Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio

EL SÍNDROME DE FIBROMIALGIA

Por el doctor José Pedro Martínez Larrarte
Asesor de Reumatología de la Revista

Se entiende por el síndrome de fibromialgia una forma de reumatismo generalizado, de etiología poco precisa, caracterizada clínicamente por dolor músculo esquelético crónico, asociado con alteraciones del sueño, fatiga y otras de índole psicológicos.

FACTORES ETIOPATOGÉNICOS

Entre los elementos que se mencionan en su etiopatogenia tenemos diversas alteraciones a nivel muscular y neuroendocrino asociado con alteraciones psicológicas, que facilitan la comprensión de la enfermedad, la cual se inicia generalmente después de eventos infecciosos, traumas físicos o emocionales o situaciones que recuerdan una mala adaptación de situaciones estresantes

Existen diferentes teorías que tratan de explicar esta entidad; una de origen periférico muscular, otra sistémico-neuroendocrina, la de origen neuropático central y la del comienzo psicógeno sin un predominio franco de una sobre otra, y quizás sí una complementación entre todas, que podrían explicar los síntomas dolorosos músculo-tendinosos periféricos, en un paciente mayoritariamente del sexo femenino, con un declive de la producción hormonal cercana a la menopausia, historia previa de hipersensibilidad a los estímulos dolorosos, encausados o agravados por determinados desórdenes psicológicos entre los que se encuentran la pérdida de valores físicos y estéticos que aparecen con el paso de los años.

EPIDEMIOLOGÍA

Es uno de los diagnósticos más frecuentes de la consulta del reumatólogo, afectando con mayor frecuencia al sexo femenino en una relación de 10 a 1 en nuestro medio. Entre los 40 y 60 años de edad del 1% y el 2% de la población cumple los criterios para ser diagnosticados con esta enfermedad, aunque se han descrito casos sobre todo de tipo secundario, en la población pediátrica y la tercera edad.

Existen referencias a una predisposición constitucional a desarrollar la fibromialgia, encontrándose entre la población con mayor riesgo las mujeres con exceso de peso, signos de hiperlaxitud articular, várices, hemorroides, telangiectasias, deterioro de la calidad de la textura de la piel y las características saludables del cabello.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

La característica fundamental es la presencia de dolor difuso, de carácter crónico, que el paciente suele localizar a nivel del cuello, hombros, codos, caderas y dorso.

El paciente manifiesta un dolor intolerable, muchas veces lo describe como punzante o quemante, de una intensidad que contrasta con el buen aspecto del mismo, acompañándose de cansancio y de incapacidad para realizar sus tareas habituales.

Aproximadamente el 50 % de estos enfermos presentan trastornos del sueño, ya sea como demora en conciliarlo (insomnio vespertino), o como despertar varias veces en la madrugada con dificultades para volver a dormir (insomnio matutino), sin lograr nunca un sueño profundo y reparador, por lo que refirieren cansancio al despertar, dado a que se altera la fase no REM del sueño o sueño reparador.

OTRAS MANIFESTACIONES CLÍNICAS:

•Cefaleas y migrañas, trastornos evacuatorios y miccionales que recuerdan al síndrome uretral femenino.
•Dismenorrea, parestesias y fenómenos de Raynaud.
•Dolor precordial, ansiedad y depresión.
•Sensación subjetiva de tumefacción de partes blandas.

El examen músculo-articular es normal, excepto cuando la fibromialgia está asociada a otra enfermedad de origen reumático.

A la palpación se encuentran múltiples puntos dolorosos, denominados puntos gatillos y deben buscarse específicamente en las zonas que refiere el paciente.

El diagnóstico de la enfermedad es esencialmente clínico, y está basado en las características del cuadro que describe el paciente, así como en la ausencia de alteraciones en los exámenes de laboratorio y de imágenes u otras pruebas complementarias y la normalidad de la exploración de la función articular.

CRITERIOS DE CLASIFICACIÓN DE LA FIBROMIALGIA PROPUESTOS POR EL COLEGIO AMERICANO DE REUMATOLOGÍA EN 1990

El ACR define la fibromialgia como un proceso de dolor generalizado, sin causa reconocible, que se acompaña al menos de once puntos dolorosos a la presión, de los dieciocho explorables localizados en regiones concretas músculo-tendinosas.
Se establecen dos criterios básicos que deben cumplir los enfermos para ser diagnosticados de fibromialgia:

1.Tener dolor generalizado.
2.Tener al menos once puntos gatillos positivos.

PUNTOS DOLOROSOS EN LA FIBROMIALGIA (PUNTOS GATILLOS)
Occipitales (inserción de los músculos suboccipitales), cervicales (sobre músculo esternocleidomastoideo inferior), trapezoidales (en la mitad superior del músculo trapecio), supraespinosos (en la inserción del supraespinoso sobre la escápula), costocondrales (en la unión costocondral del la segunda costilla), epicondilares (2 cm distal a la inserción de los supinadores en el epicóndilo externo), glúteos (tercio medio superior de inserción superior de glúteos cerca de cresta ilíaca), trocantéreos (sobre trocánter mayor del fémur), patelares (sobre almohadilla adiposa interna de la rodilla), todos en ambos hemicuerpos (figura 1.)

fibromialgia
figura 1

TRATAMIENTO

Generalmente tras el inicio del diagnóstico, el médico de atención primaria pudiera encausar el tratamiento con medidas analgésicas o antinflamatorias ligeras con un éxito relativo en un número reducido de pacientes, por lo general, con el paso del tiempo los síntomas empeoran o no mejoran nunca, por lo que resulta necesario referirlos a un nivel de atención secundario para buscar solución al problema.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

1.Walfe F, Smythe HA, Yunus MB, et al. The American College of Rheumatology 1990 criteria for the classification of Fibromyalgia. Arthritis Rheum 1990; 33: 160-172.
2.Fibromialgia: Una entidad que debemos tener presente en la práctica clínica. Vidal Neira L, Reyes Llerena G. Rev Cubana de Reumatología 2006; VIII (9-10): 8-22.
3.S.M. Gelmana, S. Lerab, F. Caballeroa y M.J. López Tratamiento multidisciplinario de la fibromialgia. Estudio piloto prospectivo controlado. Rev Esp Reumatol. 2005; 32(3): 99-105.
4.De la laxitud a la hipermovilidad articular. Menéndez Alejo F. Rev Cubana de Reumatología 2005; VII (7-8): 11-15.
5.Rivera. J. Controversias en el diagnóstico de fibromialgia. Rev Esp Reumatol 2004; 31(9): 501-6.
6.Lena Fortuny R, Friol González E. Fibromialgia y magnetoterapia. Rev. Cubana de Reumatol. 2002; IV(1): 56-70.
7.Calvo Penadés I. Fibromialgia y otras formas de dolor musculoesquelético: Protocolos diagnósticos y terapéuticos en pediatría, reumatología, 2004: 37-47.

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo