Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio

Artículo Original
Factores de riesgo al consumo de drogas en adolescentes del municipio Santa Clara

Autores:
Ebrey León Aliz*
Manuel A. Alvaredo Soria*
Roberto Reyes Rodríguez*
Viowi Y. Cabrisas Amuedo*
Reidel Delis Pérez*
Rafael Pérez Alvarez*

Tutor: Dra. María Nelia Martínez Lima**

Asesora: Ing. Caridad Rodríguez Santos***

*Estudiante 3er año de Medicina

**Prof. Asistente Especialista Primer grado de Embriología

***Prof. Asistente de Informática y Bioestadística.

RESUMEN

Se realizó un estudio con estudiantes de noveno grado de tres secundarias del municipio Santa Clara basándose su selección en características concretas de su entorno social con el objetivo de detectar posibles factores de riesgo al consumo de drogas en adolescentes. Primero se realizó una revisión bibliográfica que permitió determinar los principales factores de riesgo que predisponen  el consumo de drogas. Los jóvenes fueron encuestados para conocer aspectos relacionados con el papel de la familia en la educación de los mismos, el entorno social, las amistades, utilización del tiempo libre y el nivel de conocimiento sobre las drogas. Los datos fueron procesados en el SPSS permitiéndonos  determinar la incidencia de los distintos factores de riesgo  presentes en la muestra de estudio. Se obtuvo que existe efecto real de los factores analizados sobre el consumo de alcohol y tabaco en los jóvenes, principales indicadores de otros tipos de sustancias, teniendo especial importancia la educación recibida por la familia, lo que sienta las bases  para implementar en un futuro un  plan de acción al respecto.

INTRODUCCIÓN

En la actualidad, el difundido uso del alcohol y otras drogas somete a familias y comunidades a presiones desconocidas hasta hace 30 ó 40 años de ahí que sean los jóvenes el sector susceptible de consumir drogas, unido al hecho de ser adolescentes en pleno desarrollo y crecimiento por lo que son más graves las consecuencias negativas que acarrea al consumo de estas sustancias.

Nuestro trabajo pretende determinar la incidencia de los factores que predisponen el consumo de drogas en adolescentes del municipio de Santa Clara y de establecer cuál de los distintos factores constituye el eje principal que predispone dicho consumo.

Clayton (1992) define el concepto de factor de riesgo o de protección como un atributo individual, condición situacional, ambiente o contexto que incrementa o reduce la probabilidad del uso o abuso de sustancias psicoactivas. El concepto de factor de protección no necesariamente supone el contrario –en un continuo– de factor de riesgo sino que se trataría, al menos en algunos casos, de categorías independientes. 5

Por lo que se refiere a los factores de riesgo y de protección para el abuso de drogas y otras conductas problemáticas en adolescentes existe hoy un amplio consenso entre los investigadores, habiéndose identificado de forma clara muchos de ellos. Así, se ha podido observar como la presencia de determinados factores de tipo cognitivo, emocional, conductual o ambiental pueden explicar en una parte importante las causas de por qué un determinado individuo o grupo de jóvenes se muestra más vulnerable ante la oferta de drogas, mientras que la presencia de otros factores explicaría una mayor resistencia ante las mismas. 5

El enfoque más clásico es el que se ocupa de conocer y atender los factores de riesgo presentes en la iniciación del consumo y, de entre los modelos que intentan explicar el origen del consumo y su mantenimiento, el más importante es el biopsicosocial.3

No existe una causalidad directa entre los factores de riesgo y el consumo propiamente dicho, pero se sabe que la conjunción de los factores de riesgo puede despertar la vulnerabilidad en los sujetos respecto al uso de drogas y pueden generar una predisposición favorable al consumo por lo que las drogas son más necesarias cuanto más vulnerables son las personas. 3

El consumo de drogas generalmente se inicia en épocas tempranas del desarrollo humano. Se ha demostrado ampliamente que tanto el inicio de consumo de sustancias legales como ilegales comienza en la adolescencia, las legales en la adolescencia temprana y las ilegales en la adolescencia tardía. 2

Es indiscutible que para el ser humano la primera entidad socializadora en la infancia y la niñez es su núcleo familiar primario y en segundo lugar están la escuela y el grupo de amigos. Es en el hogar donde se adquieren, a través del modelamiento y el reforzamiento los conocimientos, creencias y actitudes frente a las drogas. Es importante conocer que la actitud hacia las drogas es un importante predictor cuando un individuo afronta la situación de consumir o no consumir drogas en la adolescencia o en la vida adulta (Fischbein y Azjen, 1995). 2

Valores y Familia

La familia, vista como una institución que primariamente transmite valores e instaura las primeras normas de conducta, se convierte dentro de las teorías de control social en un núcleo primario donde confluyen factores de riesgo y protección dependiendo de las condiciones. 2

Los factores de riesgo familiares más importantes son la presencia de padres autocráticos, excesivamente rígidos y punitivos; la ausencia de la figura paterna; presencia de un padre adicto al alcohol o a las droga; las carencias en los modelos de comportamiento adecuados al contexto social;  conflictos en la pareja parental; relaciones familiares que estimulan la dependencia y consumo familiar de sustancias (modelo adictivo familiar). Otros factores menos importantes pero no por ello se deben ignorar  lo constutiye la existencia de padres permisivos o desinteresados; carencias económicas; limitada participación de los padres en la formación de los hijos; expectativas muy altas o muy bajas en relación al éxito esperado de los hijos y la desintegración familiar. 4

Los factores de riesgo son prácticamente todos accidentales, en el sentido de que no responden a procesos naturales o a momentos críticos en el desarrollo ontogenético familiar y obviamente una familia que presente varios de estos factores de riesgo, portará un nivel de disfuncionalidad significativo en sus procesos internos. 4

Otros factores

Dentro de las variables que se han relacionado con consumo de drogas en la escuela se encuentra el bajo rendimiento académico, ausentismo y baja implicación con actividades académicas y extracurriculares. El desapego emocional respecto al entorno escolar, expectativas y actitudes negativas con el éxito académico y el ver la educación como poco útil e irrelevante, se han asociado también con el consumo de drogas. Igualmente, las relaciones pedagógicas autoritarias, descalificadoras y desconocedoras de lo que es el alumno, también favorecen que se instaure el consumo de drogas. 2

En la adolescencia son la atracción y la influencia del grupo de amigos los factores que inciden más sobre la génesis de las conductas, es así como encontramos que el consumo generalmente se inicia en el contexto de amigos, el cual es un espacio de socialización donde también se aprende valores, actitudes y comportamientos hacia las drogas.2

El consumo de drogas por parte de los amigos es probablemente el mayor factor de riesgo de inicio al consumo de dichas sustancias, de forma que si los amigos de un joven consumen tabaco, u otras sustancias, es mucho más probable que él también lo haga y es, después de la familia, el núcleo de relación social más importante para el individuo, máxime en ciertas etapas del ciclo vital como es la adolescencia o la juventud. 6

La pertenencia a un grupo, supone la existencia de vínculos afectivos, el intercambio de experiencias y el enriquecimiento tanto individual como del grupo. El apego es muy positivo siempre y cuando la independencia del sujeto no quede mermada y la libertad en sus elecciones no quede socavada en pos de los deseos del grupo. 6

Los factores de riesgo y protección vinculados con el contexto macrosocial se ponen de manifiesto cuando los jóvenes residen en zonas marginales, con falta de recursos y  hacinamiento, cuando existen actitudes sociales favorables a la violencia, que reflejan baja conformidad con las normas sociales, actitudes favorables al consumo, que reflejan la búsqueda del placer con normas permisivas respecto al consumo. También por la escasez de recursos ambientales de ocupación del ocio, dificultades del entorno para el empleo saludable del tiempo libre, y tratamiento contrapreventivo de los problemas de drogas en los medios de comunicación. 7

OBJETIVOS

 

Objetivo General

Evaluar la incidencia de los factores de riesgo que pueden predisponer el consumo de drogas en adolescentes en el municipio de Santa Clara.

Objetivos Específicos

1.       Determinar la incidencia de la educación familiar como factor de riesgo al consumo de drogas en adolescentes en nuestro municipio.

2.       Establecer el papel de factores externos (amigos, comunidad) como predisponentes a dicho consumo.

MATERIALES Y MÉTODOS

Primeramente se realizó una revisión bibliográfica con el objetivo de establecer los factores de riesgo que actualmente se toman como predisponentes del consumo de drogas en adolescentes y en base a esto se confeccionó una encuesta (Anexo I) con preguntas cerradas relacionadas con los cuatro factores generales que se tomaron  en cuenta : educación de los padres, entorno social, utilización del tiempo libre y nivel de conocimiento sobre las drogas. Además se agregó una pregunta abierta para ver el estado de opinión sobre este tema.

Se consultó con el departamento de Psicología y de Farmacología del Instituto lo que permitió limar detalles  además de obtener la lista de sustancias consideradas como drogas que más se encuentran en nuestro medio.

La encuesta se aplicó en tres secundarias del municipio Santa Clara a estudiantes de noveno grado. El municipio cuenta con 17 secundarias y para la selección de las que se encuestarían se agruparon en 3 grupos: las más cercanas al centro de la ciudad, las periféricas y las situadas en sitios catalogados como de mayor peligrosidad eligiéndose finalmente a Osvaldo Herrera, Fé del Valle e Ignacio Rolando Abreu respectivamente.

La encuesta se aplicó entre el 20 y el 30 de abril del 2004 a 340 estudiantes de noveno grado de un total de 3243 con que cuenta el municipio. No se tuvo ningún criterio de exclusión por lo que la muestra representa el 10.5 % del total de adolescentes.

Posteriormente se introdujeron los resultados en una base de datos elaborada en el software estadístico SPSS y se le hizo un tratamiento estadístico permitiendo identificar los factores que están presentes específicamente en nuestro medio además de poder correlacionar el papel que juega la educación, el ejemplo de los padres, el grupo de amigos, entre otros  con respecto a los demás factores de riesgo.

Para obtener variables que ofrezcan una visión general del adolescente se tomaron  en cuenta los datos de varias preguntas específicas relacionadas con el tema a analizar. Por ejemplo, para medir la calidad de la educación familiar (fundamentalmente de los padres) esta se catalogó de buena, regular y deficiente, para esto se tuvo en cuenta las preguntas 5, 6, 7, 8, 9, 10, 12, 13, 14, 15 y 16 (Ver Anexo I y II), en caso de que todas las respuestas fueran positivas, o faltaran  1 o 2, se catalogó la educación familiar como buena, en  el caso de que estuvieran ausentes de 3 a 6 respuestas positivas, se catalogó de regular y por último cuando se ausentaran más de 6 de las 11 respuestas positivas, la educación familiar se catalogó de deficiente. Como existen preguntas de “Sí/No” y otras de “Siempre/Usualmente/A Veces/Nunca” en este grupo de preguntas, para determinar las respuestas positivas en el primer caso es obvio, en cambio en el segundo se tomó como positivo “Siempre/Usualmente” y negativo “A Veces/Nunca” puesto que ambas (el “A Veces/Nunca”) expresan una deficiencia en la cuestión que se aborda.

En el caso de la variable que expresa la utilización del tiempo libre, se utilizó la pregunta 23 y se de agruparon posteriormente en 3 categorías: “Actividades variadas” que incluye una serie de combinaciones de respuestas (o incisos) tales como a) y b); a) y c); b) y c) y a), b) y c) (ver Anexo I). La otra categoría es “Sólo en la calle con amigos” que contempla las respuestas de sólo inciso b) y para última categoría “Sólo en la casa” se tomó sólo el inciso a).

También se hizo el cálculo del chi-cuadrado para ver el grado de relación entre las variables tratadas.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Los resultados obtenidos, de modo general, se corresponden con los comportamientos revisados en la literatura. De los 340 encuestados, 172 son del sexo masculino (50.6%) y 168 son del sexo femenino (49.4%), la  distribución por secundarias también está equilibrada pues el 32.1% pertenecen a la ESBU “Osvaldo Herrera”; el 33.5% a Ignacio R. Abreu y el 34.4% a Fe del Valle .

También se constató el consumo de alcohol y tabaco de modo global en la muestra estudiada resultando que el sólo 32.4% de los jóvenes no tienen dichos hábitos mientras que el 42.9% fuman o beben y el 24.7% tienen ambos consumos. En cuanto a la distribución del consumo por sexo se obtuvo que existe una tendencia a reducirse la diferencia entre hembras y varones. Del total de jóvenes sin hábitos, 46,4% son varones y el  53,6% son hembras; del total del consumo de tabaco o alcohol, el 52,1% son varones y el 47,9% hembras y, por último, del total del consumo de ambas sustancias, el 53,6% son varones y el 46,4% son hembras; comportamiento distinto al de años anteriores en los que el consumo era fundamentalmente en varones. En la encuesta aplicada, ningún estudiante admitió haber consumido otro tipo de drogas.

A continuación se hará el análisis siguiendo el orden que hasta ahora se ha tenido, o sea, veremos cómo influye la educación familiar, el medio social, el grupo de amigos, utilización del tiempo libre y el nivel de conocimiento acerca de las drogas en la existencia de factores de riesgo al consumo de las mismas. Es importante señalar que como mejor indicador de la predisposición que pueden tener los adolescentes al consumo de drogas en nuestro medio, es el hecho de consumir bebidas alcohólicas y tabaco por ser éstas las sustancias más asequibles y del peligro que representan como factor de riego directo (o trampolín) al consumo de drogas.

En el gráfico 1 se muestra cómo influye la educación de la familia y en específico de los padres en el consumo de sus hijos de tabaco o alcohol. Se evidencia como los adolescentes que reciben una educación catalogada como buena son los que representan un por ciento mayor de no hábitos de alcohol y tabaco (40.3%), también se aprecia que dentro de los jóvenes que fuman y beben (y por ende los más arriesgados) los que reciben una buena educación representan el menor por ciento (21.8%). Además, se puede apreciar cómo los que reciben una educación regular, el 46.2% ha consumido alcohol o tabaco, siendo el mayor de este grupo.

Se constata además cómo los adolescentes que reciben una educación deficiente, el 66.7% consumen ambas sustancias nocivas evidenciándose la influencia de la educación (tanto positiva como negativa) sobre el consumo de sustancias nocivas. Es importante señalar que en la muestra estudiada el mayor por ciento de jóvenes (61.8%) recibe una educación catalogada como regular aunque tan bien hay que tener en cuenta las características propias de este grupo etario que hace más difícil la tarea de los padres a la hora de guiar a sus hijos por un camino saludable.

Otro aspecto que se analizó dentro de la educación familiar es el papel que desempeñan los padres y la familia en general, como ejemplo a seguir por los jóvenes. En la muestra se puso de manifiesto que el 48.9 % de los padres no consumen ni tabaco ni alcohol,  mientras que el 51.1% sí lo hace (alguno de ambos consumos el 38.5% y ambos el 12.6%). En al Tabla 1 se relaciona el consumo de tabaco y alcohol entre los padres y su magnitud en sus hijos. Se puede observar que existe un predominio de adolescentes sin hábitos cuyos padres tampoco poseen dichos hábitos (39.2%) aunque también existe un por ciento considerable entre los jóvenes que consumen alcohol o tabaco (37.2%) o ambos (23.5%) cuyos padres tampoco son consumidores, esto puede deberse a la influencia de factores externos (p. ej. amigos, comunidad, etc) que también tienen un peso considerable en esta etapa.

En cuanto a los padres que si tienen algunos de estos hábitos, se puede apreciar que repercute de modo apreciable en sus hijos puesto que, en la muestra estudiada, el 72.6% son jóvenes que fuman o ingieren bebidas alcohólicas (46.6%) o ambas (26%). En el caso de padres que poseen ambos hábitos, este fenómeno es más significativo (79.1%) si bien la cantidad de casos es mucho menor.

En cuanto a la confianza que tienen los hijos en sus padres en la muestra se obtuvo que el 73.2% tiene mucha confianza en sus padres, mientras que el 27.6 tiene poca o ninguna. A pesar de esto, el 63.9% consumen alcohol o tabaco (42.6%) o ambas (21.3%). No obstante, de los que tiene poca confianza o ninguna en sus padres, sí se cumple que la mayoría consume alguna o ambas de astas sustancias.

El entorno social y la comunidad en que se desenvuelve el joven adolescente es un elemento de gran importancia que se analiza cuando se definen los factores de riesgo. Como se explicó, la selección de las ESBU se hizo con el objetivo de poder analizar zonas con de características concretas y que constituyen incluso, factores de riesgo.

En el Gráfico 2 se expone cómo se comporta el consumo de alcohol y tabaco en las distintas secundarias. Se puede apreciar que la mayor cantidad de estudiantes  sin hábitos (48.2%) se encuentran en la ESBU “Fe del Valle”, secundaria situada en las periferias del municipio en una zona donde la exposición a las bebidas alcohólicas y al tabaco es menor, en cambio, en “Osvaldo Herrera” e “Ignacio R. Abreu” se encuentra la mayor parte de estudiantes que consumen alcohol o tabaco por ser éstas secundarias situadas en zonas más riesgosas: “Osvaldo Herrera” en una zona céntrica e “Ignacio R. Abreu” en una de mayor peligrosidad existiendo en ambas mayor exposición y también más asequibilidad a las bebidas y al tabaco, y por ende también, a las demás posibles drogas.

Como complemento del ambiente social del ambiente social, también se analizó el ambiente en el hogar. Se evidencia que cuando sí existen discusiones en el hogar, el por ciento de estudiantes que consumen alcohol o tabaco es del 34.2% y ambos en el 36.8%. aunque en la muestra de estudio sólo hay discusiones en el 11.2% de los casos, esto unido a que en los hogares en los que no hay discusiones,  el 44%  de los adolescentes fuman o beben (y el 23.2% ambos) nos hace pensar que este aspecto no tiene un peso significativo en la predisposición al consumo de sustancias dañinas, aunque en la bibliografía consultada sí está bien definida.

En la literatura revisada, está bien establecida la influencia del grupo de amigos, la cual en esta edad es muy marcada. En la Tabla 2 se muestra el consumo de alcohol y tabaco de los adolescentes encuestados en relación con el consumo de los amigos de estas drogas legales. Observamos que cuando existen grupos de amigos sin hábitos (40.6% de la muestra) el no consumo de alcohol y tabaco en adolescentes es mayor (49.3%) en cambio, cuando en el grupos de amigos se fuma o se bebe, el por ciento de adolescentes que lo hacen es mayor, 45.5% (más un  33.7% para ambos consumos) por lo que sólo un 20.8% no tiene hábitos  cuando el grupo de amigos sí los tiene. Esto confirma que el grupo de amigos tiene una influencia importante en el establecimiento de bueno o malos hábitos y puede servir de ayuda a la hora de emprender acciones educativas.

Como último factor de riesgo general al consumo se tomó en cuenta el conocimiento acerca de las drogas por parte de los estudiantes. Se obtuvo que  gran parte de los encuestados tienen información (91.8%) y sólo un 8.2% no, además la principal fuente de este conocimiento proviene de los padres en el 89,4%, la escuela  en el 69,4% y los medios de comunicación en el 62,4%, no así de los amigos (39,4%).

Como parte de este factor, de la lista de 10 sustancias consideradas como drogas que se puso a consideración de los encuestados, se obtuvo que el 53.5% de los jóvenes desconocen más de tres sustancias, lo que puede indicar que la mayor parte del conocimiento, radica en los daños que provocan estas sustancias, y no en sus efectos o los tipos específicos, aunque también se puede tomar como positivo el conocimiento de la mayor parte de la lista lo que puede impedir su consumo por el desconocimiento de los desagravios que provoca.

Otro dato interesante radica en el hecho de que los adolescentes que consumen tabaco, la mayor parte no lo considera como droga. En Gráfico 3 se muestra este fenómeno: de los adolescentes que fuman, el 53.1% no considera al tabaco como droga. Sin embargo no ocurre así en el consumo de bebidas alcohólicas puesto que de los que la consumen el 51.7% sí consideran al  alcohol como droga, esto se debe a que el consumo de bebidas alcohólicas es un fenómeno más social y como tal forma parte de la costumbres y tradiciones de nuestra población 

El consumo en adolescentes generalmente es en reuniones de amigos, familia, etc. Lo que puede ser el paso inicial para que se transforme en un consumo mayor por lo que se debe tener en cuenta como factor de riesgo.

De modo general, teniendo en cuenta la literatura revisada y el análisis de los datos obtenidos a partir de la encuesta señalada, los factores de riesgo determinados en nuestro municipio no difieren significativamente de la descrita en la misma aunque la incidencia es menor que la reportada en otros sitios.

CONCLUSIONES

1.       La educación familiar, principalmente la de los padres, tiene una influencia decisiva en la predisposición al consumo de drogas evidenciándose en la repercusión que tiene sobre el consumo y la utilización del tiempo libre de los adolescentes.

2.       El grupo de amigos también tiene efecto sobre el comportamiento individual del adolescente, aunque es mayor como factor de riesgo que como factor de protección.

3.       El entorno social de la comunidad en la que se desenvuelven estos adolescentes, constituye un factor de riesgo en nuestro municipio.

4.       El nivel de conocimiento acerca de las drogas tiene un buen nivel en los jóvenes y los padres y la escuela tienen un papel protagónico en la adquisición de dicha preparación.

RECOMENDACIONES

1.       Desarrollar un plan de acción con la familia con el objetivo de  elevar el conocimiento de los factores de riesgo que inciden en los adolescentes para que tenga un papel más importante en la educación sana de sus hijos.

2.       Implementar tareas educativas en el seno de la Atención Primaria por ser ésta la más indicada y efectiva por actuar directamente en la familia y comunidad en su conjunto.

3.       Continuar en la difusión de los daños que provocan las drogas en la escuela y medios de comunicación por ser éstos fuente importante de la información de los adolescentes acerca de las drogas.

BIBLIOGRAFÍA

1.       Fundación El Shaddai. Algunas posibles causas que podrían dar como resultado el uso indebido de Drogas. [en línea] 2003

       Disponible en: www.fundacionelshaddai.org/documentos/

2.       Perea I. La niñez, una época para prevenir el consumo de drogas. RED-Comunicación en Doble Vía. No. 37.[en línea] 2000

       Disponible en: www.col.ops-oms.org/juventudes/ESCUELASALUDABLE/

3.       Canal Drogadicción. Valores y consumo de drogas. [en línea] 2002

       Disponible en: www.risolidaria.org/canales/canal_drogadiccion/

4.       Forcelledo A, Consumo de Drogas y Familia. Situación y Factores de Riesgo. Asoc. Uruguaya Prev. Alcoholismo. Inst. InterAm. Niño/OEA. 1994.

5.       Sarmiento C. Factores de riesgo y protección en el consumo de drogas en la juventud. Centro de Inf. Y Educ. Prev. Abuso Drogas. CEDRO:2003, p51-95.

6.       Canal Drogadicción. Factores de riesgo y protección relacionados con el grupo de amigos. [en línea] 2004.

        Disponible en:  www.risolidaria.org/canales/canal_drogadiccion/

ANEXOS

Anexo I. Encuesta aplicada a estudiantes de noveno grado en el municipio Santa Clara, año 2004.

ENCUESTA

Lea a continuación la siguiente serie de preguntas que ponemos a tu disposición. Los datos obtenidos son completamente anónimos por lo que le rogamos sea lo más honesto posible para obtener resultados con excelente calidad. Contamos con tu apoyo... ¡Gracias!

1-       Sexo:   ___ Masculino       ___ Femenino 

2-       En tu casa convives con:___________________________________

3-       ¿Tus padres son divorciados?  ___ Sí     ___ No

4-       Nivel de escolaridad de tus padres:

   ___ Primaria.  ___ Secundaria.   ___ Preuniversitaria.    ___ Universitaria.

5-       ¿Alguno de tus padres consumen bebidas alcohólicas frecuentemente?   ___ Sí     ___ No

6-       ¿Alguno de tus padres o ambos son fumadores?     ___ Sí     ___ No

7-       ¿Tus padres te han dicho que fumar o beber es malo?    ___ Sí     ___ No  

8-       ¿Te han hablado acerca de las drogas?      ___ Sí     ___ No

9-       ¿Tus padres te advierten de tomar algo que te  ofrezcan desconocidos?     ___ Sí     ___ No

10-   ¿Conversas con tus padres acerca de las cosas de la escuela, de tus amigos, tu pareja, etc.?

      ___ Siempre      ___ Usualmente.      ___ A veces.      ___ Nunca.

11-   ¿Tienes confianza con tus padres como para hablar de tus problemas, inquietudes, intimidades, etc?

            ___ Mucha   ___ Poca    ___ Ninguna.

12-   ¿Tus padres te exigen hora de llegada a la casa?      ___ Sí     ___ No

13-   ¿Tus padres te controlan constantemente en donde te encuentras?

      ___ Siempre      ___ Usualmente.      ___ A veces.      ___ Nunca.

14-   ¿Tus padres te reconocen o te felicitan cuando tienes buenos resultados o haces algo bueno?

___ Siempre      ___ Usualmente.      ___ A veces.      ___ Nunca.

15-   ¿Te llaman la atención cuando haces algo malo?

 ___ Siempre      ___ Usualmente.      ___ A veces.      ___ Nunca.

16-   ¿Tus padres se preocupan por conocer quiénes son tus amistades?      ___ Sí     ___ No.

17-   ¿Existen discusiones en tu hogar a menudo? ___ Siempre   ___ Usualmente.  ___ A veces.   ___ Nunca.

18-   Las relaciones con tus compañeros son:   ___ Buenas   ___ Regulares   ___ Malas  

19-   ¿Tienes amigos que fumen o ingieran bebidas alcohólicas?    ___ Sí     ___ No

20-   ¿Tienes amigos que hayan consumido drogas?       ___ Sí     ___ No

21-   ¿Tú has fumado o  alguna vez?     ___ Siempre      ___ Usualmente.      ___ A veces.      ___ Nunca

22-   ¿Has  bebido alguna vez?   ___ Siempre      ___ Usualmente.      ___ A veces.      ___ Nunca.

23-   ¿Cuándo no estás en la escuela, que haces en tu tiempo libre?

a.       Estás en casa. leyendo, oyendo música, viendo la TV, jugando videojuegos, etc.

b.       En la calle con tus amigos.

c.        Estás asociado a algún círculo de interés, entrenamiento deportivo, club artístico, etc.

       ___ No.   ___ Sí. ¿Cuál o cuáles? ________________________________________

24-   ¿Tú sales a las fiestas por las noches?          ___ Sí     ___ No

25-   ¿En las fiestas tomas bebidas alcohólicas o fumas?           ___ Sí     ___ No

26-   ¿Tienes información acerca de las drogas?         ___ Sí     ___ No

27-   La información que recibes acerca de las drogas proviene de:

___ Tus padres   ___ La escuela.    ___ Tus amigos.   ___ Medios de comunicación masiva (radio, TV periódicos, etc.).    Otros _____________________

28-   ¿Ves los anuncios que ponen por la TV sobre las drogas?          ___ Sí     ___ No

29-   De las siguientes plantas o sustancias, ¿cuáles son drogas?

___Chamisco    ___Cocaína    ___Marihuana     ___Tabaco    ___Convulsin    ___Parkisonil

___Diazepan    ___Alcohol.

30-   ¿Qué crees acerca de las drogas?

________________________________________________________________

________________________________________________________________

________________________________________________________________


TABLAS

Tabla 1. Consumo de alcohol y tabaco según consumo de los padres en adolescentes. Santa Clara,  2004.

Consumo de padres

Consumo adolescentes

Total

Sin hábitos

Fuman o beben

Fuman y beben

%

%

 %

 %

Sin hábitos

65

39.2

62

37.3

39

23.5

166

48.8

Fuman o beben

36

27.5

61

46.6

34

26.0

131

38.5

Fuman y beben

9

20.9

23

53.5

11

25.6

43

12.6

Total

110

32.4

146

42.9

84

24.7

340

100

        Fuente: Encuesta aplicada.

        p<0.05

Tabla 2. Consumo de alcohol o tabaco según consumo en grupo de amigos en adolescentes. Santa Clara, 2004.

Consumo de
amigos

Consumo en adolescentes

Total

Sin hábitos

Fuman o beben

Fuman y beben

%

%

%

%

Sin hábitos

68

49.3

54

39.1

16

11.6

138

40.6

Fuman o beben

42

20.8

92

45.5

68

33.7

202

59.4

Total

110

32.4

146

42.9

84

24.7

340

100

        Fuente: Encuesta aplicada.

        p<0.05

GRÁFICOS

Gráfico 1. Consumo de alcohol y tabaco según la educación familiar en adolescentes. Santa Clara,  2004.


Grafico 2. Consumo en adolescentes de tabaco y alcohol según ESB. Santa Clara, 2004.

Gráfico 3. Relación entre consumo de tabaco y alcohol y consideración de los mismos como drogas en adolescentes. Santa Clara, 2004.

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo