Revista Científico Estudiantil de Ciencias Médicas de Cuba

Revista Científico Estudiantil de Ciencias Médicas de Cuba

DE SU HISTORIA…

SURGIMIENTO Y DESARROLLO DE LA ENDODONCIA

Autores:
Katy Triana Martínez*
Liset Frías Figueredo**
Maylen Figueredo Cortes***

Tutores:
Nuvia Nieves Tan Castañeda ****
Yanet Rodríguez Valdés*****

*Alumna ayudante de Prótesis. 5to año.
**Alumna ayudante de Prótesis. 4to año.
***alumna ayudante de operatoria. 2do año.
****Especialista en 1er grado en EGI. Profesora Asistente.
*****Especialista en 2do grado en EGI. Profesora Asistente.

INSTITUTO SUPERIOR DE CIENCIAS MÉDICAS DE LA HABANA
FACULTAD DE ESTOMATOLOGÍA ¨RAÚL GONZÁLEZ SÁNCHEZ¨

RESUMEN

La Endodoncia es una ciencia de vital importancia dentro de la Estomatología. El estudio de su historia permite conocer sus bases científico-teóricas y los pilares de su origen, por esta razón se realizó una revisión bibliográfica acerca de la evolución de la misma, con el objetivo de caracterizarla, según las siguientes etapas cronológicas: época del empirismo, época de la infección focal y localización electiva, época del resurgimiento endodóncico, época de la concreción (afirmación) de la endodoncia, época de la simplificación endodóncica y época de la tecnología en endodoncia.
Palabras claves: endodoncia, evolución, diente, dolor.

INTRODUCCIÓN

Para el estomatólogo constituye un reto conservar los dientes, y es por ello que desde épocas muy remotas ha ideado numerosas técnicas para evitar la extracción dentaria y es de esta forma que surge la Endodoncia, ciencia de vital importancia dentro de la estomatología conservadora.
Los autores de esta investigación se encontraron motivados con el tema debido al valor que ha cobrado la Endodoncia dentro del quehacer estomatológico diario, porque ha permitido disminuir el número de exodoncias, ya que desde la antigüedad ha brindado a los pacientes confort y salud bucal. Teniendo en cuenta estos aspectos, se realizó la presente revisión bibliográfica, con el objetivo de caracterizar la evolución de la especialidad, según diferentes etapas cronológicas.
OBJETIVO
Caracterizar la evolución de la Endodoncia, considerando sus diferentes etapas cronológicas.
DESARROLLO

LA ENDODONCIA EN LA EDAD ANTIGUA

La historia de la Estomatología hace evidente el papel primordial desempeñado por pastas y preparados medicamentosos a la hora de mitigar el dolor dental y desinfectar las cavidades de caries junto al tejido pulpar. Tanto es así que ya en la antigua cultura China aplicaban arsénico asociado a "Hovang-Tan" (excrementos de murciélago) en el fondo de las cavidades con el fin de "matar gusanos" que, según ellos, habitaban en el interior de los dientes (1, 2, 3).
En el período comprendido entre los años 3 700 y 1 500 antes de Cristo, los egipcios usaron diversas sustancias que eran aplicadas dentro de las cavidades, para aliviar el dolor. Para ello emplearon comúnmente la pasta de comino, incienso y cebolla, a partes iguales.
En la Grecia clásica, Hipócrates practicó la cauterización introduciendo finas agujas calientes en el interior del diente, así como aceite hirviendo o fomentos de apio y beleño. (5).

ÉPOCA DEL EMPIRISMO (Siglo 1-1910)

La Endodoncia ya fue practicada desde el siglo 1, cuando Arquígenes describe por primera vez un tratamiento para la pulpitis: extirpación de la pulpa para conservar el diente y para aliviar el dolor (3,4).
Entre los árabes, Serapion en el siglo X, colocaba opio en la cavidad de caries para combatir el dolor. En el siglo XI, Albucasis recomendaba para las afecciones dentarias el uso del cauterio que era introducido a la cavidad bucal a través de un tubo protector de los tejidos blandos (6).
El dolor era considerado un castigo divino, lo que justificaba remedios extraordinarios para las distintas afecciones dentarias como ratas, patas de insectos, purgantes etc., con el fin de fortificar al paciente y expulsar el demonio del mal (7).
Este estado de superstición, trajo como consecuencia lógica la creencia en el poder de los santos para aliviar y curar las afecciones. Entre los santos a los que se imploraba, se destaca Santa Apolonia, reconocida como patrona de la Estomatología (8, 9).
Leeuwenhoek construyó el primer microscopio y estudió la estructura dentaria haciendo en 1678 una descripción exacta de los conductillos dentinarios, señalando también la presencia de microorganismos en los conductos radiculares (10).
Maynard en 1838, fabrica el primer instrumento endodóncico, partiendo de una cuerda de reloj que era usado para ensanchar y dar forma cónica al conducto (11, 12).
Bowman en 1867, emplea por primera vez los conos de gutapercha, para la obturación de los conductos radiculares; mientras que Howard en 1874 preconizaba la gutapercha disuelta en cloroformo (cloropercha) para el mismo objetivo. En ese mismo año Magitot sugiere el uso de una corriente eléctrica para la prueba de la vitalidad de la pulpa (13, 14).
Ningún adelanto científico por sí solo ha contribuido tanto a mejorar la salud dental, como el descubrimiento de las propiedades asombrosas de los rayos catódicos, por el profesor Wlihelm Konrad Roentgen, en noviembre de 1895. Las significativas posibilidades de aplicación a la Odontología fueron materializadas 14 días después del pronunciamiento de Roentgen, cuando el Dr. Otto Walkoff obtuvo la primera radiografía dental de su propia boca. A los 5 meses el Dr. William James describió el aparato de Roentgen y mostró varias radiografías. Tres meses después el Dr. Edmund Kells dio la primera clínica en este país sobre el uso de la radiografía con propósitos dentales. Tres años más tarde, en 1899, Kells usaba las radiografías para medir la longitud de los dientes durante la terapéutica de conductos radiculares. Un año después, en 1900, el Dr. Weston A. Prize sugirió que las radiografías se utilizaran para verificar la calidad de las obturaciones de los conductos radiculares (15, 16, 17).
Este medio de diagnóstico, aún poco difundido, evidenció una alteración patológica hasta entonces desconocida, como eran las lesiones periapicales. De este modo, hasta esa época, los malos resultados de los tratamientos endodónticos no habían sido criticados, y en 1910 un médico inglés, William Hunter, critica violentamente la mala odontología que se practicaba, diciendo que ella era responsable de los focos de infección o "sepsis bucal" como la llamaba este autor. Este creía que la dentina no tenía circulación, sensibilidad, capacidad de reparación o cualquiera de las condiciones de un tejido vivo (7).

ÉPOCA DE LA INFECCIÓN FOCAL Y LOCALIZACIÓN ELECTIVA (1910-1928)

A fines del siglo XIX y principios del siglo XX, la Endodoncia se denominaba terapia de los conductos radiculares o patodoncia. El Dr. Harry B. Johnston, de Atlanta, Georgia, fue el primer profesional que limitó su ejercicio a la Endodoncia y acuñó el término a la misma (18).
Rosenow, en los Estados Unidos, en 1922, desvitalizó la pulpa en perros, provocando una infección artificial. Las bacterias de este foco de infección artificial ganaban el torrente circulatorio a través de una bacteremia, se fijaban en un órgano de selección y de menor resistencia y producían allí una alteración patológica (19).
Estos autores provocaron un verdadero impacto en la época, inaugurando una fase negra en la Endodoncia, o como dice Shad, "implantaron el reino del terror para el diente despulpado". Los médicos, cuando no encontraban una causa para algunas dolencias, ordenaban extracciones en masa, tanto de los dientes despulpados, de aquellos sometidos al tratamiento endodóncico, como también de los dientes con vitalidad pulpar (2,8).

ÉPOCA DEL RESURGIMIENTO ENDODÓNCICO (1928-1936)

Es en plena Era Biológica que Walkhoff sustituía el p-monoclorofenol por el p-monoclorofenol alcanforado, y en 1929, Coolidge resaltaba las propiedades irritantes del eugenol. Herman, en 1920, introducía el hidróxido de calcio en la especialidad. Aparecen también los primeros estudios relacionados con la cirugía endodóntica (instrumentación de los conductos radiculares) consustanciados en las palabras de Carrel (9).

ÉPOCA DE LA CONCRECIÓN (AFIRMACIÓN) DE LA ENDODONCIA (1936-1940)

En 1939, Fish, produce un foco de infección artificial en maxilares de cobayos con estreptococos y estafilococos. Las alteraciones tisulares y óseas observadas, fueron encuadradas por el autor en cuatro zonas bien definidas:
1. Zona de infección. Caracterizada por la presencia de leucocitos polimorfonucleares, circundando un área central de bacterias que representaban la infección.
2. Zona de contaminación. No evidenció microorganismos, sino toxinas, que producían una destrucción celular. Había en esa zona un predominio de linfocitos y a veces la presencia de piocitos.
3. Zona de irritación. Tampoco presentaba microorganismos, pero sí sus toxinas que se encontraban más diluidas. Esta zona se caracteriza por una activa fagocitosis por la presencia de histiocitos y osteoclastos.
4. Zona de estimulación. Caracterizada por la presencia de fibroblastos y osteoblastos. En esta zona las toxinas estaban tan diluidas que, en lugar de irritar, estimulaban a los fibroblastos, constituyendo una verdadera barrera de defensa orgánica (5, 8,10, 17).

ÉPOCA DE LA SIMPLIFICACIÓN ENDODÓNCICA (1940-1990)

En 1943, un grupo de profesionales se reunió en Chicago, formaron la organización American Association of Endodontists. La American Dental Association reconoció a la Endodoncia como especialidad en 1963 (20, 21).
Shilder, en 1967, introdujo el concepto de limpieza y conformación (cleaning and shaping). La limpieza hace referencia a la eliminación de todos los contenidos del sistema de conductos radiculares. La conformación se refiere a una forma específica de cavidad, realizado con cinco principios o reglas de oro en la especialidad (19).

ÉPOCA DE LA TECNOLOGÍA EN ENDODONCIA (1990...)

En los últimos años ha sido notoria la influencia que la tecnología ha tenido en la práctica de la Endodoncia. A tal grado ha sido así, que tanto las técnicas de procedimientos tan comunes como la conductometría, la preparación biomecánica como la obturación de los conductos, tienen que ser reaprendidas por los endodoncistas veteranos, puesto que la técnica ha introducido instrumental, aparatología y materiales novedosos (22).
La utilización de la gutapercha termoplástica permite la obturación de los conductos de una forma más cómoda y favorable para el operador, además, posibilita la obturación de los conductos accesorios que no son obturados por otras técnicas convencionales (21).
La radiografía digital tiene como ventajas la escasa dosis de radiación, la disponibilidad inmediata de la radiografía, la representación de la imagen que permite adaptarse a la duda planteada, la renuncia considerable a materiales de consumo y el archivo electrónico con la formación de una base de datos dentro y fuera de la clínica (22, 23).
Los localizadores electrónicos de última generación permiten que al introducir la lima en el conducto, en la pantalla se observe un esquema del conducto radicular y la progresión de la lima a lo largo del mismo. Cuando llegamos a la proximidad de la constricción apical, en la pantalla se aprecia un esquema de la zona apical graduada en milímetros que nos favorece la determinación de la constricción. Si la punta de la lima sobrepasa la constricción y alcanza el periodonto se ilumina una luz roja en el ápice del esquema que desaparece al retroceder unas décimas de milímetro la lima hacia el interior del conducto (12, 20,21).
Para la preparación de los conductos contamos actualmente con tecnología muy avanzada, es el caso de las fresas de níquel titanio, que presentan gran flexibilidad y resistencia, pueden ser adaptadas a la pieza de mano convencional , con la punta descentrada, por lo que permite tener un mejor acceso a los conductos más constrictos y curvos (21, 23).
El especialista en Endodoncia es responsable, por los avances de los conocimientos endodónticos a través de la investigación, de la transmisión de la información, en relación a los últimos y más recientes procedimientos biológicos aceptables, en combinación con materiales y métodos. Asimismo, es responsable de la educación pública como para inculcar la importancia de la Endodoncia en mantener la dentición en estado de función fisiológica, con el objeto de facilitar el mantenimiento de la salud oral y sistémica. La Endodoncia ha sido considerada una de las ocho especialidades dentales reconocidas por la American Dental Association (ADA), en los Estados Unidos en el año 1963 y posteriormente en nuestro país (3, 17, 19).

CONCLUSIONES

En la Edad Antigua para disminuir el dolor dental se utilizaban algunas sustancias como excrementos de murciélago y arsénico.
Se comienza a practicar la Endodoncia en la época del empirismo, mediante la extirpación de la pulpa para eliminar el dolor; en este período se descubren los rayos x y se aplican a la Odontología.
En la época de la infección focal y localización electiva se introduce por vez primera el término de ENDODONCIA.
En la época del resurgimiento endodóntico aparecen los primeros estudios relacionados con la instrumentación de los conductos radiculares.
En la época de la concreción de la Endodoncia se describen cuatro zonas fundamentales a considerar por el endodoncista durante la realización de su técnica: zona de infección, zona de contaminación, zona de irritación y zona de estimulación.
Durante la época de la simplificación de la Endodoncia se creó la organización American Association of Endodontists y se introdujeron los términos de limpieza y conformación de los conductos radiculares.
A partir de la década del 90 se inicia la época de la tecnología en Endodoncia y se introducen instrumentos que facilitan el trabajo del endodoncista como: localizadores de ápices electrónicos, aleaciones de níquel titanio, micromotores de bajísima velocidad con microscopio, aparatos para reblandecer la gutapercha y las radiografías digitales.

BIBLIOGRAFÍA

1.Weine, FS. Endodontic Therapy. 4 th. Edition. The CV Mosby Co. St. Louis. 1989. Pág.
2.Ingle, JI, Taintor JF. Endodoncia. 5ta. edición. Interamericana. México. 2003.
3.Bueno R. Manual de Endodoncia. Parte 2. Historia de la Endodoncia. Rev Oper Dent Endod 2006; 5:21.
4.Pekruhn, R. The incidence of failure following single-visit endodontic therapy. J Endod, 1986, 12(2): 68-72.
5.Inamoto, K., Kojima, K., Nagamatsu, K., Hamaguchi, A., Nakata, K., Nakamura, H. A su vey rof the incidence of single-visit endodontics. J Endod, 2002, 28(5): 371-4.
6.Oliet, S. Single-visit endodontics: A clinical study. J Endod, 1983, 9(4): 147-52.
7.Dodge, J. Immediate root filling. Dent Cosmos, 1887, 29: 234-5. En: Oliet, S. Single-visit endodontics: A clinical study. J Endod, 1983, 9(4): 147-52.
8.Kells, C. Immediate root filling. Dent Cosmos, 1887, 29: 366-7. En: Oliet, S. Single-visit endodontics: A clinical study. J Endod, 1983, 9(4): 147-52.
9.Hofheinz, R. Immediate root filling. Dent Cosmos, 1892, 34: 182-6. En: Oliet, S. Single-visit endodontics: A clinical study. J Endod, 1983, 9(4): 147-52.
10.Trallero, T. Immediate root canal filling. Dent Cosmos, 1901, 43: 1405. En: Oliet, S. Single-visit endodontics: A clinical study. J Endod, 1983, 9(4): 147-52.
11.Inglis, O. Some considerations pertaining to immediate root filling. Br J Dent Sci, 1904, 47: 122-7. En: Oliet, S. Single-visit endodontics: A clinical study. J Endod, 1983, 9(4): 147-52.
12.Fava, L. A comparison of one versus two appointment endodontic therapy in teeth with non-vital pulps. Int Endod J, 1989, 22: 179-83.
13.Wolch, I. One appointment endodontic treatment. J Can Dent Assoc, 1975, 41: 613-5. En: Fava, L. A comparison of one versus two appointment endodontic therapy in teeth with non-vital pulps. Int Endod J, 1989, 22: 179-83.
14.Leonardo, M., Leal, J. Endodoncia. Tratamiento de conductos radiculares. 3ra. Edición, editorial Médica Panamericana, Argentina, 2002.
15.Stock C. Atlas en color y texto de endodoncia. 2da edición, Harcourt; 2003.
16.Jhonson, w. Color atlas of endodontic, 1 ed. 2002.
17.Syngcuk, kim. Color atlas of microsurgery in endodontics. Ed. Harcourt health Sciences Company. 2001.
18.Sidow, s. Root canal morphology of human maxillary and mandibular third molars. J. Endod. 2006; 26(11):675678.
19.Gulabivala, t. Root and canal morphology of Burmese mandibular molars. Int. Endod j, 2005; 34:359-370.
20.Cohen s. And burns r. Pathway of the pulp. 2002.
21.Beer R. Atlas de endodoncia. Edit Masson S.A. 2006.
22.Velvart P. Detection of the apical lesion and the mandibular canal in conventional radiography and computed tomography. Oral Surg, Oral Med, Oral Pathol. 2004;92:682-8.
23.Gay escoda c., predes garcía j, berini l. La Cirugía Periapical de los molares, Revista Europea de Odonto-Estomatología 2003; 2:95-102.

Política de Privacidad

Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
Webmaster: Pavel Polo Pérez
URL: http://www.16deabril.sld.cu
Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo | Abre nueva ventana: Logo de validación del Test de Accesibilidad Web, TAW | Abre nueva ventana: Aquí se usa Dublin Core | Abre nueva ventana: Logo de validación de contenidos de la Plataforma para la selección de contenidos en Internet, PICS | Abre nueva ventana: Listado de premiados en el premio TAW de accesibilidad 2006 |Aquí usamos Microformatos