Influencia del estrés en el paciente diabético

AUTORES:
Grethell Fonseca Ávila.*
Kassin Pérez Peña. **

TUTORES:
Lic. Rosa Quiñones. ***
Dra: Ana Mercedes Avila López. ****
Dr. Rafael Menéndez Lorenzo. *****

* Estudiante de 4to año de Medicina.
** Estudiante de 3er año Medicina.
*** Profesor Auxiliar de Psicología. Facultad “Calixto García”
**** Profesor Auxiliar de MGI. Facultad “Calixto García”
***** Profesor Asistente de Medicina Interna. Facultad “Calixto García”.

RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo-prospectivo, con el objetivo de analizar la influencia del estrés en los pacientes diabéticos, ingresados en la sala de Medicina Interna del Hospital “Calixto García”, en el período comprendido desde el 1ro de septiembre del 2005 hasta el 31 de abril del 2006. Conformaron la muestra 31 pacientes (30%) a los que se les aplicó una encuesta. Las variables utilizadas fueron sexo, edad, nivel de escolaridad, factores estresantes, estilos de afrontamiento, las causas de ingreso y la evolución del paciente. Predominaron los pacientes diabéticos de la segunda y tercera décadas de la vida. Los factores estresantes agudos predominaron, independientemente del sexo del individuo. Los pacientes que emplearon estilos de afrontamiento centrados en el problema, mostraron una evolución favorable con respecto a los que emplearon las emociones como punto esencial frente a las dificultades. Los datos fueron expresados en por cientos. Por resultar el estrés, frecuente en nuestro medio, y causante de muchos trastornos orgánicos que afectan la salud de los individuos, decidimos realizar este estudio, para actuar con un enfoque integrador e intervenir en los factores de riesgo hacia este grupo vulnerable.

PALABRAS CLAVES: Estrés, Diabetes, estilos de afrontamiento.

INTRODUCCIÓN

Los sistemas nervioso y endocrino conforman una unidad funcional que integra, al nivel superior, las actividades adaptativas del organismo. Desde el siglo pasado los conocimientos sobre el tema se han ido esclareciendo gradualmente, por lo que su impacto en el pensamiento científico es todavía débil.

El término estrés tiene su origen en la física y se deriva del griego STRINGERE que significa provocar tensión. Esta palabra se utilizó por primera vez en el siglo XIV y a partir de entonces se empleó en diferentes textos como STRESS, STRESSE, STREST Y STRAISSE (1).

Fueron necesarios aproximadamente cien años para que Thomas Young, desde el punto de vista físico, definiera el estrés como una respuesta dentro del objeto, inherente a su estructura y provocada por una fuerza externa. Desde el siglo XIX estos conceptos, tan precisos en la física, comenzaron a usarse en fisiología, psicología y medicina, no siempre con uniformidad, y en ocasiones, solo con un sentido metafórico.

Desde 1926, Hans Selye, entonces estudiante de medicina, inicia estudios sobre el tema y posteriormente plantea que: “El estrés es una respuesta inespecífica del organismo ante cualquier demanda hecha sobre él. Es un patrón estereotipado, filogenéticamente arcaico, que prepara al organismo para la lucha o la huida. Estas respuestas de edad de piedra son provocadas por muchas situaciones de la vida moderna, cuando la actividad física es imposible o socialmente inaceptable” (1,2).

El modelo de Selye pasó por modificaciones de la pléyade de seguidores o detractores, así para Richard Lazarus (1966), sería el resultado de la relación entre el individuo y el entorno, evaluado por aquel como amenazante o desbordante de sus recursos y que ponía en peligro su bienestar emocional. En 1982, un comité de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunió para tratar de definir o clasificar el estrés, postulando que era el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara al organismo para la acción. En Cuba, el doctor Dionisio Zaldívar lo definió como un estado vivencial, displacentero, sostenido en el tiempo, acompañado en menor o mayor medida de trastornos psicofisiológicos; que surgen en un individuo como consecuencia de la interacción de sus relaciones con el medio ambiente y que imponen al sujeto demandas o exigencias, las cuales objetiva o subjetivamente resultan amenazantes para él y sobre las cuales tiene o cree tener poco o ningún control. (3)
El estrés puede considerarse como una reacción física y emocional compleja, cuya intensidad sobre el organismo esta vinculada a diversos factores psicosociales como las particularidades del evento estresante; o sea, aquel ante el cual el sujeto es vulnerable y que posee la capacidad para provocarle una respuesta de estrés; la personalidad, que le confiere matices diferentes a nuestros pacientes; los estilos de afrontamiento y los sistemas de apoyo social del sujeto (2, 4).
Diversos autores coinciden en que el estrés a cualquier edad, constituye un factor de riesgo para la salud, el bienestar y la calidad de vida de las personas; y muchas enfermedades psicosomáticas pueden ser producidas, desencadenadas o agravadas por el mismo. A juicio de algunos científicos, en el sexo femenino el estrés se expresa más en la esfera afectiva, en tanto que en el sexo masculino se expresa más en la esfera conativa; diferencia que pudiera apoyarse en patrones conductuales (1).
Desde el pasado siglo comenzaron a aparecer una avalancha de investigaciones en las que se describían las innumerables situaciones de estrés que provocaban la variación de diversas funciones fisiológicas, así como la aparición de enfermedades.
Hoy se conoce que la clave de la respuesta metabólica de estrés es la utilización de energía para su uso emergente. El estrés estimula directamente al hipotálamo, el cual desencadena mecanismos de respuesta humoral y neurohumoral, que inducen el aumento de la glicemia y consecutivamente la liberación de insulina por las células beta del páncreas (4).
La Diabetes Mellitus constituye en la actualidad un grave problema de salud pública mundial con un elevado índice de morbimortalidad, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo; en 1994 había cien millones de diabéticos en el mundo, y en 2000, ciento sesenta y cinco millones. Se calcula que en el 2010 habrá doscientos treinta y nueve millones y en el 2025, trescientos millones. Desde finales de 1960 la diabetes se encuentra entre las 10 primeras causas de muerte en Cuba. En el año 1997 la tasa de prevalencia era de 18, 4 por cien mil habitantes y constituía la séptima causa de muerte; en 1998 fue de 15,1 por cien mil habitantes y ocupó el octavo lugar. En el año 2004 la tasa de prevalencia en Cuba fue de 30,4 por mil habitantes y en Ciudad de La Habana de 45,9 por mil habitantes (5,6.
La Diabetes Mellitus es un cuadro crónico que se caracteriza por perturbación del metabolismo de la glucosa y otras sustancias calorígenas, así como la aparición tardía de complicaciones vasculares y neuropáticas. Se aplica a un grupo de alteraciones que entrañan mecanismos patógenos diferentes y que tienen como denominador común la hiperglicemia. El trastorno, sea cual fuere su causa, se vincula con la deficiencia de insulina, que puede ser total, parcial o relativa (7).
La relación estrés-diabetes todavía no es bien conocida, sin embargo, es fácil deducir que ante situaciones de tensión el paciente diabético será incapaz de controlar los niveles de glucosa en sangre al poseer un déficit en la secreción de insulina, y por tanto, aparecerán alteraciones metabólicas que descompensan su enfermedad.
Las perspectivas del estudio del estrés como factor de riesgo psicológico para las enfermedades son infinitas. Los datos actuales permiten extraer muchas sugerencias para que el investigador incorpore los nuevos conocimientos que adquiera, según su perfil profesional y sus intereses (8).
La prioridad que hoy representa el conocimiento y comprensión, por parte de los profesionales de la salud, de las diversas respuestas al estrés, y su vínculo con el proceso salud-enfermedad, ha servido como fuente de motivación para la realización de este estudio. Anhelamos que no sea la última investigación sobre el tema y que los estudiantes y profesores se sientan motivados y contribuyan a la elaboración de nuevos programas y estrategias en aras de elevar la calidad de vida de nuestra población.

OBJETIVOS

General
Analizar la influencia del estrés en pacientes diabéticos ingresados en el Hospital “Calixto García” en el período comprendido desde el 1ro de septiembre del 2005 hasta el 31 de abril del 2006.

Específicos
1.Clasificar a los pacientes incluidos en el estudio según variables demográficas como sexo, edad y nivel de escolaridad.
2.Identificar las causas más frecuentes de ingreso hospitalario de los pacientes diabéticos.
3.Analizar la relación del sexo de los pacientes con los factores estresantes experimentados.
4.Analizar la relación de la escolaridad de los pacientes con el estilo de afrontamiento adoptado.
5.Comparar la evolución del paciente de acuerdo al estilo de afrontamiento adoptado

MATERIAL Y MÉTODO

Se realizó un estudio descriptivo prospectivo sobre la influencia del estrés en pacientes diabéticos, ingresados en la sala de Medicina Interna del Hospital “Calixto García”, en el período comprendido desde el 1ro de septiembre del 2005 hasta el 31 de abril del 2006. El universo estuvo conformado por 75 pacientes, seleccionándose una muestra representativa del 30% del universo de estudio, por muestreo aleatorio simple, la cual estuvo integrada por 31 pacientes.

Los criterios de inclusión fueron:
-Pacientes que ingresaron por descompensación de su enfermedad.
-Aquellos que refirieron presencia de situaciones estresantes en la confección de la historia psicosocial.
-Que tuvieran disposición a participar en la investigación.

Los criterios de exclusión fueron:
-Pacientes diabéticos que ingresaron por causas ajenas a la Diabetes Mellitus que padecían.
-Aquellos con trastornos psiquiátricos.

Para darle salida a los objetivos se recogieron las variables demográficas de interés para el estudio: Cualitativas.
-Sexo (femenino, masculino).
-Edad: se agrupó en intervalos de 10 años (20-39, 40-59, 60-79, < 80).
-Nivel de escolaridad (Primaria, Secundaria, Preuniversitaria, Universidad incompleta y Universidad con postgrado).
-Factores estresantes.
Agudos: Aquellos estresores que llegan en corto período de tiempo.
1.Catastróficos: cuando el grupo de sujetos afectados es pequeño.
2.Desastrosos: cuando el número de sujetos afectados es mayor.
Crónicos: Cuando los estímulos se sostienen en el tiempo.
Crónicos intermitentes: Aquellos que aparecen y desaparecen por períodos
Crónicos secuencial: Aquellos que aparecen luego de un estrés agudo.

-Estilos de afrontamiento (centrado en las emociones o centrado en el problema).
-Causas de ingreso (hiperglicemias, vulvovaginitis, úlceras, cetoacidosis diabética).
Evolución del paciente (Favorable y Desfavorable).

La clasificación de los estilos de afrontamiento no tiene en la actualidad un acuerdo de consenso, pero en esta investigación utilizamos la definición de Singer (1984), la cual los reduce a dos categorías:

1.Centrado en las emociones: se refiere al manejo de las propias reacciones ante la amenaza o la demanda excesiva mediante el estado de ánimo o las emociones.
- Evitación
- Distanciamiento
- Rechazo

2.Centrado en el problema: Aquella cuando las personas dirigen sus esfuerzos a la manipulación del problema para aminorar sus efectos o eliminar la causa.
- Confrontación
- Planificación
- Búsqueda de información

Para la determinación de estas variables se usó la entrevista médica y encuestas elaboradas con la ayuda de la tutora y otros profesores de la cátedra, en la que el individuo debía llenar los renglones en blanco y seleccionar aquellos rasgos con los cuales se identificaba (ver anexos 1 y 2); además se revisaron las historias clínicas de los pacientes.
Todos los participantes en el estudio y, en su caso, sus familiares, fueron informados de los objetivos del trabajo, contando con su consentimiento (ver anexo 3).
El procesamiento y análisis de los datos se realizó en forma automatizada en una computadora Pentium IV utilizando el porcentaje y representando los datos en tablas de una y doble entrada. El análisis de los resultados se comparó en otras investigaciones, nacionales e internacionales, lo que nos permitió emitir conclusiones.

ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

TABLA 1
FRECUENCIA DE PACIENTES DIABÉTICOS SEGÚN SEXO Y EDAD. HOSPITAL “CALIXTO GARCÍA”. SEPTIEMBRE 2005- ABRIL 2006.
INTRODUCCIÓN

EDAD(Años)

FEMENINO

MASCULINO

TOTAL

No.

%

No.

%

No.

%

20- 39

4

23.5

7

50

11

35.5

40-59

3

17.6

4

28.6

7

22.6

60- 79

7

41.3

2

14.3

9

29

Más de 80

3

17.6

1

7.1

4

12.9

TOTAL

17

100

14

100

31

100

Fuente: Historia Clínica y Encuestas aplicadas a los pacientes

Se observó un predominio en las edades comprendidas de 20 a 39 años con un 35,5 % y en el sexo femenino con 17 pacientes de un total de 31 pacientes diabéticos, lo que representa el 54, 8 %.

TABLA 2
CAUSAS DE INGRESO DE LOS PACIENTES ESTUDIADOS. HOSPITAL “CALIXTO GARCÍA”. SEPTIEMBRE 2005- ABRIL 2006.
INTRODUCCIÓN

CAUSAS DE INGRESO

No.

%

Úlceras

3

9.7

Hiperglicemias

18

58.1

Hipoglucemia

9

29

Cetoacidosis Diabética

1

3.2

TOTAL

31

100

Fuente: Historia Clínica y Encuestas aplicadas a los pacientes

Se evidenció la prevalencia de hiperglicemia, con un 58.1%, como causa fundamental de ingreso de los pacientes diabéticos estudiados.

TABLA 3
FACTORES ESTRESANTES QUE PADECIERON LOS PACIENTES SEGÚN SEXO. HOSPITAL “CALIXTO GARCÍA”. SEPTIEMBRE 2005- ABRIL 2006.
INTRODUCCIÓN

FACTORES ESTRESANTES

FEMENINO

MASCULINO

TOTAL

No.

%

Agudos

6

7

13

41.9

Crónico

4

2

6

19.4

Crónicointermitente

3

2

5

16.1

Crónico Secuencial

4

3

7

22.6

TOTAL

17

14

31

100

Fuente: Historia Clínica y entrevista médica con los pacientes

Se muestra el predominio de factores estresantes agudos, con un 41,9 % del total de pacientes diabéticos estudiados; no se observa predominio significativo entre el sexo femenino y masculino.

TABLA 4
DISTRIBUCIÓN DE LOS PACIENTES SEGÚN NIVEL DE ESCOLARIDAD Y ESTILO DE AFRONTAMIENTO. HOSPITAL “CALIXTO GARCÍA”. SEPTIEMBRE 2005- ABRIL 2006.
INTRODUCCIÓN

NIVEL DE ESCOLARIDAD

ESTILO DE AFRONTAMIENTO

TOTAL

Centrado en las emociones

Centrado en el problema

No.

%

No.

%

No.

%

Primaria

-

-

-

-

-

-

Secundaria

1

12.5

-

-

1

3.2

Preuniversitario

5

62.5

3

13.1

8

25.8

Universidad incompleta

2

25

6

26.1

8

25.8

Universidad con Postgrado

-

-

14

60.8

14

45.2

TOTAL

8

100

23

100

31

100

Fuente: Historia Clínica y Encuestas aplicadas a los pacientes

La tabla refleja el predominio de los estilos de afrontamiento centrados en las emociones en individuos con un nivel de escolaridad de preuniversitario, con un 62.5 % del total de pacientes. Además se observa que más de la mitad (60.8 %) de los individuos que emplearon estilos de afrontamiento centrados en el problema, tenían un nivel de escolaridad de universidad con postgrado.

TABLA 5
DISTRIBUCIÓN DE LOS PACIENTES SEGÚN ESTILO DE AFRONTAMIENTO Y EVOLUCIÓN. HOSPITAL “CALIXTO GARCÍA ÍÑIGUEZ”.
Revista 16 de Abril. Revista estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba

Influencia del estrés en el paciente diabético

AUTORES:
Grethell Fonseca Ávila.*
Kassin Pérez Peña. **

TUTORES:
Lic. Rosa Quiñones. ***
Dra: Ana Mercedes Avila López. ****
Dr. Rafael Menéndez Lorenzo. *****

* Estudiante de 4to año de Medicina.
** Estudiante de 3er año Medicina.
*** Profesor Auxiliar de Psicología. Facultad “Calixto García”
**** Profesor Auxiliar de MGI. Facultad “Calixto García”
***** Profesor Asistente de Medicina Interna. Facultad “Calixto García”.

RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo-prospectivo, con el objetivo de analizar la influencia del estrés en los pacientes diabéticos, ingresados en la sala de Medicina Interna del Hospital “Calixto García”, en el período comprendido desde el 1ro de septiembre del 2005 hasta el 31 de abril del 2006. Conformaron la muestra 31 pacientes (30%) a los que se les aplicó una encuesta. Las variables utilizadas fueron sexo, edad, nivel de escolaridad, factores estresantes, estilos de afrontamiento, las causas de ingreso y la evolución del paciente. Predominaron los pacientes diabéticos de la segunda y tercera décadas de la vida. Los factores estresantes agudos predominaron, independientemente del sexo del individuo. Los pacientes que emplearon estilos de afrontamiento centrados en el problema, mostraron una evolución favorable con respecto a los que emplearon las emociones como punto esencial frente a las dificultades. Los datos fueron expresados en por cientos. Por resultar el estrés, frecuente en nuestro medio, y causante de muchos trastornos orgánicos que afectan la salud de los individuos, decidimos realizar este estudio, para actuar con un enfoque integrador e intervenir en los factores de riesgo hacia este grupo vulnerable.

PALABRAS CLAVES: Estrés, Diabetes, estilos de afrontamiento.

INTRODUCCIÓN

Los sistemas nervioso y endocrino conforman una unidad funcional que integra, al nivel superior, las actividades adaptativas del organismo. Desde el siglo pasado los conocimientos sobre el tema se han ido esclareciendo gradualmente, por lo que su impacto en el pensamiento científico es todavía débil.

El término estrés tiene su origen en la física y se deriva del griego STRINGERE que significa provocar tensión. Esta palabra se utilizó por primera vez en el siglo XIV y a partir de entonces se empleó en diferentes textos como STRESS, STRESSE, STREST Y STRAISSE (1).

Fueron necesarios aproximadamente cien años para que Thomas Young, desde el punto de vista físico, definiera el estrés como una respuesta dentro del objeto, inherente a su estructura y provocada por una fuerza externa. Desde el siglo XIX estos conceptos, tan precisos en la física, comenzaron a usarse en fisiología, psicología y medicina, no siempre con uniformidad, y en ocasiones, solo con un sentido metafórico.

Desde 1926, Hans Selye, entonces estudiante de medicina, inicia estudios sobre el tema y posteriormente plantea que: “El estrés es una respuesta inespecífica del organismo ante cualquier demanda hecha sobre él. Es un patrón estereotipado, filogenéticamente arcaico, que prepara al organismo para la lucha o la huida. Estas respuestas de edad de piedra son provocadas por muchas situaciones de la vida moderna, cuando la actividad física es imposible o socialmente inaceptable” (1,2).

El modelo de Selye pasó por modificaciones de la pléyade de seguidores o detractores, así para Richard Lazarus (1966), sería el resultado de la relación entre el individuo y el entorno, evaluado por aquel como amenazante o desbordante de sus recursos y que ponía en peligro su bienestar emocional. En 1982, un comité de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunió para tratar de definir o clasificar el estrés, postulando que era el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara al organismo para la acción. En Cuba, el doctor Dionisio Zaldívar lo definió como un estado vivencial, displacentero, sostenido en el tiempo, acompañado en menor o mayor medida de trastornos psicofisiológicos; que surgen en un individuo como consecuencia de la interacción de sus relaciones con el medio ambiente y que imponen al sujeto demandas o exigencias, las cuales objetiva o subjetivamente resultan amenazantes para él y sobre las cuales tiene o cree tener poco o ningún control. (3)
El estrés puede considerarse como una reacción física y emocional compleja, cuya intensidad sobre el organismo esta vinculada a diversos factores psicosociales como las particularidades del evento estresante; o sea, aquel ante el cual el sujeto es vulnerable y que posee la capacidad para provocarle una respuesta de estrés; la personalidad, que le confiere matices diferentes a nuestros pacientes; los estilos de afrontamiento y los sistemas de apoyo social del sujeto (2, 4).
Diversos autores coinciden en que el estrés a cualquier edad, constituye un factor de riesgo para la salud, el bienestar y la calidad de vida de las personas; y muchas enfermedades psicosomáticas pueden ser producidas, desencadenadas o agravadas por el mismo. A juicio de algunos científicos, en el sexo femenino el estrés se expresa más en la esfera afectiva, en tanto que en el sexo masculino se expresa más en la esfera conativa; diferencia que pudiera apoyarse en patrones conductuales (1).
Desde el pasado siglo comenzaron a aparecer una avalancha de investigaciones en las que se describían las innumerables situaciones de estrés que provocaban la variación de diversas funciones fisiológicas, así como la aparición de enfermedades.
Hoy se conoce que la clave de la respuesta metabólica de estrés es la utilización de energía para su uso emergente. El estrés estimula directamente al hipotálamo, el cual desencadena mecanismos de respuesta humoral y neurohumoral, que inducen el aumento de la glicemia y consecutivamente la liberación de insulina por las células beta del páncreas (4).
La Diabetes Mellitus constituye en la actualidad un grave problema de salud pública mundial con un elevado índice de morbimortalidad, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo; en 1994 había cien millones de diabéticos en el mundo, y en 2000, ciento sesenta y cinco millones. Se calcula que en el 2010 habrá doscientos treinta y nueve millones y en el 2025, trescientos millones. Desde finales de 1960 la diabetes se encuentra entre las 10 primeras causas de muerte en Cuba. En el año 1997 la tasa de prevalencia era de 18, 4 por cien mil habitantes y constituía la séptima causa de muerte; en 1998 fue de 15,1 por cien mil habitantes y ocupó el octavo lugar. En el año 2004 la tasa de prevalencia en Cuba fue de 30,4 por mil habitantes y en Ciudad de La Habana de 45,9 por mil habitantes (5,6.
La Diabetes Mellitus es un cuadro crónico que se caracteriza por perturbación del metabolismo de la glucosa y otras sustancias calorígenas, así como la aparición tardía de complicaciones vasculares y neuropáticas. Se aplica a un grupo de alteraciones que entrañan mecanismos patógenos diferentes y que tienen como denominador común la hiperglicemia. El trastorno, sea cual fuere su causa, se vincula con la deficiencia de insulina, que puede ser total, parcial o relativa (7).
La relación estrés-diabetes todavía no es bien conocida, sin embargo, es fácil deducir que ante situaciones de tensión el paciente diabético será incapaz de controlar los niveles de glucosa en sangre al poseer un déficit en la secreción de insulina, y por tanto, aparecerán alteraciones metabólicas que descompensan su enfermedad.
Las perspectivas del estudio del estrés como factor de riesgo psicológico para las enfermedades son infinitas. Los datos actuales permiten extraer muchas sugerencias para que el investigador incorpore los nuevos conocimientos que adquiera, según su perfil profesional y sus intereses (8).
La prioridad que hoy representa el conocimiento y comprensión, por parte de los profesionales de la salud, de las diversas respuestas al estrés, y su vínculo con el proceso salud-enfermedad, ha servido como fuente de motivación para la realización de este estudio. Anhelamos que no sea la última investigación sobre el tema y que los estudiantes y profesores se sientan motivados y contribuyan a la elaboración de nuevos programas y estrategias en aras de elevar la calidad de vida de nuestra población.

OBJETIVOS

General
Analizar la influencia del estrés en pacientes diabéticos ingresados en el Hospital “Calixto García” en el período comprendido desde el 1ro de septiembre del 2005 hasta el 31 de abril del 2006.

Específicos
1.Clasificar a los pacientes incluidos en el estudio según variables demográficas como sexo, edad y nivel de escolaridad.
2.Identificar las causas más frecuentes de ingreso hospitalario de los pacientes diabéticos.
3.Analizar la relación del sexo de los pacientes con los factores estresantes experimentados.
4.Analizar la relación de la escolaridad de los pacientes con el estilo de afrontamiento adoptado.
5.Comparar la evolución del paciente de acuerdo al estilo de afrontamiento adoptado

MATERIAL Y MÉTODO

Se realizó un estudio descriptivo prospectivo sobre la influencia del estrés en pacientes diabéticos, ingresados en la sala de Medicina Interna del Hospital “Calixto García”, en el período comprendido desde el 1ro de septiembre del 2005 hasta el 31 de abril del 2006. El universo estuvo conformado por 75 pacientes, seleccionándose una muestra representativa del 30% del universo de estudio, por muestreo aleatorio simple, la cual estuvo integrada por 31 pacientes.

Los criterios de inclusión fueron:
-Pacientes que ingresaron por descompensación de su enfermedad.
-Aquellos que refirieron presencia de situaciones estresantes en la confección de la historia psicosocial.
-Que tuvieran disposición a participar en la investigación.

Los criterios de exclusión fueron:
-Pacientes diabéticos que ingresaron por causas ajenas a la Diabetes Mellitus que padecían.
-Aquellos con trastornos psiquiátricos.

Para darle salida a los objetivos se recogieron las variables demográficas de interés para el estudio: Cualitativas.
-Sexo (femenino, masculino).
-Edad: se agrupó en intervalos de 10 años (20-39, 40-59, 60-79, < 80).
-Nivel de escolaridad (Primaria, Secundaria, Preuniversitaria, Universidad incompleta y Universidad con postgrado).
-Factores estresantes.
Agudos: Aquellos estresores que llegan en corto período de tiempo.
1.Catastróficos: cuando el grupo de sujetos afectados es pequeño.
2.Desastrosos: cuando el número de sujetos afectados es mayor.
Crónicos: Cuando los estímulos se sostienen en el tiempo.
Crónicos intermitentes: Aquellos que aparecen y desaparecen por períodos
Crónicos secuencial: Aquellos que aparecen luego de un estrés agudo.

-Estilos de afrontamiento (centrado en las emociones o centrado en el problema).
-Causas de ingreso (hiperglicemias, vulvovaginitis, úlceras, cetoacidosis diabética).
Evolución del paciente (Favorable y Desfavorable).

La clasificación de los estilos de afrontamiento no tiene en la actualidad un acuerdo de consenso, pero en esta investigación utilizamos la definición de Singer (1984), la cual los reduce a dos categorías:

1.Centrado en las emociones: se refiere al manejo de las propias reacciones ante la amenaza o la demanda excesiva mediante el estado de ánimo o las emociones.
- Evitación
- Distanciamiento
- Rechazo

2.Centrado en el problema: Aquella cuando las personas dirigen sus esfuerzos a la manipulación del problema para aminorar sus efectos o eliminar la causa.
- Confrontación
- Planificación
- Búsqueda de información

Para la determinación de estas variables se usó la entrevista médica y encuestas elaboradas con la ayuda de la tutora y otros profesores de la cátedra, en la que el individuo debía llenar los renglones en blanco y seleccionar aquellos rasgos con los cuales se identificaba (ver anexos 1 y 2); además se revisaron las historias clínicas de los pacientes.
Todos los participantes en el estudio y, en su caso, sus familiares, fueron informados de los objetivos del trabajo, contando con su consentimiento (ver anexo 3).
El procesamiento y análisis de los datos se realizó en forma automatizada en una computadora Pentium IV utilizando el porcentaje y representando los datos en tablas de una y doble entrada. El análisis de los resultados se comparó en otras investigaciones, nacionales e internacionales, lo que nos permitió emitir conclusiones.

ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

TABLA 1
FRECUENCIA DE PACIENTES DIABÉTICOS SEGÚN SEXO Y EDAD. HOSPITAL “CALIXTO GARCÍA”. SEPTIEMBRE 2005- ABRIL 2006.
INTRODUCCIÓN

EDAD(Años)

FEMENINO

MASCULINO

TOTAL

No.

%

No.

%

No.

%

20- 39

4

23.5

7

50

11

35.5

40-59

3

17.6

4

28.6

7

22.6

60- 79

7

41.3

2

14.3

9

29

Más de 80

3

17.6

1

7.1

4

12.9

TOTAL

17

100

14

100

31

100

Fuente: Historia Clínica y Encuestas aplicadas a los pacientes

Se observó un predominio en las edades comprendidas de 20 a 39 años con un 35,5 % y en el sexo femenino con 17 pacientes de un total de 31 pacientes diabéticos, lo que representa el 54, 8 %.

TABLA 2
CAUSAS DE INGRESO DE LOS PACIENTES ESTUDIADOS. HOSPITAL “CALIXTO GARCÍA”. SEPTIEMBRE 2005- ABRIL 2006.
INTRODUCCIÓN

CAUSAS DE INGRESO

No.

%

Úlceras

3

9.7

Hiperglicemias

18

58.1

Hipoglucemia

9

29

Cetoacidosis Diabética

1

3.2

TOTAL

31

100

Fuente: Historia Clínica y Encuestas aplicadas a los pacientes

Se evidenció la prevalencia de hiperglicemia, con un 58.1%, como causa fundamental de ingreso de los pacientes diabéticos estudiados.

TABLA 3
FACTORES ESTRESANTES QUE PADECIERON LOS PACIENTES SEGÚN SEXO. HOSPITAL “CALIXTO GARCÍA”. SEPTIEMBRE 2005- ABRIL 2006.
INTRODUCCIÓN

FACTORES ESTRESANTES

FEMENINO

MASCULINO

TOTAL

No.

%

Agudos

6

7

13

41.9

Crónico

4

2

6

19.4

Crónicointermitente

3

2

5

16.1

Crónico Secuencial

4

3

7

22.6

TOTAL

17

14

31

100

Fuente: Historia Clínica y entrevista médica con los pacientes

Se muestra el predominio de factores estresantes agudos, con un 41,9 % del total de pacientes diabéticos estudiados; no se observa predominio significativo entre el sexo femenino y masculino.

TABLA 4
DISTRIBUCIÓN DE LOS PACIENTES SEGÚN NIVEL DE ESCOLARIDAD Y ESTILO DE AFRONTAMIENTO. HOSPITAL “CALIXTO GARCÍA”. SEPTIEMBRE 2005- ABRIL 2006.
INTRODUCCIÓN

NIVEL DE ESCOLARIDAD

ESTILO DE AFRONTAMIENTO

TOTAL

Centrado en las emociones

Centrado en el problema

No.

%

No.

%

No.

%

Primaria

-

-

-

-

-

-

Secundaria

1

12.5

-

-

1

3.2

Preuniversitario

5

62.5

3

13.1

8

25.8

Universidad incompleta

2

25

6

26.1

8

25.8

Universidad con Postgrado

-

-

14

60.8

14

45.2

TOTAL

8

100

23

100

31

100

Fuente: Historia Clínica y Encuestas aplicadas a los pacientes

La tabla refleja el predominio de los estilos de afrontamiento centrados en las emociones en individuos con un nivel de escolaridad de preuniversitario, con un 62.5 % del total de pacientes. Además se observa que más de la mitad (60.8 %) de los individuos que emplearon estilos de afrontamiento centrados en el problema, tenían un nivel de escolaridad de universidad con postgrado.

TABLA 5
DISTRIBUCIÓN DE LOS PACIENTES SEGÚN ESTILO DE AFRONTAMIENTO Y EVOLUCIÓN. HOSPITAL “CALIXTO GARCÍA ÍÑIGUEZ”.
INTRODUCCIÓN

ESTILO DE AFRONTAMIENTO

EVOLUCIÓN

TOTAL

Favorable

Desfavorable

No.

%

No.

%

No.

%

Centrado en las emociones

1

4.55

7

77.8

8

25.8

Centrado en el problema

21

95.5

2

22.2

23

74.2

TOTAL

22

100

9

100

31

100

Fuente: Historia Clínica y Encuestas aplicadas a los pacientes

Se observa una prevalencia en la evolución favorable de aquellos pacientes que emplearon estilos de afrontamiento centrados en el problema, con un 95.5 % del total de pacientes que emplearon este estilo, sin embargo, la utilización de esfuerzos centrados en las emociones demostraron una evolución desfavorable, con un 77.8%.

DISCUSIÓN DE LOS RESULTADOS

El fenómeno de la respuesta al estrés, contiene en su esencia, una paradoja en lo relativo a su valor utilitario. Es fundamental para la vida, ya que en principio es adaptativa, pero en la medida que esta respuesta se produce con mayor frecuencia o duración, o cuando no es activada por razones biológicas justificadas, se convierte en fuente de enfermedades o de empeoramiento de las condiciones de la calidad de vida.
En el presente estudio se evidenció el predominio discreto del sexo femenino. Estudios realizados por estudiantes y profesores de psicología en la provincia Villa Clara encontraron una prevalencia mayor del 50 % en el sexo femenino y en la literatura revisada se observa igual comportamiento por sexo, siendo la mujer más susceptible a padecer de estrés (9). Algunos autores no concuerdan con este estudio, reportando casos de mayor prevalencia en el sexo masculino. Se encontró además, mayor influencia del estrés en la segunda y tercera décadas de la vida. Estos resultados coinciden con las estadísticas nacionales e internacionales que plantean que los sujetos con edades entre 20 y 40 años son más vulnerables a eventos estresantes (10, 11). Este resultado pudiera estar relacionado con los diferentes cambios que sufre el individuo en estas etapas del desarrollo, donde surgen nuevas metas, compromisos y responsabilidades laborales, familiares o personales.
Las causas de ingreso de los pacientes estudiados fueron diversas. Se obtuvo un predominio de la hiperglicemia, seguido de la hipoglucemia. Los efectos variados de hiperglicemia e hipoglucemia que se observan en los pacientes diabéticos en estrés, todavía no son bien estudiados, aunque existen diversas teorías (1).
La práctica clínica ofrece la vasta experiencia de pacientes que bajo presiones psicológicas sufren de descontrol metabólico. Los resultados de la investigación mostraron la prevalencia de factores estresantes agudos no encontrándose relación con el sexo. Estudios realizados para determinar los cambios que se producían en la concentración de glucosa en sangre y orina en pacientes diabéticos insulinodependientes, por el estrés motivado ante una evaluación escolar de pase de grado, indicaron aumentos significativos de la misma durante la semana del examen. (12). Estos cambios no se relacionaron con los años de evolución de la Diabetes, las complicaciones de la enfermedad o con el sexo (Collado et al. 1994) Barlow y colaboradores (1983) hallaron relaciones significativas entre el aumento de la intensidad del estrés y el descontrol metabólico. Otras investigaciones detectan un riesgo mayor en la agudización de las enfermedades en presencia de estrés crónico, no encontrándose relación significativa con el sexo (1, 13). Además de las situaciones estresantes en la vida cotidiana, a la que todos estamos expuestos, la condición de diabético impone una serie de potenciales estresantes específicos: complejidad y demandas diarias de tratamiento, repercusiones que el tratamiento tiene en la esfera social del individuo, el estigma de estar enfermo y considerarse diferente a los demás y tener que luchar con el desconocimiento y las ideas erróneas que la población genera sobre la diabetes.

El camino más transitado desde el punto de vista psicológico en la investigación del estrés es el estudio de los procesos de afrontamiento. El verdadero problema, según la mayoría de los investigadores, no solo es saber como las personas sufren pasivamente el estrés, sino como se enfrentan de manera exitosa al mismo (14). Las estrategias utilizadas para efectuar las respuestas adaptativas reflejan no solamente las circunstancias diferentes que rodean la situación específica, sino también el desarrollo de las personas en cada ámbito de la vida.

Al definir el nivel de escolaridad de cada paciente con relación al estilo de afrontamiento utilizado, se demostró que aquellos que habían centrado sus esfuerzos en las emociones, predominaban con estudios preuniversitarios, y prevalecían estudios universitarios con postgrado en aquellos individuos que habían centrado el estilo de afrontamiento en el problema. A partir de estos resultados se evidencia que el nivel de escolaridad influye en la manera que los individuos reaccionan ante las situaciones estresantes.

Para comprender las relaciones individuo-sociedad resulta imprescindible analizar las determinantes del desarrollo de la personalidad, que atraviesa diversas etapas sucesivas y adquiere matices específicos de acuerdo con aquellas regularidades que les son propias. Para que se produzca en un sentido de progreso es necesario que se establezca una determinada relación entre las exigencias sociales y las potencialidades de la personalidad del sujeto. La educación como vía concreta de expresión de las influencias sociales constituye un proceso que opera a través de los sistemas de actividad y comunicación, en virtud de los cuales, se inserta el individuo en la sociedad (15,16). En síntesis, se puede decir que la formación del individuo determina el modo de actuación ante las diversas circunstancias de la vida. Existen pocas referencias específicas sobre el tema, pero muchos autores coinciden en la influencia de los medios sociales, y en particular la educación, en la formación de rasgos de personalidad que brinden al individuo la capacidad de enfrentar y solucionar los obstáculos (1, 13).

La conducta ante el estrés trata de convertir lo desconocido en familiar, con el propósito de ganar niveles de predicción sobre el medioambiente. Las respuestas producidas por el enfrentamiento pueden ser somáticas, cognitivas, emocionales, y pueden llegar a reflejarse en niveles de conciencia diferentes (1,17).

En la investigación se pudo observar la evolución satisfactoria de los pacientes que emplearon estilos de afrontamiento centrados en el problema. Este resultado coincide con un estudio realizado en un grupo de ancianos que debían trasladarse del asilo donde vivían hacia otro sitio; aquí se pudo comprobar que los que se deprimieron tuvieron una tasa de mortalidad mayor que los que aceptaron el cambio filosóficamente, como un hecho inevitable (Aldrich y Mendkoff, 1963).

Otro estudio con pacientes que presentaban formas avanzadas de cáncer (Weissmann y Warden, 1975) evidenció que el tiempo de sobrevivencia fue mayor en los que mantuvieron relaciones activas y no alienantes con las personas que los cuidaban; los que presentaron mortalidad más rápida, mostraron hasta el último instante: depresión, valoraciones suicidas y relaciones destructivas con los demás (18, 19).

IMPACTO SOCIAL
El estudio realizado repercute sobre el funcionamiento del Sistema Nacional de Salud en el área tomada como escenario, ya que muestra la situación actual de pacientes que padecen de una enfermedad crónica transmisible, potencializada y descompensada, por situaciones como el estrés, que altera la calidad de vida de los pacientes que no tienen estilos de afrontamientos adecuados, tiene gran impacto social ya que:
Se precisa que los pacientes adopten nuevos estilos de afrontamiento ante situaciones estresantes, adquieran mejor estabilidad emocional y logren cambios en las esferas cognitivas, afectivas y conductuales que les permitan actuar a favor de su salud.
Lograr la modificación de los estilos de vida de los pacientes diabéticos y mantener un equilibrio biopsicosocial permitirá reducir los costos económicos que implican el ingreso hospitalario, la utilización de medicamentos costosos, así como la utilización de transportes para el traslado hacia centros hospitalarios, tanto para el país como para la familia.
Facilitar la comunicación y empatía entre todos contribuye a lograr el mayor objetivo de la labor de promoción en el propio escenario comunitario, donde deben ser tratados la mayor parte de los pacientes con enfermedades crónicas estabilizadas : Mejorar la calidad de vida de los pacientes.

CONCLUSIONES

1. Predominaron los pacientes diabéticos de la segunda y tercera décadas de la vida.
2. No se observó diferencia significativa entre el sexo masculino y femenino entre los pacientes diabéticos estudiados.
3. Prevalecieron los individuos con un nivel de escolaridad universitario con postgrado.
4. Predominó como causa de ingreso entre los pacientes estudiados la hiperglicemia.
5. Los factores estresantes agudos predominaron, independientemente del sexo del individuo.
6. Los estilos de afrontamiento centrados en las emociones fueron empleados en mayor cuantía por individuos con nivel de escolaridad preuniversitaria y los estilos centrados en el problema, por individuos con escolaridad universitaria con postgrado.
7. Aquellos pacientes que emplearon estilos de afrontamiento centrados en el problema mostraron una evolución favorable con respecto a los que emplearon el afrontamiento centrado en las emociones.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1.Álvarez González Miguel: "Estrés. Un enfoque Integral". Editorial Científico-Técnica, Ciudad de La Habana, 2000. Págs. 17-32; 70-92.
2.Núñez de Villavicencio Porro, Fernando. Psicología y Salud. Editorial Ciencias Médicas. Ciudad de La Habana, 2001. Pág. 41; 264-271
3.Núñez de Villavicencio Porro, Fernando. Psicología Médica. Tomo II. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana, 1987. Pág. 63.
4.Enciclopedia Microsoft, Encarta 2005. Microsoft Corporation: Estrés, alteraciones producidas por él.
5.Roca Goderich, Reinaldo. Temas de Medicina Interna. Tomo III. Cuarta Edición. Editorial Ciencias Médicas. La Habana, 2002. Pág. 211.
6.R. Baker Jr James BD: "Enfermedades endocrinas". Inmunidad básica y clínica. Editores: Daniel P Stites, Abba Ten. México 1993, Págs. 151-152.
7.Llanio Navarro, Raimundo. Propedéutica Clínica y Semiología Médica. Tomo II. Segunda Edición. Editorial Ciencias Médicas. La habana, 2005. Pág. 1230.
8.Bello Dávila, Zoe. Casales Fernández, Julia C. Psicología General. La personalidad. Editorial Félix Varela. La Habana, 2004. Págs. 77-95.
9.Blanco Lezcano, Vivian   “Afrontamientos y Eventos Vitales”. Trabajo para optar por título de Especialista de Primer Grado en Psiquiatría. C.Habana 2000.
10. Lazarus, R.S. “Estrés y procesos cognoscitivos, Ed. Martínez Roca, Barcelona  2001.   
11. Morales Calatayud, Francisco. "El estrés psicológico en el riesgo de enfermar. Su atención en él". Revista cubana MGI 7(1): 27-47. enero-marzo 91, Págs. 40-41.
12.  Beléndez, M. y Méndez, F. Aplicación de la técnica de inoculación de estrés en la diabetes insulinodependiente. Revista de Psicología de la salud 3, 1992. Págs. 43-58.
13. Zaldivar, D.E. “Conocimiento y dominio del estrés”. Ed. Científico Técnica.  C. Habana 2000.
14.Morales Calatayud, Francisco. Psicología de la Salud. Conceptos básicos y proyecciones de trabajo. Editorial Científico Técnico, 1999. Págs. 86-134.
15.Lourdes Fernández Rius. Pensando en la personalidad. Tomo 2. Editorial Félix Varela. La Habana, 2005. Págs. 272-290.
16. Labarrere, A. F. (1995): “Autorregulación de la conducta y la personalidad”, en Colectivo de autores, Adolescente cubano. Una aproximación al estudio de su personalidad. Editorial Pueblo y educación, pp.30-37.
17.Méndez Carrillo, Francisco y Beléndez Vázquez, M. Variables emocionales implicadas en el control de la diabetes: estrategias de intervención. Anales de Psicología, 1994. Págs. 189-198.
18. Páez D, Fernández I, Beristain CM. Catástrofes, traumas y conductas. colectivas: procesos y efectos culturales. En: San Juan C. Catástrofes y ayuda de emergencia. Barcelona: Icaria; 2001: 85-148.
19.Valladares, C. “Estrés y Afrontamiento”, Conferencia en Maestría de Psiquiatría Social, C. Habana, 2003.
20. Singer,J.E:”Some Isseues in the study of coping”., Cancer, 15:2203-2315, May,1984.

ANEXO 1

Nombre y apellidos: _______________________________
Edad _______ Sexo_______
Nivel de escolaridad:
___ Primaria ___ Secundaria ___ Preuniversitario
___ Universidad incompleta ___ Universidad con postgrado
Diagnóstico al ingreso __________________
Complicaciones: Si_____ No_____
De ser sí. Cuales: ___________________
Factores Estresantes:
___ Pérdida de cónyuge ___ Embarazo
___ Jubilación ___ Divorcio
___ Pérdida de hijos ___ Exámenes
___ Nacimiento de un nuevo miembro de la familia
___ Problemas laborales
___ Problemas familiares
___ Otros: Cuales ___________
Evolución:
Favorable _______ Desfavorable________

ANEXO 2

Encuesta: 1

A continuación le relacionamos una serie de afirmaciones, marque aquellas que usted asume o asumiría ante una situación estresante en su vida cotidiana, incluyendo la enfermedad que actualmente padece.

1.Busco información de múltiples fuentes._______
2.Creo nuevas expectativas, esperanzadoras si fuese posible._________
3.Analizo la situación y me centro en metas visibles y posiblemente alcanzables.___
4.Adopto conductas específicas para cada situación._______
5.Busco apoyo en personas que sean importantes en mi vida._________
6.Me construyo un grupo de apoyo contra las decepciones inesperadas._________
7.Elaboro planes para superar las inevitables decepciones de la vida._________
8.Enfrento el problema y junto a especialistas del tema e intento resolver el problema.________
9.Organizo las vías de solución del problema y me esfuerzo por resolverlo______
10. Trazo planes concretos para manejar el problema.________
11. Intento aminorar los efectos del problema o eliminar las causa.______
12. Adopto con total confianza la sugerencia recomendada por conocedores del tema._________
13. Ignoro la información sobre mi enfermedad.________
14. Leo materiales especializados sobre mi padecimiento._______
15. Consulto a varios especialistas en la materia._______
16. Pregunto a personas que ya hayan tenido experiencias similares.________
17. Actúo rápida y directamente sobre el problema.________
18. Trato de disminuir la repercusión emocional tomando psicofármacos________
19. Trato de disminuir la repercusión distrayéndome._________
20. Me retraigo y aíslo de los demás._________
21. Inhibo mis decisiones y me paralizo.________
22. Le quito importancia a lo que pasa.__________
23. Me disocio y pienso en otras cosas.______
24. Pienso en que todo saldrá bien.________
25. Me siento pesimista.________
26. Me duele la cabeza_______
27. Presento problemas gastrointestinales, como diarreas, dolores de estómago.__
28. Presento problemas cardiovasculares, como taquicardia, hipertensión._______
29. Trato de reestablecer relaciones afectivas con personas que han sido importantes para mí._________
30. Aumento mis hábitos de tomar café, fumar o ingerir bebidas alcohólicas._______
31. Rechazo las sugerencias de los médicos porque sé que mi enfermedad no tiene cura.__________

ANEXO 3

Planilla de consentimiento informado

Estimado señor o señora, estamos realizando una investigación sobre la influencia del estrés en individuos que padecen Diabetes Mellitus.

En el caso que no desee participar en el estudio puede hacerlo:
Está de acuerdo en participar
Sí_________
No________

Y para que así conste ponga su nombre y apellidos y/o su firma a continuación

________________________________
Nombre y apellidos y/o firma del paciente


___________________________________
Nombre y apellidos y/o firma del investigador

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo