Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio

Repercusión de la Ozonoterapia como tratamiento rehabilitador en el paciente con glaucoma crónico simple

Autores:
Alena Vejerano Duany. (*)
Raydel Manuel Rodríguez) (**)
Asley Pereira Fernández (*)

Tutores:
Dra. Matilde Landín Sorí (***).
Dra. Antia T. Duany Amaro (****).
Dr. Pedro P. Vejerano García (*****).

(*) Estudiante de 4to año de Medicina. Alumno Ayudante de Oftalmología
(** ) Estudiante de 5to año de Medicina
(***) Especialista de 2do grado en Oftalmología. Profesora Auxiliar.
(**** ) Especialista de 1er grado en Cirugía Pediátrica.
(*****) Especialista de 2do grado en Angiología. Profesor Titular.

INSTITUTO SUPERIOR DE CIENCIAS MËDICAS
“Carlos J. Finlay”
Hospital Universitario Docente Clínico- Quirúrgico
“Manuel A. Domenech” , Camagüey, CURSO 2005-2006

RESUMEN

Se realizó un estudio observacional analítico de caso y control (1x1), con el objetivo de evaluar el efecto de la ozonoterapia como tratamiento rehabilitador en el Glaucoma Crónico Simple, por medio del análisis de la presión intraocular (PIO) y la función visual. El estudio se realizó en la consulta externa de Oftalmología del Hospital “Manuel Ascunce Domenech”, desde agosto del 2005 a enero del 2006, donde se estudiaron 400 pacientes, los cuales se dividieron en dos grupos: A y B. Al grupo A se le aplicó el tratamiento convencional y al B se le aplicó Ozono. Se midió la función visual, y la presión intraocular. Se obtuvo una mejoría más significativa de la agudeza visual y del campo visual mayor en el Grupo B, de un 65 y 15.5, respectivamente. Hubo más tendencia a la disminución de la presión intraocular en el Grupo B. Estos resultados demostraron la efectividad del tratamiento impuesto con ozono.

Palabras claves: GLAUCOMA CRÓNICO SIMPLE /terapia; OZONO

INTRODUCCIÓN

El glaucoma primario de ángulo abierto es una enfermedad crónica multifactorial en su etiología, que es padecida aproximadamente por el 2 % de la población mayor de 40 años, cuya incidencia aumenta con la edad, aunque en algunos países como Jamaica solo alcanza 1,24 %, en Inglaterra el 1,23 % y en otros llega al 6 % en pacientes de más de 65 años (1) y se reporta en algunas poblaciones de 40 a 49 años hasta el 11,26 % (2).
Constituye la tercera causa de ceguera e invalidez visual en el mundo y ocupa el primer lugar en algunos países desarrollados, aunque en el siglo XX1, se considera la primera causa de ceguera a nivel mundial. Tradicionalmente el glaucoma se definía como una neuropatía óptica, caracterizada por alteraciones en el campo visual y la papila óptica. La elevación de la presión intraocular (PIO), se considera su principal factor de riesgo. En todos los casos, el desarrollo de esta afección sin tratamiento produce alteraciones de la función retiniana, daños estructurales (en la papila óptica y en la capa de fibras nerviosas en la retina) y finalmente ceguera (3-6). Se asocia con enfermedades de gran componente vascular (7). Es característico de esta afección el aumento de la presión intraocular, lo que unido al déficit circulatorio y a los cambios metabólicos en la retina y en el nervio óptico, deterioran la función nerviosa y conducen a la atrofia óptica glaucomatosa (7-10). Los cambios en la circulación se traducen en variación en las propiedades reológicas de la sangre; estas alteraciones y modificaciones en el metabolismo del oxígeno provocan la hipoxia que compromete el intercambio metabólico y produce alteraciones en el trofismo del tejido ocular.
En los últimos años, en la práctica médica oftalmológica, para el tratamiento del glaucoma primario de ángulo abierto, junto a los hipotensores locales, se han empleado complejos farmacológicos que coadyuvan al mejoramiento de la hemodinamia y al restablecimiento del proceso de oxidación en los tejidos oculares, con el objetivo de estimular la función nerviosa deteriorada, aunque con poca evidencia de mejoría y con efectos no muy prolongados (11-13).
Entre los complejos terapéuticos empleados, el más generalizado es el que comprende los bioestimulantes, angioprotectores, vitaminoterapia y vasodilatadores, aunque su uso no está sistematizado.
El OZONO es una forma alotrópica (O3) del oxígeno molecular (O2) que está presente, como un constituyente gaseoso natural, en las capas altas de la atmósfera, representando el 0,0001 % de su composición total. El ozono fue descubierto por el físico holandés Van Marum, en 1783, quien al investigar con máquinas electrostáticas, estas desprendían un olor característico; al igual que le sucedió años más tarde, en 1801, a Ciusank al efectuar la hidrólisis del agua. Después, en 1840, Christia F. Scobein descubrió una variedad alotrópica y más activa del oxígeno: el ozono, que posee una serie de propiedades .El origen etimológico del ozono, bautizado así por Scobein en 1840, deriva del griego OZEIN verbo que significa "oler", ya que este gas presenta un olor muy característico, único y punzante (14).
En los últimos 40 años el empleo del ozono dentro del campo de la Medicina ha venido extendiéndose y desarrollándose en diferentes países como Alemania, España, Italia, Japón, Estados Unidos, Rusia, Argentina, Chile y Cuba, entre otros, existiendo actualmente sociedades nacionales de ozonoterapia en muchas de estas naciones.

En Cuba, a partir de noviembre de 1986, fecha en que se creó la primera sala experimental de ozonoterapia, se han desarrollado tratamientos para varias enfermedades de importancia social con un enfoque clínico-investigativo muy estrechamente ligado a los trabajos experimentales de laboratorio. Además, se han realizado diversos estudios toxicológicos que corroboran la ausencia de daño o perjuicio tras la aplicación de este proceder mediante dosis terapéuticas.

Durante todos estos años los resultados obtenidos han sido altamente satisfactorios, habiéndose comprobado la eficacia de este método terapéutico en algunas de las enfermedades reportadas en la literatura, como las afecciones vasculares periféricas, las afecciones oculares, dolores osteoarticulares, entre otras. A la vez, se han obtenido resultados satisfactorios en el tratamiento de otras enfermedades no reportadas anteriormente, como la cardiopatía isquémica, demencia senil y accidentes vasculares encefálicos. En los más de 100 000 pacientes que han recibido este método terapéutico en nuestro país no se han reportado reacciones adversas (15).
Se ha descubierto que el ozono mejora las propiedades hemorreológicas de la sangre y su circulación a través de los vasos capilares (16), además es un gas inestable que se descompone fácilmente a una velocidad que depende de la temperatura. Por eso, no deja residuos tóxicos ya que dentro del organismo se transforma en oxígeno (17), (18).
Conociendo las propiedades del ozono nos preguntamos entonces: ¿será la ozonoterapia eficaz en la rehabilitación del paciente con Glaucoma Crónico Simple? Para dar respuesta a nuestra interrogante nos propusimos realizar la presente investigación.

OBJETIVOS

General
Evaluar el efecto de la ozonoterapia como tratamiento rehabilitador en el Glaucoma Crónico Simple, por medio del análisis de la presión intraocular (PIO) y la función visual.

Específicos
Comparar los cambios de la agudeza visual (AV), en ambos grupos de estudio después del tratamiento.
(1)Determinar el estado del campo visual (CV) en ambos grupos de estudio luego de aplicado el esquema de tratamiento.
(2)Mostrar las variaciones de la presión intraocular (PIO) en ambos grupos de estudio luego de aplicado el tratamiento.

MATERIAL Y MÉTODO

Se realizó un estudio observacional analítico de caso y control (1x1), durante los meses de agosto del año 2005 a enero del 2006, en la Consulta de Referencia Provincial de Glaucoma del Hospital Universitario Docente Clínico-Quirúrgico "Manuel A. Domenech". Nuestro universo lo constituyeron todos los pacientes con glaucoma crónico simple que fueron a dicha consulta durante los meses de agosto del 2005 a enero del 2006, y la muestra quedó constituida por 400 pacientes, que fueron seleccionados a partir de los siguientes criterios de inclusión y exclusión:

Criterios de inclusión:
-todos los pacientes que asistieron a dicha consulta durante agosto del 2005 a enero del 2006.
- pacientes que presentaron una presión intraocular mayor que 30 mmHg, con una relación papilar (E-P) entre 0.6-0.8 y un campo visual con mayores alteraciones.
- pacientes que tengan tratamiento con hipotensores oculares tópicos.

Criterios de exclusión:
-pacientes que no podían cumplir el tratamiento a cabalidad.
-pacientes que no se realizaron todas las pruebas evolutivas.

Para la evaluación inicial y evolutiva de los pacientes se realizaron los siguientes exámenes: agudeza visual con optotipo de Snellen; campo visual con pantalla tangente de Bjerrum y perímetro de Goldman y tonometría de aplanación de Goldman.
A partir de la muestra de forma aleatoria se confeccionaron dos grupos; el grupo A, al cual se le aplicó tratamiento convencional y el grupo B que recibió tratamiento rehabilitador con ozonoterapia.
La información se recogió a partir de las Historias Clínicas consideradas nuestro registro primario de datos.

Operacionalización de las variables

AGUDEZA VISUAL (AV)
Según la Dra. Lourdes A. Ferrer Mahojo y colaboradores (3) se clasifica en :

Muy significativa: incremento en 2 o más líneas del optotipo de Snellen o en 2 o más grados de visión.
Significativa: incremento en una línea del optotipo de Snellen o en un grado de visión.
Sin variación: no modificación de la agudeza visual.
Disminuida: disminución en una línea del optotipo de Snellen o en un grado de visión.

CAMPO VISUAL (CV)
Según la Dra. Lourdes A. Ferrer Mahojo y colaboradores (3) se clasifica en:

Muy significativa: aumento de 10o o más en 2 o más isópteras en la perimetría y/o desaparición de escotomas.
Significativa: aumento entre 5 y 9o en 2 o más isópteras en la perimetría y/o reducción de escotomas.
Sin variación: cuando no se modifica dentro de 5o.
Disminuida: disminución de 5o o más.

PRESIÓN INTRAOCULAR (PIO)
Según la Dra. Lourdes A. Ferrer Mahojo y colaboradores (3) se clasifica en:

Normal: <21 mm Hg.
Moderadamente alta: 21-26 mm Hg.
Alta: >26 mm Hg.

ESQUEMAS TERAPÉUTICOS

Grupo A
1-Mantener tratamiento con hipotensores oculares tópicos.
Grupo B
1-Tratamiento con hipotensores oculares tópicos y ozonoterapia.
A los pacientes se les aplicó tratamiento diario con ozono por vía rectal durante 15 sesiones, con una concentración de ozono de 50 mg/L, en el Centro Provincial de Retinosis Pigmentaria “Orfilio Peláez” de Camagüey.

Los datos se procesaron mediante el sistema estadístico SPSS 10.0 para Windows en una microcomputadora Pentium 4. Se utilizó en estadística inferencial Chi cuadrado, para determinar la diferencia significativa entre las variables. Los resultados se mostraron en cuadros analíticos.

RESULTADOS

Cuadro # 1
“Comportamiento de la agudeza visual total después del tratamiento”. Consulta de Referencia Provincial de Glaucoma.
Hospital Universitario Docente Clínico-quirúrgico "Manuel A. Domenech". Camagüey. Agosto.2005-enero 2006


Agudeza Visual (AV)                 

Grupo A

Grupo B

(No)

(%)

(No)

(%)

Mejoría MS                           

119

59.5

*130

65

Mejoría  S                      

** 11

5.5

** 57

28.5

AV sin variación                     

59

29.5

* 11

5.5

AV disminuida                         

9

4.5

2

1

Total

200

100

200

100

Nota: Agudeza Visual (AV), Muy Significativa (MS), Significativa (S)
Fuente: HC *p: 0,00356 **p: 0,001243

En relación con el comportamiento de la agudeza visual (cuadro # 1), posterior al tratamiento, vemos que en el Grupo A tuvieron una mejoría muy significativa 119 pacientes, mientras que en el grupo tratado con ozono hubo similar comportamiento, pero en 130 pacientes, para un 65% del total. Después del tratamiento, en el Grupo A presentaron una AV disminuida 9 pacientes y esto solo ocurrió en 2 pacientes del Grupo B, para un 1 %.

Cuadro # 2
Comportamiento del campo visual total, según el esquema de tratamiento

Campo Visual (CV)                 

Grupo A

Grupo B

(No)

(%)

(No)

(%)

Mejoría MS                           

* 18

9

* 31

15.5

Mejoría  S                      

65

32.5

70

35

CV sin variación                     

102

51

92

46

CV disminuida                         

15

7.5

7

3.5

Total

200

100

200

100

Nota: Campo Visual (CV), Muy Significativa (MS), Significativa (S)
Fuente: HC *p: 0,0478

El campo visual (cuadro # 2), tuvo una mejoría muy significativa en 18 pacientes en el Grupo A, para un 9%, mientras que en el Grupo B existió una mejoría muy significativa en 31 pacientes para un 15.5%. En el Grupo A tuvieron un campo visual disminuido 15 pacientes, mientras que en Grupo B solo presentaron 7 pacientes un CV disminuido después del tratamiento con ozono

Cuadro # 3.
Variaciones de la presión intraocular (PIO) según los grupos de estudio

PIO

Grupo A

Grupo B

(No)

(%)

(No)

(%)

Normal

* 101

50.5

* 135

67.5

MA

** 69

34.5

** 50

25

Alta

*** 30

15

*** 15

7.5

Total

200

100

200

100

Nota: Presión intraocular (PIO), Moderadamente Alta (MA)
Fuente : HC *p: 2.737E-04 **p: 0.0189 ***p: 8.809E- 03

En cuanto a las presiones intraoculares (cuadro # 3), en el Grupo A presentaron una PIO normal 101 pacientes para un 50.5 de los pacientes, y en el Grupo B ascendió el número a 135 pacientes con PIO normal para un 67.5 de los pacientes. Los pacientes con PIO alta después del tratamiento predominaron en el Grupo A, con 30 pacientes, mientras que en el Grupo B solo se vio en 15 pacientes después de aplicado el tratamiento con ozono.

DISCUSIÓN

En modelos experimentales de glaucoma se han observado cambios destructivos en los vasos y tejidos oculares, principalmente en el sistema de drenaje, lo que condiciona alteraciones no sólo de la presión intraocular, sino en los procesos metabólicos de su tejido. En estudios realizados en clínica a pacientes diabéticos e hipertensos se han observado los mismos cambios en el sistema de drenaje y pequeños vasos del segmento anterior del ojo. De ahí la importancia del conocimiento y tratamiento adecuado de esta afección (7).
Los cuadros 1, 2 y 3 muestran que en el Grupo B hay una mayor significación estadística en la mejoría de la AV, el CV y la PIO, respectivamente, con respecto a los resultados obtenidos en el Grupo A .
Los resultados obtenidos en el mejoramiento de la función visual, nerviosa y la presión intraocular en el Grupo B, indican la acción beneficiosa del ozono sobre la recuperación funcional de las células involucradas en estos procesos, este resultado coincide con el encontrado por la Dra. Lourdes Ferrer y colaboradores (7).
Muchos autores consideran que mientras más prolongado es el tiempo de evolución del glaucoma, mayor es el daño que sobre la trama yuxtacanalicular produce la hipertensión mantenida, ya que se depositan en la misma gran cantidad de fibras colágenas responsables de la fibrosis que disminuye y obstaculiza el drenaje del humor acuoso. Coincidimos con otros autores que encontraron en la mayoría de sus pacientes cifras elevadas de tensión ocular (19,20).
Estos efectos son atribuibles a diversos mecanismos relacionados con las propiedades terapéuticas de la ozonoterapia, tales como: aumento del suministro de oxígeno a estos tejidos, así como de nutrientes que mejoran el trofismo de estos; a la activación del metabolismo celular, en especial el del oxígeno y a la estimulación de sistemas enzimáticos protectores contra procesos degenerativos (18,21,22).
La ozonoterapia no es una medicina alternativa, sino que es considerada una medicina natural. Sobre la base de todos los conocimientos que requiere la aplicación del gas, se instrumentan los tratamientos con ozono, independientemente de la utilización de fármacos específicos.
Desde este punto de vista, la ozonoterapia no tiene consecuencias colaterales con otros tratamientos. No compite, sino es aleatoria a cualquier otra aplicación médica.
Los tratamientos son rápidos, eficaces y económicos, y consisten en un número de sesiones que varían en cantidad y duración, según la afección de que se trate. Las aplicaciones no tienen efectos adversos.
La mezcla gaseosa de oxigeno-ozono se puede aplicar de múltiples maneras. En forma local mediante una campana de vidrio o una bolsa plástica acorde a las distintas partes del cuerpo (23).
Además, como estimulador de la oxigenación hística, el ozono es capaz de activar los mecanismos oxidativos celulares de la glucólisis, al actuar sobre los sistemas redoxglutatión (NADH-NAPH) y activar el paso pentoxa/fosfato que incrementa la transformación de la glucosa; por otro lado, desagrega los eritrocitos y los hace más elásticos; el ozono además tiene poder analgésico, antinflamatorio, mejora el estado anímico y de la circulación sanguínea (24).
Igualmente, otras de las propiedades de la ozonoterapia parecen mejorar la microcirculación y la hidrodinamia ocular, en especial el sistema de drenaje, y facilitar la recuperación funcional nerviosa, al menos parcialmente. (25,26).
Estos efectos podrían también estar relacionados con la regulación de la síntesis y degradación del ATP, fundamentalmente para las funciones oculares. (16,18).
Las ventajas de la rehabilitación en sus estadíos iniciales evitan el deterioro de la función visual y permite incorporar al hombre a sus actividades sociales y laborales, si se tiene en cuenta que esta enfermedad afecta al ser humano en etapas de la vida donde éste ha desarrollado su plena capacidad física e intelectualmente (7,27,28).
Su aplicación en estadíos avanzados de la enfermedad mejora la calidad de vida del hombre (teniendo en cuenta que la expectativa de vida en nuestro país alcanza ya los 76 años) (7) y permite en un por ciento alto de los casos, su reincorporación a la vida social activa. Según los resultados obtenidos en la presente investigación, podemos afirmar que la ozonoterapia es eficaz en la rehabilitación del paciente con Glaucoma Crónico Simple.

CONCLUSIONES

1.En el Grupo B se obtuvieron mejorías más satisfactorias de la agudeza visual con respecto al Grupo A.
2.Después del tratamiento impuesto predominaron con mejorías significativas del campo visual los pacientes que pertenecían al Grupo B.
3.El Grupo B mostró mayor número de pacientes con PIO normal después del tratamiento que el Grupo A.

RECOMENDACIONES

El tratamiento debe ser aplicado por ciclos (15 sesiones por ciclo) hasta lograr la estabilización del proceso.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1.Lic. Recio del Pino E. , Lic. Arias Serrano M. , Téc. Rodríguez del Río M. , Dra. Garrido M. Aspectos de la Ozonoterapia. Revista Cubana Enfermería Vol.15 .No.2 Ciudad de la Habana sept-dic. 2003. Artículo disponible en: http://www.bvs.sld.cu/revistas/enf/vol15_2_03/oft07296.htm
2.Tielsh JM. Racial variations in the prevalence of primary open angle glaucoma. The Baltimore Eye Survey. JAMA 2002;17 :369-74.
3.García Feijoó , J. Consulta de Glaucoma. Prous. Science, S.A.2005. Barcelona. España.
4.García Sanchez, J, García Feijoó , J. Neuroprotección. Editores Médicos. Madrid. 2002.
5.Colectivo de Autores. Lens fluorophotometry fallowing trabeculectomy in primary open angle glaucoma. Ophthalmology 2002; 109: 76-79
6.Greaney, M. J. Comparison of optic nerve imaging methods to distinguish normal eyes from those with glaucoma. Ophthalmol Vis Sci 2002, 43: 140-145.
7.Ferrer Mahojo Lourdes A, Santos Díaz Daisy, Menéndez Cepero Silvia, Pérez Rodríguez Zoila. Ozonoterapia y Magnetoterapia: nuevos métodos en la rehabilitación del paciente con Glaucoma Crónico Simple. Rev. Cubana Oftalmol 9(2):102-109, 1999.
8.Novoa Sánchez Esther, García González Francisco. Resultados de la macrotrabeculectomía en el glaucoma primario de ángulo abierto. Rev Cubana de Oftalmol 2002; 12(2): 93-103.
9.Mukha AK. Study of rheologic properties of the blood in patients with open angle glaucoma. Vest Oftalmol 2005; 106 (2):7-9.
10.García Moreno Dagoberto. Glaucoma. Editorial Oriente. 2000.
11.Alvarado J Murphy C, Justin R. Trabecular Meshwork cellurarity in primary open angle glaucoma and nonglaucomatous normals ophtalmology 2001: 564-579.
12.Vaughan Daniel, Taylor Asbury Riordan-Eva Paul. Oftalmología General. Glaucoma. Oncena Edición. Manual Moderno. México. DF. 2004: 241-63.
13.Guillies WE, Braaks AM. Restoring the function of the failesd bleb. Aust-N-Z-J-Ophthalmol; 2000; 19(1): 49-51.
14.Rovira Dupláa, G .Ozonoterapia en los Retardos de Cicatrización. ESRA Local Meeting. Valencia 2004.
15.Mi país. La Ozonoterapia en Cuba .Revisado el 27 de diciembre del 2003. Sitio en: http://mipais.cuba.cu/salud.php?subcat=100.
16.Colectivo de Autores. Revista Cubana de Enfermería. Vol.17 .No.4 Ciudad de la Habana. Mayo.-ago. 2001.
Artículo disponible en: http://www.scielo.sld.cu/scielo.php?
17.Instituto Biológico de Salud. Ozonoterapia. Revisado el 20 de septiembre del 2005. Artículo disponible en: http://www.institutobiologico.com/terapias/ozono.htm
18.Instituto Madrileño de Ozonoterapia. La Ozonoterapia. Artículo disponible en: http://www.perso.wanadoo/e/juancabrera/
19.Fitzke FW; Mc. Naught AI. The diagnosis of visual field progression in glaucoma. Curr Open Ophthalmol 2001, 5; 11:110-115.
20.Colectivo de Autores. Revista 16 de abril. Comportamiento del Glaucoma Crónico Simple: Articulo disponible en: http://www.16deabril.sld.cu/rev/214/articulo1.html
21.Colectivo de Autores. Revista Cubana de Cirugía. Vol.40 .No.2 .Ciudad de la Habana, abr.-jun. 2001.Artículo disponible en: http://www.scielo.sld.cu/scielo.php?
22. Colectivo de Autores. Revista Cubana Enfermería. Vol18 .No.2 .Ciudad de la Habana. Mayo.-ago. 2003.
Artículo disponible en: http://www.scielo.sld.cu/scielo.php?
23. Promédica, generadores de ozono para su uso en medicina. ¿Qué es la Ozonoterapia? (Revisado el 20 de diciembre del 2003).Sitio en:
http://www.prodmedica.com/ozono.html
24. Clínica del Dolor Málaga. Ozonoterapia Málaga, Ozonoterapia Marbella. Revisado el 15 de noviembre del 2004. Sitio en:
http://www.clinicaunidolor.com/ozonoterapia.htm
25.Terapia de Ozono. Revisado el 10 de diciembre del 2005. Artículo disponible en:
http://www.masgrau.net/alternativasalapractica/ozonoinforma.htm.
26.Ozono como tratamiento curativo. Revisado el 23 de febrero del 2006 Artículo disponible en:
http://www.deguate.com/cgi-bin/infocentros/salud/print.pl?
27.Rovira Dupláa, G. Ozonoterapia tópica en el tratamiento de los retardos de cicatrización post-quirúrgicos. Congreso de Cirugía Plástica. Las Palmas de Gran Canarias. Mayo 2000.
28.Martínez A., García Feijoo, J. Glaucoma: Estudio del Flujo Ocular. Editores Médicos, Madrid.2003.

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo