Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio
LA ENTREVISTA DEL MES

 

ATENCIÓN PRIMARIA DE SALUD, LA MEJOR ESCUELA PARA FORMAR MÉDICOS MÁS CAPACES Y CREATIVOS

Por Magali González Camacho

Aún me parece estar entre aquellos dos rostros sonrientes y seguros, que con tanto orgullo narraban sus experiencias como médicos generales integrales o "médicos de la familia", frase que inicialmente los identificó en la comunidad.

El objetivo que acercaba a la revista aquel viernes 29 de junio del año 2001, era una muy específico: conocer acerca de la Carpeta Metodológica del Médico de la Comunidad y su perfeccionamiento.

Y precisamente había sido seleccionado el policlínico Lawton, porque de allí habían salido los primeros 10 médicos y 10 enfermeros de la familia, el centro hospitalario que los había dado a conocer en el año 1984, el mismo sitio donde nuestro Comandante en Jefe había tenido la oportunidad de compartir y conversar con ellos en más de una ocasión; pero también porque ahora, después de transcurridos 17 años ( respecto a la fecha en que se efectúa esta entrevista), habían mantenido un trabajo relevante que los destacaba del resto, además de poner en práctica iniciativas muy fructíferas que habían contribuido a perfeccionar su labor.

Por la importancia de la información obtenida entonces y porque lamentablemente no pudo editarse en papel, consideramos oportuno incluirla ahora en nuestra página WEB, en esta nueva sección que hemos denominado la entrevista del mes, ya que los datos no han perdido vigencia y por tratarse de una destacada Especialista de Medicina General Integral, fundadora del Plan, así como de otro colega que dio inicio a la meritoria labor de la medicina comunitaria en el año 1984 en el territorio de Lawton, municipio "10 de Octubre".

De manera que aquí les va la información recopilada en aquella ocasión:
René Espinosa Alvarez trabaja en la misma consulta desde el 4 de enero del año 1984, pero su labor diaria como médico general integral y el estudio mantenido durante dos décadas, de forma ininterrumpida, le han permitido llegar a ser lo que hoy es: Especialista de Segundo Grado en MGI, Profesor Asistente, Miembro del Grupo Nacional de la Especialidad, Miembro del Examen Estatal Escrito de la Especialidad, Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Medicina Familiar (SOCUMEF) y Presidente de la SOCUMEF del municipio "10 de Octubre".

Para él, la Atención Primaria de Salud tiene un enfoque eminentemente preventivo, de promoción de salud, así como un enfoque social hacia la Familia y la Comunidad. Considera que no se puede ver al individuo sólo por su enfermedad (aspecto biológico-psicológico), sino también como un miembro importante que forma parte de la (sociedad-comunidad).

Este trabajo comunitario lleva en sí una compenetración Médico-Paciente-Enfermera, que contribuye a que ellos se sientan satisfechos, porque analizan, prescriben e indican tratamientos, así como remiten a sus pacientes a otros especialistas como oftalmólogo, otorrinolaringólogo, cardiólogo, urólogo, ortopédico u otros técnicos; por su parte, los enfermos se sienten atendidos porque tienen la posibilidad de mejorar su estado y al mismo tiempo contar sus problemas, sus dificultades u otros aspectos de sus vidas, como seres sociales que son y recibir apoyo en todo momento.

En cuanto a las iniciativas que él como médico ha introducido y puesto en práctica en su consulta, está la de tomar los líquidos energetizados con un imán, es decir, que el agua, la leche, los jugos, el café y la sopa o caldo, se vierten en un vaso de cristal, y luego se coloca en posición horizontal, a ras con el nivel de los líquidos, en sus respectivas superficies, un imán (por ejemplo, de una bocina de un radio u otro equipo eléctrico), previamente revisado para comprobar los watts o carga eléctrica capaz de transmitir. El tiempo que se coloca dicho imán sobre las superficies, él los señala, de manera que una vez magnetizados los mismos, los pacientes pueden ingerirlos sin problemas.

Esta experiencia él la dio a conocer en el Primer Congreso Nacional de Medicina Familiar, celebrado en el Palacio de las Convenciones, en el año 1994, y desde entonces la ha aplicado en sus pacientes y los resultados han sido muy favorables.

Aclara nuestro entrevistado que el efecto beneficioso comienza a sentirse a partir del tercer mes, después de iniciado el tratamiento.

Hasta el año 1994 no se había realizado un trabajo clínico como tal, solo había culminado investigaciones con plantas y animales.

Un ejemplo concreto de los beneficios de la ingestión de los líquidos magnetizados son los pacientes que fumaban 2 cajetillas de cigarros diariamente y que han logrado mantener sus coronarias limpias de los efectos tóxicos del cigarro.

Finalmente, con una expresión de complacencia, nos dice este experimentado médico de la familia: "Donde mejor se puede investigar es en la Atención Primaria, porque el médico tiene al paciente ahí, a su lado todo el tiempo, y esa es la oportunidad de sentirlo, de recibir un reflejo fiel de su persona, y esto resulta mucho más gratificante que hacer una segunda especialidad..."
"Considero que este sistema de atención, cuya esencia principal es prevenir al paciente de la enfermedad, le permite al médico estar más al tanto de todo lo que rodea al enfermo, lo cual los hace más capaces y creativos..."

Por su parte, la doctora Rosa María Báez, directora del policlínico Lawton, reconoce todo lo que ha aprendido al estar vinculada durante todos estos años a la Medicina General Integral. Ella ha podido realizar su trabajo comunitario, dirigir, investigar, asistir a eventos científicos, sin dejar de atender a su esposo (militar) y a su hijo José Manuel, de 8 años de edad.

"Desde muy pequeña sentí y vi muy de cerca el sufrimiento constante de mi abuela que era asmática, y un buen día decidí estudiar Medicina" -señala inicialmente-.

Sus raíces están en la clase obrera; proveniente de una familia humilde y nacida en Villa Clara, pero que después del año 1976 quedó registrada oficialmente como la provincia Cienfuegos. Hasta el 4to. Año cursó sus estudios en la universidad de Santa Clara y en el año 1980 se traslada para vivir con su familia en la Ciudad de La Habana.

Ella estudiaba Pediatría, por vía directa, en la Facultad "Miguel Enríquez", y ante el llamado del Comandante, se incorporó de inmediato al Plan de Medicina General Integral.

En el año 1985 fue electa Delegada Directa al XII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, celebrado en Moscú. En aquella etapa desempañaba el cargo de Secretaria General de la UJC de su comité de base y obtuvo la medalla "Abel Santamaría".

Entre mayo de 1988 y diciembre de 1989 cumplió una misión internacionalista en la República de Angola (en Huambo, Luena y Lobito). Ella ha tenido la oportunidad de visitar algunos países y conocer sus sistemas de salud.

Por ejemplo, en México y Canadá observó que los médicos atienden a las personas que espontáneamente llegan a la consulta, es decir, que no existe la consulta de terreno como ocurre en Cuba, que le permite al médico buscar los factores de riesgo, de manera que se trabaja por la promoción de salud, la prevención de la enfermedad y la búsqueda de la morbilidad oculta.

Recalca la doctora Báez que nosotros contamos con un Sistema de Vigilancia Epidemiológica Municipal, que funciona sincrónicamente en todo el país.

En marzo del 2000 se efectuó la campaña anti-vectorial en conjunto con los Médicos de la Familia, para prevenir la proliferación del mosquito Aedes Aegyptis, principal causante de la Epidemia de Dengue, y para evitar la extensión de esta pandemia, se requiere tener un índice del mosquito mínimo, lo cual sólo es posible mediante la Educación Sanitaria de la población.

Respecto a su labor como dirigente, nos narra con orgullo, la Especialista en Medicina General Integral, que con sus 43 años de existencia, tiene una rica experiencia, vinculada siempre al paciente, con una relación que solamente es posible en un país como el nuestro, con la educación y formación ética y política que permite este singular sistema de prevención de la salud.

En el municipio Lawton, con alrededor de 600 habitantes y un total aproximado de 128 familias, funcionan tres grupos básicos: el 1 con 16 consultorios; el 2 con 15 consultorios y el 3 con 17 consultorios.

En total existen 25 círculos de abuelos y todos los viernes se realiza una actividad denominada Universidad del Adulto Mayor, en la que los viejitos reciben los conocimientos necesarios e intercambian impresiones con un psicólogo o psicóloga. Este tipo de encuentro, basado en la Batalla de Ideas, contribuye a que los ancianos lleguen a la Tercera Edad y se adapten al nuevo período que deben enfrentar. Para esto se programan charlas educativas, excursiones, actividades culturales y recreativas, labores manuales y cumpleaños colectivos, entre otras.

El aspecto estomatológico se asegura con la clínica de Tejar y Lawton "28 de septiembre".

Los tres grupos anteriormente mencionados trabajan simultáneamente, y son los que atienden a los círculos infantiles, escuelas primarias, secundarias, tecnológicos, centros de trabajo, hogares de ancianos, la comunidad como tal y hasta tres albergues de tránsito que radican en el territorio.

"Este sistema de salud permite un trabajo organizado que se mantiene al día acerca del estado general de la población, pues también se incorpora al mismo, el Grupo Operativo Semanal que cuenta con los líderes formales de la comunidad, integrado por los presidentes y vicepresidentes de las distintas esferas (comunales, vivienda, CDR-FMC, acueducto y otras), además del Grupo Básico de Trabajo, en el cual realizan una importante labor el Vicedirector de Higiene y Epidemiología Municipal, los directores de los policlínicos, así como los funcionarios o dirigentes de cualquier centro que puedan brindar ayuda cuando sea necesario" -señala también la doctora Báez-

"En resumen --nos dice-se trazan las estrategias que tienen relación con cada entidad, de forma tal que se logra la intersectorialidad, que es uno de los aspectos fundamentales de la Atención Primaria"...

Este último concepto lo expresa la experimentada especialista de Medicina General Integral, con una sonrisa amplia y una mirada muy brillante, que le imprime un matiz convincente a su expresión; y por breves segundos queda en silencio, espacio que me permite hacerle mi pregunta final:

- ¿ Cuál ha sido el momento o el hecho más emocionante o trascendental en su vida como profesional de la salud?

"Múltiples enseñanzas, halagadoras palabras, abrazos, flores y otras muchas muestras de cariño he recibido de mis pacientes durante estos fructíferos años de mi vida, pero de todos estos momentos, hay uno que siempre me viene a la memoria y fue el día que visité la casa de Octavio Padilla, un anciano de 87 años, en la calle 12, entre San Francisco y Concepción..."
"Recuerdo que fue durante los primeros días y hacíamos un recorrido con Fidel, nuestro guía y pionero del Plan del Médico de la Familia... yo tenía miedo de enfrentarme a la comunidad, pero ya había visitado en una ocasión a aquel anciano que tenía un altar en su casa y en lo más alto del pedestal conservaba una foto de Fidel, con una vela encendida. Aquella escena fue para mí impactante cuando la había contemplado sola, pero ahora que visitaba a Octavio con otros colegas y el propio Comandante en Jefe, se convertía en un momento de mucha trascendencia, no tanto por el hecho en sí, sino por las palabras del líder de la Revolución, cuando se despedía del grupo".

La doctora hace una breve pausa para ordenar sus ideas y decir lo más exactas posibles aquellas palabras que nunca ha olvidado:

- "Ustedes lo que tienen que hacer es trabajar mucho para que algún día a ustedes también los coloquen en ese lugar donde Octavio me colocó a mi".

Sin dudas que el mensaje expresado por Fidel no admitía comentario que no fuera interiorizarlo y llevarlo a cabo cada día. Por eso, ella y todos sus compañeros de aquella etapa han logrado los resultados propuestos, porque desde entonces han estado conscientes de que para cumplir los objetivos previstos, hay que darlo todo, sentir las palabras de satisfacción de la población, ver crecer saludables a los niños que atendieron en un parto, cuando caminan junto a sus madres, sonrientes y felices, escuchar las voces de los pequeños que regresan del círculo infantil o la escuela y les saludan al pasar, recibir el abrazo de un anciano en el momento de ser atendidos en sus casas, durante la labor de terreno, o simplemente, cuando un matrimonio de jóvenes vienen a la consulta a solicitar un consejo.

Para la doctora Rosa María Báez, haber integrado el primer grupo de Médicos de la Familia, constituye un orgullo y ha sido siempre un reto para su quehacer diario.

Nuestra conversación llega a su fin, y ella, nos despide con estas palabras que son la razón de ser, la esencia misma de la Medicina General Integral:

"Siempre hay que mejorar al paciente, esa es la principal divisa del médico comunitario".

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo