 hasta 1985.

Mensaje o sugerencia para los jóvenes que estudian Ciencias Médicas y forman parte del colectivo de la revista.

"Dediquen todo el tiempo que puedan al estudio y a la investigación ... y sin abandonar esas prior izadas tareas que son lo primero para ustedes, aprovechen esa gran ventaja que tienen de retroalimentarse en una publicación que se ha mantenido a través de los años, fresca y actualizada, que es además una importante fuente de información para los estudiantes de todos los niveles, para los técnicos, personal paramédico e incluso para los que ya culminan sus estudios, sin olvidar que ya la Revolución ha formado a unos 67 mil profesionales de la salud, de los cuales miles brindan sus servicios en otros países y que también requieren de esa información".

María del Carmen Amaro Cano.
Profesora Auxiliar de Historia de la Medicina.
Departamento de Salud
Facultad "Calixto García"


Profesora, ¿recuerda Ud. los primeros números de la revista?. Háblenos de aquella época.

Realmente no recuerdo mucho de aquella época en que se fundó la revista, pues en aquel entonces yo aún no había ingresado en la Universidad, de modo que no estaba relacionada todavía con este sector de la vida estudiantil.

Gracias a la dedicación y el esfuerzo de las distintas generaciones de estudiantes que han trabajado en la revista, el próximo 16 de abril arribamos al 40 aniversario de su nacimiento. ¿Pudiera referirse a la continuidad histórica y científica de la misma?

Los primeros números de la revista que tuve la oportunidad de leer datan de fines de los años sesenta. Desde sus páginas se proyectaba la combatividad revolucionaria de la FEU de la entonces Escuela de Medicina. En ella se publicaban trabajos científicos de los estudiantes que, con los años, han ido ganando en calidad, especialmente en los aspectos metodológicos concernientes a la investigación y publicación científica.

¿Ha sido realmente la publicación una vía o medio que ha propiciado la investigación estudiantil, partiendo del hecho de que en un elevado % de sus páginas se han incluido trabajos premiados en jornadas científicas?

Creo que sí, que ésta ha resultado una vía de intercambio de experiencias entre los estudiantes, de comunicar los resultados de investigaciones que han sido premiadas y que incentivan a otros estudiantes a seguir ese camino.

¿Qué valor le concede a la revista como órgano informativo de los estudiantes de Medicina, Estomatología y Enfermería?

Considero que la revista 16 de abril es un órgano informativo que tratará de mantener informado a los estudiantes de Ciencias Médicas; pero, lamentablemente, las dificultades de edición -que demorarán mucho la salida de los números- no permite que se logre el objetivo en el tiempo preciso. Por otra parte, considero que todavía tiene una marcada influencia de Medicina y no está consolidada la presencia de Estomatología. En cuanto a Enfermería su participación ha sido muy tenue hasta ahora. Pienso que la revista puede mejorarse en este sentido, es decir, que existan, quizás secciones fijas por especialidades para debatir casos clínicos, de manera que en cada número apareciera uno de cada especialidad, o cuando ello sea posible, un caso clínico abordado integralmente por las tres especialidades. En fin, que exista un balance entre ellas.

En una etapa pasada la revista mantuvo muy activa una sección denominada "Ética Médica", que incluía las opiniones y valiosos consejos de diferentes profesores y médicos, relacionados con este importantísimo concepto. Coméntenos sobre aquellos números.

La sección de Ética Médica contribuía a dar a conocer a los estudiantes elementos teóricos importantes acerca de la ética médica; pero sobre todo, contribuía a desarrollar habilidades morales prácticas para el enfrentamiento de los aspectos éticos que están relacionados con la práctica clínica. La opinión de prestigiosos profesores que eran bien conocidos como ejemplos ellos mismos de ética médica, incentivaba en los estudiantes el querer parecer a ellos no sólo en cuanto a lo que sabían de su ciencia, sino en lo concerniente al trato al ser humano que tenían como paciente.

¿Cree Ud. que sería positivo reabrir esta sección?

Pienso que el mundo actual, a nivel universal, está enfrentando una seria crisis de los valores morales, tanto en el plano social como profesional, y muy particularmente en el campo de las Ciencias Médicas, afectadas en el mundo capitalista por las grandes inequidades que ha provocado el nuevo modelo económico, el neoliberalismo, además del impacto producido por el uso indiscriminado de la alta tecnología.
Nuestro país, aunque no confronta exactamente los mismos problemas, no ha podido sustraerse del todo a estas afectaciones, aunque sus causas sean diferentes: la afectación del nivel de vida de la población cubana, incluida en ella la población estudiantil y, por supuesto, también la de las Ciencias Médicas, debido a la crisis económica de inicios de los años 90, de la que comenzamos apenas a recuperarnos, a pesar del feroz bloqueo yanqui que no ha cesado desde el propio triunfo de la Revolución Cubana. Esta afectación de la vida material y espiritual ha erosionado nuestro sistema de valores sociales y profesionales. De manera que estoy convencida de que debemos promover espacios de reflexión y debate para incentivar a los jóvenes estudiantes de nuestras especialidades -que son en sí misma profundamente humanitarias- el cultivo de los mejores valores morales. Como dijera Martí, de la pobreza se sale; pero no de la miseria moral. Así que es preciso trabajar con tesón y eficiencia para combatir la pobreza; pero hay que trabajar con convicciones y pasión para combatir la miseria moral.

¿Considera Ud. que la revista "16 de abril" contribuye de alguna manera en la futura formación de los profesionales de la salud?.

Claro que sí, y puede contribuir cada vez más a desarrollarla mentalidad científica, la cultura ética y humanista y la capacidad de comprensión acerca de los aspectos políticos e ideológicos que están vinculados al compromiso social como ciudadanos y como futuros integrantes de profesiones eminentemente humanistas.

Dr. Simón Sierra Figueredo
Jefe Departamento de Literatura Docente y Medios Audiovisuales
Vicerectoría Docente, ISCM-H

¿Qué puede decirnos acerca de la función didáctica, informativa y de participación estudiantil d la revista?

La participación de los estudiantes en la dirección y ejecución de la revista desde su fundación ha sido clave, permanente y valiosa porque así ha sido su revista, incluso cuando a partir de un momento tuvieron el apoyo profesional pertinente.
Ha cumplido su papel didáctico: en lo metodológico de la ciencia, los conocimientos de las Ciencias Médicas en sí y en aspectos humanísticos (lenguaje, cultura, historia de la medicina, etc).
El nivel de información, incluyendo las novedades científicas: muy bueno como promedio, aunque debe perfeccionarse en lo cualitativo.

Gracias al trabajo sistemático de estudiantes y trabajadores del colectivos de la revista, el próximo 16 de abril tendremos la oportunidad de festejar el 40 aniversario de su existencia. ¿Qué valor le concede a esta publicación que podido mantenerse viva, incluso cuando muchas dejaron de editarse al principio del Período Especial?

Un gran valor esa continuidad. Ha mostrado tenacidad, fuerza de la juventud y de un colectivo estudiantil / profesional con sentido de pertenencia aún en los años duros.

Háblenos de la continuidad histórica y científica de la revista.

Considerando que las condiciones de su surgimiento no han sido idénticas en el tiempo, la esencia sí ha sido igual: instruir, cultivar, mostrar la presencia viva de los jóvenes estudiantes de las Ciencias Médicas y orientar siempre, con un matiz propio, juvenil y al mismo tiempo científico.
Ha tenido sus altas y bajas en cuanto al enfoque temático, balance de contenidos muchas veces muy orientado a la alta tecnología biologística más que al enfoque humanista y de atención primaria tan necesario para los profesionales que deseamos formar.

Principales logros y deficiencias

Logros: en general se derivan de lo antes expuesto; en lo esencial: haberse mantenido estos 40 años, aún en los períodos críticos al menos aceptable calidad en forma y contenido y excelente en otros.
Deficiencias: no haber alcanzado el enfoque humanístico y de Atención Primaria de la Salud (APS) deseado, aunque esa es la tendencia actual.
No haber logrado a través de los años una adecuada distribución que llegue debidamente a todos los estudiantes y a muchos graduados que la quisieran recibir ...
El poco colchón editorial que habitualmente tienen y en particular pocos trabajos de enfermería y APS.

Mensajes, sugerencias o críticas para el actual equipo de realización de la "16 de abril".

Mantener una gran Unidad: en el colectivo estudiantil y entre éstos y los trabajadores de la revista; aprovechar la energía de a juventud y la experiencia de quienes la tienen, tener criterios propios, defenderlos, y al mismo tiempo, ser modestos y poner siempre los intereses de la sociedad por encima de los criterios personales y no descuidar jamás el rigor científico.

¿Considera Ud. que de alguna forma el hecho de trabajar en la revista ayuda a los estudiantes en su futura formación como profesionales?

El trabajo de los estudiantes en la revista:
Los educa en el quehacer científico
Incrementa su cultura científica y general
Les da una visión más amplia de las Ciencias Médicas
Adquieren experiencia en la dirección del trabajo y en la toma de decisiones
Contribuye a su formación general como trabajadores futuros de la Salud.

Otras valoraciones o criterios que considere de utilidad para los compañeros que hoy dirigen la revista y las subsiguientes directivas que han hacerlo en el futuro.

Aprovechar la reactivación de la revista en su 40 aniversario para elevar y mantener su calidad en lo adelante y lograr que sea leída por los estudiantes de Ciencias Médicas en todo el país y aún en otros países.
Éxitos.

Luis Camejo Alcalde
Director de Publicaciones Periódicas
Instituto Cubano del Libro


Sabemos que usted ha sido siempre un fiel defensor de la revista, que incluso en los momentos difíciles del Período Especial en que estuvo a punto de desaparecer, al igual que otras publicaciones- Ud. hizo todo lo posible para que la misma no dejara de editarse. Háblenos al respecto.

Los compañeros que trabajamos en esta Dirección y en el Registro Nacional de Publicaciones Seriadas nos sentimos honrados al felicitarlos por el 40 aniversario de la revista "16 de abril".
Para cualquier casa editorial resulta una hazaña lograr que una publicación sobreviva tal número de años. Ello sólo es posible cuando existen objetivos estratégicos definidos, flexibilidad para adaptar los contenidos temáticos a las nuevas necesidades que surgen; la capacidad de satisfacer a un gran público o segmento de exigentes lectores en constante desarrollo; el respaldo logístico de sus autores, y una voluntad a toda prueba de la institución que asume la responsabilidad editorial.
Si a lo antes expuesto añadimos el constante renuevo de su equipo de dirección -como sucede necesariamente en el caso de su revista-, podrá comprenderse la tenacidad y el espíritu de continuidad que ha caracterizado a los estudiantes del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, encabezados por la FEU y apoyados por las autoridades universitarias y el MINSAP.

En sus inicios la publicación tuvo un contenido esencialmente político, para contrarrestar a los enemigos de la Revolución dentro y fuera de las aulas y más tarde se fue transformando en científica. ¿Qué piensa al respecto?

Surgida al calor del combate revolucionario, 16 de abril supo enfrentarse con éxito a los enemigos políticos e ideológicos del proyecto socialista que recién comenzaba. Pronto una nueva batalla se hizo presente: la de satisfacer las necesidades informativas de los estudiantes y propiciar la generalización de los resultados de las investigaciones científicas, como vías imprescindibles para alcanzar la divisa planteada por Fidel: hacer de Cuba un país de hombres de Ciencias.
Esa paulatina transformación temática permitió que la revista se convirtiera en un importante instrumento científico divulgativo que ofrece a sus lectores una permanente actualización de conocimientos y en vehículo de diseminación de estudios e investigaciones realizadas por alumnos y profesores; asimismo, la revista ha contribuido a la formación y entrenamiento de alumnos autores de trabajos científicos-técnicos, valiosa experiencia que luego, en la vida profesional, les ha servido para continuar colaborando en revistas especializadas, haciendo visibles los resultados del propio quehacer científico o publicando en medios masivos, trabajos que coadyuvan las campañas preventivas de la salud.

La revista "16 de abril" ha sido siempre dirigida por estudiantes. ¿Existe alguna otra publicación con estas características en el exterior?

No tenemos referencias acerca de la existencia o no de revistas similares a la 16 de abril en el extranjero, pero si existiera alguna, asumiríamos el riesgo de afirmar que la nuestra se homologaría con cualquiera, por muy renombrada que fuese la institución universitaria de donde procediera; para tal afirmación nos basamos en el conocimiento que tenemos los cubanos acerca de la integralidad del proceso de formación docente -tanto en el plano teórico como práctico- por donde transitan los estudiantes de Medicina de Cuba, y de cuyo proceso la revista 16 de abril es, y está llamada a serlo cada vez más, un reflejo objetivo.

Muchas felicidades en estos primeros 40 años de vida

Dr. Miguel Lujones Botell
Asesor de Ginecobstetricia de la revista y viejo colaborador de las secciones
"Historia de la Medicina" y "Curiosidades Médicas".

Doctor, ¿Considera Ud. que la revista "16 de abril" ha cumplido su función como órgano científico-informativo de las Ciencias Médicas?

Sí, la revista ha sido y es un órgano de información fundamental, tanto para el estudiantado como para los médicos ya graduados. Constituye una fuente de conocimientos muy importante, que ayuda desde los primeros tiempos de la formación como estudiantes y profesionales después, y más tarde ya uno se habitúa a ella, a leerla siempre. Y digo esto porque lo he sentido muy directamente, ya que colaboro en la publicación desde el año 1979, cuando era dirigida por David Li.

¿Contribuye de alguna manera la revista en la formación de los estudiantes que se preparan como futuros profesionales de la salud?

Por supuesto que sí, pues el hecho de dirigir una publicación -aunque estudiantil- pero que contiene trabajos de tanto rigor científico, constituye de hecho una fuente informativa muy importante de la que se nutren tanto los que escriben en ella como colaboradores como los que la consultan como lectores.
Por otra parte, hay que destacar que la revista siempre ha contado con buenos asesores científicos, quienes han estado al tanto de los materiales que se publican en cada una de las especialidades; ellos tienen la tarea de valorar todos los trabajos científicos, tanto los que son premiados en las jornadas de cada facultad, así como los que se planifican en las reuniones de proyección.
Todo ese engranaje en síntesis, constituye una sólida base material para estos jóvenes que más tarde engrosan el sector de la salud.

¿Qué piensa de las secciones e la revista?

Las secciones están muy bien conformadas, han sido muy bien seleccionadas; en su conjunto, les permiten al estudiante ejercitarse, tener una práctica del conocimiento que poseen, además de informarse y actualizarse, un ejemplo de esto es Actualidades Terapéuticas.
Yo siempre me leo esta sección para conocer lo último, lo más novedoso en materia de medicamentos. Además, considero que la variabilidad de secciones resulta un valioso intercambio generacional para los estudiantes y para los que ya pasaron esa etapa.

¿Cómo valora la revista" 16 de abril"?

Pienso que la revista ha mantenido su calidad a través de los años. No sólo hay que ver el contenido del que ya he hablado; referente a la parte estética, hay celo y profesionalidad en lograr que en cada portada aparezca el trabajo más novedoso o más importante; y esto es fundamental, pues es la primera imagen que llega al lector y que lo atrapa desde el momento que llega a sus manos.
En estos últimos números que han sido editados, por ejemplo la 200 es muy bonita la cubierta, pues mantiene un núcleo estético muy refrescante, a la vez que abarca una trayectoria de lo que ha sido la revista a lo largo de sus 40 años de existencia.

Críticas, sugerencias, opiniones para mejorar el trabajo editorial.

Los exhorto a que se mantengan trabajando en equipo, con gran espíritu científico, con profesionalidad y con la frescura que caracteriza a la juventud, así podrán cumplir muchos más años, con mayores y más prometedores éxitos.

Finalmente quiero destacar la labor mantenida de la periodista, quien ha sabido desarrollar con eficiencia muy buenas y educativas secciones, así como perfilar y mejorar los trabajos científicos que llegan a sus manos muy mal escritos, logrando que los mismos sean más leíbles y amenos después de la revisión y corrección que les realiza. Asimismo en su labor periodística ella incluye la incorporación de títulos y sumarios mucho más sugerentes sin cambiar su esencia científica.

Dr. Alfonso R. León Vázquez
Director de la revista entre 1992 - 1994

Doctor, a usted le correspondió trabajar en esa etapa bastante difícil para la revista: inicio y años críticos del "Período Especial". ¿Cómo pudo lograrlo?

Si, fue realmente un gran reto para mí . . . los años 1992 hasta 1994, el momento ,más álgido del "Período Especial", una etapa en la que prácticamente no se editaba nada, ni Bohemia, ni Verde Olivo, Juventud y Técnica y otras tantas publicaciones, COPRETEL estaba para la distribución. Repito que fue un reto importante para mí y sobre todo desde el punto de vista administrativo, ya que tuve que enfrentarme a tareas que nunca imaginé que podía desempeñar siendo estudiante.
Esta falta de recursos total y la situación de COPRETEL fue la razón o la causa principal que motivó la nefasta decisión de distribuir la revista por las facultades. Hasta entonces no habían existido problemas a respecto.

¿Cómo funcionó la publicación en aquellos años ? ¿De qué forma se realizaban las proyecciones y el resto de las tareas inherentes al proceso editorial? ¿Existían dificultades con la distribución?

A pesar de todos los obstáculos objetivos y subjetivos que conspiraban contra el buen funcionamiento del trabajo, y los escasos colaboradores estudiantiles, pues en aquel momento no existían estrechas relaciones de trabajo con las provincias del país como hoy existe.
Recuerdo que hicimos de todo un poco y sin ningún tipo de protesta, pues había una plena cohesión entre los integrantes del colectivo. Trabajamos como albañiles, cristaleros, pintores . . . fue el momento en que se resolvió el cristal del frente del local, pusimos el logotipo y se instalaron las rejas de hierro en las ventanas y puerta de la entrada principal.
Esto me sirvió mucho en el plano personal, pues aprendí a hallar soluciones a situaciones complejas, netamente laborales.
En cuanto a las proyecciones de la revista, se planificaban de acuerdo con el cronograma que se firmaba con la imprenta "Osvaldo Sánchez" y luego, mensualmente, teníamos un contacto los trabajadores y estudiantes para supervisar el cumplimiento de cada tarea.
Durante las proyecciones, donde siempre estaba Redacción, Fotografía y Diseño se escogían del colchón editorial los mejores trabajos que reunieran las Normas de publicación, velando siempre porque hubiera un mayor número de trabajos originales, sin olvidarse las secciones fijas que tenía cada una un responsable.
Por otra parte, se mantenía una estrecha relación con la imprenta, sobre todo el diseñador que tenía que revisar los colores de la cubierta y otros requerimientos técnicos. En aquella etapa no existían las bondades del trabajo computarizado, y la imprenta, como ya he dicho tenía serias dificultades. Era muy difícil, hubo que enfrentar aspectos desconocidos e inimaginables, pero el trabajo con preocupación y mucha dedicación de nuestra parte, los mayores interesados, salía. Fue muy duro para nosotros, tuvimos que correr en todo momento y realizar múltiples gestiones para que no nos sacaran de la imprenta y poder contar con el respaldo económico necesario para pagar el proceso de impresión. En esto tuvimos, gracias a nuestra insistencia, el apoyo del Dr. Julio Teja, ministro de Salud Pública y el compañero Luis Camejo de Publicaciones Periódicas.
Luego, una vez que la revista estaba lista, había que conseguir un camión o lo que apareciera hasta la gasolina para poder transportarla.
Ya en el año 1995 comenzó a organizarse el trabajo con las provincias, de manera que hubiera un corresponsal en cada una y la primera fue Camagüey, con Dadonim Vila.
La distribución la asumía COPRETEL con su red de estanquillos y sus medios propios. Ellos recogían las revistas en la imprenta y las distribuían en los estanquillos más cercanos a las facultades. Pero las penurias del Período Especial fueron afectando el trabajo de los estanquillos y llegó el momento en que éstos prácticamente no funcionaban y esto hacía que los distintos números se fueran acumulando en la imprenta.
Finalmente no quedó más remedio que realizar la distribución mediante las facultades, a través de los Presidentes de la FEU. En aquella etapa (año 1995) el compañero Abel García Valdés fue el colaborador estudiantil que tenía a su cargo la distribución de la revista.

A pesar de pertenecer a generaciones diferentes, ¿Cómo eran las relaciones entre los trabajadores y los estudiantes dirigentes? ¿De qué forma se lograba la identificación y el intercambio de ideas entre ambos grupos?

Ese fue mi segundo gran reto, el primero -como ya dije- el "Período Especial" y el segundo dirigir, con apenas 22 años y sin ningún tipo de experiencia directiva, estudiando una carrera difícil, a un pequeño grupo de trabajadores, mayores que yo y profesionales; indiscutiblemente los problemas generacionales aparecieron de ambas partes, pero se fueron limando en la medida que nos adentrábamos en el trabajo, luchando ambos por un objetivo común: hacer la revista lo mejor posible a pesar de viento y marea. Yo pienso que lo fundamental siempre fue aceptarnos sugerencias y consejos de ambas partes, valorar los criterios de todos los compañeros, nunca imponiendo nada.

¿Qué representó para usted ser el director de una revista con las características de la nuestra?

Fue una experiencia muy positiva, primero porque me mantuve actualizado en temas médicos que eran importantes para mi formación como médico; y en segundo lugar, porque me permitió desarrollarme en un mundo totalmente nuevo y desconocido para mí: el proceso editorial. Aprendí a conocer todos los requisitos para publicar los artículos científicos en otras revistas de mayor rigor científico; yo diría que en la "16 de abril" adquirí una sólida base de conocimientos para poder publicar en otras revistas, incluso internacionales como hoy soy capaz de hacer en mi condición de profesional de la Medicina, como el Especialista en Anestesia que he llegado a ser. En cuanto a la labor netamente administrativa, me valió de mucho, pues en la actualidad desempeño el cargo de Jefe del Servicio de Anestesia en el Hospital "Freire Andrade" (Emergencias) y en esta responsabilidad hoy aplico mucho los elementos que aprendí dirigiendo la "16 de abril".

Sugerencias para los actuales estudiantes que dirigen la revista.

Que trabajen con ahínco y amor en la revista, pero les sugiero no descuidar en ningún momento los estudios, la formación como futuros médicos, que a fin de cuentas, es la profesión que tendrán que desempeñar una vez que se gradúen.

Dr. Ángel Arturo Escobedo Carbonell
Especialista de Segundo Grado en Microbiología Médica
Activo y eficiente colaborador estudiantil de la revista durante los años (1989-1991)

¿Cómo llegaste a la revista?

Voluntariamente, me acerqué y comencé a colaborar a prueba y conseguida me interesó lo que aquí hacía y me quedé como colaborador permanente. Además existían demandas por parte de la publicación.

¿En cuáles secciones escribiste?

Refresca tu "5", Clínico-patología, Glosario Médico y Aplicando Conocimientos..

¿Cómo funcionaba la revista en aquella etapa?

Todo el colectivo: estudiantes y trabajadores nos reuníamos periódicamente (fechas previamente planificadas, en correspondencia con las entregas que había que hacer a la imprenta).
En estas reuniones de proyección se escogían los trabajos que tenían mayor calidad científica, con temas atractivos y didácticos para los estudiantes. Las cubiertas se acordaban teniendo en cuenta los mejores trabajos de la tripa, es decir, lo mejor del contenido. Además, se participaba en eventos científicos importantes, tales como: Atención Primaria de Salud ("Salud para todos"), Ferias Internacionales del Libro, Congresos de las distintas Especialidades y otros eventos que fueron de interés, de acuerdo con la temática médica.

A pesar de las diferencias de edades entre los estudiantes y los trabajadores, ¿cómo eran las relaciones entre ambos grupos etáreos?

Las relaciones eran las mejores, por lo menos en esos años fue así. Independientemente de la distancia entre las edades, existía un sentimiento y una gran cercanía entre ambas generaciones, a causa del interés común que era la revista. Se obraba con una sola voz, nunca se le restó importancia al criterio de todos los compañeros y si surgían divergencias, se trataba de llegar armónicamente a un consenso, siempre pensando en lo mejor para la publicación.

¿Qué representó para usted trabajar como colaborador de la revista?

En la formación como estudiante me ofreció las herramientas necesarias para internarme en el campo de la investigación científica; me ayudó a ser mucho mejor estudiante, a evaluar trabajos con un juicio crítico, así como someter a mis trabajos a la consideración de todos. Al ser la revista evaluada por todos y tener que llegar a un acuerdo, aprendimos a ser mejores, a escuchar y ser oídos.
La experiencia que se adquiere con los colaboradores de más tiempo y con los trabajadores de la revista es insustituible.
Sabes que tengo dos hermanos: una hermana que estudia Licenciatura en Enfermería (Maydel Alfonso) y un hermano (Ángel Augusto Escobedo) que escogió como yo la Medicina; a ambos, desde que comenzaron les he recomendado acercarse a la revista; y no sólo a ellos, también a todos los jóvenes estudiantes que conozco, y lo hago porque sé que eso redundará por completo en su beneficio, ya que les permite adquirir una formación más integral y una visión más completa del método científico.

Sugerencias u otros aspectos que considere mencionar.

Mantener esa unión que siempre estuvo presente en nuestra revista, porque aún la considero de todos. . . "?sabes? ... yo aún me siento estudiante...". Esa unión entre el equipo de realización se transmite y llega a los lectores línea a línea.
Creo que esa frescura que caracteriza a la revista "16 de abril" no se debe perder jamás, como tampoco saber ser estudiante, un buen estudiante y poder conjugarlo con el interés por la investigación, la risa, el deporte, la recreación y los temas de interés mundial. Pienso que así, transmitirán siempre conocimientos, pero también, entre líneas, harán llegar a cada corazón, amor.

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo