Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio

Artículo Original

Consideraciones anatómicas y clinicopatológicas de los Aneurismas de la Aorta Abdominal

Autores:

Raydel Manuel Rodríguez García.*
Ingrid Figueredo Rodríguez-Barahona.*
Maydelín Pupo Vera.*
Oscar Antonio Milián Cardoso.**

Tutor:

Dra. Cristina Hernández Cuan.***

Asesor:

Dr. Carlos del Risco Turiño.****
Dr. Julio Blanco Hernández. *****

* Estudiantes de 4to año de la carrera de Medicina.
** Estudiante de 2do año de la carrera de Medicina.
*** Especialista de II Grado en Anatomía Humana. Profesor Auxiliar.
**** Especialista de II Grado en Angiología y Cirugía Vascular. Profesor Asistente.
***** Especialista de II Grado en Cirugía General. Profesor Asistente.

Resumen

Se realizó un estudio observacional descriptivo en los Hospitales "Manuel Ascunce Domenech" y "Amalia Simoni" de la provincia Camagüey desde octubre del 2002 a febrero del 2004 con el objetivo de describir las principales características anatomoclinicopatológicas de los aneurismas de la aorta abdominal. Se revisaron 3 199 protocolos de necropsias, escogiéndose aquellos con diagnóstico principal o secundario de aneurisma de la aorta abdominal, así como las historias clínicas correspondientes a los protocolos positivos de la enfermedad. Así quedó conformada una muestra con 48 pacientes. Predominó el sexo masculino con un 81.25. Las enfermedades asociadas más frecuentes fueron la Hipertensión Arterial, la Cardiopatía Isquémica y las Enfermedades Cerebrovasculares. La mayoría de los casos resultaron ser asintomáticos, diagnosticándose fundamentalmente a través del ultrasonido abdominal.

Palabras claves: aneurisma, aorta, abdominal.

Introducción

La aorta es un órgano único tanto en estructura como en su comportamiento funcional (1). Es una de las arterias más importantes de nuestro organismo pues irriga, a partir de sus ramas, las diferentes regiones del cuerpo humano. Para su estudio los anatomistas dividen la aorta en tres grandes porciones: la aorta ascendente, el cayado aórtico o arco de la aorta y la aorta descendente; esta última a su vez se subdivide en dos porciones: la aorta torácica y la aorta abdominal (2-4). De todas ellas la aorta abdominal, por su localización y fácil acceso quirúrgico, ha sido una de las porciones más estudiadas a lo largo de la historia de la medicina.

Dentro de las enfermedades de la aorta abdominal, las formas ectasiantes tienen una gran incidencia y constituyen un difícil problema de salud en virtud de su valoración diagnóstica y terapéutica (5). Entre ellas se encuentra el aneurisma aórtico, cuya frecuencia, según estudios necrópsicos, se encuentra alrededor del 2.5%, por lo que constituye una enfermedad de elevada letalidad (6).

 Los aneurismas arteriales son mencionados en el papiro de Ebers (2 000 años a.c.), y definidos por Galeno como masa pulsátil (200 a.c.), atribuyéndose a Antylus (200 a.c.), la primera ligadura proximal de un aneurisma arterial (7-10).Quince siglos más tarde (siglo XVI), Vesalio escribe un primer Tratado de Aneurismas.

A principios del presente siglo, Carrel realiza los primeros trasplantes experimentales aórticos (11,12), y por fin en 1951, Dubost realiza la primera sustitución aórtica de un aneurisma por un homoinjerto (12). Con la introducción de las prótesis plásticas por Voorhees en 1952, se inicia definitivamente la era moderna en el  tratamiento de los Aneurismas de la Aorta Abdominal (AAA), cuya última variante terapéutica son las endoprótesis percutáneas, en la actualidad, en plena fase experimental (9).

Para la Sociedad de Cirugía Vascular Americana, un AAA es una dilatación permanente y localizada de la aorta abdominal cuyo diámetro transverso máximo es superior o igual a 3cm (13).

Hoy en día la incidencia real de los aneurismas es desconocida por sus propias peculiaridades nosológicas, como enfermedad asintomática en más del 70% de los casos y crecimiento lento e impredecible (14-16).

Actualmente el tema de los aneurismas sigue siendo un reto para cirujanos y angiólogos de todo el mundo. Es por ello que nuestro colectivo, inspirado en las diferentes actualizaciones del tema y el aumento progresivo de la incidencia de dicha afección en nuestro medio, se propuso realizar este trabajo, trazándose como objetivo general
describir las principales características anatómicas y clínicopatológicas de los Aneurismas de la Aorta Abdominal y específicamente distribuir a los pacientes según edad y sexo, precisar la etiología , exponer las enfermedades asociadas a  los mismos, distribuir la forma de presentación del aneurisma con su localización topográfica a nivel de la aorta abdominal, precisar los síntomas y signos que caracterizaron la forma de presentación de esta enfermedad e identificar el método mediante el cual se llegó al diagnóstico en aquellos casos donde el aneurisma se presentó de forma asintomática.

Método

Se realizó un estudio observacional descriptivo en los Hospitales Clínico Quirúrgico Docentes "Manuel Ascunce Domenech" y "Amalia Simoni Argilagos" de la provincia Camagüey, desde octubre del 2002 a febrero del 2004, con el objetivo de describir las principales características anatómicas y clinicopatológicas de los aneurismas de la aorta abdominal.

Se revisaron 3 199 protocolos de necropsias (registro primario de información), 1 832 del Departamento de Anatomía Patológica del Hospital "Manuel Ascunce Domenech" y 1 367 de "Amalia Simoni Argilagos". De ellos se escogieron aquellos que tuvieran como diagnóstico principal o secundario un aneurisma de la aorta abdominal quedando la muestra constituida por 48 pacientes. De los archivos extrajimos las historias clínicas correspondientes a los protocolos de necropsia positivos de la enfermedad, constituyendo estas nuestro registro secundario de información. A partir de los datos obtenidos, tanto de los protocolos como de las historias clínicas, se confeccionó un formulario (para cada caso) según bibliografía y criterios de expertos (anexo1), conteniendo así las siguientes variables: edad, sexo, color de la piel, etiología, topografía, morfología, enfermedades asociadas, síntomas y signos de presentación, diagnóstico de los pacientes asintomáticos y complicaciones.

Los datos se procesaron en el Sistema Estadístico EPINFO, utilizándose una Microcomputadora tipo Pentium 4 y se presentaron en forma de cuadros estadísticos.

Operacionalización de las variables:

a) Edad: se dio en rangos de edades de 50 - 59; 60 - 69; 70 - 79 y mayores de 79 años.

b) Etiología: se dio en ateroesclerótica, infecciosa o micótica, arterítica o colagenótica, traumática e infecciosa o desconocida, según los criterios unificados sobre AAA de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (17).

c) Localización topográfica del aneurisma: se dio en suprarrenal / yuxtarrenal o infrarrenal según criterios unificados de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (17).

d) Enfermedades asociadas: se dio según criterios del Dr. Orestes Díaz Hernández y colaboradores (18) distribuyéndose en Hipertensión Arterial, Diabetes Mellitus, Enfermedad Cerebrovascular, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), Insuficiencia Renal Crónica (IRC), Enfermedad Arterial Periférica (EAP) y Cardiopatía Isquémica.

e) Síntomas y signos: se dieron en dolor abdominal, dolor lumbar, náuseas, vómitos, masa pulsátil y expansiva a la palpación abdominal, otros síntomas y asintomático.

f) Diagnóstico de los casos asintomáticos: se dio en el curso de estudios imagenológicos como Rx simple de abdomen, ultrasonografía abdominal, Tomografía Axial Computarizada (TAC), arteriografía y acto quirúrgico.

Resultados

Cuadro 1.

Distribución de los pacientes según edad y sexo.

Hospital Clínico Quirúrgico Docente "Manuel Ascunce Domenech" y "Amalia Simoni Argilagos" Camagüey. Octubre del 2002 - Febrero del 2004.

Grupo
 de Edades

                                       SEXO
            FEMENINO                          MASCULINO
       No                     %                 No                     %

50 - 59

60 - 69

70 - 79

Mayores de 79

       -                    -                           2                 4.17

       1                2.08                        8               16.67

       5              10.42                      18               37.50

       3                6.25                       11              22.91

TOTAL

       9              18.75                       39              81.25

Fuente: Formulario.

En relación con la distribución de los pacientes según edad y sexo (cuadro1) predominó el sexo masculino, 39 pacientes de 48 para un 81.25%. El grupo de edades que más casos presentó fue el de 70 a 79 años con 5 mujeres y 18 hombres (10.42 y 37.50% respectivamente).

Cuadro 2. Distribución de los pacientes según la etiología del AAA.

Causas

No

%

Ateroesclerótica

Inflamatoria (desconocida)

Infecciosa o micótica

40

7

1

83.33

14.59

2.08

TOTAL

48

100.00

Fuente: Formulario.

En el Cuadro 2 se observa la distribución de los pacientes según la etiología del AAA. Se obtuvo que la causa más frecuente fue la ateroesclerótica con un total de 40 pacientes (83.33%) seguida de la inflamatoria o de origen desconocido, 7 pacientes para un 14.59%. La arterítica y la traumática no se manifestaron.

Cuadro 3. Enfermedades asociadas.

Enfermedad

No

Hipertensión Arterial

Cardiopatía isquémica

Enfermedad cerebrovascular

Diabetes Mellitus

Enfermedad Arterial Periférica

Insuficiencia Renal Crónica

EPOC

42

38

29

11

7

3

1

* Un mismo paciente presentó más de una enfermedad asociada.

Fuente: Formulario.

Según la distribución de las enfermedades que se pueden asociar a un AAA (cuadro3), la Hipertensión Arterial fue la enfermedad que más se asoció con un total de 42 pacientes, seguida de la Cardiopatía Isquémica con 38 casos y la Enfermedad Cerebrovascular con 29.

Cuadro 4. Síntomas y signos de presentación del AAA.

Síntomas y signos

No

Asintomáticos

Dolor abdominal

Dolor lumbar

Náuseas

Vómitos

Masa pulsátil y expansiva

a la palpación abdominal

Otros

34

14

11

8

6

5

4

* Un mismo paciente presentó más de un síntoma o signo.

Fuente: Formulario.

El cuadro 4 refleja los síntomas y signos de presentación del AAA. Se observó que la mayoría de los casos resultaron ser asintomáticos, con un total de 34 casos. El dolor abdominal fue el síntoma más frecuente con 14 pacientes, así como el dolor lumbar en 11 de ellos. Solo se constató en 5 pacientes la presencia de una masa pulsátil a nivel de epigastrio.

Cuadro 5. Diagnóstico de los pacientes con presentación asintomática.

Método diagnóstico

No.

%

Ultrasonido abdominal

Rx  simple de abdomen

Arteriografía

TAC

Acto quirúrgico

28

2

2

1

1

82.36

5.88

5.88

2.94

2.94

TOTAL

34

100.00

Fuente: Formulario.

El cuadro 5 muestra el diagnóstico de los pacientes con presentación asintomática, los mismos se diagnosticaron fundamentalmente en el curso de un ultrasonido abdominal, 28 casos de 34 para un 82.36%.

Discusión

Según estudios internacionales (19) y nacionales (20) los aneurismas de la aorta abdominal se presentan generalmente después de los 50 años aumentando el número de casos a medida que asciende la edad; por lo regular con una mayor frecuencia del sexo masculino que el femenino. Los resultados de nuestro trabajo no difieren de los anteriores pues encontramos una prevalencia del sexo masculino sobre el femenino (aproximadamente 9:1), la mayoría mayores de 50 años, incrementándose el número de

enfermos con más edad.

Predominó la etiología ateroesclerótica y la asociación a enfermedades puramente de origen cardiovascular como la Hipertensión Arterial, la Cardiopatía Isquémica y las Enfermedades Cerebrovasculares. Estos resultados se comportaron de manera similar a estudios actuales en donde se plantea que la principal causa etiopatogénica de los AAA corre paralela a la arterioesclerosis (20) y que más del 90% de los AAA son de origen ateroesclerótico, cifras que no difieren mucho del porcentaje encontrado.

De Takats y Pirani (21) señalaron que la primera respuesta de un vaso al aumento de la presión en su interior es su elongación, mientras la pared arterial mantenga su resistencia y elasticidad, retornará a su forma original cuando cese la presión ejercida sobre ella; pero una vez que esta haya sido alterada, especialmente cuando se hace rígida (como ocurre en el curso de la ateroesclerosis), su resistencia y elasticidad disminuirán y se tornará más susceptible a los repetidos incrementos de la presión sistólica y se producirá su elongación y dilatación permanente. De ahí la vinculación encontrada entre los AAA y las enfermedades como la Hipertensión Arterial.

También se ha señalado que cualquier condición patológica que debilite la pared de una arteria la predispone para la formación de un aneurisma haciendo referencia a factores intraluminales, intramurales y extramurales (18,20,22) en donde las enfermedades cardiovasculares y la disfunción endotelial juegan un papel determinante.

Otros autores como Baster y Webster (23) hacen alusión a procesos inflamatorios y proteolíticos, los cuales aumentan la producción de enzimas proteolíticas. Estas últimas a su vez favorecen el proceso de destrucción y debilitamiento de la pared aórtica con su ulterior dilatación. En nuestro estudio se pudo constatar la presencia de 7 pacientes con etiología inflamatoria.

Se pudo verificar la presencia de AAA de causa traumática, ni arterítica lo cual no difiere de estudios internacionales (24) en donde se describen como "excepcionales" a nivel del sector aórtico.

Otras enfermedades asociadas fueron la EPOC, la Insuficiencia Renal Crónica y la Enfermedad Arterial Periférica con un número de casos inferior al 10% coincidiendo con Pancobo y Vázquez Milanés (18).

La mayoría de los casos se presentaron de manera asintomática siendo diagnosticados métodos de rutina en busca de otras entidades. El ultrasonido abdominal constituyó el principal método diagnóstico, ofreciendo una información fiable en cuanto al diámetro transversal y longitudinal del aneurisma, comparado con los hallazgos intraoperatorios, dan una fiabilidad de más menos 3mm según se ha demostrado en numerosos estudios (25,26). Estos hallazgos no difieren de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía

Vascular (17) donde se plantea que el 70% de los casos de AAA son asintomáticos y se diagnostican generalmente por medios imagenológicos de rutina o en intervenciones quirúrgicas de otras entidades.

El resto de los pacientes se presentaron por primera vez con dolor abdominal, dolor lumbar, masa pulsátil a nivel de epigastrio, náuseas, vómitos y 4  con síntomas y signos de shock hipovolémico que cursaron con una rotura toracoabdominal sin previo diagnóstico del AAA. El dolor abdominal y el lumbar fueron los más frecuentes en el cuadro sintomático, coincidiendo con estudios de Vernon y Darling (27), caracterizándose por ser difusos, inconstantes y de larga evolución. Las náuseas y los vómitos, producidos por la compresión de las asas intestinales por el aneurisma, se presentaron de forma similar a resultados obtenidos por Hodgson y Hemigan (28).

Conclusiones

En nuestro estudio predominó el sexo masculino, fundamentalmente de raza blanca y en un rango de edad mayor de 50 años, aumentando la incidencia de los casos a medida que esta última iba en ascenso. La etiología más frecuente de los AAA fue la ateroesclerótica y la inflamatoria o desconocida. Las enfermedades que con mayor frecuencia se asociaron a los AAA fueron la Hipertensión Arterial, la Insuficiencia Cardíaca y las Enfermedades Cerebrovasculares. La mayoría de los casos estudiados resultaron tener un curso asintomático. El ultrasonido abdominal constituyó el principal medio diagnóstico en los pacientes asintomáticos fundamentalmente en el curso de exámenes de rutina.

Referencias bibliográficas

1.- Zamorano JL, Pérez de Isla L, Rosa González CA, Rodríguez JL. Diagnóstico por imagen en el Síndrome Aórtico agudo. Rev. Esp. Cardiol. 2003; 56(5): 498-508.

2.- Snell, R. Clinical Anatomy for Medical Student. 5ta edición. Editorial Evan R. Schwittman. USA, 1995.

3.- Palastaga N., Field D., Soames R. Anatomy Human Movement Structure and function. 3ra edición. Boston-USA: Butterworg-Heinemann, 1998.

4.- Ernst C. Especial Anatomy of the vascular Sistems.New Eng.J.Med.2000; 15:1046-56.

5.- Bollinger A. Enfermedades arteriales obstructivas. En: Angiología. Editorial Científico Técnica, La Habana, 1982. pp 3-13.

6.- Atencio sariol E, Uguet Bonet E, tamayo carbonell ME, Jiménez Martínez K. Tratamiento quirúrgico de los aneurismas de la aorta abdominal. Rev. Cub. Cir. 1989; 28(4): 373-81.

7.- Krupski B. AAA: Defining the dilemma. Sem. Vasc. Surg. 1991; 13: 444-450.

8.- Orger M, Bergisson H. Ultrasonographic screening in Abdominal Aortic Aneurysms. Eur. Endovascular Surg. 1996; 11: 42-7.

9.- Bergan I, Yao J. Aneurysms. Diagnosis and tratment. Ed. Grunne-Stratton, 1982.

10.- Bofik R. Aneurismas aórticos y toracoabdomnales. En Sobregran R. Ed Úrico. Lesiones asintomáticas de las arterias. 1995, pp 31-55.

11.- East Cott H. Aneurysms. Diagnsosi and tratment, Bergan J. Ed. Grunne-Stratton, 1982.

12.- Dubost CH, Allary M,Deconomo N. Resection of an AAA. Re-establishment of the continuity by preserved human arterial graft, with a result after five months. Arch. Surg. 1952; 64: 405-409.

13.- Bickerstaff, L.; Hollier, L.: AAA.The changing natural history. J. Vasc. Surg., 1984; 1:6-12.

14.- Rutledge, R.; Oller, D.; Meyer, A.: A statewide population-based time-series analisys of the outcome of rupture of AAA. Ann. Surg., 1996; 223:492-505. 

15.- Alvarez Lorio C. Aneurismas de la Aorta Abdominal. Propiedad intelectual de los Docentes de la Universidad de Chile. Sede Oriente. Central de Apuntes 5, Chile 2003.

16.- Lucarotti, M.; Shaw, E.; Heather, B.: Distribution of aortic diameter in a screened male population. Br. J. Surg., 1992; 79:641-642.  

17.- Bofia Brosa R, estevan Solano JM, Gómez palonés F, Llagostera Pujol S, Porto Rodríguez J, Ortiz Monzón E. Consenso sobre aneurismas de la aorta abdominal de la Sociedad española de Angiología y Cirugía Vascular. Angiología, 1998; 4: 173-97.

18.- A. Pancobo C., Lorenzo Valdez V. Comportamiento de los aneurismas según hallazgos necrópsicos. 1987-1997. Rev Cub Angiol y Cir Vasc 2000; 1(1): 34-7.

19.- Díaz Hernández O, González Vega H, Villar Rentería C, García Lizame ML, Corteguerra Torres D, De Armas Vicens Y, Peguero Bringes Y, Eliseo Musende O, Orozco maestre M. Aneurismas pequeños : continúa el dilema. Rev Cub Angiol Cir Vasc 2001; 2(1): 44-51.

20.- De castro Cuenca A, Guadaño salvadores V, Sanz Cerezo MJ. Aneurisma aórtico abdominal roto de presentación atípica: a propósito de un caso. Emergencias 1999; 11:148-150.

21.- Ortiz Limonta D, Yara Sánchez JE, Guilarte Carcasés B, Chércoles Cazate L. Aneurismas aórticos yuxta y pararrenales. Rev Cub Cir 2001; 40(1): 38-46.

22.- Takats JM, Pirani W. growth role of infrarrenal aortic aneurysms. Eur J Vasc Endovasc Surg 1996; 11: 70-3.

23.- Inolzi, F.; Bosche, H.; Zappa, M. et al: Biomechanical factors in AAA nature. Eur. J. Vasc. Surg., 1993; 7:667-674. 

24.- Johnston, K.; Rutherford, R.; Tilson, et al.: Suggested standards for reporting on arterial aneurysms. J. Vasc. Surg., 1991; 13:444-450.  

25.- Ortiz Limonta D, Guilarte Cercases B, Chércoles Casate L, Frometa Hierrezuelo A, Ibáñez Casero M, Yara Sánchez JE. Aneurismas aórticos yuxtarrenales. Medisan 1999; 3(2): 39-48.

26.- Parodi, J.: Endovascular repair of AAA and other arterial esions. J. Vasc. Surg., 1995; 21:549-557. 

27.- Fairbain, J.; Juergens, J.; Spittell, J.: Malattie vascolari periferiche. Ed. Il Pensiero Scientifico, Roma 1972. 

28.- Vernon LF, Peacook JR, Esposito AP. Abdominal aortic aneurysms presenting as low back pain: report of two cases. J Manipulative Physiol Ther, 1986; 9: 47-50.

Anexos     

     Anexo 1:   Formulario.

No. del Protocolo de Necropsia:                                     No. de Historia Clínica:

  1. Edad: ______.

  2. Sexo:  Femenino _____   Masculino_____

  3. Etiología:

a)     Ateroesclerótica____

b)     Infecciosa  o micótica _____

c)      Arterítica o colagenótica _____

d)     Traumática _____

e)     Inflamatoria (desconocida) ____

f)       Otra _______________________.

  1. Localización del aneurisma a nivel de la aorta abdominal:

a)     Suprarrenal _____

b)     Infrarrenal ______

  1. Morfología:

a)     Sacular _____

b)     Fusiforme ____

c)      Lobulado _____

d)     Disecante _____

e)     Ignorado _____

  1. Enfermedad asociada:

a)     Cardiopatía Isquémica ______

b)     Hipertensión Arterial ______

c)      Enfermedad Cerebrovascular _____

d)     Diabetes  Mellitus _______

e)     EPOC ______

f)       Insuficiencia Renal Crónica _______

g)     Enfermedad arterial periférica _____

h)     Otra __________________________.

  1. Síntomas y signos que caracterizaron el curso clínico al momento de presentación del AAA:

a)     Masa pulsátil a nivel de epigastrio _____

b)     Dolor abdominal _____

c)      Dolor lumbar ______

d)     Náuseas ______

e)     Vómitos ______

f)      Otros _____________________________________.

g)     Ninguno ______.

   8 Diagnóstico de los pacientes asintomáticos en el curso de:

a)     Rx simple de abdomen _____

b)     Ultrasonido abdominal ______

c)      TAC _____

d)     Arteriografía ______

e)     Acto quirúrgico ______.

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo