Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio
Presentación de caso.
Carcinoma basocelular

Instituto Superior de Ciencias Médicas “Dr. Serafín Ruiz de Zárate Ruiz”. Hospital General Docente “Mártires del 9 de abril”. Villa Clara.
Autores:
Yoandry Morales Román. *
Jorge L. Reyes Cortiñas. **
Duvier Benítez Hernández. **

Tutora
:
Dra. Mabel González Escudero. ***

*Estudiante de 6to año Medicina.
**Estudiantes de 5to año Medicina.

***Especialista de II grado en Dermatología. Profesor Asistente en Dermatología.


INTRODUCCIÓN

Las enfermedades neoplásicas constituyen un grupo de entidades cuya frecuencia se ha mantenido en ascenso en los últimos 40 años.Se destacan entre ellos el cáncer de mama, el colorrectal y el de piel. El cáncer de piel es prevenible, tanto por cambios en el modo de vida, como por la detección de lesiones indicativas de transformación a las que se conocen como lesiones precancerosas de la piel. (1)
El carcinoma basocelular es el tumor cutáneo maligno más frecuente y supone el 60% de los tumores de piel; se caracteriza por su destrucción local, no así por sus metástasis. (1) Muestra la más alta incidencia de cáncer de piel a nivel mundial, por lo que representa una alta morbilidad que contrasta con su baja mortalidad. En nuestro país el cáncer no melanocítico constituye el segundo lugar en la tabla general de cáncer, con una tasa de 16,8 x 100 000 habitantes y una incidencia del 10 %, la misma aumenta con la edad. El 80% de los pacientes son mayores de 50 años, con una incidencia algo mayor en el varón y una distribución hombre-mujer de 2:1. (1,2)
Descrito por Jacob en 1807 son de crecimiento lento y rara vez metastizan. Se describen en las capas de las células basales de la epidermis y en los folículos pilosebáceos, sin afectar a mucosas de manera primaria. (3,4)
Es particularmente reconocido el poder infiltrativo local del carcinoma basocelular, que se localiza en la cara, con tendencia a erosionar la nariz o la órbita, para luego extenderse hasta el cerebro. Su localización más frecuente son los tejidos faciales, aunque se describen en tronco y extremidades superiores, así como en palmas y mucosa bucal. En ocasiones llega a afectar partes blandas en las etapas avanzadas. (4) Las lesiones tumorales de la piel, por su crecimiento lento, insidioso y progresivo, pueden persistir por meses y años como en el caso que nos ocupa.

PRESENTACIÓN DEL PACIENTE

DATOS GENERALES: Paciente (RCR), de 92 años de edad, raza blanca, masculino.

MOTIVO DE CONSULTA: Lesión en la cara.

HISTORIA DE LA ENFERMEDAD ACTUAL:
Paciente con historia de salud aparente hasta que en el año 1987 se nota una lesión en el cartílago del pabellón auricular derecho de 2-3 mm de diámetro. Es valorado por el facultativo y se decide biopsia cutánea exerética, de la que se obtiene como resultado: carcinoma basocelular que compromete borde de sección profundo, decidiéndose tratamiento con radioterapia. Dos años después recidiva a ese mismo nivel; el paciente no acude al facultativo, comportándose localmente invasivo, agresivo y destructivo, con caída del pabellón auricular derecho y la aparición de una masa mamelonante extensa que se localiza en hemicráneo derecho y con destrucción ósea, por lo que acude a consulta de Dermatología en el Hospital General Docente “Mártires del 9 de Abril”.

ANTECEDENTES PATOLÓGICOS PERSONALES:
Niega antecedentes personales excepto los datos clínicos expuestos

.ANTECEDENTES PATOLÓGICOS FAMILIARES:
Padre con antecedentes de neoplasia de pulmón.

DATOS POSITIVOS AL INTERROGATORIO
Refiere pérdida de peso, astenia, anorexia y cefalea en ocasiones.

DATOS POSITIVOS AL EXAMEN FÍSICO
Al examen cutáneo actualmente exhibe: (ver figuras 1 y 2).
Lesión en placa extensa, en forma de masa mamelonante, cerebriforme, de gran tamaño, que ocupa hemicráneo derecho, con pérdida del pabellón auricular derecho y toma de la órbita del mismo lado, desviación de la comisura labial derecha hacia el lado contralateral, vasos sanguíneos de neoformación a nivel del cuello.

COMPLEMENTARIOS:
Hemoglobina: 9.6 g/l, eritrosedimentación: 110 mm-h.

DISCUSIÓN
El carcinoma basocelular aunque se trata de un tumor maligno, metastatiza excepcionalmente. Esto hace que también se le denomine “epitelioma basocelular o basalioma”, haciendo referencia a su carácter “más benigno” en relación con otros cánceres cutáneos donde las metástasis sí son frecuentes, como ocurre con el carcinoma epidermoide y el melanoma. (2)
Entre los factores de riesgo más conocidos están: la exposición solar crónica, el fototipo de piel I/II, el tratamiento previo con radioterapia, la ingestión de arsénico de manera crónica, la inmunodepresión y la predisposición genética en la que se ubican el Síndrome de Gorlin o del nevo basocelular múltiple, el Síndrome de Bazex y el Xeroderma pigmentoso. (3)
El carcinoma basal tiene su origen en las células de la capa basal de la epidermis; se caracteriza por un crecimiento local más o menos lento y pocas veces atraviesa la membrana basal, hecho que explica su escaso poder de metastización. (4) Cuando el tumor se desarrolla con predominio de invasión y fijación a los tejidos vecinos se denomina infiltrante. Cualquiera de estas lesiones que penetran en mucosa (ocular, nasal ótica y bucal) cambia totalmente su comportamiento, convirtiéndose en un tumor de una agresividad local especial, destructiva e incontrolable denominada terebrante. (4,5)
Teniendo en cuenta su comportamiento biológico y su inclinación hacia el crecimiento infiltrativo con un poder destructivo local, lo que unido a que su localización más frecuente es la cara, hace que el diagnóstico y tratamiento precoz sea importante. (5) Es aquí donde el papel del médico de Atención Primaria es fundamental, ya que puede diagnosticarlo en el momento de su aparición y así derivarlo al dermatólogo en fases iniciales.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1 Revenga Arranz F, Paricio Rubio JF, Mar Vázquez Salvado M. del Villar Sordo V: Descriptive epidemiology ofbasal cell carcinoma and cutaneous squamous cell carcinoma in Soria (north-eastern Spain) 1998-2000: a hospital-based survey. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2007 Mar; 18(2):137-41.
2 Fonseca E., Tumores epiteliales. En: Ferrandiz C., Dermatología Clínica 2ª ed. Madrid: Ediciones Harcout; 2001, p. 324-338.
3 Ozyazgan I, Kontas O: Previous injuries or scars as risk factors for the development of basal cell carcinoma. Scand J Plast Reconstr Surg Hand Surg.2005; 38(1):11-5.
4 Sousa Wde O Jr, RibeiroSC, VieiraSC, Branco Carvalho TC, Carvalho AL: Metastatic basal cell carcinoma: a case report. Dermatol Online J. 2006 Dec; 9 (5):18.
5 Rodríguez Caravaca G, García-Cruces Méndez J, Hobson S, Rodríguez Caravaca F, Villar Del Campo M, González Mosquera M. Validez del diagnóstico clínico del carcinoma basocelular en Atención Primaria. Aten Primaria 2005; 28 (6): 391-395.


ANEXOS.

FIGURAS 1 Y 2. Lesión en placa extensa, en forma de masa mamelonante, cerebriforme, en hemicráneo derecho, con pérdida del pabellón auricular y toma de la órbita del mismo lado.
imagen 1

imagen 2