Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio
Actualidades terapéuticas Actualidades terapéuticas

Antibióticos: Carbapenémicos

Autor: Diana de Arazoza Borges
Estudiante de 6to año de Medicina. Internado Médico.


"Se notó que alrededor de una colonia grande de un hongo contaminante las colonias de estafilococos se volvieron transparentes y se encontraban obviamente en vías de lisis."
Con esta descripción realizada por Alexander Fleming en 1928 se inició la era de los antibióticos, comenzando con las penicilinas, las cuales tienen un espectro amplio de acción, pero que su indiscriminado uso ha aumentado los niveles de resistencia bacteriana a esta familia. Posteriormente se desarrollaron las cefalosporinas, aminoglucósidos, y fueron apareciendo distintas familias de antibióticos, cada una con diferentes espectros de acción y sus efectos indeseables, y de esa forma llegamos al desarrollo de una familia de antibióticos muy usada en nuestros días por sus amplio espectro, y sus bajos niveles de resistencia bacteriana: Los carbapenémicos.
Esta familia fue descubierta a finales de la década de los 70, a partir de una nueva especie de streptomyces, llamada Strptomyces Cattleya (6).
La primera de este grupo fue la tienamicina, que presenta una estructura semejante a los betalactámicos corrientes, pero por su gran instabilidad físico- química no puede ser utilizada clínicamente, ya que es inactivada, por una enzima renal, llamada deshidropeptidasa, esta, actúa como una betalactamasa al degradarlo produce un metabolito que provoca daño renal por necrosis tubular aguda. Esta enzima no actúa sobre el resto de los betalactámicos. Muchos investigadores comenzaron a buscar una sustancia que bloqueara la acción de esta enzima, y surgió la cilastatina, la cual inhibe el efecto de la deshidropeptidasa, y tiene una farmacocinética similar a la de la tienamicina (5,6).
Posteriormente, se sintetizó una molécula más estable, el n-formimidoiltienamicina, conocido como Imipenen, primer componente sintético de esta familia, que poseía una estructura más estable (6).
Ulteriormente apareció un congénere sintético de este grupo, el Meropenen, que presenta mayor resistencia a las betalactamasas, y que no necesitaba ser asociado a la cilastatina, ya que no era degradado por la deshidropeptidasa (7).
Este, fue seguido por la aparición de otros antibióticos de esta familia, carbapenémicos y sulfapenémicos como son:

Penémicos orales:
Faropenem
Ritipenem
Sanfetrinem

Penémicos parenterales:
Imipenen
Meropenen
Panipenem
Biapenem
Ritipenem
Sulopenem
Lenapenem
Sanfetrinem
Ertapenem

Estos antibióticos tienen un mecanismo de acción muy parecido al de los betalactámicos, inhibiendo la formación de la pared bacteriana, lo que produce cambios en la forma celular, llevando a la bacteria a una lisis rápida. Además de sus efectos inhibitorios y bactericidas, esta familia es capaz de suprimir el crecimiento bacteriano por un largo período de tiempo, aun cuando sus concentraciones sanguíneas están por debajo de sus efectos inhibitorios, llamado esto efecto postantibiótico, el cual previene que las bacterias que no han muerto continúen su replicación (1,2).

ESPECTRO DE ACCIÓN
Esta familia es considerada hoy día, como una de las familias de antibióticos más potentes, teniendo un espectro de acción que abarca bacterias Gram positivas y Gram negativas, aerobios y anaerobios, por lo que decidimos mencionar aquellas especies de bacterias que no son sensibles a este grupo: Stafilococo aureus, y epidermidis meticillin resistente, Stafilococo faecium, Enterococo vancomicin resistente, Clostriodium difficile, Corynobacterium JK, X. Maltophila y Cepacea, Flavobacterium, Chlamidia, Rickettsia, Legionella, y Micobacterium Fortuitum (11).
El Meropenem, y el Biapenem, tienen una acción más potente que el Imipenen sobre las bacterias Gram negativas. El Pampéenme es el que mayor efectividad posee sobre las Pseudomonas ( 9,10).

RESISTENCIA
Los niveles de resistencia ante estos antibióticos son muy bajos, el aumento de su uso en los años 90, trajo consigo la aparición de una serie de carbapenemasas, las cuales se han descrito en bacilus fragilis, pseudomonas, aeromonas, legionella gormanii, F. Odoratum, B. Cereu (7,9).
Del Imipenem se han descrito bajos niveles de resistencia, empero su alta estabilidad ante las betalactamasas, se ha reportado alguna resistencia en cepas de B. Fragilis, X. Hydrophila, y la Pseudomona aeruginosa.(7,9)

FARMACOCINÉTICA
Su difusión a tejidos, órganos, y líquidos, es excelente, atraviesa la membrana hematoencefálica, y su concentración aumenta ante meninges inflamadas. Su eliminación es renal (8).

EFECTOS ADVERSOS
Presenta una toxicidad baja, aunque pueden aparecer reacciones de hipersensibilidad, determinadas por erupciones cutáneas, prurito, fiebre y urticaria (11).
Otros efectos pueden ser náuseas, vómitos, diarreas, leucopenia, trombocitopenia, anemia, insuficiencia renal aguda, trastornos confusionales y convulsiones, estos son causados con menor frecuencia por el Meropenem, por lo que se recomienda su uso en pediatría. Además en ocasiones puede presentarse una elevación de las transaminasas, la bilirrubina y la fosfatasa alcalina, aunque esto ocurre raras veces (12).

INDICACIONES
Debido a su poderoso efecto antibacteriano, su extenso espectro y alta resistencia ante los mecanismos de inactivación, debe ser usado con rigor, siendo estas sus indicaciones (10,11,12):
Infecciones nosocomiales por microorganismos multirresistentes.
Tratamiento empírico en sepsis intrahospitalarias que han sido tratadas con varios antibióticos.
Infecciones polimicrobianas: Intraabdominales, de tejidos blandos, ginecológicas, y osteomielitis.
En casos de neutropenia con fiebre.
Infecciones por Pseudomona, combinado con otro antipseudomónico siempre.
Meningoencefalitis en mayores de 3 meses.
Septicemias.
Endocarditis.
Infecciones óseas y articulares.
Infecciones graves de piel y partes blandas.
No se deben usar nunca como profilaxis quirúrgica.
DOSIFICACIÓN

Antibiótico Dosis
Imipenen 0.5 - 1 gramo. Cada 6 horas
Meropenem 0.5 gramosCada 6 horas
Biapenem 150 mgCada 6 - 12 horas
Panipenem 500 mgCada 12 horas
Faropenem 300mgCada 12 horas
Ertapenem 1 gramoMonodosis diaria

BIBLIOGRAFÍA
1. Tomasz A. From Penicillin-binding proteins to the lisis and death of bacteria: a 1979 view. Rev Infect Dis 1979; 33: 113-37.
2. Tomasz A. Penicillin-binding proteins and the antibacterial effectiveness of the beta-lactam antibiotics. Rev Infect Dis 1986; 8(Suppl 3): S270-78.
3. Hackbarth CJ, Chambers HF. Methicillin-resistant staphylococci: Genetics and mechanisms of resistance. Antimicrob Agents Chemother 1989; 33: 991-94.
4. Bush K. b-lactamase inhibitors. Clin Microbiol Rev 1988; 1: 109-23.
5. Fukasawa M, Sumita Y, Harabe ET, Tanio T, Nouda H, Kohzuki T, Okuda T, Matsumura H, Sunagawa M. Stability of meropenem and effect of 1 Beta-methil substitution on its stability in the presence of renal deydropeptidase I. Antimicrob Agents Chemother 1992; 36: 1577-79.
6. Jorgensen JH, Maher LA, Howell AW. Activity of a new carbapenem antibiotic, meropenem, against Haemophilus influenzae stains with beta-lactamase and non-enzyme mediated resistance to ampicillin. Antimicrob Agents Chemother 1991, 35: 600-2.
7. Cuchural GJ, Malamy MH, Tally FP. b-lactamase-mediated imipenem resistance in Bacteroides fragilis. Antimicrob Agents Chemother 1993; 32: 695-703.
8. Bax R.P., Bastain W., Featherstone A., et al. The pharmacokinetics of meropenem in volunteers. J Antimicrob Chemother 1989;24(Suppl A):311-20.
9. Edwards J.R., Willians S., Naim K. Therapeutic activity of meropenem in experimental infections. J Antimicrob Chemother 1989;24(Suppl A):279-85.
10. Martinez Lacasa J., Garau J. Papel de los carbapenemicos en el tratamiento de la infeccion nosocomial.[The role of carbapenems in the treatment of nosocomial infection]. Enferm Infecc Microbiol Clin 1997;15(Suppl1):78-85.
11. Moellering R.C., Eliopoulos G.M., Sentochnik D.E. The carbapenems: new broad-spectrum bb-lactam antibiotics. J Antimicrob Chemother 1989;24(Suppl A):1-7.
12. Mouton Y.J., Beuscart C. Empirical monotherapy with meropenem in serious bacterial infections. J Antimicrob Chemother 1995;36(Suppl A):145-56.

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo