Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio
Artículo original

Factores causantes de miedo en la Atención Estomatológica

Autores:
Carmen L. Bermudo Cruz*
Dayamis Herrera**
Raudel Simón Ladrón de Guevara***

Tutor:
Lic Miriam Abreu López ****

*Estudiante de 4to año de Estomatología. Alumna Ayudante de Ortodoncia.
**Estudiante de 3er año de Estomatología. Alumna Ayudante de EGI.
***Estudiante de 3er año de Estomatología. Alumno Ayudante de Cirugía Maxilo-Facial.
****Profesora Auxiliar. Asignatura Estomatología Social III

Resumen

Objetivo: Identificar las principales causas que engendran en la población miedo o temor, ante el tratamiento estomatológico.
Diseño Metodológico: Se realizó un estudio observacional descriptivo longitudinal y prospectivo desde Diciembre de 2007 hasta Marzo de 2008 en la Facultad de Estomatología de La Habana Raúl González Sánchez en una muestra de 250 pacientes a los cuales se les aplicó una encuesta.
Resultados: 71 pacientes se encontraban en el grupo etáreo de 21-30 años (28.4 %), el sexo femenino fue el más representado (20 %). Las exodoncias fue el tratamiento realizado en un 29% (180 pacientes). El 38.8% (97 pacientes) acudían a consulta por si mismos. El 41,2% (103 pacientes) acuden a nuestros servicios cuando ha transcurrido más de un mes. El 77.2 % respondieron que por miedo acuden tardíamente a la consulta estomatológica (193 pacientes), el ruido de la maquinita, conocido como aereotor, es la principal causa de miedo de los pacientes para un 36 %.
Conclusiones: Se concluyó que las principales causas que generan temor o miedo al estomatólogo, son el ruido a la maquinita seguido del instrumental y de las inyecciones. El grupo etáreo predominante fue el de 21-30 años y el sexo femenino. El principal tratamiento requerido por la muestra fue la exodoncia y la fundamental causa de asistencia a consulta fue por si mismo. El tiempo transcurrido para asistir a consulta estuvo representado por más de la mitad de la muestra en la respuesta de más de un mes.
Palabras Clave: Temor, Miedo, Trastornos fóbicos, Estomatología.

IntroducciÓn
El miedo es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento habitualmente desagradable, provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente o futuro. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y se manifiesta tanto en los animales como en el ser humano.
Según el diccionario de la Real Academia Española (DRAE)1 el miedo es la “perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario”. El vocablo procede del latín metus, que tiene significado análogo. Como todas las emociones admite graduación, y así el diccionario ideológico de Julio Casares establece algunos términos asociados, como temor, recelo, aprensión, pánico, canguelo, espanto, pavor, terror, horror, fobia, susto, alarma, peligro o pánico. 2
Marina J A. y López Penas M. en su Diccionario de los sentimientos, analizan las relaciones que se pueden establecer entre distintos vocablos de un mismo campo semántico emocional, lo que nos permite conocer su matización y su gradación. Riesgo (resecare, romper un risco el casco de una embarcación), y peligro (de la raíz indoeuropea per-, ir hacia delante, penetrar en algún sitio) son palabras relacionadas con el miedo. Temor es el miedo a algo que se piensa que ya ha sucedido, y aprensión es la aversión a tocar algo. Canguelo (miedo breve) procede del caló y significa originariamente apestar, y se relaciona con el aflojamiento de esfínteres que produce el miedo. La gradación del miedo en la lengua castellana, según estos autores, comienza con el miedo intensísimo, el terror y el pavor (este último del indoeuropeo peu-, golpear, de donde procede también espanto). El pánico es el miedo sin fundamento, colectivo y descontrolado (palabra derivada del nombre del dios Pan, y se refiere al miedo a los ruidos perturbadores de la naturaleza). Existe también un miedo breve y súbito, procedente de una causa pequeña, el susto (procedente del portugués), y también la alarma (que significa, etimológicamente, "a las armas"). 3
El miedo es un producto emocional del cerebro. Esquema del sistema límbico del cerebro humano. El mecanismo que desata el miedo se encuentra, tanto en personas como en animales, concretamente en el sistema límbico, 4, 5 que es el encargado de regular las emociones, la lucha, la huida y la evitación del dolor, y en general de todas las funciones de conservación del individuo y de la especie.
El miedo produce cambios fisiológicos inmediatos: se incrementa el metabolismo celular, aumenta la presión arterial, la glucosa en sangre y la actividad cerebral, así como la coagulación sanguínea. El sistema inmunológico se detiene (al igual que toda función no esencial), la sangre fluye a los músculos mayores (especialmente a las extremidades inferiores, en preparación para la huida) y el corazón bombea sangre a gran velocidad para llevar hormonas a las células (especialmente adrenalina). También se producen importantes modificaciones faciales: agrandamiento de los ojos para mejorar la visión, dilatación de las pupilas para facilitar la admisión de luz, la frente se arruga y los labios se estiran horizontalmente.
La consolidación en la memoria de un episodio de miedo intenso (o de un trauma) no es inmediata. Según los investigadores Min Zhuo, Bao Ming Li y Bong Kiun Kaang 6 la activación de los receptores NMDA (que son las moléculas que reciben las señales bioquímicas que provocan un efecto fisiológico concreto) provocan que en esos receptores se produzca una huella en las células cerebrales. En concreto, sería la subunidad molecular llamada NR2B, la que serviría de marca de memoria. En experimentos realizados con ratones, el bloqueo de la NR2B en la corteza prefrontal produjo la desaparición de la reacción a un miedo previamente experimentado. 7
La odontofobia (odonto- y el gr. phobos,) se describe como el temor o miedo al dentista o a los procedimientos dentales. 8, 9
Uno de los problemas más difíciles que tiene que afrontar la práctica estomatológica es el miedo que siente la mayoría de los pacientes cuando acude a una de nuestras consultas. Llama la atención el comportamiento de muchos de ellos en la sala de estar de un servicio estomatológico, lo cual varía de síntomas leves como (manos frías, contracciones musculares), hasta más marcados como (cefaleas, dolor o saltos en el estómago). 9
El concepto tradicional del dentista, como atormentador, tiene su origen en el hecho de que los dientes y su tratamiento pueden producir dolor intenso. El tratamiento dental es percibido en la actualidad como una experiencia agónica. El comportamiento de los individuos afecta positiva o negativamente a su salud dental, del mismo modo que ciertas enfermedades o problemas dentales afectan el comportamiento de aquellos que lo padecen.
Entre las conductas de riesgo para la salud buco-dental, se encuentran los hábitos orales perjudiciales, las conductas relacionadas con la dieta alimenticia, hábitos de tabaco, bruxismo, el miedo, la ansiedad, los comportamientos disruptivos o entorpecedores (cerrar la boca, mover la cabeza, dar manotazos, gritar, quejarse o llorar) y la evitación del tratamiento estomatológico (retraso en la petición de consulta, anulación de citas).10, 11, 12, 13
La ansiedad y los miedos dentales desde la perspectiva conductual, se deben considerar como patrones multidimensionales y aprendidos de comportamiento que resultan desadaptativos en relación al tratamiento odontológico. En el desarrollo de estas actitudes intervienen múltiples causas y factores: la conducta miedosa aprendida del modelo familiar o su entorno, las experiencias desagradables previas, especialmente durante la infancia, los factores socio económicos y sociales(familias rotas, problemas de educación etc.); las personas con malos hábitos higiénicos pueden ser más ansiosas, al igual que aquellos que tienen un mal estado bucodental; las personas con discapacidad psíquica experimentan más miedo a los tratamientos odontológicos por falta de comprensión ; los pacientes que padecen enfermedades crónicas y graves suelen presentar menos ansiedad porque lo consideran menos importante. 14
El estomatólogo debe aprender técnicas de comunicación que introduzcan gradualmente los procedimientos de menor a mayor complejidad, en técnicas de distracción para alejar a los niños de estímulos que provoquen ansiedad y, en estrategias de escape controlado. En cuanto a los adultos, Catalá, ha apuntado que el profesional debe poner atención en conocer sus miedos, discutir el tratamiento a realizar y conseguir un control del dolor antes de comenzarlo. Es importante conseguir una integración perfecta de una técnica de conducción de conversación específica y el conocimiento de los mecanismos psicológicos del miedo y la fobia en pacientes con odontofobia. 9, 15,16, 17
Cualquier terapéutica comienza con la influencia del estomatólogo sobre la psiquis del paciente. El primer contacto puede servir para aliviar en algo los síntomas y ser en alguna medida tranquilizador para el paciente, recibirlo con atención y curiosidad, sin prejuicios, comprenderlo y hacernos cargo de sus problemas, es de entrada, el primer paso para la curación. Por la vigencia que tiene este problema en la actualidad y motivados por conocer que un gran número de pacientes manifiestan miedo al estomatólogo, se decide realizar el presente estudio, ya que el miedo depende en gran medida, de la preparación y adiestramiento del profesional para condicionar en el paciente, una actitud positiva hacia el tratamiento estomatológico.

Objetivos
General
Identificar las principales causas que engendran en la población miedo o temor, ante el tratamiento estomatológico.
Específicos
1. Determinar la edad y sexo en pacientes con miedo, o temor al estomatólogo.
2. Identificar el principal servicio y las causas de asistencia a consulta, que han requerido los pacientes analizados.
3. Determinar el tiempo transcurrido para asistir a consulta, las principales causas que han demorado la prestación del servicio y las causas que generan miedo en la población estudiada.

DiseÑo MetodolÓgico
Se realizó un estudio observacional descriptivo prospectivo, desde Diciembre de 2007 hasta Marzo de 2008 en la Facultad de Estomatología de La Habana, “Raúl González Sánchez”. El universo se constituyó por 52 000 pacientes pertenecientes al área de salud de la Facultad de Estomatología. La muestra estuvo integrada por 250 personas seleccionadas que reunieron los siguientes requisitos:

Criterios de Inclusión

• Pacientes que durante su asistencia al servicio, en la consulta o en el salón de espera presentaron diferentes manifestaciones de temor o miedo al estomatólogo.
• Pacientes mayores de 11 años de edad.
• Pacientes con respuesta positiva al Consentimiento Informado.

Criterios de Exclusión

• Pacientes con algún tipo de retraso mental que enmascare las respuestas de la encuesta.
Para realizar la investigación se elaboró una encuesta, teniendo presente otras realizadas en estudios precedentes sobre el tema, la cual fue validada previamente por expertos en la materia, con la cual cada paciente constó, recogiendo datos generales y problémicos.
Los datos obtenidos se procesaron utilizando medios automatizados de procesamiento de la información. Primero se creó una base de datos SPSS, esta base permitió conciliar la información proveniente de las encuestas, se procesó estadísticamente la información, fueron agrupados y presentados en tablas de distribución de frecuencias absolutas y relativas para su análisis y comprensión. El método estadístico utilizado fue el porcentaje.
Por tratarse de un estudio con acción directa sobre el humano, con repercusiones biológicas, psíquicas y sociales, el mismo constó de aspectos éticos como el Consentimiento informado, de carácter voluntario de su participación.
Resultados

Tabla 1 Distribución de pacientes según edad y sexo. Facultad de Estomatología Raúl González Sánchez. Enero – Marzo de 2008.
tabla 1
Fuente: Encuesta

En la tabla 1, se evidencia que 71 pacientes se encontraban en el grupo etáreo de 21-30 años para un 28.4 %, siendo además el sexo femenino el más representado con 50 pacientes, para un 20 %.

Tabla 2. Distribución de pacientes según modalidad de tratamiento. Facultad de Estomatología Raúl González Sánchez. Enero – Marzo de 2008.
tabla 2
Fuente: Encuesta

La tabla 2 nos refleja, los tratamientos que habían recibido los pacientes con anterioridad, demostrando que 29% (180 pacientes), se han realizado exodoncias en algún momento de su vida.

Tabla 3. Distribución de pacientes según causas de asistencia a consulta estomatológica. Facultad de Estomatología Raúl González Sánchez. Enero – Marzo de 2008.
tabla 3
Fuente: Encuesta

En esta tabla se aprecia que el 38.8% correspondiendo esto a la cantidad de 97 pacientes, acudían a consulta por si mismos, valor que si le sumamos los que acudían porque no les quedaba más remedio, abarcan más de la mitad de la muestra.

Tabla 4. Distribución de pacientes según tiempo de demora para asistir a la consulta estomatológica. Facultad de Estomatología Raúl González Sánchez. Enero – Marzo de 2008.
tabla 4
Fuente: Encuesta

En la tabla anteriormente presentada evidenciamos que el 41,2% (103 pacientes), acuden a nuestros servicios cuando a transcurrido más de un mes sabiendo que tiene que hacerlo porque necesita tratamiento estomatológico.

Tabla 5. Distribución de pacientes según causas de la demora de asistencia a la consulta estomatológica. Facultad de Estomatología Raúl González Sánchez. Enero – Marzo de 2008.
tabla 5
Fuente: Encuesta

Se aprecia que el 77.2 % respondieron, que por miedo acuden tardíamente a la consulta estomatológica, valor que representa a 193 pacientes de la muestra, estudiada (tabla 5).

Tabla 6. Distribución de pacientes según causas que generan miedo. Facultad de Estomatología Raúl González Sánchez. Enero – Marzo de 2008.
tabla 6
Fuente: Encuesta

En esta tabla 6, se muestra que el ruido de la maquinita, conocido como aereotor, es la principal causa de miedo de los pacientes para un 36 %, refiriendo estos, que es muy desagradable. Debemos destacar que las conversaciones en torno a lo que le van a hacer no causó preocupación, ni miedo en ninguno de los pacientes encuestados.

DiscusiÓn de los Resultados

En la Tabla 1 se presenta la distribución de pacientes temerosos según grupo etáreo y sexo, donde se puede observar un predominio del grupo etáreo de 21- 30 años, siendo el sexo femenino el de mayor representatividad. Estos resultados coinciden con el realizado denominado Odontofobia en la Comunidad "Canteras de Miranda”. Municipio Sucre. Mayo-Diciembre 2004 realizado por Ferrer 18 y con el realizado por Morales L y Col. en 1985 en el municipio Cotorro.19 Nuestros resultados difieren de los obtenidos por Lima Álvarez20, donde el grupo etáreo que predomino fue el de 41-50 años y el sexo masculino. Los autores consideran que los resultados obtenidos pueden estar dados porque generalmente en este grupo etáreo, las personas acuden más a la consulta estomatológica. En cuanto al sexo, consideramos que puesto que en la población mundial y cubana las féminas predominan, sea entendible que sea este, el de mayores cifras.
La distribución de pacientes según modalidad de tratamiento se muestra en la Tabla 2 donde más de la mitad de la muestra planteó, que el tratamiento de exodoncia fue el más realizado al acudir a consulta, coincidiendo con el estudio realizado por Morales L. y Col. en 1985 en el municipio Cotorro.19 Llama la atención que la mayoría de la muestra se ha realizado al menos una exodoncia durante su vida. Consideramos que esto sea producto de que como estos pacientes refieren temor o miedo al tratamiento estomatológico se descuidan y acuden cuando ya es demasiado tarde para poder realizar un tratamiento conservador, ya que las tendencias actuales en el mundo de la Estomatología consisten en mantener el mayor tiempo posible los dientes naturales en boca, a través de conductas de Educación para la Salud, promoción, prevención y tratamientos curativos conservadores, esto es evidente en nuestro estudio ya que el segundo tratamiento seleccionado fue la restauración, seguido de la endodoncia. Sin embargo al ser referidos a los especialistas no acuden a estos, al parecer por el propio temor que poseían, que aumentó, en dependencia del tratamiento o por sencillamente tener su problema básico resuelto y no presentar molestias. Por otra parte se puede observar que el tratamiento protésico, fue el de menor predominio, consideramos esto sea producto de lo anterior planteado.
En la tabla 3, al analizar la distribución de pacientes según causas de asistencia a consulta estomatológica, podemos ver que la mayoría de la muestra respondió que acude a consulta por sí mismo, coincidiendo con el estudio realizado por Morales L y Col. en 1985 en el municipio Cotorro. 19 Este resultado es seguido a la respuesta, “de por qué no lo queda más remedio”. Los autores consideran que estos resultados pueden ser producto de que esperan a que el mal esté hecho para acudir a consulta. Sin embargo, las cifras reveladas por las personas que respondieron, que acudieron por orientación médica son bajas, por lo que consideramos que debemos continuar insistiendo en las labores de terreno en el caso de los estomatólogos y el médico de la familia debe tomar más en cuenta la salud bucodental pues ésta, también forma parte de la salud integral de cada paciente, además para poder detectar los problemas en sus estadios iniciales y así poder erradicarlos sin tener que acudir al segundo nivel de atención cuando en el primario se pueden resolver fácilmente.
En la tabla 4 (Distribución de pacientes según tiempo de demora para asistir a la consulta estomatológica) los mayores valores los representan los pacientes que respondieron que se demoran en asistir a consulta más de un mes, seguido de 3 a 4 semanas, a diferencia del estudio realizado por Morales L. y Col. en 1985 en el municipio Cotorro. 19 Los autores consideran que esto puede estar dado por el mismo temor o miedo a asistir a la consulta estomatológica, coincidiendo con los resultados de nuestro estudio (tabla 5) donde más de la mitad de la muestra plantea que la causa de su demora al asistir a la consulta estomatológica es por miedo, seguido por falta de tiempo y despreocupación; creemos que estas respuestas obtenidas, no sean más que una manera de cubrir el temor o miedo al estomatólogo, pues no todas las personas admiten la emoción antes mencionada.
La tabla 6 muestra la distribución de pacientes según causas que generan miedo. La mayoría de la muestra plantea que la principal causa de miedo es el ruido de la maquinita coincidiendo con el estudio realizado por Morales L y Col, Ferrer y Lima Álvarez.20 La segunda causa fue el instrumental, seguido de las inyecciones, consideramos esto sea producto de que la mayor parte del instrumental utilizado en los procedimientos estomatológicos son de un aspecto no agradable a la vista de las personas. Las inyecciones por sí solas se explican, pues todas las personas en algún momento de su vida han tenido que ponerse alguna, no siendo una sensación agradable. También en nuestro estudio obtuvimos respuestas como, que lo que les causaba temor o miedo, es el “olor a dentista” (olor a cingenol), tener que atenderse con estudiantes y no con profesionales, esto es algo que nos compete directamente a nosotros, pudiéndolo erradicar con la correcta atención durante la consulta. Por otra parte, las conversaciones en torno a lo que les van a hacer durante la consulta, no fue respuesta de ninguno de los entrevistados, pudiendo ser porque la mayoría de las personas prefieren saber el tratamiento que les espera, así como sus ventajas y desventajas.

Conclusiones

1. Las principales causas que generan temor o miedo al estomatólogo son el ruido a la maquinita, seguido del instrumental y de las inyecciones.
2. El grupo etáreo predominante, fue el de 21-30 años. El sexo femenino y el nivel de escolaridad superior, estuvieron representados en más de la mitad de la muestra.
3. El principal tratamiento requerido por la muestra, fue la exodoncia y la fundamental causa de asistencia a consulta, fue por si mismo y porque no le queda más remedio.
4. El tiempo de transcurrido para asistir a consulta estuvo representado por más de la mitad de la muestra, en la respuesta de más de un mes.
5. La mayor parte de la muestra planteó, transmitirle sus temores a veces o siempre a familiares, amigos o hijos.

Referencias BibliogrÁficas

1.http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?TIPO_HTML=2&LEMA=miedo Definición en el buscón de la RAE.
2. Diccionario ideológico de la real Academia Española, Ed. Gustavo Gili, 1997, p. 423.
3. Marina J. A. y Penas M. L., Diccionario de los sentimientos, pág 247, 248, ed Anagrama, 1999.
4. http://www.viam.com.mx/art-fisiologia%20miedo.htm Estudio sobre la fisiología del miedo.
5. http://www.viam.com.mx/art-ataque%20panico.htm Dinámica de un ataque de pánico.
6. http://www.solociencia.com/medicina/05102410.htm Origen bioquímico del miedo.
7. Guerra Alfonso A, Rodríguez Rodríguez M, García Alfaro I. Comportamiento de la odontofobia en tres sectores de 23 de Enero. Municipio Libertador. Caracas. 2005.
8. Esguep A. El fin del miedo al dentista. Reportaje del Mercurio de Valparaíso, Chile. 2 de oct- 2004. WWW.google.com.
9. Gentle Dental Office Group. ¿Puede tratar a un paciente odontofóbico cualquier dentista? Reportaje de Robert Lucke en diario “Frankfurter Rundschau, 17 de feb- 2004. WWW.google.com
10. Gómez N. Miedo al odontólogo. Caracas, oct 2003. WWW.google.com.
11. WWW.google.com. El miedo dental. 2004
12. Jurio M. ¿Miedo, Yo?, Odontohome site, abril 2004. WWW.google.com.
13. Gilgun L, Baggini C E. En diálogo con el odontólogo y el psicólogo, 2da parte. 2004. WWW.google.com.
14. Heinzman MC. La ansiedad y sus trastornos. Universidad Nacional de Córdoba. Proyecto Psicológico. Psicología Gestalt. Disponible en www.google.com
15. Solecki A. Le tengo miedo al dentista. Información para pacientes. 2004. WWW.google.com.
16. WWW.google.com. El miedo al dentista, 19 de feb-2004.
17. Ferrer Hurtado O. Odontofobia en la Comunidad "Canteras de Miranda”. Municipio Sucre. Mayo-Diciembre 2004.
18. Morales L, Dr. Teijeiro Costa JJ, Del Rosario CL. Factores causantes de temor en la atención estomatológica. Rev Cubana Estomatol 25 (1): 78-89, enero-abril, 1988.
19. Lima Álvarez M, Casanova Rivero Y, Toledo Amador A. Miedo al tratamiento estomatológico en pacientes de la clínica estomatológica docente provincial. Rev Hum Med v.7 n.1 Ciudad de Camaguey Enero-Abril 2007.
20. Ferrer O y Lafá A. Odontofobia. Cotorro.1998.