Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio
Club de los 120 años CLUB DE LOS 120 AÑOS


SOMOS LO QUE COMEMOS

Por Magali González Camacho

Para vivir bien es necesario alimentarnos adecuadamente, teniendo en cuenta aquellos alimentos que menos daño ocasionan a nuestro organismo.

En la revista 217 se hacía referencia a las carnes rojas y las grasas como muy perjudiciales entre una amplia lista de alimentos, sin embargo, también se planteaba que se puede comer de todo, pero con moderación.

En esta oportunidad me detendré específicamente a la cultura alimentaria, o sea, conocer bien lo que se come y la forma de preparación de eso que comemos.

AbuelitaComo se sabe, en la Tercera Edad, el adulto presenta dificultades motoras, así como problemas de artrosis y otras enfermedades que los imposibilitan a la hora de manipular las cacerolas y otros utensilios en la cocina, y esta dificultad propia del anciano, puede traer como consecuencia, la mayoría de las veces, fatales accidentes...

Por eso, hay que evitar que tales hechos ocurran y ayudar a nuestros abuelos a que aprendan a desenvolverse correctamente y asuman la vejez dignamente, y reitero, que la alimentación diaria influye, de manera determinante, en el comportamiento habitual de cada individuo, de manera que resulta muy importante, para todos, tener una cultura alimentaria y saber asimismo que alimentación y nutrición implican un binomio que contribuye a lograr longevidad con la mejor calidad de vida.

Dieta y salud

En la primera mitad del siglo XX los especialistas centraron sus estudios en los nutrientes, y ya para la segunda mitad del propio siglo comenzaron a introducir cambios en dichos estudios, a la vez que ampliaron el rango de sus investigaciones.

PrevencionLa tendencia actual, en cuanto al estudio de los nutrientes, se basa en la medicina preventiva sobre la curativa, es decir, la atención se centra en la investigación de aquellos nutrientes cuyos compuestos afectan la salud. Esta línea de trabajo se inicia en la década de los 90, del pasado siglo XX y se mantiene en la actualidad. De esta forma se plantean asimismo algunos ingredientes que se agregan a algunos alimentos que benefician fisiológicamente al individuo, entre ellos la soya.

Por otra parte, los estudiosos del tema de la longevidad y la calidad de vida, relacionadas con la vejez, afirman que muchas de las enfermedades que se presentan a partir de la Tercera Edad, están íntimamente vinculadas a lo que estos individuos han comido a lo largo de su vida. Así vinculan, por ejemplo, a la obesidad por el elevado consumo de grasas saturadas, con la presencia de enfermedades coronarias; la obesidad e ingestión de alcohol y sal en cantidades significativas, con los accidentes cerebrovasculares, y de nuevo la obesidad, unida al alto consumo de azúcar (sacarosa), grasa y alcohol con la Diabetes Mellitus.

Factores de prevención

Entre las afecciones óseas que con más frecuencia se presentan entre los adultos de la Tercera Edad e individuos mucho más longevos está la osteoporosis, para la cual se requieren alimentos ricos en calcio (leche, vegetales, soya). En menor escala también hace su aparición la anemia ferropénica, para la que se indican carnes rojas y alimentos ricos en hierro.

Desnutrición

Seguramente cuando se escucha la frase: “ ¿ Has observado qué desnutrido está Felipe ? pensamos instintivamente en una persona delgaducha, pálida y con la cara desencajada ... pero no siempre la desnutrición se debe a un defecto alimentario, porque aunque parezca raro existe la desnutrición por exceso; por tanto, es correcto pensar en la desnutrición por defecto y por exceso, y tal vez resulte un tanto difícil interiorizar que una persona obesa esté desnutrida, pero esto no constituye un error, ya que equivale a decir que la misma ha ingerido más proteína que la que su organismo necesita.

El ser humano sólo requiere para la realización de sus actividades diarias, 70 gramos de proteína, así que cuando el cuerpo recibe una mayor cantidad, la energía se acumula en forma de grasa, y entonces estaremos en presencia de una persona desnutrida por exceso; de manera que es preciso conocer acerca de la composición de los alimentos, saber elaborarlos y saber el grado proteico de cada uno, para poder balancearlos.

En cuanto al envejecimiento, que constituye es una preocupante de todo ser humano, es preciso saber que está influenciado por los siguientes factores:

- Aspecto hereditario.
- Medio ambiente agresivo.
- Tipo de vida (estrechamente relacionada con la nutrición,
los ejercicios físicos que realicemos diariamente y hábitos
correctos de convivencia).

El comportamiento de este ciclo está en correspondencia directa con una mayor o menor esperanza de vida y una vida con calidad, que es la máxima aspiración del ser humano.

Fibra dietética

Para la disminución de enfermedades como el cáncer de colon, cáncer de mama, diverticulosis, constipación (estreñimiento) y reducción de calorías en los alimentos, podemos recurrir a la fibra dietética, que es la parte del trigo que tiene más minerales; de manera que una alimentación en la que se incluyan trigo, arroz y salvado de trigo , entre otros, asegura una mejor calidad de la vida, por cuanto son sustancias que no son degradadas por el intestino. Además, la fibra dietética contribuye al aumento de volumen de las heces fecales, apura el tránsito intestinal y evita la degeneración celular.

Fitoquímicos

Son determinadas sustancias que activan las enzimas (fase 2), cuya acción es de suma importancia para enfrentar la metástasis del cáncer. Entre los alimentos ricos en dichas enzimas están la col, coliflor y el nabo. Asimismo, la cebolla y el ajo, especies de mucha tradición en la comida cubana, resultan muy positivos, pues ambos tienen en su composición sulfuro de alilo, que da inicio a enzimas que desintoxican y protegen al hombre contra el cáncer de estómago.

La soya

Conocida como el grano de oro, la soya llegó a Cuba en una etapa muy difícil, con el comienzo de la década de los 90 y el inicio del Período Especial. Al principio tuvo muchos detractores, hasta dentro del personal médico, sin embargo, en la medida que se ha ido introduciendo en los distintos platos que los cubanos comemos diariamente (picadillo, jamonada, croquetas, hamburguesas y otras forma de presentación), ha ido ganando en adeptos.

Estudios realizados han demostrado que el hombre debe consumir como mínimo 25 gramos de soya al día; asimismo, investigaciones llevadas a cabo por estudiosos del tema han evidenciado que una dieta rica en soya y tomate procesado, disminuye el cáncer de próstata en el hombre.

Otro de los hallazgos más recientes (1986) es la Genisteína, que al igual que la Daidzeína forman parte de las Isoflavonas. En países desarrollados se ha aislado la genisteína y se vende en cápsulas. Por su parte, la daidzeína coadyuva en el tratamiento del cáncer con Interferón.

Se ha comprobado que el yogur de soya contiene alrededor de 40 mg de Isoflavonas y el Cerelac tiene incorporado calcio y vitamina A, para la vista.

En cuanto a los Oligosacáridos (Hidratos de carbono de cadenas largas), también se ha demostrado, mediante estudios, que cambian la flora intestinal e incrementan la flora beneficiosa y actúan sobre los microorganismos beneficiosos al lograr que los mismos se implanten al organismo. También se ha visto que los Oligosacáridos no incrementan la Insulina.

Asimismo, es bueno recordar que los Acidos Grasos Omega 3, provenientes del pescado y la soya, disminuyen el colesterol y la hipertensión arterial, además de prevenir el cáncer en las mujeres.

Reto actual

UnidosCon el objetivo de prevenir enfermedades y prolongar la existencia del ser humano y mejorar su calidad de vida, a los científicos e investigadores dedicados al estudio de la alimentación, nutrientes, etc., les corresponde producir y elaborar alimentos nutribles para el organismo, aunque no sean tan agradables para la vista y el paladar. Lo principal hoy en día es la funcionalidad de los alimentos.

Ese reto actual implica:

1) Cambios en los hábitos alimentarios.

2) Producción de alimentos altamente nutritivos y no costosos.

3) Promoción de la educación en nutrición entre la población.

4) Incremento de programas para educar a la población con acciones concretas.


Este encuentro de los miembros del Club de los 120 años constituyó una didáctica clase de nutrición, además de ser en la práctica, un oportuno intercambio de opiniones respecto a determinados alimentos, introducidos recientemente en la cocina cubana.

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo