Revista Científico Estudiantil de Ciencias Médicas de Cuba

Revista Científico Estudiantil de Ciencias Médicas de Cuba

Comunicación bucosinusal

Por Yaíma Ulloa Morales

*Estudiante de 3er año de Estomatología. Alumna Ayudante de Cirugía, Facultad “Raúl González Sánchez”

Introducción

El seno maxilar es una cavidad neumática, cuyo crecimiento es en sentido vertical y está condicionado a la erupción dentaria, en sentido anteroposterior, que depende del desarrollo de la tuberosidad del maxilar superior.

La evolución del seno tiene relación con la cronología de la erupción dentaria y puede compararse con una pirámide cuadrangular, cuya base corresponde a la pared externa de la fosa nasal y el vértice se extiende al hueso malar; la pared anterior coincide con la fosa canina y la posterior está formada por la tuberosidad del maxilar, y la superior forma parte del piso de la órbita La pared inferior está en intima relación con los ápices de los molares y premolares y recibe el nombre de pared alveolar.

Existe una estrecha relación entre el piso del seno maxilar, el suelo de las fosas nasales y los ápices de los dientes superiores, ya que están tapizados con una mucosa delgada que se halla adherida al periostio (membrana sinusal). El espesor de las paredes del seno no es constante; las paredes pueden variar en espesor de 2 a 5 mm (el techo) y de 2 a 3 mm (el piso) (1).

Una comunicación bucosinusal es una condición patológica que se caracteriza por existir una solución de continuidad entre la cavidad bucal y el seno maxilar, como consecuencia de falta de tejidos blandos (mucosa bucal, sinusal) y tejidos duros (hueso maxilar y/o diente) (2).

Etiología

Esta puede producirse durante intervenciones practicadas en esta región que traen complicaciones con el antro de High-More, ya sea por causas accidentales o traumáticas. Las accidentales son aquellas donde las raíces de los dientes (más frecuentemente las de los premolares y molares superiores) están anatómicamente en la vecindad y/o incluidos en el seno, y al efectuar la extracción dentaria puede quedarnos una comunicación bucosinusal.
La existencia de infecciones de repetición favorece las perforaciones, ya que existe una zona de inflamación crónica que destruye la zona ósea entre ambas estructuras.

Las perforaciones traumáticas son aquellas que nosotros podemos realizar debido a maniobras bruscas e intempestivas con el instrumental de exodoncia, especialmente con elevadores, cuando se quiere luxar una raíz y hacer el legrado del fondo del alvéolo con curetas o cucharillas, para eliminar un posible tejido patológico.
Si la comunicación no es muy grande, en ocasiones ni se llega a observar, ya que el coágulo sanguíneo puede obturar la pequeña perforación.

Causas iatrogénicas son la exodoncia quirúrgica incorrecta de dientes incluidos, especialmente terceros molares y segundos premolares, introducción de un diente o raíz dentro del seno maxilar y la colocación de implantes dentales, sobre todo si se aplican técnicas especiales por existir atrofia alveolar (2, 3).

Diagnóstico clínico y radiográfico

El paciente refiere que al enjuagarse la boca, el agua le sale por la nariz, lo que señala que la comunicación es significativa, así como la presencia de secreción muco purulenta y dolor de cabeza.

En algunos casos los signos clínicos son muy reducidos y para poner en evidencia la comunicación podemos realizar:
- Maniobra de Valsalva (ver burbujeo en el alvéolo).
- Signo del soplo (escuchar la salida de aire).
- Cateterismo con un estilete blando que se hunde unos 4 a 6 cm
- Reflujo de un líquido coloreado por la nariz.

Se realiza un estudio radiográfico: una radiografía periapical, donde se observa la solución de continuidad en el piso del seno.

Técnica para el cierre de la comunicación bucosinusal

Para el tratamiento de las comunicaciones se describen dos procederes diferentes: el tratamiento quirúrgico y el uso de prótesis. El uso de prótesis representa un intento por parte del profesional de cerrar la comunicación utilizando métodos no cruentos y se corresponde con las prótesis obturadoras y selladores de fibrina.
Estos métodos tienen el inconveniente de que modifican un problema que exige otras soluciones, por lo que quedan reservados para cuando fracasa el tratamiento quirúrgico (3), que se realiza valiéndonos de los tejidos vecinos a la perforación, a expensas de los cuales se preparan colgajos plásticos que se clasifican en marginales, pediculados y a puente.

La multiplicidad de técnicas quirúrgicas demuestran que el problema requiere el uso de antibióticos de amplio espectro y la necesidad de cirugía sinusal, indispensables en la terapia (3).

El tratamiento correcto será la aproximación de los bordes de la herida y realizar un punto de sutura para cerrar al máximo la cavidad alveolar, que deberá rellenarse previamente con gasa hemostática reabsorbible. Si no tenemos suficiente tejido gingival, debemos insertar un colgajo vestibular o palatino para poder cerrarla correctamente, u optaremos por una alveoloplastia para reducir la altura ósea y así hacer un cierre de la comunicación con sutura de los bordes de la encía (2).

La técnica quirúrgica que más se utiliza es la antrotomía por técnica de Caldwell-Luc y colgajo vestibular.

Técnica quirúrgica

- Cepillado y enguantado de las manos del odontólogo y asistente.
- Preparación del campo quirúrgico.
- Se infiltra anestesia local en fondo de surco vestibular y por palatino.
- Incisión en la gíngiva vestibular, tipo Newman.
- Disección mucoperióstica y levantamiento del colgajo.
- Se mantiene el colgajo con puntos de tracción para realizar la incisión del periostio en la base del mismo, en dirección paralela al reborde alveolar, para deslizar el colgajo vestibular, lo que permite la extensibilidad, sobrepasando la apertura hasta que se una sin tensión, con la mucosa palatina.
- Limado de los bordes óseos filosos, con regularización.
- Limpiar la zona con torundas humedecidas con suero fisiológico, evitando que pasen soluciones al seno maxilar.
- Sutura.
- Colocación del apósito de gasa-yodo formada sobre los labios de la herida.
- Indicación de los cuidados post operatorios (2,3).

Complicaciones

Puede presentarse que el seno maxilar esté infectado, presentando una sinusitis crónica anterior o una sinusitis aguda, o pudiera ocurrir que al intentar realizar la extracción de una raíz de un molar o un premolar con maniobras bruscas o realizando una fuerza excesiva en dirección hacia el interior del alveolo, se nos introduzca el resto radicular en el seno maxilar. Para ambos casos se realizarán las técnicas y maniobras indicadas en dichas situaciones.

Referencias bibliográficas

1- Zamudio, María E. - Cardoso, Augusto - Gastaldo, Susana G. Tercer Molar Superior Incluido en Seno Maxilar Izquierdo. Servicio de Odontología Hospital José R. Vidal, www.unne.edu.ar/Web/cyt/com2005.
2- Necochea 1050, CP 3400 Corrientes Capital, Argentina. Resumen: M-059 ww.unne.edu.ar/Web/cyt/com2005/3-Medicina/M-059.
3- 3-Universidad Nacional del nordeste. Comunicaciones Científicas y Tecnológicas 2005. Incluido en Seno Maxilar Izquierdo. Tercer Molar Superior. www.odon.uba.ar/museo/revista/museo2007.

Política de Privacidad

Copyright © 2000-2008, Revista 16 de Abril
Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
Fecha de actualización: 28 de abril de 2008
Webmaster: Ismael Pavel Polo Pérez
URL: http://www.16deabril.sld.cu
Los contenidos que se encuentran en nuestro sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud.
Abre nueva ventana: Logo de validación de XHTML 1.0 Transitional | Abre nueva ventana: Logo de Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 | Abre nueva ventana: Logo de validación de hojas de estilo | Abre nueva ventana: Logo de validación del Test de Accesibilidad Web, TAW | Abre nueva ventana: Aquí se usa Dublin Core | Abre nueva ventana: Logo de validación de contenidos de la Plataforma para la selección de contenidos en Internet, PICS | Abre nueva ventana: Listado de premiados en el premio TAW de accesibilidad 2006 |Aquí usamos Microformatos