Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio
La nueva enseñanza de la Medicina… desde los policlínicos

ELLOS SE PREPARAN MÁS CERCA DE LA COMUNIDAD


Por Magali González Camacho

Tal vez para algunas mentes prejuiciosas o que simplemente han quedado relegadas en una etapa que está muy lejana de la realidad cubana, pudiera resultar inconcebible reconocer que desde los municipios donde residen, puedan formarse profesionales de la salud tan capaces como los ya casi 80 000 que han salido del Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas (ICBP) “Victoria de Girón”, después del triunfo de la Revolución -institución nacida el 17 de octubre de 1962- gracias a la idea y posterior y mantenido apoyo de nuestro Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, preocupado siempre por la adecuada formación de estos importantes hombres y mujeres, cuya principal función es prevenir enfermedades y salvar vidas humanas.El surgimiento de este centro, que fue una necesidad impostergable para contrarrestar el déficit de profesores que emigraron hacia los Estados Unidos de Norteamérica, en abierta oposición a las transformaciones radicales que desde el 1ro. de enero de 1959 fueron introduciéndose en nuestra patria y previendo la correcta formación del relevo de estos que traicionaban a su país, fue sin dudas uno de los primeros logros en el campo de la salud.
Una vez asegurada la fragua o cantera de galenos del país, años más tarde, y pensando en la posibilidad de formar médicos para los pueblos del sur y centro del continente americano, sin condiciones objetivas para lograrlo, surge -también a propuesta del indiscutible líder cubano-, en noviembre de 1999, la Escuela Latinoamericana de Medicina, centro que ha sido en la práctica una prueba rotunda de la solidaridad y ayuda hacia otras naciones más pobres, carentes de recursos para preparar a sus futuros médicos.
Así, a lo largo de los imagen 1fructíferos 50 años de vida de la Revolución Cubana, relevante ha sido el desarrollo alcanzado en el sector de la salud y esto ha sido posible gracias a la mente previsora de Fidel, quien ha sido capaz de introducir ideas renovadoras y sólidas proyecciones en lo referente a la formación de los médicos, estomatólogos, enfermeros y tecnólogos y psicólogos de la salud (dos nuevos perfiles que también han sido concebidos para perfeccionar el sistema integrador y multidisciplinario en la enseñanza médica).Por eso, tomando estos antecedentes ni fortuitos ni incidentales, sino surgidos de análisis y estudios profundos, pensados y llevados a la práctica con magníficos resultados, a partir del curso académico 2004-2005 se establece otra nueva variante u opción para formar buenos profesionales de la salud, desde cada municipio. Esta posibilidad, a pesar del poco tiempo transcurrido desde su puesta en práctica, ya ha demostrado su efectividad, dado que les permite a los jóvenes que han vencido el nivel pre-universitario (12 grado), con vocación para las carreras que integran las Ciencias Médicas, recibir sus clases teóricas y prácticas desde los policlínicos de los municipios donde residen. Así, ya puede apreciarse a nivel de territorio a una universidad espaciosa y bella, que es capaz de reformar sus antiguas facultades, de mejorar la formación de sus médicos, de hacer aún más libre ese derecho y hacerlo sentir más pleno y vinculado a la práctica diaria, tal como lo vaticinara José Martí, el poeta mayor de los cubanos, ese hombre de ideas inabarcables y extensas, fuera de límites geográficos y épocas: aplicar en la práctica lo aprendido en las aulas.
De manera que el Proyecto Policlínico Universitario ha resultado una variante efectiva, que de por sí anima y entusiasma, hace mucho bien, por cuanto no se basa en la imposición de lo aprendido de memoria, sino que facilita la creatividad, al tiempo que incentiva en los anhelos de saber más para crecer y sentirse seguros, para desarrollarse y aplicarlos con rapidez en la práctica diaria; esos jóvenes que desean conocer la verdad científica por la experiencia, y todo esto, contribuye sin dudas, a hacer sólidos los talentos, firmes las virtudes y enérgicos los caracteres, al tiempo que los hace sentirse seguros en sus habilidades y procedimientos prácticos. Esta es una formación de profesionales de la salud, no solo por los libros y la mente, sino también y en esencia, por la aplicación de lo aprendido, por el ejemplo y el quehacer diario.

El mundo estÁ de cambio

Indiscutiblemente que las ideas martianas han sido guía constante en los distintos programas y proyectos llevados a la práctica después del triunfo revolucionario. De ese rico e interminable acervo de consejos, pensamientos e ideas renovadoras y anticipadas al siglo en que vivió, es precisamente este: (La América, Nueva York, febrero de 1884- Tomo 8, pp.285-288), texto donde nos habla de “la educación sana y directa; esta aplicación de la inteligencia que inquiere a la naturaleza que responde: este empleo despreocupado y sereno de la mente en la investigación de todo lo que salta a ella, la estimula y le da modos de vida; este pleno y equilibrado ejercicio del hombre, de manera que sea como de sí mismo puede ser, y no como los demás ya fueron; esta educación natural que quisiéramos para todos los países nuevos de la América … Y detrás de cada escuela un taller, directo a la lluvia y al sol, donde cada estudiante sembrase su árbol… de textos secos, y meramente lineales, no nacen, no, las frutas de la vida…”
De manera que ya en el siglo XIX el apóstol planteaba reflexiones tan prácticas y claras acerca de la educación, que han sido preceptos de incalculable valor en los planes de estudio de la enseñanza, no solo de la Medicina, sino también de otras carreras universitarias. Decía también Martí: “Se pierde el tiempo en la enseñanza elemental y se crean pueblos de aspiradores perniciosos y vacíos. El sol no es más necesario que el establecimiento de la enseñanza elemental científica”.
Todo lo anterior nos ratifica que “no es por azar que sea José Martí el Autor Intelectual del Asalto al Cuartel Moncada”, acción planificada y llevada a cabo por esa pléyade de jóvenes revolucionarios que se conocen en nuestra historia como la Generación del Centenario -encabezada por Fidel-, quienes en el año 1953, al cumplirse el centenario del natalicio del Maestro, se unieron en la lucha para que sus ideas no murieran…Tampoco es por azar que se escogiera al policlínico “Héroes del Moncada” para conocer el momento en que comenzó el pilotaje para llevar los estudios de Medicina desde el primer año al Policlínico y el Consultorio del Médico de la Familia (curso académico 2004-2005), ya que fue este centro hospitalario el primero que por la década de 1970 tuvo la histórica misión de ser un policlínico docente , es decir, donde ya se habían insertado estudiantes que combinaban sus estudios teóricos con la práctica en la comunidad.
imagen 2Ahora, después de más de tres décadas también “Héroes del Moncada” tiene el privilegio, de ser uno de los primeros 75 del país en poner en práctica el “Proyecto Policlínico Universitario”.




¿CÓmo y por quÉ surge esta idea?

Por indicaciones del Comandante en Jefe se realizó un pilotaje en todas las provincias, a partir del curso 2004-2005 para iniciar en septiembre los estudios de medicina, insertando a mil (1000) estudiantes desde el primer año de la carrera en el Policlínico y en el Consultorio del Médico de la Familia (CMF), bajo la tutoría de un especialista de Medicina General Integral (MGI), con el apoyo del Grupo Básico de trabajo (GBT) y otros profesionales, técnicos y trabajadores de la salud, y el empleo de las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (NTIC), las videoclases y el desarrollo del trabajo independiente del alumno.La nueva propuesta tuvo como objetivo esencial “centrar de manera particular” la actividad formativa en la Atención Primaria de Salud (APS), como principal escenario docente para los estudiantes de Medicina, y de hecho darle a la Medicina General Integral el verdadero papel de “columna vertebral o asignatura rectora” del proceso formativo del médico en Cuba, tal como se recoge en el actual Plan de estudios, lo que no excluye la participación simultánea del Hospital y el resto de las instituciones de salud del nivel secundario y terciario.Para realizar este experimento se orientó incluir a mil (1000) estudiantes del nuevo ingreso del primer año de la carrera de Medicina en el país, con cifras ya determinadas en cada provincia, para los primeros 75 policlínicos participantes.


Principales requisitos que se requieren

Desde sus inicios se planteó que los estudiantes debían provenir de la matrícula municipalizada del territorio del policlínico seleccionado, pero siempre teniendo en cuenta incluir, en lo posible, todas las vías de ingreso que existen para nuestra carrera, por un proceso de asignación homogénea para el experimento. Además, en esta primera etapa se utilizó el método convencional vigente, que considera las Ciencias Básicas Biomédicas y las asignaturas de formación general, desarrolladas en las aulas de las Facultades, con un docente de esta asignatura en forma presencial, con la Introducción a la MGI, desarrollada en forma de estancia al inicio del curso, y por consiguiente, con un menor vínculo a la APS y a la integración básico-clínica, con una adquisición más tardía de habilidades.Este nuevo modelo de enseñanza tiene como principios generales la labor tutelar del especialista de MGI y una mayor participación del GBT de la Atención Primaria, así como otros actores de la APS en la actividad académica formadora del estudiante (masividad en la docencia). Asimismo significa el desplazamiento real del escenario docente principal hacia el policlínico y el consultorio, con el consecuente empleo de los recursos allí existentes, para lograr la formación en una concepción integral aplicada, y la búsqueda de un mayor y temprano trabajo independiente del estudiante, mediante el uso sistemático de las NTIC y el video (videoclases).


¿Por quÉ “HÉroes del Moncada”?

Independientemente de ser este policlínico uno de los 75 seleccionados en el pilotaje del Proyecto Policlínico Universitario 2004-2005, decidimos visitarlo, para conocer, desde adentro, cómo se desarrolla dicho proyecto, porque pensamos además en los aportes que podía brindar en materia de información, por haber sido el primero con experiencia en la docencia desde 1970. Sin embargo, ya yo había pensado iniciar algunos recorridos por otros centros de este tipo en los que se estaba aplicando el Proyecto, entre ellos: el “René Bedia Morales” de Santiago de las Vegas y el “Lidia Doce” de Guanabacoa, de los cuales había conocido a algunos de sus estudiantes en un evento realizado en el Instituto.
Pienso que en un futuro no lejano sería oportuno realizar algunas visitas a otros de los centros que integran el pilotaje, para establecer, sin compromisos formales, una especie de emulación inter-policlínicos, e ir comprobando el nivel de aprendizaje de sus estudiantes y a través de nuestra revista, dar a conocer aquellos que van destacándose más, o sea, una emulación armónica que permita acrecentar el interés en los estudios, lo que contribuirá a consolidar los conocimientos teóricos y prácticos adquiridos.
Aunque muchas veces yo había pasado frente a su fachada (ubicado en la calle 23 No. 812, entre A y B), en el mismo corazón del capitalino municipio El Vedado; ahora, en la medida en que penetraba en su interior, podía respirar un ambiente agradable; los pisos y las paredes muy pulcros y el mobiliario y el resto de los accesorios, además del personal que iba encontrándome a mi paso, me decía que había organización y que el servicio era correcto.Semblantes agradables y personas que respondían “mis buenos días” me permitieron comprender que estaba en un centro donde se trabaja con amor y que la solidaridad humana, el buen trato y el deseo de ayudar en la información que requieren todos las personas que llegan y preguntan, reciben una respuesta adecuada, actitudes en perfecta correspondencia con los principios que rigen la Ética Médica.


El primer impacto

De inmediato llegué a la oficina donde debía encontrar a la Vicedirectora de Docencia e Investigaciones, doctora Ingrid Rodríguez Crespo , quien después de saludarme con una amable sonrisa me brindó una humeante taza de café que compartimos, estableciéndose a continuación un diálogo ameno, sin los formalismos de las habituales entrevistas.Se trata de una joven de pequeña estatura, muy activa y entusiasta, que sonríe con la mirada a la hora de responder, y aunque no le pregunté su edad, considero que ya llegó a la cuarta década de la vida, pero ha sabido aprovechar muy bien el tiempo, por cuanto es Especialista de Segundo Grado en MGI, Profesora Auxiliar y Máster en Ciencias de la Educación Superior; graduada de Medicina en el año 1991, y desde ese año comienza a trabajar en el policlínico. Respecto al cargo administrativo, fue designada en el año 2002 y aunque la mantiene ocupada todo el tiempo, pues lo desempeña con total entrega, además de su labor docente, según opinan algunas de las compañeras que trabajan muy cerca de ella (Marisol Mazorra García, Noevia Socarrás González y Caridad Suárez Fundora, de quienes también recibí una magnífica acogida) “llega al amanecer y regresa a su casa cuando ya alumbran las estrellas”…
imagen 3Como para reafirmar mi aseveración acerca del aprovechamiento de su tiempo, agrega mi interlocutora: -“la superación y actualización de conocimientos no pueden ser soslayados por ningún profesional de la salud, y sobre todo, si la labor fundamental es enseñar, preparar a las futuras generaciones de profesionales de la salud que son en definitiva el relevo”.


Estructura del proyecto

La estrategia planteada por esta nueva opción de la enseñanza de las Ciencias Médicas es llevar al alumno en el primer año de la carrera a desarrollar parte de sus actividades académicas en el Consultorio del Médico de la Familia (CMF), y la mayoría en su policlínico, escenario natural para el que se forma el estudiante, guiado siempre por un profesor, quien actúa como tutor, que siempre es un Especialista de MGI, cuya labor docente asistencial se efectúa en su habitual CMF, apoyado por los demás miembros del Grupo Básico de Trabajo, así como el resto de los trabajadores del sistema, que también incluye al personal en formación postgraduada, como los Residentes de MGI.La captación de este tutor se realiza mediante un fuerte trabajo político y académico de selección, con la participación de todos los factores. Además, este médico-docente debe dominar el programa de estudios y la preparación de las asignaturas, las formas de organización docente a aplicar, los objetivos para cada actividad y su papel en el campo educativo y formador. Es importante aclarar que el profesor que actúa como tutor no sustituye al docente específico de ninguna de las asignaturas, cuyas conferencias principales se imparten mediante el video, pero debe tener un conocimiento general integral y actualizado de todas las que cursa el alumno.
imagen 4En cuanto al Plan de estudios, se ejecuta con los métodos tradicionales de conferencias, seminarios, clases teórico-prácticas, laboratorio, así como el resto de las modalidades docentes establecidas en las facultades de Medicina.


“Es preciso hacer énfasis en el fortalecimiento del trabajo independiente del alumno y la educación formal en su labor diaria, como principales armas para el cambio necesario al que se aspira” –puntualiza la doctora Ingrid-.


Ventajas

La principal ventaja es que los policlínicos asumen la formación de los profesionales de las Ciencias Médicas, desde el mismo escenario donde residen y donde también se halla el paciente que atenderá tan pronto comience a aplicar lo aprendido; de manera que aquí en estos centros es posible el estudio todas las especialidades que conforman en la actualidad las Ciencias Médicas, o sea, Medicina, Estomatología, Licenciatura en Enfermería, Tecnología de la Salud y Psicología de la Salud, aunque en “Héroes del Moncada”, en estos momentos, no se brinda el servicio estomatológico a la población, por lo que no existe matrícula para dicha especialidad.
En resumen puede asegurarse que el Proyecto Policlínico Universitario contribuye a la consolidación de los conocimientos, al fortalecimiento y la confianza que adquieren los estudiantes en sí mismos, así como la cercanía entre ellos, los profesores y la propia comunidad a la que brindan los servicios de salud.
Respecto a la procedencia de los profesores que imparten las clases, la mayoría son del policlínico (en la actualidad conforman el claustro 28, de los cuales 4 tienen la categoría de Auxiliares, 14 son Asistentes y los 10 restantes son Profesores Instructores). Este acercamiento del docente con los estudiantes, en la propia institución, ha permitido acrecentar el interés de los primeros en cuanto a su perfeccionamiento y actualización, además de incentivarlos en la promoción por el cambio de categoría.
En este primer período de formación, la matrícula, por especialidades es la siguiente:
Medicina (6 años)
Primer año 14
Segundo año 7
Tercer año -
Cuarto año 15
Quinto año 11
Sexto año 11

Licenciatura en Enfermería (5 años)
Un total de 20 estudiantes que poseen el nivel técnico (de distintos años).

Psicología de la salud (5 años)
El grupo lo integran 10 estudiantes, algunos de ellos que ya tienen nivel técnico.

Tecnología de la salud(5 años)
Integran la especialidad 14 estudiantes de diferentes años, en diversos perfiles.

Como para que no queden dudas, la doctora Ingrid recalca como ventajas de esta renovadora variante en la formación de los profesionales de la salud: -matrícula municipalizada desde la primera semana del curso, desde el primer año de la carrera, asegurándosele al estudiante, de manera permanente, un tutor que es un Especialista en MGI, -posibilidad de realizar la vinculación básico-clínica a través de la disciplina rectora de la carrera, es decir, la Medicina General Integral, -realización de prácticas en los consultorios médicos, en los diferentes servicios, con las nuevas tecnologías incorporadas (US, EKG, Laboratorio Clínico, etc.). Menciona también la importancia que adquiere para estos estudiantes el dominio de las nuevas tecnologías en el campo de la Informática, imprescindible para la adquisición de conocimientos y para el propio desarrollo o autogestión de los alumnos.A continuación -enfatiza mi entrevistada- que desde el curso pasado (2007-2008), se introdujo la asignatura Morfofisiología, que incluye los contenidos esenciales de las Ciencias Básicas (tradicionalmente impartidas por separado en los dos primeros años de la carrera en el ICBP “Victoria de Girón”). Ahora, esta asignatura la recibe el estudiante de forma integrada, sin tener que trasladarse a un lugar distante.


Profesionales mÁs humanos e integrales

imagen 5Indiscutiblemente que el Proyecto Policlínico Universitario, por estar en constante y continuo contacto con la comunidad, permite el fortalecimiento del estudiante en la actividad investigativa, a la vez que contribuye al desarrollo y la amplia participación en las actividades de extensión universitaria (festivales de aficionados, fiestas de la Cultura, eventos de promoción cultural y de salud), en estrecha interrelación con los estudiantes de las 9 escuelas primarias, 2 de nivel secundario y 2 tecnológicos que se ubican en el municipio Plaza.
Por otra parte, los estudiantes intervienen como parte activa fundamental en encuentros deportivos, de conocimientos y jornadas científicas, esferas en las que también se amplían y desarrollan sus facultades, al tiempo que se fortalecen los conocimientos adquiridos en las aulas multipropósitos o complejos docentes), donde disponen de todos los medios básicos que les permiten adquirir las habilidades en la formación de las diferentes especialidades en las que se preparan ( medicina, enfermería, tecnología de la salud, psicología). Así, cada año, en el mes de mayo, casi siempre coinciden las Jornadas Científicas de la institución y el Fórum de Ciencia y Técnica, a nivel de base.
imagen 6En cuanto a los Adultos Mayores, se realiza un intenso trabajo con aquellas personas de la comunidad que ya han llegado a la Tercera Edad, lo que constituye una prioridad, tanto para los profesores del policlínico, como para los estudiantes, porque en la práctica se verifican los beneficios que reciben los mismos cuando participan en las diferentes actividades que se programan; entre las más representativas: Evento por un envejecimiento exitoso, coloquios martianos, conferencias, visitas dirigidas a centros de interés cultural y recreativo; realización de objetos artesanales-imagen 7manuales y confección de productos culinarios para exposiciones colectivas, de literatura y otros. Estos intercambios no solo les permiten a estos miembros de la comunidad sentirse más útiles en etapas de la vida donde ya los años van afectando su salud, sino que también le confieren a los jóvenes encargados de atender sus enfermedades la oportunidad de conocer el contexto social en el que viven aquellos, los problemas que los afectan y las posibles soluciones que pudieran tener los mismos con su ayuda. También contribuyen a que estos adultos mayores lleguen a conocer los resultados de las investigaciones que se realizan en el centro.


Pleno y equilibrado ejercicio del hombre

Decía Martí: “los hombres necesitan quien les mueva a menudo la compasión en el pecho y las lágrimas en los ojos, y les haga el supremo bien de sentirse generosos…” y sin dudas, este Proyecto Policlínico Universitario, por la indisoluble interrelación que se establece entre el paciente y el joven que se prepara como profesional -aunque aún no es un médico titulado- sin embargo, ya se siente seguro de la ayuda que brindará a la persona que tiene ante sí, por cuanto posee los conocimientos que se lo permiten. Este ejercicio pleno y equilibrado solo es posible en una sociedad como la nuestra y con los conceptos y preceptos que se llevan a la práctica, tomados del ideario martiano y el profundo análisis de nuestro Comandante en Jefe. Por eso, teniendo en cuenta estos importantes valores, también son logros del policlínico “Héroes del Moncada”, la constitución de dos cátedras honoríficas, la primera en honor al inolvidable médico de la guerrilla, “Ernesto Che Guevara”, a la que asistieron el doctor Jorge González Pérez, Rector del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Ciudad de La Habana, el bioquímico Alberto Granados, amigo y compañero del Che y María del Carmen Ariet, Historiadora del centro Che Guevara; y la segunda cátedra, en honor a “José Martí”, personalidad de gran trascendencia y vigencia para la formación de los profesionales cubanos.
imagen 8Independientemente de las enseñanzas que estas dos cátedras resultan en la práctica para los estudiantes, profesores y el resto del personal técnico del policlínico, también se ha previsto el encuentro periódico con personalidades de la Cultura, la Plástica, Música y otras manifestaciones artísticas, así como de la sociedad y la esfera política.
El encuentro con la doctora Ingrid y las atentas compañeras de la Vicedirección de Docencia e Investigaciones del policlínico “Héroes del Moncada”, uno de los 75 en los que ya se preparan los futuros profesionales de la salud en todo el país -desde sus propios centros, convertidos en escenarios de aprendizaje teórico-práctico- fue realmente fructífero y estoy segura de que en una segunda visita podré hablarles más acerca de los resultados. Por lo pronto, en esta ocasión, me despido convencida de que en este, ya se forman profesionales de la salud, más eficientes, humanos y solidarios, quienes además de prevenir enfermedades y salvar vidas, también entregan mucho amor en la importante labor que realizan.