Relación tiempo preoperatorio y evolución posterior en pacientes con fractura de cadera

AUTORES:
AUDREY GUTIÉRREZ LÓPEZ
ANAISY ÁLVAREZ MORFFI
YUNIERKYS JIMÉNEZ GONZÁLEZ

TUTORES:
Dr. Justo J. Ordóñez García **
Dr. Ernesto Pérez Guerra ***
Dr. Benito Cabrera Hernández ****
Dr. Alexis Fernández Pérez *****

* Estudiantes de 5to de Medicina
** Especialista en 1er grado en Ortopedia y Traumatología
*** Especialista en 1er grado en Ortopedia y Traumatología
**** Especialista en 1er grado en Ortopedia y Traumatología
***** Especialista Medicina Interna Profesor Asistente

FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS. DR. FAUSTINO PÉREZ HERNÁNDEZ. SANCTI SPÍRITUS .

RESUMEN

Se realizó un estudio observacional descriptivo con un diseño longitudinal de los pacientes operados con el diagnóstico de fractura de cadera en el Hospital Universitario “Camilo Cienfuegos” de la Provincia Sancti Spíritus durante el año 2003 con el objetivo de determinar el comportamiento evolutivo de los mismos identificando el tipo de fractura, su localización, el tipo de intervención realizada, así como la relación tiempo preoperatorio y complicaciones posteriores a la intervención. El universo se constituyó por todos los pacientes con fractura de cadera atendidos en dicho centro durante el período estudiado y en la muestra fueron incluidos los que recibieron tratamiento quirúrgico, quedando finalmente integrado por 164 pacientes. Las variables estudiadas fueron: edad, sexo, localización, tipo y tiempo de fractura, tipo de intervención quirúrgica, intervención y complicación. Los datos fueron obtenidos del departamento de archivos y estadística de dicha institución. Se observó un predominio del sexo femenino y del grupo etáreo entre 81 y 90 años. El tipo de fractura más frecuente fue la del área trocantérica derecha.
Se utilizó mayoritariamente la osteosíntesis como tipo de intervención quirúrgica y se comprobó además en aumento del número de complicación y la gravedad de las mismas a medida que se incrementó el tiempo transcurrido desde la producción de la fractura hasta la intervención quirúrgica. La información fue procesada manualmente y los resultados se presentaron en tablas de distribución de frecuencia absolutas, relativa y de contingencia ( 238).

Palabras claves: Fractura de caderas, tiempo fractura intervención, complicación.

INTRODUCCIÓN

Las fracturas de la cadera ocurren con extraordinaria frecuencia en el sujeto de avanzada edad, por lo que constituyen el grupo nosológico de mayor morbilidad y mortalidad entre todas las lesiones traumáticas del esqueleto. Un buen conocimiento de esta entidad, así como la aplicación del tratamiento adecuado y las medidas profilácticas que eviten las complicaciones, contribuirán a que este terrible flagelo cause menos estragos entre nuestra población anciana. En términos conceptuales se entiende como fractura de cadera a la pérdida de la continuidad ósea del extremo superior del fémur, que comprende desde la cabeza femoral propiamente dicha hasta cinco centímetros por debajo del trocánter menor ( 1) Existen un gran número o variantes de fracturas, tales como:

Fractura de cadera
I Fractura de la cabeza del fémur

II Fractura del cuello del fémur
listaSubcapitales
listaTranscervicales
listaMediales
listaLaterales
listaBasicervicales

III Fracturas trocantéricas
listaIntertrocantéricas
listaPertrocantéricas
listaSubtrocantéricas

IV Fracturas aisladas
listaDel trocánter mayor
listaDel trocánter menor ( 1)

Fracturas de la cabeza del fémur
Estas fracturas de la cabeza propiamente dicha se encuentran asociadas en la mayoría de los casos a fracturas del fondo acetabular o a luxaciones de la cadera ( 1)

Fracturas del cuello del fémur

Estas fracturas del cuello femoral pueden clasificarse desde tres puntos de vista (1).
Clasificación anatómica
I Subcapital
II Transcervical
III Basicervical ( 1 )
De acuerdo al mecanismo de producción
I Valgus o en abducción
II Varus o en aducción ( 1 )
De acuerdo al ángulo de inclinación de la fractura según Pauwels

Tipo I Es la fractura subcapital donde la línea de fractura forma con la horizontal un ángulo de 30°.

Tipo II La fractura discurre oblicuamente y forma un ángulo de inclinación de 30° a 50°.
Tipo III El ángulo de inclinación es casi vertical de más de 50° ( 1 )

Teniendo en cuenta siempre que cuanto más oblicuo sea el curso de la superficie de la fractura, más desfavorables serán las condiciones mecánicas para la formación del callo óseo ( 1 )

Los datos que se han ofrecido en la 70ª Reunión Anual de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos son, al mismo tiempo, tranquilizadores e inquietantes ya que más del 80% de los pacientes sometidos a una operación por fractura de cadera sobreviven al año de la intervención. El aspecto más preocupante radica en el hecho de que menos de la mitad de estas personas recuperan su movilidad anterior a la factura ( 2)

De las 350 000 fracturas de cadera que se producen anualmente en los Estados Unidos, "el 59% de los pacientes presentan un año después algún deterioro en la funcionalidad del miembro", según afirmó en un simposio sobre fracturas de cadera en los ancianos, el doctor Kenneth J. Koval, profesor asociado de traumatología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York (2)

El Dr. Koval dijo que aunque se consiguen buenos resultados sobre la mortalidad en las fracturas de cadera, "no hay casi ninguna buena noticia sobre los resultados de movilidad". Además, añadió que este resultado para un médico y para un paciente "son actualmente dos cosas distintas, y cree que la valoración del paciente se pasa por alto frecuentemente” (2)

Las fracturas de cadera son un grave problema de salud pública que además empeorará a medida que la población envejece. Según este traumatólogo, se espera que hacia el año 2050 se produzcan unas 650 000 fracturas anuales (2)

En los Estados Unidos, aproximadamente 1.5 millones de fracturas anuales son atribuibles a la osteoporosis, estas incluyen 250 000 fracturas de cadera. En varios estudios realizados en diferentes regiones y países se señalan tasas de incidencia anuales de fracturas de cadera que oscilan de 219.6 a 318.2 por 100 000 habitantes en los hombres mayores de 50 años y que se triplica en el sexo femenino. Otros autores señalan que el 10 % de estos pacientes proceden de hogares de ancianos o instituciones de atención médica y que de fractura de cadera un 84 % se produce en el hogar y cerca del 80 % requieren cirugía, señalándose también el área urbana como la más afecta cuando se compara con la rural. ( 3 )
En los Estados Unidos de Norteamérica, la literatura consultada refiere que 1 de cada 1 000 mujeres mayores de 70 años sufre de fractura de cadera, es decir, que se producen más de 275 000 fracturas al año, y si no son atendidas quirúrgicamente se calcula que el 70 % de los pacientes fallecerían antes de los 6 meses de producida la fractura ( 2, 3)
En nuestro país, donde la expectativa de vida supera los 75 años como promedio, siendo algo mayor en la mujer y donde el 13.9 % de la población está representada por el grupo de 65 años y más, no escapa a esta problemática ( 3 ) . Conjuntamente con el descenso de la mortalidad infantil, la eliminación de una serie de infecciones en las edades más avanzadas y el mejoramiento en el diagnóstico y tratamiento permitieron extender la duración promedio de la vida hasta los 75 años o más, y por consiguiente, el aumento de la población de la tercera edad a nivel mundial, fundamentalmente, en los países del primer mundo y como una excepción en los países del tercer mundo en Cuba. Como consecuencia de todo esto, ha existido, tanto en Cuba como a nivel mundial, un incremento proporcional en el número de pacientes con fracturas de cadera por año ( 4,5,6). Si en la década de los 90 se estimaba a nivel mundial 1.66 millones de fracturados, se estima que para el 2050 este cifra se eleve a 6.26 millones de pacientes con este tipo de lesión ( 4) .

La fractura de cadera ocurre la mayoría de las veces en pacientes mayores de 60 años y son más frecuentes en el sexo femenino (80-85 %) ( 1,2,3,4,5,6,7,8) quizás como consecuencia de diversos factores, tales como: pelvis ósea más ancha con tendencia a la coxa vara, son personas menos activas y adquieren osteoporosis más pronto y su promedio de vida es mayor que el de los hombres ( 3,4,9,10,11,12).
Muchos autores plantean, que a los pacientes con fracturas de cadera se les debe realizar la osteosíntesis de urgencia por tratarse de personas ancianas con una situación general precaria y por el gran riesgo de presentar complicaciones cuando hay larga estadía hospitalaria ( 2,4,13,14,15).

La rehabilitación debe comenzar en el postoperatorio inmediato, con ejercicios respiratorios y movilización hacia el sillón a las 24 horas de operado ( 3,4,16,17) el paciente, para evitar las complicaciones que puedan presentarse por el encamamiento y prestar atención a la profilaxis de complicaciones, tales como: la bronconeumonía y úlceras por decúbito ( 3,4,18). A estos pacientes, se les debe realizar tratamiento profiláctico con antibióticos en el transtoperatorio ( 3,4,19,20,21,22,23).
Al parecer los resultados, que se obtienen al corregir estas fracturas dependen de: 1. La importancia de la lesión, como grado de desplazamiento, magnitud de la conminución, y por último, si está o no alterada la circulación local.
2. Lo bien que se consiga reducir la fractura.
3. El grado de fijación rígida que se consiga con la osteosíntesis realizada ( 2,3,4,19,24,15,26.
Existe un gran número de complicaciones, que pueden ser generales y locales. Las primeras son aquellas que ponen en peligro la vida del paciente; las segundas, capaces de poner en peligro su función, aunque secundariamente se logre el éxito ( 1,3,,4,5,6,21,27,28,29,30) .

La clasificación de las complicaciones y su repercusión en el organismo son:

Generales
1.Problemas respiratorios
listaneumonía hipostática
listabronconeumonía
2.Problemas cardiovasculares
listaarritmias, asistolia
listaenfermedades tromboembólicas
listaenfermedades tromboflebíticas
listatrofoedemas
3.Problemas urológicos
listasepsis urinarias
listaInsuficiencia renal
listaAnuria
4.Problemas cutáneos
listaEscaras por decúbito
5.Problemas metabólicos
listadisproteinemia
listacaquexia
listasepticemia
6.Problemas neurológicos
listademencia senil
listaaccidente cerebral vascular
7.Problemas digestivos
listaíleo paralítico reflejo

Locales
1.En cuanto al terreno
listafracturas en la cadera artrósica
listafracturas en la cadera operada
listanecrosis cefálica tardía
listaasimetría de los miembros inferiores.
2.En cuanto a la osteosíntesis
listapérdida de la reducción
listadesmontaje del implante
listarotura del implante
listapseudoartrosis de la osteotomía ( 1,3,4,5,6,16,19,29,31,32,33)

En los clásicos de historia de la medicina, la fractura de cadera hasta finales del siglo XIX estaba conceptuada como “ insoluble y penosamente mortal” y como se trataba de un accidente fatal, solo se procuraba mejorar el estado general de los pacientes para ser más tolerables sus días “ terminales” ( 1,4).

Lógicamente, la fractura en sí es tan antigua como el hombre mismo, demostrado esto por hallazgos arqueológicos de fracturas consolidadas en mejor o peor posición, también gracias a las pictografías y esculturas de la época se han podido deducir los métodos de tratamiento utilizados. A mediados del siglo XIX Langenbeck y luego Nicolaysen, en 1887, reportaron cierto avance en el tratamiento con osteosíntesis, utilizando tornillos y clavijas, aun antes de la aparición de los rayos X en el año 1925. Una vez logrados materiales biotolerables, aparece el clavo trilaminar, de Smith Ptersen, lo que, unido al desarrollo y perfeccionamiento de las técnicas quirúrgicas y radiográficas, hacen que la osteosíntesis desplace todo tipo de método de tratamiento para la fractura de cadera ( 4,5,12,17,31,32,33).

Con este trabajo pretendemos hacer un análisis de las complicaciones que se producen en los pacientes con fractura de cadera y la relación que guardan estas con la prolongación del tiempo de cirugía con respecto al momento de producción de la fractura. Pretendemos dar repuesta a diferentes preguntas, tales como:
¿Cuáles son las complicaciones más frecuentes que se producen en estos pacientes?
¿Qué relación guardan las complicaciones con el tiempo que transcurre desde la fractura hasta el acto quirúrgico?

OBJETIVOS

General

Determinar el comportamiento evolutivo de los pacientes con fractura de cadera operados en el Hospital Clínico Quirúrgico “Camilo Cienfuegos”, de la provincia Sancti Spíritus, durante el año 2003.

Específicos

1.Clasificar los pacientes operados según grupos etáreos y sexo.
2.Identificar el tipo de fractura y su localización.
3.Determinar el tipo de intervención quirúrgica realizada.
4.Identificar las principales complicaciones postoperatorias en relación al tiempo transcurrido de la fractura a la intervención quirúrgica.

DISEÑO METODOLÓGICO

Se realizó un estudio observacional descriptivo con un diseño longitudinal de todos los pacientes con el diagnóstico, fractura de cadera, operados en el hospital Clínico Quirúrgico “Camilo Cienfuegos”, de la provincia Sancti Spíritus, durante el año 2003.

Universo

El universo se constituyó por todos los pacientes atendidos en dicho centro durante el período estudiado con el diagnóstico de fractura de cadera.

Criterios de inclusión

Pacientes que fueron operados en dicho centro con el diagnóstico de fractura de cadera en el período estudiado.

Criterios de exclusión

Pacientes que con el diagnóstico de fractura de cadera fueron tratados conservadoramente.

Muestra

La muestra finalmente quedó conformada por el total de pacientes que fueron tratados quirúrgicamente ( n= 164).

VARIABLES

1.Edad: Se tuvo en cuenta la edad en años, según carné de identidad.

61-70 años
71-80 años
81-90 años
Más de 90 años

2.Sexo: Se tuvo en cuenta el sexo biológico y se consignaron las siguientes categorías:
Femenino.
Masculino.

3.Localización: Se tuvo en cuenta la posición, de acuerdo al eje del cuerpo y se consignaron las siguientes categorías.
Derecha.
Izquierda.

4.Tipo de fractura: Se tuvo en cuenta el tipo de fractura, según la localización anatómica de la misma y se consignaron las siguientes categorías:
De la cabeza.
Del cuello.
Del área trocantérica.
Subtrocantérica.
Aislada de los trocánteres.

5.Tipo de intervención quirúrgica: Se tuvo en cuenta la técnica operativa empleada, se consignaron las siguientes categorías:
Osteosíntesis.
Reemplazo protésico.

6.Tiempo transcurrido fractura – intervención: Se tuvo en cuenta el tiempo aproximado desde el momento en que se produjo la fractura hasta el momento del acto quirúrgico.
Primera 24 h
24-48 h
48-72 h
más de 72 h

7.Complicaciones: Se tuvieron en cuenta las principales complicaciones posteriores a la cirugía como consecuencias directas o indirectas de la misma y se consignaron las siguientes categorías:
Hematoma.
Sepsis Urinaria.
Neumopatía inflamatoria.
íleo paralítico.
Sepsis de la herida quirúrgica,
Escaras por decúbito.

Recogida de la información
La información se recolectó mediante un modelo confeccionado a tales efectos por los autores (anexo) y los datos fueron obtenidos de las historias clínicas en el departamento de archivo y estadística del Hospital Clínico Quirúrgico “ Camilo Cienfuegos”.

Procesamiento de la información
La información fue procesada de forma manual con el empleo de una calculadora obteniéndose las frecuencias absolutas y relativas en cada caso.

Forma de presentación de los resultados
Los resultados obtenidos se presentan en tablas de distribución de frecuencias absolutas y relativas y en tablas de contingencia.

Parámetros éticos
Se tuvo en cuenta mediante la información de la realización del estudio, al comité de ética de la entidad hospitalaria, para de esta manera, poder acceder a las historias clínicas, en el departamento de archivo y estadística de dicho centro.

Posibles limitaciones del estudio
Se incluye el error de muestreo, ya que se trabajó con el total de pacientes intervenidos quirúrgicamente con el diagnóstico de fractura de cadera en el período estudiado; por lo tanto, la única limitación planteable es la inexactitud por omisión o imprecisión de los datos en el departamento de archivo y estadística, corregida por el monitoreo periódico y el control de los datos.

RESULTADOS

TABLA No. 1
DISTRIBUCIÓN DE CASOS OPERADOS SEGÚN LA EDAD Y EL SEXO. HOSPITAL CLINICO QUIRÚRGICO “CAMILO CIENFUEGOS” AÑO 2003
RABAJO INVESTIGATIVO


SEXO


Edad (años)

Masculino

Femenino

Total

No

%

No

%

No

%

61-70

12

7.3

28

17.1

40

24.4

71-80

16

9.8

36

21.9

52

31.7

81-90

22

13.4

41

25.0

63

38.4

+90

3

1.8

6

3.7

9

5.5

Total

53

32.3

111

67.7

164

100

FUENTE: Historias clínicas
El 67.7 % de los pacientes estudiados pertenecieron al sexo femenino y el 38.4 % perteneció al agrupo etáreo de 81 a 90 años.

TABLA No. 2
TIPO DE FRACTURA Y LOCALIZACIÓN
RABAJO INVESTIGATIVO


LOCALIZACIÓN


Tipo de Fracturas

Derecha

Izquierda

Total

No

%

No

%

No

%

Del área Trocantérica

63

38.4

32

19.5

95

57.9

Del Cuello

29

17.1

22

13.4

51

31.1

Subtrocantérica

12

7.3

6

3.7

18

11.0

Total

104

63.4

60

36.6

164

100

FUENTE: Historias clínicas
El 57.9 % de los pacientes estudiados presentaron fractura del área trocantérica. No se presentaron fracturas de la cabeza del fémur ni aisladas de los trocánteres.

TABLA No. 3
TIPO DE INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA REALIZADA.
RABAJO INVESTIGATIVO

Operación

No

%

Osteosíntisis

115

70.1

Reemplazo protésico

49

29.9

Total

164

100

FUENTE: Históricas Clínicas
En el 70.1 % de las operaciones realizadas se empleó la técnica de osteosíntesis.

TABLA No. 4
TIEMPO TRANSCURRIDO FRACTURA-INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA Y SUS COMPLICACIONES.
Revista 16 de Abril. Revista estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba

Relación tiempo preoperatorio y evolución posterior en pacientes con fractura de cadera

AUTORES:
AUDREY GUTIÉRREZ LÓPEZ
ANAISY ÁLVAREZ MORFFI
YUNIERKYS JIMÉNEZ GONZÁLEZ

TUTORES:
Dr. Justo J. Ordóñez García **
Dr. Ernesto Pérez Guerra ***
Dr. Benito Cabrera Hernández ****
Dr. Alexis Fernández Pérez *****

* Estudiantes de 5to de Medicina
** Especialista en 1er grado en Ortopedia y Traumatología
*** Especialista en 1er grado en Ortopedia y Traumatología
**** Especialista en 1er grado en Ortopedia y Traumatología
***** Especialista Medicina Interna Profesor Asistente

FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS. DR. FAUSTINO PÉREZ HERNÁNDEZ. SANCTI SPÍRITUS .

RESUMEN

Se realizó un estudio observacional descriptivo con un diseño longitudinal de los pacientes operados con el diagnóstico de fractura de cadera en el Hospital Universitario “Camilo Cienfuegos” de la Provincia Sancti Spíritus durante el año 2003 con el objetivo de determinar el comportamiento evolutivo de los mismos identificando el tipo de fractura, su localización, el tipo de intervención realizada, así como la relación tiempo preoperatorio y complicaciones posteriores a la intervención. El universo se constituyó por todos los pacientes con fractura de cadera atendidos en dicho centro durante el período estudiado y en la muestra fueron incluidos los que recibieron tratamiento quirúrgico, quedando finalmente integrado por 164 pacientes. Las variables estudiadas fueron: edad, sexo, localización, tipo y tiempo de fractura, tipo de intervención quirúrgica, intervención y complicación. Los datos fueron obtenidos del departamento de archivos y estadística de dicha institución. Se observó un predominio del sexo femenino y del grupo etáreo entre 81 y 90 años. El tipo de fractura más frecuente fue la del área trocantérica derecha.
Se utilizó mayoritariamente la osteosíntesis como tipo de intervención quirúrgica y se comprobó además en aumento del número de complicación y la gravedad de las mismas a medida que se incrementó el tiempo transcurrido desde la producción de la fractura hasta la intervención quirúrgica. La información fue procesada manualmente y los resultados se presentaron en tablas de distribución de frecuencia absolutas, relativa y de contingencia ( 238).

Palabras claves: Fractura de caderas, tiempo fractura intervención, complicación.

INTRODUCCIÓN

Las fracturas de la cadera ocurren con extraordinaria frecuencia en el sujeto de avanzada edad, por lo que constituyen el grupo nosológico de mayor morbilidad y mortalidad entre todas las lesiones traumáticas del esqueleto. Un buen conocimiento de esta entidad, así como la aplicación del tratamiento adecuado y las medidas profilácticas que eviten las complicaciones, contribuirán a que este terrible flagelo cause menos estragos entre nuestra población anciana. En términos conceptuales se entiende como fractura de cadera a la pérdida de la continuidad ósea del extremo superior del fémur, que comprende desde la cabeza femoral propiamente dicha hasta cinco centímetros por debajo del trocánter menor ( 1) Existen un gran número o variantes de fracturas, tales como:

Fractura de cadera
I Fractura de la cabeza del fémur

II Fractura del cuello del fémur
listaSubcapitales
listaTranscervicales
listaMediales
listaLaterales
listaBasicervicales

III Fracturas trocantéricas
listaIntertrocantéricas
listaPertrocantéricas
listaSubtrocantéricas

IV Fracturas aisladas
listaDel trocánter mayor
listaDel trocánter menor ( 1)

Fracturas de la cabeza del fémur
Estas fracturas de la cabeza propiamente dicha se encuentran asociadas en la mayoría de los casos a fracturas del fondo acetabular o a luxaciones de la cadera ( 1)

Fracturas del cuello del fémur

Estas fracturas del cuello femoral pueden clasificarse desde tres puntos de vista (1).
Clasificación anatómica
I Subcapital
II Transcervical
III Basicervical ( 1 )
De acuerdo al mecanismo de producción
I Valgus o en abducción
II Varus o en aducción ( 1 )
De acuerdo al ángulo de inclinación de la fractura según Pauwels

Tipo I Es la fractura subcapital donde la línea de fractura forma con la horizontal un ángulo de 30°.

Tipo II La fractura discurre oblicuamente y forma un ángulo de inclinación de 30° a 50°.
Tipo III El ángulo de inclinación es casi vertical de más de 50° ( 1 )

Teniendo en cuenta siempre que cuanto más oblicuo sea el curso de la superficie de la fractura, más desfavorables serán las condiciones mecánicas para la formación del callo óseo ( 1 )

Los datos que se han ofrecido en la 70ª Reunión Anual de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos son, al mismo tiempo, tranquilizadores e inquietantes ya que más del 80% de los pacientes sometidos a una operación por fractura de cadera sobreviven al año de la intervención. El aspecto más preocupante radica en el hecho de que menos de la mitad de estas personas recuperan su movilidad anterior a la factura ( 2)

De las 350 000 fracturas de cadera que se producen anualmente en los Estados Unidos, "el 59% de los pacientes presentan un año después algún deterioro en la funcionalidad del miembro", según afirmó en un simposio sobre fracturas de cadera en los ancianos, el doctor Kenneth J. Koval, profesor asociado de traumatología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York (2)

El Dr. Koval dijo que aunque se consiguen buenos resultados sobre la mortalidad en las fracturas de cadera, "no hay casi ninguna buena noticia sobre los resultados de movilidad". Además, añadió que este resultado para un médico y para un paciente "son actualmente dos cosas distintas, y cree que la valoración del paciente se pasa por alto frecuentemente” (2)

Las fracturas de cadera son un grave problema de salud pública que además empeorará a medida que la población envejece. Según este traumatólogo, se espera que hacia el año 2050 se produzcan unas 650 000 fracturas anuales (2)

En los Estados Unidos, aproximadamente 1.5 millones de fracturas anuales son atribuibles a la osteoporosis, estas incluyen 250 000 fracturas de cadera. En varios estudios realizados en diferentes regiones y países se señalan tasas de incidencia anuales de fracturas de cadera que oscilan de 219.6 a 318.2 por 100 000 habitantes en los hombres mayores de 50 años y que se triplica en el sexo femenino. Otros autores señalan que el 10 % de estos pacientes proceden de hogares de ancianos o instituciones de atención médica y que de fractura de cadera un 84 % se produce en el hogar y cerca del 80 % requieren cirugía, señalándose también el área urbana como la más afecta cuando se compara con la rural. ( 3 )
En los Estados Unidos de Norteamérica, la literatura consultada refiere que 1 de cada 1 000 mujeres mayores de 70 años sufre de fractura de cadera, es decir, que se producen más de 275 000 fracturas al año, y si no son atendidas quirúrgicamente se calcula que el 70 % de los pacientes fallecerían antes de los 6 meses de producida la fractura ( 2, 3)
En nuestro país, donde la expectativa de vida supera los 75 años como promedio, siendo algo mayor en la mujer y donde el 13.9 % de la población está representada por el grupo de 65 años y más, no escapa a esta problemática ( 3 ) . Conjuntamente con el descenso de la mortalidad infantil, la eliminación de una serie de infecciones en las edades más avanzadas y el mejoramiento en el diagnóstico y tratamiento permitieron extender la duración promedio de la vida hasta los 75 años o más, y por consiguiente, el aumento de la población de la tercera edad a nivel mundial, fundamentalmente, en los países del primer mundo y como una excepción en los países del tercer mundo en Cuba. Como consecuencia de todo esto, ha existido, tanto en Cuba como a nivel mundial, un incremento proporcional en el número de pacientes con fracturas de cadera por año ( 4,5,6). Si en la década de los 90 se estimaba a nivel mundial 1.66 millones de fracturados, se estima que para el 2050 este cifra se eleve a 6.26 millones de pacientes con este tipo de lesión ( 4) .

La fractura de cadera ocurre la mayoría de las veces en pacientes mayores de 60 años y son más frecuentes en el sexo femenino (80-85 %) ( 1,2,3,4,5,6,7,8) quizás como consecuencia de diversos factores, tales como: pelvis ósea más ancha con tendencia a la coxa vara, son personas menos activas y adquieren osteoporosis más pronto y su promedio de vida es mayor que el de los hombres ( 3,4,9,10,11,12).
Muchos autores plantean, que a los pacientes con fracturas de cadera se les debe realizar la osteosíntesis de urgencia por tratarse de personas ancianas con una situación general precaria y por el gran riesgo de presentar complicaciones cuando hay larga estadía hospitalaria ( 2,4,13,14,15).

La rehabilitación debe comenzar en el postoperatorio inmediato, con ejercicios respiratorios y movilización hacia el sillón a las 24 horas de operado ( 3,4,16,17) el paciente, para evitar las complicaciones que puedan presentarse por el encamamiento y prestar atención a la profilaxis de complicaciones, tales como: la bronconeumonía y úlceras por decúbito ( 3,4,18). A estos pacientes, se les debe realizar tratamiento profiláctico con antibióticos en el transtoperatorio ( 3,4,19,20,21,22,23).
Al parecer los resultados, que se obtienen al corregir estas fracturas dependen de: 1. La importancia de la lesión, como grado de desplazamiento, magnitud de la conminución, y por último, si está o no alterada la circulación local.
2. Lo bien que se consiga reducir la fractura.
3. El grado de fijación rígida que se consiga con la osteosíntesis realizada ( 2,3,4,19,24,15,26.
Existe un gran número de complicaciones, que pueden ser generales y locales. Las primeras son aquellas que ponen en peligro la vida del paciente; las segundas, capaces de poner en peligro su función, aunque secundariamente se logre el éxito ( 1,3,,4,5,6,21,27,28,29,30) .

La clasificación de las complicaciones y su repercusión en el organismo son:

Generales
1.Problemas respiratorios
listaneumonía hipostática
listabronconeumonía
2.Problemas cardiovasculares
listaarritmias, asistolia
listaenfermedades tromboembólicas
listaenfermedades tromboflebíticas
listatrofoedemas
3.Problemas urológicos
listasepsis urinarias
listaInsuficiencia renal
listaAnuria
4.Problemas cutáneos
listaEscaras por decúbito
5.Problemas metabólicos
listadisproteinemia
listacaquexia
listasepticemia
6.Problemas neurológicos
listademencia senil
listaaccidente cerebral vascular
7.Problemas digestivos
listaíleo paralítico reflejo

Locales
1.En cuanto al terreno
listafracturas en la cadera artrósica
listafracturas en la cadera operada
listanecrosis cefálica tardía
listaasimetría de los miembros inferiores.
2.En cuanto a la osteosíntesis
listapérdida de la reducción
listadesmontaje del implante
listarotura del implante
listapseudoartrosis de la osteotomía ( 1,3,4,5,6,16,19,29,31,32,33)

En los clásicos de historia de la medicina, la fractura de cadera hasta finales del siglo XIX estaba conceptuada como “ insoluble y penosamente mortal” y como se trataba de un accidente fatal, solo se procuraba mejorar el estado general de los pacientes para ser más tolerables sus días “ terminales” ( 1,4).

Lógicamente, la fractura en sí es tan antigua como el hombre mismo, demostrado esto por hallazgos arqueológicos de fracturas consolidadas en mejor o peor posición, también gracias a las pictografías y esculturas de la época se han podido deducir los métodos de tratamiento utilizados. A mediados del siglo XIX Langenbeck y luego Nicolaysen, en 1887, reportaron cierto avance en el tratamiento con osteosíntesis, utilizando tornillos y clavijas, aun antes de la aparición de los rayos X en el año 1925. Una vez logrados materiales biotolerables, aparece el clavo trilaminar, de Smith Ptersen, lo que, unido al desarrollo y perfeccionamiento de las técnicas quirúrgicas y radiográficas, hacen que la osteosíntesis desplace todo tipo de método de tratamiento para la fractura de cadera ( 4,5,12,17,31,32,33).

Con este trabajo pretendemos hacer un análisis de las complicaciones que se producen en los pacientes con fractura de cadera y la relación que guardan estas con la prolongación del tiempo de cirugía con respecto al momento de producción de la fractura. Pretendemos dar repuesta a diferentes preguntas, tales como:
¿Cuáles son las complicaciones más frecuentes que se producen en estos pacientes?
¿Qué relación guardan las complicaciones con el tiempo que transcurre desde la fractura hasta el acto quirúrgico?

OBJETIVOS

General

Determinar el comportamiento evolutivo de los pacientes con fractura de cadera operados en el Hospital Clínico Quirúrgico “Camilo Cienfuegos”, de la provincia Sancti Spíritus, durante el año 2003.

Específicos

1.Clasificar los pacientes operados según grupos etáreos y sexo.
2.Identificar el tipo de fractura y su localización.
3.Determinar el tipo de intervención quirúrgica realizada.
4.Identificar las principales complicaciones postoperatorias en relación al tiempo transcurrido de la fractura a la intervención quirúrgica.

DISEÑO METODOLÓGICO

Se realizó un estudio observacional descriptivo con un diseño longitudinal de todos los pacientes con el diagnóstico, fractura de cadera, operados en el hospital Clínico Quirúrgico “Camilo Cienfuegos”, de la provincia Sancti Spíritus, durante el año 2003.

Universo

El universo se constituyó por todos los pacientes atendidos en dicho centro durante el período estudiado con el diagnóstico de fractura de cadera.

Criterios de inclusión

Pacientes que fueron operados en dicho centro con el diagnóstico de fractura de cadera en el período estudiado.

Criterios de exclusión

Pacientes que con el diagnóstico de fractura de cadera fueron tratados conservadoramente.

Muestra

La muestra finalmente quedó conformada por el total de pacientes que fueron tratados quirúrgicamente ( n= 164).

VARIABLES

1.Edad: Se tuvo en cuenta la edad en años, según carné de identidad.

61-70 años
71-80 años
81-90 años
Más de 90 años

2.Sexo: Se tuvo en cuenta el sexo biológico y se consignaron las siguientes categorías:
Femenino.
Masculino.

3.Localización: Se tuvo en cuenta la posición, de acuerdo al eje del cuerpo y se consignaron las siguientes categorías.
Derecha.
Izquierda.

4.Tipo de fractura: Se tuvo en cuenta el tipo de fractura, según la localización anatómica de la misma y se consignaron las siguientes categorías:
De la cabeza.
Del cuello.
Del área trocantérica.
Subtrocantérica.
Aislada de los trocánteres.

5.Tipo de intervención quirúrgica: Se tuvo en cuenta la técnica operativa empleada, se consignaron las siguientes categorías:
Osteosíntesis.
Reemplazo protésico.

6.Tiempo transcurrido fractura – intervención: Se tuvo en cuenta el tiempo aproximado desde el momento en que se produjo la fractura hasta el momento del acto quirúrgico.
Primera 24 h
24-48 h
48-72 h
más de 72 h

7.Complicaciones: Se tuvieron en cuenta las principales complicaciones posteriores a la cirugía como consecuencias directas o indirectas de la misma y se consignaron las siguientes categorías:
Hematoma.
Sepsis Urinaria.
Neumopatía inflamatoria.
íleo paralítico.
Sepsis de la herida quirúrgica,
Escaras por decúbito.

Recogida de la información
La información se recolectó mediante un modelo confeccionado a tales efectos por los autores (anexo) y los datos fueron obtenidos de las historias clínicas en el departamento de archivo y estadística del Hospital Clínico Quirúrgico “ Camilo Cienfuegos”.

Procesamiento de la información
La información fue procesada de forma manual con el empleo de una calculadora obteniéndose las frecuencias absolutas y relativas en cada caso.

Forma de presentación de los resultados
Los resultados obtenidos se presentan en tablas de distribución de frecuencias absolutas y relativas y en tablas de contingencia.

Parámetros éticos
Se tuvo en cuenta mediante la información de la realización del estudio, al comité de ética de la entidad hospitalaria, para de esta manera, poder acceder a las historias clínicas, en el departamento de archivo y estadística de dicho centro.

Posibles limitaciones del estudio
Se incluye el error de muestreo, ya que se trabajó con el total de pacientes intervenidos quirúrgicamente con el diagnóstico de fractura de cadera en el período estudiado; por lo tanto, la única limitación planteable es la inexactitud por omisión o imprecisión de los datos en el departamento de archivo y estadística, corregida por el monitoreo periódico y el control de los datos.

RESULTADOS

TABLA No. 1
DISTRIBUCIÓN DE CASOS OPERADOS SEGÚN LA EDAD Y EL SEXO. HOSPITAL CLINICO QUIRÚRGICO “CAMILO CIENFUEGOS” AÑO 2003
RABAJO INVESTIGATIVO


SEXO


Edad (años)

Masculino

Femenino

Total

No

%

No

%

No

%

61-70

12

7.3

28

17.1

40

24.4

71-80

16

9.8

36

21.9

52

31.7

81-90

22

13.4

41

25.0

63

38.4

+90

3

1.8

6

3.7

9

5.5

Total

53

32.3

111

67.7

164

100

FUENTE: Historias clínicas
El 67.7 % de los pacientes estudiados pertenecieron al sexo femenino y el 38.4 % perteneció al agrupo etáreo de 81 a 90 años.

TABLA No. 2
TIPO DE FRACTURA Y LOCALIZACIÓN
RABAJO INVESTIGATIVO


LOCALIZACIÓN


Tipo de Fracturas

Derecha

Izquierda

Total

No

%

No

%

No

%

Del área Trocantérica

63

38.4

32

19.5

95

57.9

Del Cuello

29

17.1

22

13.4

51

31.1

Subtrocantérica

12

7.3

6

3.7

18

11.0

Total

104

63.4

60

36.6

164

100

FUENTE: Historias clínicas
El 57.9 % de los pacientes estudiados presentaron fractura del área trocantérica. No se presentaron fracturas de la cabeza del fémur ni aisladas de los trocánteres.

TABLA No. 3
TIPO DE INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA REALIZADA.
RABAJO INVESTIGATIVO

Operación

No

%

Osteosíntisis

115

70.1

Reemplazo protésico

49

29.9

Total

164

100

FUENTE: Históricas Clínicas
En el 70.1 % de las operaciones realizadas se empleó la técnica de osteosíntesis.

TABLA No. 4
TIEMPO TRANSCURRIDO FRACTURA-INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA Y SUS COMPLICACIONES.
RABAJO INVESTIGATIVO

Tiempo

( horas)

Casos

Complicaciones


No

%

No

%

Tipo

Primera 24

114

69.5

2

1.2

Hematoma

24 a 48

36

22.0

3

1.8

Hematoma y sepsis urinaria

48 a 72

5

3.0

4

2.4

Neumopatías, íleo paralítico y sepsis de la herida quirúrgica, psudoartrosis

+ de 72

9

5.5

9

5.5

Neumopatías inflamatorias, escaras y sepsis de la herida quirúrgica, pseudoartrosis y ruptura del material de osteosíntesis

Total

164

100

18

11.0


FUENTE: Históricas Clínicas

El 69.5 % de los pacientes fueron intervenidos en la primeras 24 horas posteriormente a la fractura y solo el 5.5 % fueron operados al pasar más de 72 horas; de ellos, el 100 % se complicó y dos pacientes fallecieron, uno complicado con un tromboembolismo pulmonar y el otro debido a una insuficiencia renal aguda secundaria a la administración de antibiótico.

DISCUSIÓN

En relación a la distribución de los pacientes según grupo etáreo y sexo, tenemos que predomina la edad entre 81-90 años, así como el sexo femenino. Estudios realizados en diferentes países, incluyendo a Cuba demuestran que la fractura de cadera se incrementa con la edad, debido al aumento de la osteoporosis y la calcificación de los huesos.(2,4,6,17,34) Se relaciona además el predominio del sexo femenino, lo que se atribuye a varios factores como son: la pelvis más ancha en la mujer, con tendencia a la coxa vara, tienden a ser menos activas y presentan osteoporosis más rápido producto a los cambios hormonales de la menopausia, además suelen vivir más que los hombres ( 3,4,10,12,35).

A lo largo del estudio realizado en nuestra provincia, conjuntamente con la bibliografía consultada, pudimos obtener varios parámetros de comparación como por ejemplo, la relación del trauma según sexo y grupo etáreo más afectado; en el Hospital Provincial Docente “Abel Santamaría”, de Pinar del Río, predominó el sexo femenino, con un 68.9 %, siendo más afectado el grupo nosológico comprendido entre 70-89 años ( 3) en el Hospital General Provincial Docente “Roberto Rodríguez Fernández”, de Morón, el sexo femenino predominó sobre el masculino, con un 54.4 %, y la relación del grupo etáreo más afectado fue el de 71-80 años, dato que no coincide con los obtenidos en nuestro trabajo ( 5) Otros estudios realizados dan cuenta de que en el Hospital Militar Central “Dr. Luis Díaz Soto” predominó el sexo femenino, con un 75.4 %, siendo más afectado el grupo de edades comprendidas entre 76-85 años (6). Todos estos resultados al igual que los nuestros, coinciden con la bibliografía extranjera consultada, en la cual se recoge que la fractura de cadera según sexo, el número de pacientes mayores de 50 años que sufren de esta afección, se triplica en la mujer, con relación al hombre ( 2,7,12,14,15,36,37,38). En cuanto a las complicaciones presentadas por estos pacientes y la relación que guardan las mismas con el aumento del tiempo preoperatorio, encontramos que en el Hospital General Provincial “Roberto Rodríguez”, las complicaciones más graves que se presentaron fueron la bronconeumonía, sepsis y ruptura del material de osteosíntesis, en pacientes que fueron llevados al quirófano después de las 48h ( 5) ,datos muy similares a los obtenidos en nuestro estudio.

Por su parte, en el Hospital Central Militar se estudió una variable abordada en nuestra investigación que fue la relación fractura-intervención quirúrgica, y las complicaciones presentadas. En este hospital solo se estudiaron 62 pacientes, siendo intervenidos quirúrgicamente después de las 48-72 horas, solo 8, de los cuales, el 100 % presentaron complicaciones graves, sobre todo de tipo infecciosas como bronconeumonías, escaras por decúbito, sepsis y arritmias cardíacas, falleciendo 6 de los 8 pacientes(6) . Al comparar con nuestros resultados, se aprecia que estas complicaciones también se manifestaron en los pacientes intervenidos después de las 48-72 horas, aunque el porcentaje de fallecimientos en nuestro caso fue menor.

Todos los resultados obtenidos en estos centros, conjuntamente con los obtenidos en el hospital provincial de nuestra provincia, coinciden con el resto de la bibliografía extrajera consultada por nosotros, en la que se constata que todas las complicaciones a las que se encuentran expuestos estos pacientes aumentan su número y gravedad a medida que se incrementa el tiempo fractura-intervención quirúrgica ( 2,8,10,14,15,35,36,38) .

El objetivo general propuesto por nuestro grupo de trabajo que fue la determinación del comportamiento evolutivo de los pacientes con fracturas de cadera operados en el 2003, fue posible alcanzarlo dando fe de ello en los resultados expresados en tablas de contingencia y tablas de distribución de frecuencias absolutas y relativas, obteniéndose una exactitud en los datos, mediante los cuales se pudo determinar con gran precisión las complicaciones que más frecuentemente aquejan a este tipo de pacientes. Asimismo, se pudo comprobar que la osteosíntesis del foco fracturario se realiza donde tienen un peso mayor los hematomas, sepsis urinarias, neumopatías, íleo paralítico, sepsis de la herida quirúrgica y escaras, pudiéndose determinar la relación proporcional que existe entre el aumento del número de complicaciones, así como su gravedad a medida que se prolonga el acto quirúrgico, cualesquiera que sean los motivos, pues en estos pacientes que fueron intervenidos después de las 72 horas, el 100 % sufrieron complicaciones graves como neumopatías, sepsis de la herida quirúrgica, íleo paralítico, pseudoartrosis, tromboembolismo pulmonar, insuficiencia renal aguda secundaria a antibiótico, provocando incluso el éxito de pacientes.

En el plano personal, como alumnos ayudantes de Ortopedia hemos podido apreciar que en un gran número de estos pacientes se demora el acto quirúrgico por factores ajenos al servicio de Ortopedia, siendo los familiares y los mismos pacientes los que demoran la decisión de la operación por disímiles razones, donde se incluyen: desconocimiento de los problemas que pueden presentarse antes, durante y posterior a la cirugía, tanto en la rehabilitación como en la supervivencia de los ancianos, a medida que se prologa el tiempo fractura-intervención quirúrgica; por esta razón, pensamos que sería de mucha ayuda algún tipo de propaganda, dígase escrita o hablada que ayude a comprender la magnitud de este problema tanto a los familiares como a los mismos ancianos, siendo la cirugía precoz el mejor antibiótico profiláctico y la mejor rehabilitación en la incorporación plena de estos pacientes a su vida, siempre y cuando se reúnan las condiciones clínicas necesarias para someterse al quirófano.

También consideramos como un aspecto positivo a señalar en el que se ha ganado en los últimos tiempos, la antibioticoterapia profiláctica que se le suministra a los pacientes, práctica que ayuda considerablemente a reducir el número de complicaciones posteriores, sobre todo inmediatas a la cirugía.

CONCLUSIONES

1. Las fracturas de cadera en los pacientes estudiados se presentaron con mayor frecuencia en el grupo etáreo de 81 a 90 años, con predominio del sexo femenino

2. La mayor incidencia de la fractura de cadera se observó en el área trocantérica, seguida de las del cuello y fueron más frecuentes del lado derecho. No se presentaron de la cabeza del fémur ni aisladas de los trocánteres.

3. El tipo de intervención quirúrgica que se utilizó con mayor frecuencia fue la osteosíntesis.

4. Al aumentar el tiempo transcurrido desde la fractura hasta el momento de la intervención quirúrgica, se incrementó proporcionalmente en el número de pacientes complicados y la mortalidad de los mismos.


RECOMENDACIONES

Realizar la intervención quirúrgica de los pacientes con fractura de cadera en las primeras 24 a 48 horas posteriores, con el fin de prevenir la mayor cantidad de complicaciones posibles y facilitar la movilización precoz

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Álvarez Cambras R. Tratado de Ortopedia y Traumatología. La Habana: Pueblo y Educación; 1985 p. 313-20.
2. Boletín Infoger Nro.2 Marzo 2003 http: // www.genicubaonline,sld.cu./boletines/02boletin%20Abril /.
3. Pérez Carvajal A, Matos Duarte SE, Padovani A, Díaz Domínguez M de los A, Alonso Pérez JM. Morbilidad por fractura de cadera. Rev cubana Ortop traumatol 2000; 14( 1-2): 12-6.
4. Perera Rodríguez Nr, Pérez Guerra E, Pérez García TJ, Ramos Días O. Incidencia de la fractura de cadera en la Provincia de Sancti Spíritus. Rev cubana Ortop traumatol 2002; 16 ( 1-2):44-77.
5. Collazo Álvarez H, Boada sala NM. Morbilidad por fractura de cadera. Rev cubana Ortop traumatol 2000; 14 ( 1-2): 21-5.
6. Dr. Rpgelio Pérez Reye, Dr. Gilberto O Pons Mayea y Lic. Marta Otero Cevallos. Evolución del protocolo de fractura de cadera en la urgencia. Unidad de cuidad intensivos quirúrgicos. Rev cub Med Mil V 33 N. 4 Ciudad de la Habana septiembre-diciembre 2004.
7. David ST. Fracturas. En: Crenshaw AH, Edmonson, eds. Campbell Cirugía Ortopédica. 8 ed. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana, 1998 p.610-28.
8. Moyano Merino M. Fracturas intertrocantéricas del fémur. Rev Ecuat Ortop Traumatol 1996; 2(2):20-3.
9. Álvarez Cambras R, Álvarez Lorenzo R, Lorenzo García F, Infante Serra A, González Cabrera RD, Quintana Elejalde I, et al. Tratamiento de las fracturas de la cadera con el fijador externo RALCA: técnica original. Rev Cubana Ortop Traumatol 1995; 9(1-2):23-34.
10. Steimberg Marvin E. La cadera, diagnóstico y tratamiento de su patología. Buenos Aires: Editorial Medica Panamericana; 1999 p.327-33.
11. Lizaur AU, Puchades AO. Epidemiology of trochanteric fractures of the femur in Alicante, Spain. Clin orthop 2000: 24-29.
12. Carrillo Juliá FJ; Piñeiro Gálvez A; Jiménez Guardeño A; Vega Curiel AY; Pérez Sicilia JE. Complicaciones técnicas del clavo gamma, tratamiento y prevención. Rev Ortop Traumatol. 41suppl, 2000.1:2-8.
13. Benítez Herrera A; Ylisastigui Romero LE; Ramírez Aguera PJ, Rodríguez García E. Fracturas trocantéricas: tratamiento de urgencia con el sistema AO. Rev Cubana Ortop Traumatol 1993;7(1-2):24-5.
14. Salas Pérez JM; Orozco del Clós R; Benet Travé J; Domínguez García A Y; Salleras San Martí ll. Facturas pertrocantéreas en cataluña tratamiento y estancias hospitalarias. Rev Ortop Traumatol, 2000; 41: 461-465.
15. Leung KS; Shen Wy; Hui Pw. Gamma nails and dynamics hip screw for peritrochanteric fractures. J Bone Joint Surg 2002; 74-b:345.
16. Escarpanter buliés jc. Morbilidad y letalidad por fracturas de la cadera: evaluación del quinquenio 1991-1995. Rev Cubana Ortop Traumatol 1997;11(1-2):79-86.
17. Bridle SH; Patel AD; Bircher M; Calvert PD. Fixation of interthrocanteric fractures of the femur: a randomized prospective comparison of the gamma nail and dynamic hip screw. J Bone Joint Surg 2000;73: 330-334.
18. Gullberg B; Johnell O; Kanis JA. World-wide projections for hip fracture. Osteoporosis International 2002; 7: 407-413.
19. Altadill Arregui A; Gómez Alfonso C. Epidemiología de la fractura de cadera en asturia. Med Clin 1995;105:281-6.
20. Colech Kiel DP. Epidemiology story of fall-related fracture among institutionalized older people 3. In: geriatr loc 2000;43:1336-40.
21. Echevarria Castillo R; Pereda Cardoso O. Osteotomías de apoyo en el tratamiento de las fracturas intertrocantéricas inestables de cadera. Rev Cubana Ortop Traumatol 2000;14(1-2):17-20
22. Valverde JA; García Alonso M; Porro JG; Rueda D; Larrauri PM; Soler JJ. the Treatment of the fractures of the proximal femur. Clin Orthop. 2001; 350: 56-61.
23. Halder SC. The gamma nail for peri-throcanteric fractures. J Bone Joint Surg, 74: 1992: 340-344.
24. García Juárez, Bravo Bernabé, José Dolores, Pedro Antonio. Fracturas intertrocanterianas de la cadera; estudio prospectivo 1987-1990. Rev mex ortop traumatol 1991;8(2):34-7.
25. Collazo Alvarez H; Boada Sala NM. Morbimortalidad por fractura de cadera. Rev Cubana Ortop Traumatol 2000;14(1-2): 21-5.
26. Valverde García J; García Alonso M; Alvarez Ramos A; Gutiérrez Porro I. Complicaciones del clavo gamma corto. Rev Ortop Traumatol, 1998; 42: 131-134.
27. Lizaur Utrilla A; Cebrián Gómez R;Sebastiá Forcada E.Tornillo-placa a compresión o clavo-placa monobloque en las fracturas trocantéreas del fémur del anciano. Rev Esp Ortop Traumatol 1998;42(5):368-73.
28. Wang PS, Solomon DH, Mongon H. Definition of the risk of the hip fracture in elderly patients. JAMA 2000;283(2):321-39.
29. Giannoudis PV, Lohen A, Hinsche A, Stratford T, Mathews R, Smith M. Simultaneous bilateral femoral fractures: Complications in 14 cases. J SICOT.2000;24(5):26-67.
30. Ivers RQ, Norton R, Conm RG, Campell JA. Visual impairment and risk of hip fracture. Rev Am J Epidemiology 2000;152(7):633-9[ STANDARDIZEDENDPARAG]
31.Farahmand B, Michaelson K, Baron JA. Body size and hip fracture risk. Rev Epidemiol 2000;11(2):214-9.
32. Bacon WE. Occurrence of hip fracture and socioeconomic positions. J Am Health 2000;12(2):193-203.
33. Collazo Álvarez H, Boada Sala NM. Morbimortalidad por fractura de cadera. Rev Cubana Ortop Traumatol 2000;14(1-2): 21-5.
34. Shabat S, Gepstein R, MannG, Kish B, Fredman B, Nysha M. The second hip fracture an analisys of 84 elderly patients. J Orthop Trauma 2003;17(9):613-7.
35. Kamell HK, Iqbal MA, Mugallapu R, Maas D, Hoffmann RG. Time to ambulation after hip fracture surgery: Relation to hospitalization outcome.J Gerontol Biol Sci Med Sci 2003;58(11):1042-5.
36. Granger CV,Tesio L, Linn RT. Functional morbidity measures in older adults after hip fracture. Am J Med Rehabil. 2003;82(11):901-2.
37. Bader DC, Mondy GR, Tamai SA, Black DM, Cauley JA, Ensrod KE, et al. Use of startins and fractures. Results of 4 prospective studies and cumulative meta-analysis of observational studies and controlled trials. Arch Intern Med 2004;164(2):46-52.
38. Parker MJ, Griffiths R, Boyle A. preoperative saline versus Gelatin for hip fracture patients, a randomized trial of 396 patients. Br J Anaesth 2004;92(1):67-70.

ANEXOS

Modelo de recogida de la información

1-Edad – 61-70 años- 71-80 años-81-90-90 o más

2-Sexo

3-Localización
Derecha
Izquierda

4-Tipo de fractura
listaDe la cabeza
listaDel cuello
listaDel área trocantérica
listaSubtrocantérica
listaAislada de los trocánteres

5-Tipo de intervención quirúrgica
listaOsteosíntesis
listaReemplazo Protésico

6-Tiempo transcurrido fractura – intervención
listaPrimera 24 horas
lista24 a 48 horas
lista48 a 72 horas
listamás de 72 horas

7-Complicaciones

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo