Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio

ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN DE SALUD. MUNICIPIO PLAZA DE LA REVOLUCIÓN, POLICLÍNICO “19 DE ABRIL”, CONSULTORIO 38.

AUTORES:
LAURA QUINTANA DOMÍNGUEZ *
KENIA ÁLVAREZ PÉREZ **
URBICIO PÉREZ GONZÁLEZ *

* Estudiante de 5to año de Medicina. Alumno ayudante de medicina Interna
** Estudiante de 5to año de Medicina. Alumno ayudante de Medicina General Integral

INSTITUTO SUPERIOR DE CIENCIAS MÉDICAS DE LA HABANA
FACULTAD COMANDANTE MANUEL FAJARDO

CIUDAD DE LA HABANA, 2006

RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo transversal con el objetivo de identificar el estado de salud de la población perteneciente al consultorio 38 del policlínico “19 de abril" del municipio Plaza de la Revolución, en septiembre - noviembre del 2006. De un universo de 486 núcleos familiares se seleccionaron 35, que fueron nuestra muestra objeto de estudio, compuesta por una población de 125 habitantes. Hubo un predominio del sexo femenino, para un 54.4% y el 34.4% de la población tiene un nivel medio superior de enseñanza. Los estudiantes y técnicos medios fueron los sectores más representados coincidiendo en un 21.6 %. Toda la población que se estudia está dispensarizada y coincide en un 33.6 % el grupo dispensarial II. El factor de riesgo predominante fue el hábito de fumar, la enfermedad crónica no transmisible de mayor incidencia fue la hipertensión arterial y la mayoría de las familias eran funcionales.

Palabras claves: Estado de salud, población, consultorio médico de la familia.

INTRODUCCIÓN

El estado de salud de la población es la categoría de la higiene social que expresa de forma sintética para un momento histórico concreto, el nivel alcanzado en la relación del hombre con la naturaleza y, entre los propios hombres, respecto a su salud en el plano físico, psíquico y social (1).

En nuestro país los primeros datos de indicadores de salud aparecen en las Actas de Ayuntamiento o Actas Capitulares que existía en el ayuntamiento de todos los pueblos y de esta forma se conoció que "la primera epidemia en Cuba fue en el 1520 y que los principales problemas de salud lo constituían la lepra o mal de San Lázaro”.

Estos hallazgos demostraban el interés por la recolección de algunos datos estadísticos, pero sin llegar a confeccionar ningún análisis de situación de salud (1, 2).

En 1825 surgió el facultativo de Semana, que por sus características representa el antecedente más remoto y rudimentario del actual médico de familia. De esta época, la Revista Crónica Médico-Quirúrgica de La Habana recoge en sus páginas un resumen del estado de los servicios que prestaban las Casas de Socorros según distritos. En el tomo IV del año 1878 aparecen las defunciones notificadas por los profesionales adscriptos a ese servicio durante el primer trimestre en los 6 distritos de La Habana.

También se realizó un análisis del primer semestre del propio año en el cual aparecen las 5 primeras causas de muertes: por el cerebro, por el pulmón, por el corazón, asfixia, sumersión y estrangulamiento y quemadura. En el tomo V del año 1879, se incluye información sobre consultas, vacunación, medicina, visitas a domicilio, pasajes públicos e incendios (1, 3).

En 1902, con la primera intervención norteamericana, nació la Jefatura Nacional de Sanidad, con los servicios de Desinfección y Demografía, entre otros. Sus funciones básicas fueron: confección de estadísticas de nacimientos, defunciones, matrimonios, enfermedades y epidemias.

En 1909, al constituirse la Secretaría de Sanidad y Beneficencia, Cuba se convirtió en el primer país del mundo en elevar la sanidad al rango de Ministerio, y en este mismo año, se comenzó a editar el Boletín Oficial de la Secretaría de Sanidad y Beneficencia, el cual se publicó ininterrumpidamente hasta 1960. Se consideran estas revistas como la fuente más valiosa de datos estadísticos en el período republicano, pues incluían datos de mortalidad, morbilidad, nacimientos, matrimonios, enfermedades infecto-contagiosas y en general, todo lo relacionado con la salud (1, 4).

Entre 1909 y 1964 se abordaron de forma aislada algunos de los problemas de salud que afectaban a pequeños núcleos poblacionales.

En 1936, como respuesta a la política sanitaria regional (OPS/OMS) dirigida básicamente a controlar la malaria, comenzó a gestarse un proyecto piloto para la creación de una Unidad Sanitaria en Cuba. La unidad fue inaugurada en abril de 1937 en el municipio Marianao, que en aquella época constituía un gran foco de malaria (1, 5).

Finalmente la Unidad Sanitaria de Marianao representó el primer centro donde se analizaban los problemas de la comunidad. Hubo un intento de reproducir este tipo de unidad en todo el país, pero dadas las condiciones del sistema de salud, solo fue una idea.

A partir de los inicios del Gobierno Revolucionario en 1959, comenzó un renacimiento del quehacer sanitarista nacional.

Tan temprano como 1962, mediante la ejecución de 15 tareas para el desarrollo general de la Salud Pública en el país, el recién estrenado sistema de salud comienza su exitosa labor. Para estas "metas generales para la realización del plan de salud pública 1962-1965", se confeccionó un análisis del cuadro de salud (1, 6).

Cuando en 1964 abre sus puertas el Policlínico Integral "Aleida Fernández Chardiet", en Marianao, también se llevó a cabo un estudio previo del cuadro de salud de esta población.

Desde los inicios de la década del 70, en todos los niveles del sistema se habían unificado el cuadro higiénico y el cuadro epidemiológico que conformaron el cuadro de salud, antecedente imprescindible en este recuento histórico. A partir de 1976 modificó su nombre y enfoque y se denominó entonces estado de salud de la población según la nomenclatura CAME, y ya incluía un análisis integral de las enfermedades no transmisibles (1, 7).

En esa misma década, y según la metodología orientada por la Junta Central de Planificación (JUCEPLAN), al confeccionarse los planes quinquenales de salud, el Volumen 1 de los 4 con que contaba el plan, estaba dedicado a un análisis de la situación de salud. Se elaboraron 2 documentos de este tipo y en ambos, en especial el segundo estudio, se fue más allá de la mera descripción y se rebasó el uso exclusivo para estos fines de la mortalidad y la morbilidad.

En cuanto a pronósticos, estos planes fueron muy acertados. El análisis se elaboró por un grupo especialmente encargado de ello, dirigido por el Ministro en funciones en cada período (1, 8).

Con anterioridad, en 1973, se incorporó una nueva "corriente" relacionada con el análisis de la situación de salud: los estudios de morbilidad, orientados en primacía por expertos soviéticos y cuyo resultado más acabado se logró en el Policlínico Julián Grimau".

En 1974 surgió el modelo de "Medicina en la Comunidad" en el Policlínico Alamar, que se extendió al año siguiente a 2 policlínicos de Ciudad de La Habana y al resto del país.

Pero lo más trascendental para el desarrollo del SNS en esta etapa es, sin lugar a dudas, la implantación, en 1984, del Programa del Médico y la Enfermera de la Familia como nuevo modelo de APS, lo que permitió cumplir, bastante antes de lo proyectado, la meta de “Salud Para Todos en el año 2000” y proclamar el propósito de convertir a Cuba en una potencia médica mundial. Dicho modelo se ha desarrollado hasta nuestros días, garantizando las necesidades de atención de salud de nuestra población (1, 9).

El estado de salud de la población es un reflejo fiel del estado de desarrollo material y espiritual de una sociedad en lo referente a la salud social; es un sistema valioso para evaluar la eficiencia y eficacia del sistema de salud y un instrumento para la demostración de la superioridad de la medicina preventiva sobre la puramente curativa (1, 10).
Es por esta razón que el médico de familia como máximo responsable del estado de salud de la población tiene entre sus deberes fundamentales realizar el diagnóstico de salud de su población con el objetivo de conocer los principales problemas de salud que inciden en su comunidad, priorizándolos y tomando medidas encaminadas a erradicarlos o de no ser posible, paliarlos.

OBJETIVOS

General:

- Identificar el estado de salud de un grupo de familias pertenecientes al consultorio 38 del policlínico “19 de abril”.

Específicos:
- Definir la distribución de la población por grupos de edades y sexo.
- Determinar el grado de escolaridad, profesión y ocupación de los integrantes de la muestra seleccionada.
- Evaluar la morbilidad, destacando los principales factores de riesgo y enfermedades más significativas.
- Definir los grupos dispensariales a los cuales pertenece la población en estudio.
- Determinar la incidencia y prevalencia de las enfermedades crónicas no transmisibles.
- Caracterizar las familias estudiadas según su tipo, la etapa del ciclo vital y las no relacionadas con el ciclo vital.
- Detectar las condiciones de vida y la salud ambiental de la población que se estudia.
- Establecer un orden de prioridad de los problemas, clasificándolos en biológicos, psicológicos y sociales.
- Realizar un plan de acción y ejecución, dirigido a mejorar la situación de salud existente.

MATERIAL Y MÉTODO

Para la realización de este trabajo descriptivo transversal, se investigaron 35 núcleos familiares de un total de 486 que representan una población de 125 individuos pertenecientes al consultorio 38 del policlínico "19 de abril", del municipio Plaza de la Revolución, Ciudad de la Habana, en el período de tiempo comprendido entre septiembre y noviembre de 2006.
Las variables estudiadas fueron la dispensarización por grupos etáreos, sexo y factores de riesgo, la escolaridad, ocupación, profesión, la incidencia de enfermedades crónicas no transmisibles, la funcionabilidad de las familias y los problemas biológicos, psíquicos y sociales que presenta la población objeto de estudio.
Para la distribución de la población, según la edad, se utilizó la clasificación de las Naciones Unidas que consiste en:

Tipo de población
% de población de 65 años y más
Muy envejecida Más del 16%
Envejecida 14-16%
Envejecimiento avanzado 11-13%
Envejecimiento incipiente 7-10%
Población madura 4-6%
Población joven Menos de 4%

Para la recolección de los datos se utilizó la planilla de vaciamiento de información que se anexa al final del informe. Se aplicó el método estadístico mediante cálculos matemáticos, así como el método clínico-epidemiológico. Los resultados se muestran en forma de tablas y gráficos para su mejor comprensión.

DATOS GENERALES DEL CONSULTORIO
  El consultorio número 38 se encuentra ubicado en la calle 24 entre San Antonio y 35, en el municipio Plaza de la Revolución. El mismo incluye los CDR desde el 1 hasta el 10 de la circunscripción 54 y desde el 1 hasta el 5 de la circunscripción 107.
Límites:
Norte: Calle 29 hasta Zapata y San Antonio, hasta 35.
Sur: Desde 24 todo Conill hasta 26.
Oeste: Avenida 26 y 29 hasta 26 y Conill.
Este: Desde San Antonio, 35, San Juan Bautista, 24, hasta Conill.
Dentro de su área se encuentran los siguientes centros laborales: Laboratorio de calidad de alimentos, lechería, Cine Acapulco, Videoteca, Cafetería Viso, Restaurante, Rápido, Heladería, SEPSA, Almacén de alimentos, Di tú, Unidad Militar, Cubacontrol, Agromercado, Tienda “La Mariposa”, Círculo Infantil, Cementerio Colón y Cementerio Bautista.
Este consultorio atiende una población de 2157 habitantes distribuidos en 486 familias de las cuales escogimos 35 para realizar este trabajo.

RESULTADOS

Tabla 1. Distribución de la población según Sexo y Grupos Etáreos en el CMF 38 durante el periodo octubre – noviembre de 2006.

Grupo etáreo 

Masculino 

Femenino 

Total 

No 

No 

No 

0-4 

8.8 

4.4 

6.4 

5-9 

3.5 

2.9 

3.2 

10-14 

7.4 

7.2 

15-19 

5.9 

6.4 

20-24 

5.3 

5.9 

5.6 

25-29 

1.8 

4.4 

3.2 

30-34 

12.2 

13.2 

16 

12.8 

35-39 

10.5 

13.2 

15 

12 

40-44 

4.4 

5.6 

45-49 

3.5 

5.9 

4.8 

50-54 

3.5 

4.4 

55-59 

12.2 

7.4 

12 

9.6 

60-64 

5.3 

5.9 

5.6 

65-69 

3.5 

7.4 

5.6 

70-74 

5.3 

2.9 

75-79 

1.8 

1.5 

1.6 

80-84 

1.5 

0.8 

85 y más 

1.8 

1.5 

1.6 

Total 

57 

100 

68 

100 

125 

100 

Fuente: Encuesta.

Tabla 2. Distribución de la población según la clasificación de las Naciones Unidas.

Población de 65 años y más 

Total

Sexo femenino 
10  

Sexo masculino 

17

13.6 

Tabla 3. Distribución de la población según Nivel Escolar en el CMF 38 durante el período octubre – noviembre de 2006.

Escolaridad 

No 

Primaria incompleta

Primaria completa

6.8 

Secundaria

12 

10.3 

Preuniversitario

26 

22.2 

Técnico Medio

25 

21.4 

Universitario

39 

33.3 

Total 

117 

100 

Nota: El total en esta variable disminuye, pues los menores de 5 años no se encuentran contemplados en ningún nivel de escolaridad.

Fuente: Encuesta.

Tabla 4. Distribución de la población según ocupación en el CMF 38 durante el período octubre – noviembre de 2006.

Ocupación 

No 

Estudiante 

25 

21.4 

Ama de casa 

20 

17.1 

Obrero 

7.7 

Técnico Medio 

15 

12.9 

Profesional 

17 

14.5 

Jubilado que trabaja 

7.7 

Jubilado que no trabaja 

18 

15.4 

Trabajador por cuenta propia 

3.3 

Total 

117 

100 

Fuente: Encuesta.

Tabla 5. Distribución de la población según Grupo dispensarial en el CMF 38 durante el período octubre – noviembre de 2006.

Grupo 

No 

35 

28 

II 

45 

36 

III 

42 

33.6 

IV 

2.4 

Total 

125 

100 

Fuente: Encuesta.

Tabla 6. Distribución de la población según Factores de Riesgo en el CMF 38 durante el período octubre – noviembre de 2006.

Factor de Riesgo 

No 

Hábito de fumar 

27 

39.7 

Alcoholismo 

7.4 

Obesidad 

13.2 

Desnutrición 

1.5 

Hipercolesterolemia 

7.4 

Sedentarismo 

21 

30.9 

Total 

68 

100 

Fuente: Encuesta.

Tabla 7. Distribución de la población según Riesgo Preconcepcional en el CMF 38 durante el período octubre – noviembre de 2006.

Factores de Riesgo 

No 

Mujeres entre 14 y 25 años 

13 

20 

Mujeres entre 35 y 49 años 

15 

23 

Hábito de fumar 

11 

17 

Baja talla 

10.7 

Bajo peso 

6.3 

Aborto anterior 

15 

23 

Total 

65 

100 

Fuente: Encuesta.

Tabla 8. Distribución de la población según Enfermedades Crónicas no Transmisibles en el CMF 38 durante el período octubre – noviembre de 2006.

Enfermedad crónica 

Masculino 

Femenino 

Total 

Prevalencia 

HTA 

11 

13 

24 

192 

Asma bronquial 

15 

120 

Diabetes Mellitus 

12 

96 

Cardiopatía 

16 

128 

Enfermedades cerebro vasculares 

-- 

24 

Epilepsia 

-- 

Otras 

64 

Total 

31 

48 

79 

632 

Fuente: Encuesta.


DISCUSIÓN

La tabla 1 muestra la distribución de la población según sexo y grupos etáreos, en ella predominó el sexo femenino con un 54.4% lo cual no concuerda con los datos demográficos publicados por el anuario estadístico del 2005 donde se plantea que prevalece el sexo masculino (11).
Con respecto a los grupos etáreos encontramos una prevalencia del 24.8 % en la población comprendida entre los 30 a 39 años lo cual nos hace ver que nuestra muestra no se corresponde con la tendencia al envejecimiento demográfico descrita en nuestro país y en los países desarrollados (11, 12).

En la tabla 2 al analizar lo expuesto concluimos que la población estudiada se encuentra en la etapa de envejecimiento avanzado.

Al calcular la razón de población en edad laboral con respecto a la población envejecida obtenemos:

No de personas de 15 a 64 años = 87 = 5.2
No de personas de 65 años y más 17

En los países desarrollados esta razón oscila entre 3 y 4 y como vemos en nuestra muestra se obtuvo un valor superior, traduciendo que por cada 5.2 personas en edad laboral existe un anciano, lo que corrobora una vez más el grado de envejecimiento de la muestra (13).

Tasa bruta de natalidad

En la población estudiada existieron, en el 2005, tres nacimientos, para una tasa de 24 nacimientos por cada 1000 habitantes. No obstante, estos datos no son representativos, dado que la muestra es pequeña.

Tasa bruta de natalidad:
No de nacimientos
x 1000
Total de población

Tasa de fecundidad general

En nuestro estudio encontramos 36 mujeres en edades comprendidas entre 15 y 49 años y como ya planteamos hubo 3 nacimientos. Esto arroja una tasa de 83.3 por cada 1000.

Tasa de fecundidad general:
No de nacimientos x 1000
Mujeres de 15 a 49 años

En la población que estudiamos no existieron migraciones ni fallecidos.

La tabla 3 representa la distribución de la población según el nivel escolar, donde prevalece el grupo de universitarios con un 33.3 %; esto se corresponde con la media municipal y guarda relación con el alto grado de escolarización que ha alcanzado el país después del triunfo revolucionario, aunque según estudios realizados, existe un predominio del nivel preuniversitario, que en nuestro estudio ocupó el segundo lugar, con un 22,2 %. Con respecto a los pacientes con primaria incompleta representados por un 6 % corresponde a personas de edad avanzada que eran analfabetos antes de 1959 y que después estuvieron vinculados a la campaña de alfabetización, pero no pudieron continuar sus estudios por motivos personales (11, 14).

La tabla 4 muestra la distribución de la población según su ocupación. El sector profesional está representado por un 22.2 %, lo cual guarda estrecha relación con los indicadores municipales que muestran el alto nivel de escolaridad alcanzado por la población, aunque se encuentran disminuidos a un 14.5%, pues una parte de ellos están jubilados; le siguen los técnicos medios y estudiantes con un 21.4 %, lo cual concuerda con los grupos etáreos más ampliamente representados (30-39 años), a los que la Revolución les ha dado la posibilidad de integrarse a los planes de superación integral, siendo necesario recordar que años atrás este grupo etáreo era el de mayor incidencia en la desvinculación del trabajo y el estudio, y esta realidad constituye un logro de nuestro país (11,15 ).

La tabla 5 muestra la distribución de la población según el grupo dispensarial en el cual se encuentran. El más representado fue el grupo II con un 36 %, lo cual nos indica que un gran número de la población está expuesta a algún factor de riesgo, lo cual concuerda con la bibliografía revisada (16). Se encuentra en segundo lugar el grupo dispensarial III que representa a los enfermos. Las afecciones más frecuentes se reflejan en la tabla de enfermedades crónicas no trasmisibles.

La tabla 6 hace referencia a los factores de riesgo que fueron identificados en la población en estudio, de los cuales el hábito de fumar alcanzó el primer lugar con un 39.7 %, cifra que concuerda con la bibliografía revisada, siendo el mismo responsable de las enfermedades más frecuentes en nuestro país; el segundo lugar lo ocupó el sedentarismo, con un 30.9%, lo cual llama la atención, pues no solo son los pacientes de la Tercera Edad, pues se plantea una incidencia elevada en el grupo etáreo comprendido entre los 30 a 39 años (11, 17).

La tabla 7 muestra la distribución de las mujeres que pudieran estar expuestas a algún riesgo preconcepcional, teniendo mayor representación aquellas que tenían edades entre 35 y 49 años. Asimismo se detectó un alto porcentaje de mujeres fumadoras.

La tabla 8 hace referencia a la distribución de la población en estudio, según las enfermedades crónicas no transmisibles. En este aspecto se comprueba una prevalencia de la Hipertensión Arterial, seguida de las cardiopatías, lo cual concuerda con la revisión realizada, en la que se hace alusión a la Hipertensión Arterial como enfermedad, pero a la vez como un factor de riesgo a padecer otro grupo de afecciones entre las que encontramos la cardiopatía isquémica en primer plano (18).

Las condiciones de vida que incluyen la cultura sanitaria, las características psicosociales y la satisfacción de las necesidades básicas, no constituyeron, por lo general, un problema de salud para nuestra población, esto guarda estrecha relación con el sector del municipio seleccionado para nuestro estudio, pues el mismo se sitúa en una zona residencial donde anteriormente analizamos que el nivel de escolaridad alcanzado por la población es elevado, lo cual hace posible que las condiciones de vida sean las mejores. De igual manera encontramos resultados satisfactorios en cuanto a la salud ambiental de las familias seleccionadas; el riesgo de accidente fue bajo y los casos que sí lo tenían, se debía a la presencia de escaleras sin barandas. El abasto de agua es bueno de forma general y las condiciones del medio ambiente satisfactorias; solo existían zonas en que era necesario chapear las áreas verdes. Los animales en las viviendas, en su mayoría eran perros, que se encontraban en buen estado higiénico. Estos resultados no guardan relación con otras zonas de la ciudad en las cuales se han identificado graves problemas en la salud ambiental, pero es necesario recordar que esta es una zona residencial de la capital.

Problemas de salud identificados

Elevada prevalencia de la HTA.
Elevada prevalencia de la Cardiopatía Isquémica.
Elevada prevalencia del Asma Bronquial
Elevada prevalencia de la Diabetes Mellitus
Alto por ciento de individuos fumadores.
Presencia de obesidad y sedentarismo.
Presencia de mujeres añosas en riesgo preconcepcional.
Presencia de malos hábitos dietéticos.


Aplicación de la técnica de ranqueo

Problemas de salud 

Magnitud 

Trascendencia 

Factibilidad 

Vulnerabilidad 

Total 

Prevalencia de la HTA 

17 

Prevalencia de Asma bronquial 

3.5 

4.5 

2.5 

15.5 

Prevalencia de Diabetes Mellitus 

2.5 

14.5 

Prevalencia de la Cardiopatía Isquémica 

3.5 

14.5 

Alto por ciento de individuos fumadores

 

 

 

PLAN DE ACCIÓN

PROBLEMA 

OBJETIVO 

ACTIVIDADES 

RECURSOS 

Elevado número de enfermedades crónicas no trasmisibles (HTA; cardiopatías, Asma Bronquial y Diabetes Millitus) 

Controlar las enfermedades crónicas no trasmisibles. 

Trabajar sobre los factores de riesgo. 

Charlas educativas.

Seguimiento estricto de estos pacientes.

Local para charlas.

Esfigmo y estetoscopio.

 

Aumento del hábito de fumar 

Disminuir el hábito de fumar 

Charlas educativas.

Formación de clubes de NO FUMAR. 

Local para charlas.

Alta incidencia de hipercolesterolemia y obesidad

Disminuir la obesidad y la hipercolesterolemia.

Modificar estilos de vida. 

Formar club de obesos.

Coordinación con el INDER.

Charlas sobre nutrición.

Local para charlas.

Mujeres añosas 

Evitar el embarazo.

Charlas sobre riesgo preconcepcional

Local para charlas.


PLAN DE EJECUCIÓN

OBJETIVO 

MODO DE RESOLVER 

RESPONSABLE 

PLAZO 

RECURSOS 

Control de las enfermedades crónicas no trasmisibles y sus factores de riesgo 

Realizando consultas de seguimiento. 

Educando a la población  

Médico y Enfermera 

Anual 

Permanente 

Esfigmo y estetoscopio. 

Disminuir Hábito de fumar 

Educación para la salud 

Médico y Enfermera

Permanente 

 

Disminuir obesidad e hipercolesterolemia 

Educación para la salud.  

Integración a clubes de obesos 

Médico y Enfermera

Pacientes

Permanente 

 

Evitar embarazo en añosas 

Educación sexual 

Médico y enfermera  

Permanente

 


CONCLUSIONES

- En la población estudiada existe un predominio del sexo femenino y el grupo etáreo comprendido entre los 30 y 34 años de edad, seguido por el de 35 a 39 años.
- El nivel de escolaridad predominante es el universitario y a continuación se sitúa el preuniversitario. Existe un predominio de profesionales, estudiantes y técnicos medios. La ocupación más representada fue la de estudiantes, sucedida por las amas de casa.
- El grupo dispensarial con mayor incidencia fue el II, seguido por el III, que incluían los grupos de riesgo y enfermos, respectivamente. Los factores de riesgo que más incidieron en nuestra población fueron el hábito de fumar y el sedentarismo. El factor de riesgo preconcepcional estuvo dado por las mujeres que se encontraban entre los 39 a 45 años.
- Las enfermedades crónicas no transmisibles más identificadas fueron en orden de incidencia: Hipertensión Arterial, Cardiopatías y Asma Bronquial. Las condiciones de vida y la salud ambiental fueron de manera general evaluadas de bien. El tipo de familia que más predominó fue la nucleada en extensión, según la etapa del ciclo vital.


RECOMENDACIONES

1.Perfeccionar cada vez más la elaboración del Análisis de la Situación de Salud.
2.Seguir trabajando en el control de las enfermedades crónicas no transmisibles.
3.Ser partícipes de la colaboración entre el médico y las organizaciones políticas, de masas y gubernamentales.
4.Lograr la empatía necesaria entre el médico y su comunidad, un valor de gran importancia para lograr cambios en el modo y estilo de vida de la población.
5.Aumentar el número de actividades de promoción y prevención de salud para mejorar cada vez más los indicadores de salud de la población.


BIBLIOGRAFÍA

1.Álvarez Sintes R. Temas de Medicina General Integral. Vol. 1.La Habana. Ed. Ciencias Médicas; 2001.
2.Borroto Cruz ER y Araujo Glez R. El problema de la determinación del proceso salud-enfermedad. Análisis critico para su evaluación. Rev. Ateneo Juan Cesar García. OPS; 1994;2 (2-3).
3.García Nápoles JE; Alvarez Sintes R; Santiesteban Zaldívar D; Marina García R. Manual para el médico y la enfermera de la familia. Ed. AGCD: La Habana; 2000.
4.Dirección Nacional de Estadística.: La Salud Pública en Cuba. Hechos y cifras. MINSAP, 2006.
5.Rodríguez, A., Rodríguez, R., et al.: Programa Nacional de Asma Bronquial. MINSAP, 1998.
6.Senado, J.: Los factores de riesgo en el proceso salud-enfermedad. En Revista cubana de Medicina General Integral. Vol 15, (4), 1999, pp. 446-453.
7.Astraín Rodríguez ME. Situación de salud según condiciones de vida. En: Martínez Calvo S, Caraballoso Hernández M, Astraín Rodríguez ME, Pría Barros MC, Perdomo Victoria I, Arocha Mariño C, et. al. Análisis de la situación de salud. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2004.p.85-104.
8.Pría Barros MC. Análisis de la situación de salud en áreas pequeñas. En: Martínez Calvo S, Caraballoso Hernández M, Astraín Rodríguez ME, Pría Barros MC, Perdomo Victoria I, Arocha Mariño C, et. al. Análisis de la situación de salud. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2004.p.105-22.
9.Taucher E. La mortalidad por enfermedades transmisibles: se ve y no se ve. Boletín Epidemiológico. 1992;13 (2):1-9.
10.Astraín Rodríguez ME. Indicador mortalidad. En: Martínez Calvo S, Caraballoso Hernández M, Astraín Rodríguez ME, Pría Barros MC, Perdomo Victoria I, Arocha Mariño C, et al. Análisis de la situación de salud. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2004.p.26-47.
11.MINSAP.: Anuario Estadístico., 2005
12.Pría Barros MC, Tuero Iglesias A, Coutin Marie G, Clua A. Algunas reflexiones sobre el análisis estadístico en poblaciones pequeñas. Reporte técnico de vigilancia. [Seriada en línea] febrero 2003;86(8). Disponible en: URL:http//bvs.sld.cu/uats/rtv0203htm Consultado noviembre 17, 2006.
13.OPS. Técnicas para la medición del impacto de la mortalidad: años potenciales de vida perdidos. Boletín Epidemiológico. 2003: 24(2);1-4.
14.Horowitz N. Familia y salud familiar. Un enfoque para la atención primaria, boletín OPS 98 (2); 1985.
15.Martínez Calvo S. Análisis de la situación de salud. En: Gerencia en salud. Selección de temas. T.2. Centro de perfeccionamiento gerencial. Escuela Nacional de salud publica. La Habana;1998.
16.MINSAP. Fundamentación para un nuevo enfoque de la medicina en la comunidad. La Habana; 1976.
17.OPS/OMS. Situación de salud. Bol. Epid, Vol 2. No. 2. Octubre; 1986.
18.Rigol Ricardo O. et al. Medicina General Integral. T. 2. La Habana. Ed. La Habana. Pueblo y Educación; 1987-1995: 140.

ANEXOS

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo