Revista Científico Estudiantil de Ciencias Médicas de Cuba

Revista Científico Estudiantil de Ciencias Médicas de Cuba

Punción Lumbar

Por Yunior Moya Hernández y Lorenia Sojo Mesa,
Estudiantes del 5to. Curso de Medicina,
Facultad “Comandante Manuel Fajardo”

Introducción

El líquido cefalorraquídeo (LCR) rodea el cerebro y la médula espinal y actúa como amortiguador, además de proteger al cerebro y la columna de lesiones y traumatismos, al tiempo que transporta nutrientes y elimina sustancias de desecho provenientes del SNC. Su estudio resulta útil para el diagnóstico de muchas enfermedades neurológicas y administrar medicaciones o contrastes.
El ser humano posee cerca de 140 ml de LCR, de éstos aproximadamente 30 ml están ubicados en el espacio subaracnoideo espinal. Como cualquier fluido biológico se produce y reabsorbe de forma continua para mantener un volumen y composición constante.
Es para obtener una muestra de LCR, así como para medir su presión que se realiza la técnica denominada punción lumbar.
En el antiguo Egipto ya se conocía que el líquido cefalorraquídeo envolvía al cerebro. Hipócrates (470-400 A.C.) hablaba del “rayo de agua en el cerebro”,   refiriéndose a la hidrocefalia. Valsalva, en 1692, y Cotungo, en 1764, describen la continuidad del sistema ventricular y subaracnoideo, pero fue en diciembre de 1890, que un médico alemán, Quincke, realizó tres punciones lumbares en un niño en estado de coma, debido a meningitis tuberculosa. Quincke pinchó el  espacio subaracnoideo en el área lumbar entre la tercera y cuarta vértebras lumbares y el niño se recuperó. En abril de 1891 alivió el dolor de cabeza de un hombre con hidrocefalia por medio de una punción lumbar.

Indicaciones diagnósticas
Meningitis.
Hemorragias meníngeas.
Encefalitis.
Neuropatías.
Sífilis nerviosa.
Epilepsia.
Demencias de origen metabólico.
Síndrome de Gillain-Barré.
Esclerosis múltiple y sus variantes.
Linfoma, leucemia y otros tipos de tumores que involucran al cerebro y al SNC.
Hidrocefalia normotensa.
Hipertensión intracraneal benigna (pseudotumor cerebral).
Vasculitis.
Sarcoidosis.
L.E.S.
Poliomielitis.
Indicaciones terapéuticas
Reducción de la presión intracraneal.
Administración intratecal de fármacos.
Administración de contrastes para estudios de imagen.

Contraindicaciones
Absolutas:
Lesión intracraneal con efecto masa.
Compresiones medulares agudas que pueden ser agravadas con la punción lumbar.
Lesiones cutáneas, infección local u óseas de la región lumbar.
Relativas:
Alteraciones de la coagulación adquiridas o congénitas.
Trombocitopenia.
Malformaciones arteriovenosas de la médula espinal.

Equipo y Material
1-Equipo: médico, enfermera, auxiliar de enfermería.
2-Material para mantener la asepsia:
Gorro.
Mascarilla.
Bata estéril.
Guantes estériles y no estériles.
Gasas estériles.
Antiséptico tópico de povidona yodada.
Apósitos estériles.
Paños estériles.
3-Material para la aplicación de anestesia local:
Jeringa 5 ml.
Agujas SC e IM.
Solución anestésica: Lidocaína 1%.
4-Trócares para punción lumbar: son agujas terminadas en bisel, cortante y poseen un fiador:
Lactantes niños: nº 22.
Niños y adolescentes: nº 22, 20.
5-Tubos estériles transparentes.
6-Manómetro de medición de LCR.
7-Batea donde depositar los elementos utilizados y contenedores específicos.
8-Etiquetas para las muestras y volantes para las peticiones.
9-Venda adhesiva.

Forma en que se realiza el examen
 - El paciente debe acostarse de lado con las rodillas encogidas hacia el abdomen y la barbilla pegada al tórax. Algunas veces este procedimiento se realiza con la persona sentada y doblada hacia adelante.
- Después de limpiar la espalda, el médico inyecta anestésico local en la parte inferior de la columna.
- Se inserta la aguja espinal, generalmente entre la tercera y cuarta vértebra lumbar.
- Una vez que se ha insertado la aguja adecuadamente, se mide la presión del líquido espinal y se recoge la muestra.
- Luego, se retira la aguja, se limpia el área y se aplica un vendaje sobre el sitio. El paciente debe permanecer acostado por un período de 20 minutos a una hora,  después del examen.

Significado de los resultados anormales   
Aumento de la presión: aumento de la presión intracraneal (presión en el cráneo) por trauma o infección
Disminución de la presión: obstrucción del flujo de LCR por encima del sitio de la punción (tumor de médula espinal), shock, desmayo, coma diabético
Apariencia turbia: infección, glóbulos blancos en LCR, proteína en LCR, microorganismos
Sanguinolento o color rojizo: sangrado en el cerebro o en el espacio subaracnoideo, obstrucción de la médula espinal, punción lumbar traumática (primer espécimen sanguinolento, el resto claro)
Color marrón, naranja y amarillo: proteína elevada en LCR, sangre vieja (más de 3 días) en LCR.
Aumento de la proteína: sangre en LCR, diabetes, polineuritis, tumores, trauma y cualquier condición inflamatoria o infecciosa.
Disminución de la proteína: producción de LCR rápida.
Aumento de la gamma globulina: enfermedad desmielinizante, como esclerosis múltiple, neurosífilis, síndrome de Guillain-Barré.
Aumento de la glucosa: hiperglucemia sistémica (azúcar elevada en sangre).
Disminución de la glucosa: hipoglucemia sistémica (azúcar baja en sangre), infección bacteriana o micótica (como meningitis), tuberculosis y meningitis carcinomatosa.
Aumento de glóbulos blancos: meningitis activa, infección aguda, inicio de una enfermedad crónica, tumor, absceso, infarto cerebral (accidente cerebrovascular), enfermedad desmielinizante (como esclerosis múltiple).
Glóbulos rojos: sangrado en el líquido espinal, punción lumbar traumática.
Riesgos   
Los riesgos de la punción lumbar son, entre otros:
hipersensibilidad (reacción alérgica) al anestésico
malestar durante el examen
dolor de cabeza después del examen
sangrado en el conducto espinal
Hernia cerebral (si se realiza en una persona con aumento de la presión intracraneal ) y que ocasiona daño cerebral y/o muerte
Daño a la médula espinal (particularmente si la persona se mueve durante el examen)
La punción cisternal o ventricular conlleva un mayor riesgo de daño al tronco encefálico o al tejido cerebral y riesgo de sangrado en el cerebro que puede ocasionar incapacitación o muerte.

Referencias bibliográficas
1-Rumí Belmonte, L; Jiménez Molina, M. S.; Molina Pacheco, F. Punción Lumbar. Tratado de Enfermería en Cuidados Críticos Pediátricos y Neonatales [serial online: 1885-7124] 2006, 7(124). Disponible en la URL: http://www.eccpn.aibarra.org/temario/seccion7/capitulo124/capitulo124.htm
2-Manso JM et al. Prevención de la cefalea postpunción lumbar. Metas de Enfermería nov 2001; 4(9): 44-47.
3- Blanco Brandado, Isabel et al. Procedimiento de preparación para la punción lumbar y cuidados postpunción. http://www.arrakis.es
4-Carballeira Brañas, Silvia. Punción Lumbar. Disponible en la URL: http://www.fisterra.com/material/tecnicas/puncionLumbar/puncionLumbar.asp

Política de Privacidad

Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
Webmaster: Pavel Polo Pérez
URL: http://www.16deabril.sld.cu
Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo | Abre nueva ventana: Logo de validación del Test de Accesibilidad Web, TAW | Abre nueva ventana: Aquí se usa Dublin Core | Abre nueva ventana: Logo de validación de contenidos de la Plataforma para la selección de contenidos en Internet, PICS | Abre nueva ventana: Listado de premiados en el premio TAW de accesibilidad 2006 |Aquí usamos Microformatos