Página de inicio

“Células Madres… de la incógnita a la Esperanza”

Autoras:
Dra. Clara Doncel Pérez*
Dra. Maylén Reyes Guerra*

*Especialista de primer grado en Periodoncia. Profesora Asistente de la facultad de Estomatología.

En los últimos años, un sector de la investigación biomédica, ha vuelto la mirada con interés hacia la evidencia de que, en los organismos existen una clase de células que tienen la capacidad de diferenciarse a los distintos tipos celulares, que conforman los tejidos y órganos de un individuo; ellas son las células madres. Los biólogos han aprendido a aislar, cultivar y reproducir estas células y mediante sus investigaciones están comenzando a dilucidar los mecanismos por los cuales puedan especializarse en células sanguíneas, nerviosas, o de músculo cardíaco.

Desde sus orígenes, la investigación con células madres se ha planteado como una herramienta médica que abrirá nuevas esperanzas en la medicina humana. La orientación terapéutica de su uso consistiría en la posibilidad de restablecer la funcionalidad de un corazón infartado, un cerebro afectado por Alzheimer o el Parkinson, el páncreas de un diabético, o la médula espinal lesionada de un tetrapléjico. Si se consigue que estas células reconstruyan aquellos tejidos dañados irreversiblemente, de un modo análogo a los procesos naturales de regeneración tisular, habrá solución a enfermedades de desconocida curación y muy prevalentes en nuestra sociedad.

¿Qué son las células madres?
Son Células muy indiferenciadas, capaces de experimentar múltiples divisiones y producir células hijas que pueden dar origen a los distintos tipos de tejidos presentes en el organismo. Por su estado de indiferenciación pueden duplicarse de manera asimétrica produciendo células iguales o diferentes a sí mismas. Como al dividirse siempre forman una célula idéntica a ellas mismas (auto renovación), tanto en el cuerpo como en placas de cultivo, siempre se mantiene una población constante de células progenitoras. Pueden identificarse dos tipos: las células madres embrionarias y las células madres adultas; las primeras tienen dos importantes cualidades: su pluripotencialidad y su capacidad a líneas celulares. En ellas se encuentran células madres totipotentes capaces de generar cualquier tipo de célula, incluso un organismo entero Ej: el Cigoto y las células madres pluripotentes que generan cualquier tipo de célula, pero no un organismo completo Ej: el blastocito. Las células madres adultas son unipotentes porque solo pueden generar un tipo de célula Ej: Piel, hígado, médula ósea.

Se han confrontado muchos problemas éticos, morales y jurídicos debido a que la obtención de este material en los humanos, proviene de los óvulos y embriones no implantados que son congelados tras los procedimientos de fertilización in vitro para parejas infértiles, los fetos abortados de forma natural, así como del cordón umbilical tras el nacimiento. Por ello, se ha decidido de manera oficial rechazar la creación de embriones humanos con otro fin que no sea el reproductivo y regular la cantidad de óvulos a implantar por fertilización in vitro, para evitar al máximo un excedente de futuros embriones.

En la exploración de los posibles usos terapéuticos de las células madres, los científicos necesitan líneas celulares que crezcan y se multipliquen en medios de cultivo con los nutrientes necesarios para su desarrollo y propagación. Posteriormente estas líneas celulares se pueden transplantar en modelos animales que reproduzcan la enfermedad de interés para su estudio. De esta manera es minimizado el uso de embriones humanos, por lo que desde hace algunos años se trabaja con líneas células madres suministradas desde laboratorios que mantienen estos bancos de células.

Lo esperanzador de la terapia con células madres para trasplantes de tejido y terapias celulares es que desaparecerían los problemas de histocompatibilidad, ya que las células podrían ser aisladas del mismo individuo enfermo, prescindiéndose de la medicación inmunosupresora con todos sus efectos secundarios. Actualmente se realizan estudios en los que se implantan células madres en la cabeza del fémur, con resultados muy prometedores, observándose una regeneración parcial del tejido necrosado. También se ha logrado reconstruir una vejiga dañada en perros, arterias funcionales, incremento en el crecimiento de fibras nerviosas y se trabaja en la elaboración de hígado y riñones artificiales. Todos estos esfuerzos de la ciencia y la medicina modernas facilitarían los trasplantes de órganos eliminando la dificultad de encontrar el donante idóneo para un trasplante.

 

  • Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
  • Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
  • Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
  • Webmaster: Pavel Polo Pérez
  • URL: http://www.16deabril.sld.cu
  • Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
  • Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo