Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio

DEL MUNDO DE LA MEDICINA…

Los genes y el cáncer pulmonar

Por: Magali González Camacho

Un grupo de doctores de la universidad de Michigan ha llegado a la conclusión de que el estudio de los genes activos en las primeras etapas del cáncer pulmonar puede ayudar a identificar aquellos pacientes que corren mayor peligro, lo cual permite la aplicación de un tratamiento más intensivo.
En la investigación, encabezada por el doctor David G. Beer, se emplearon 50 genes en una etapa temprana del tumor que fueron analizados exhaustivamente y al final se comprobó que podía predecirse cuáles tienen mayor probabilidad de recaer en un período de tiempo de 5 años.
Con la información obtenida, los médicos sabrían cuáles enfermos deben recibir tratamiento adicional, añadiendo a la cirugía terapias mediante radiaciones o químicos.
La identificación de los pacientes de alto riesgo mediante sus genes aún está en una etapa de experimentación –aclaró Beer-, sin embargo, se considera que el proceso, sin dudas, puede ayudar a los médicos a dar a sus pacientes una atención más individualizada.

Nuevo método para detectar cáncer de ovarios
Una nueva vía práctica y eficaz desarrollan científicos alemanes para diagnosticar mejor y más temprano el cáncer de ovarios.
Con los métodos que se emplean en la actualidad, entre ellos la ecografía, sólo mediante una intervención quirúrgica es posible constatar el progreso de un cáncer de este tipo. La variante de los especialistas de Heidelberg permite, localizando una determinada proteína que se acumula en la superficie celular con el progreso de la degeneración del tejido, una rápida detección. Luego, con una simple biopsia se puede conocer si hay un cáncer, si se trata de un tumor benigno y en qué estadío de desarrollo se encuentra.
El nuevo procedimiento permite asimismo determinar rápidamente si la paciente debe ser operada.

Otros hallazgos en torno al SIDA
Un nuevo gen en el ser humano, que actúa como una defensa contra el ataque del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), virus causante del SIDA, fue hallado recientemente por un equipo de científicos británicos.
La molécula –buscada desde hacía un largo período de tiempo, se encontró en las células T del sistema inmunológico que son destruidas por el VIH- impide que el virus se reproduzca o duplique dentro de ellas. Con esto existiría la posibilidad de frenar la infección del VIH, pero es superado normalmente por una pequeña proteína del VIH llamada Vif (factor de infectividad de virión), que suprime su actividad. El Vif es esencial para la supervivencia del VIH al vencer el misterioso mecanismo natural de defensa del virus en las células T.
El grupo de expertos del King´s Collage London estudiaron las células infectadas con una forma de VIH que carece de Vif y descubrieron que el gen CEM 15 interfiere con el ciclo de vida del VIH, haciendo no infecciosa cualquier nueva partícula del virus.
“Nuestra investigación ha identificado al CEM 15 como un componente clave del sistema en cuestión. Si encontráramos un medio para bloquear la acción del Vif, ello permitiría al CEM 15 trabajar adecuadamente e impedir la propagación del VIH” –declaró Michael Malin-, quien encabeza el estudio.
Fórmula efectiva contra el envejecimiento precoz
En más de una ocasión se ha hablado acerca del ejercicio físico, alimentación equilibrada, buen humor y una actitud positiva ante la vida, factores importantes de una fórmula que garantiza freno seguro al envejecimiento precoz.
Ahora, de nuevo ha sido abordado el tema durante un curso de verano, que se imparte en la Universidad de Cantabria, en Santander, España.
Uno de los ponentes, del personal científico que dirige el evento, destacó que la actividad física proporciona a las personas mayores una mejoría considerable de las condiciones fisiológicas, físicas, anímicas y sociales y puntualizó asimismo: “La persona se siente atendida, recupera la confianza, se relaciona con los demás y se integra en grupos nuevos, huye de la soledad y previene deterioros y enfermedades.
También señaló que la práctica frecuente de ejercicios tiene efectos beneficiosos en determinadas enfermedades. Por su parte, los diabéticos aprenden a controlar su dolencia y pueden llegar a reducir las dosis de insulina, previene la osteoporosis, es un buen tratamiento contra la obesidad, la artrosis y es una opción muy positiva para la recuperación de personas infartadas” –aseveró en otra parte de su intervención-.
Finalmente, se habló de las lesiones más frecuentes en las personas de la tercera edad –casi siempre suelen ser articulares y musculares-, por lo que es preciso evadir los deportes de choque, bruscos o que sean emocionalmente extremados. Lo ideal para quienes nunca han realizado ejercicios es practicar tres o cuatro sesiones a la semana, de unos treinta minutos, que supongan quemar de 200 a 300 calorías diarias, aconsejándose la gimnasia, caminar, correr, nadar, montar bicicleta estática, participar en danzas y prácticas de relajación, así como frecuentar excursiones a lugares recreativos.
La obesidad duplica riesgo de cáncer de colon
La obesidad, que tantos problemas ocasiona en las personas, ha sido el punto de partida de un nuevo estudio donde se comprobó que duplica el riesgo para las mujeres jóvenes de desarrollar cáncer de colon.
Esta reciente investigación que abarcó a casi 90 000 féminas, fue realizada por un grupo de científicos del Colegio de Medicina Albert Einstein, en Nueva York, reveló que el peso excesivo incrementa las posibilidades de que las mujeres no menopáusicas sean atacadas por la enfermedad.
Los expertos sospechan que antes de la menopausia el exceso de grasa en el cuerpo aumenta las concentraciones de insulina en la sangre y otras sustancias químicas que elevan las probabilidades de adquirir el cáncer. Sin embargo, los científicos también sospechan que el tejido graso podría ser una fuente de la hormona femenina, estrógeno, capaz de contrarrestar los efectos dañinos de la insulina. El índice de masa corporal (IMC) es la medida estándar de obesidad y se calcula dividiendo el peso en kilogramos por la estatura en metros cuadrados; una persona con un IMC de 30 se considera obesa, mientras que más de 35 es muy obesa.
Independientemente de los efectos dañinos en lo que al cáncer se refiere, la obesidad, que está alcanzando proporciones epidémicas en algunos países, también eleva considerablemente el riesgo de Diabetes Mellitas, las enfermedades respiratorias, problemas musculares y de la piel, infertilidad, hipertensión arterial, enfermedad cerebrovascular aguda, cardiopatía y los tipos de cáncer relacionados con hormonas.
El cáncer de colon y de recto afecta a más de 3,5 millones de personas en todo el mundo cada año y es una causa importante de muerte en países en vías de desarrollo. Si se detecta y se trata oportunamente, el índice de supervivencia es bueno. Los científicos sospechan que tiene una estrecha relación con la combinación de factores genéticos y del estilo de vida.

Fuente bibliográfica: Dpto. de Ciencia y Técnica. Agencia informativa de noticias, Prensa Latina, 2002.

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo