Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio
Día del educador en la medicina cubana

EL MEJOR REGALO AL DIARIO QUEHACER EN
LA ENSEÑANZA


Por Magali González Camacho

“Tributo imperecedero y memoria gratísima para los que en la sociedad o en el arte rompan los moldes en que las ideas pueden vivir al poner en ella las febriles manos agitadas por la inspiración y el entusiasmo” –expresó nuestro Martí- entre tantos y tantos pensamientos, siempre con una clara visión y actualidad que nos conmueve, en la medida que vamos desentrañando su fecunda obra literaria, realizada por sus pródigas manos, a pesar de su brevísima existencia…
Por eso, considero oportuno, precisamente hoy, 28 de enero, al cumplirse exactamente 156 años de su nacimiento, recordarlo y tomar uno de esos bellos pensamientos a la hora de hablar de dos excelsos profesionales de la Medicina, quienes recibieron, el pasado 22 de diciembre, “Día del Educador” en Cuba, un bonito homenaje por su destacada labor como docentes, además de considerarse ambos, ejemplares médicos al servicio de su patria y la humanidad.
La distinción fue otorgada por el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas (ICBP) “Victoria de Girón” y los galenos fueron: Rodrigo José Álvarez Cambras y Antonio Domingo Pita Rodríguez, quienes recibieron la Categoría Docente Especial de Profesor de Mérito, de manos del doctor Jorge González Pérez, Rector del alto centro de estudios; el primero a las 11 de la mañana, en el Complejo Científico Ortopédico Internacional “Frank País”, centro hospitalario en el que se desempeña como Director General desde el año 1969. En el caso del doctor Pita Rodríguez, la actividad se efectuó ese mismo día, pero a las 2 de la tarde y tuvo como escenario el teatro del ICBP.
Para conferir esta alta distinción se hace un exhaustivo análisis del currículo de cada profesor, sin obviar el cumplimiento de las diferentes tareas que les confiere la Revolución. Asimismo, se valora su vinculación a la docencia, por ser parte activa en la formación de las futuras generaciones de profesionales de la salud.
imagen 1Gracias a la información (y fotos) que nos facilitara nuestro querido colega Cosme Moré Cuesta, Jefe de Divulgación e Información del Instituto, les hago llegar a los lectores de la revista una sinopsis de la vida de los dos profesores galardonados, porque, indudablemente, constituyen ejemplos a seguir por todos los estudiantes de las Ciencias Médicas, cubanos, y los de otras tierras hermanas que actualmente cursan sus estudios en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM).
El doctor Rodrigo José Álvarez Cambras, nació el 22 de diciembre de 1934, en la Ciudad de La Habana, se gradúa de Doctor en Medicina en 1963 y ya en el año 1968 se convierte en Especialista de Primer Grado en Ortopedia y Traumatología, para en 1980 adquirir el Segundo Grado en esa especialidad. Muy pronto, y escalonadamente, este prestigioso especialista cubano fue adquiriendo lauros por su dedicación y valiosos resultados como científico e investigador. Así podemos enunciar que en el año 1977 recibe la categoría de Profesor Titular y el grado científico de Doctor en Ciencias Médicas 10 años después, es decir, en 1987.
A continuación se relacionan los méritos y actividades más destacadas del profesor Álvarez Cambras:- Condición Especial de Profesor Consultante desde el año 1997.
- Investigador de Mérito y Académico Titular de la Academia de Ciencias de Cuba.
- Cuarenta y cinco (45) años de ejercicio activo en la docencia médica superior, con participación en Tribunales Evaluadores.
- Cuenta en su aval con 149 artículos científicos publicados en revistas nacionales e internacionales, además de ser autor de 6 libros de la especialidad. Es el director de la revista de Ortopedia y Traumatología de Cuba.
- Ha recibido e impartido un considerable número de postgrados y ha tenido activa participación en 75 eventos nacionales y 36 internacionales.
- Ha mantenido una relevante trayectoria como máximo dirigente del Complejo Científico Ortopédico Internacional “Frank País”.
- Es Presidente de Honor de la Sociedad Cubano- Árabe y Profesor Consultante del Hospital Ortopédico Al-Razi (Kuwait), de la Escuela Paulista de Ortopedia y Traumatología de Río de Janeiro (Brasil), del Hospital Ortopédico Infantil de Bagdad (Irak); Profesor Honorario y Doctor Honoris Causa de la Universidad Mayor de San Andrés (La Paz, Bolivia) y de la Universidad Ricardo Palma (Lima, Perú).
- Es Decano de la escuela Iberoamericana de Ortopedia y Traumatología y Profesor Honorario de la Universidad de San Simón (Cochabamba, Bolivia).
- Ostenta la condición de Honor de la Sociedad Cubana de Medicina Deportiva y Presidente de Honor de la Federación Cubana.
- Es Miembro Titular de la Sociedad Francesa de Cirugía Ortopédica y Traumatología, además de ser Socio Honorario de las Sociedades Brasileñas y Ecuatorianas de Ortopedia y Traumatología.
- Ha recibido también las siguientes condecoraciones:? Distinción por la Educación Cubana.
- Medallas “Pepito Tey”, 280 aniversario de la Universidad de La Habana, “Manuel Fajardo”, Trabajador Internacionalista y las órdenes “Frank País” de Segundo Grado, “Carlos J. Finlay” y “Lázaro Peña”.
- Orden-Medalla al Mérito Deportivo.
- Héroe del trabajo de la República de Cuba.
- Es militante del Partido Comunista de Cuba.
imagen 2El doctor Antonio Domingo Pita Rodríguez nació en la Ciudad de La habana el 4 de agosto de 1928. Se gradúa de Doctor en Medicina en el año 1962 y de Especialista de Primer Grado en Radiología en 1967. Alcanza el Segundo Grado de la misma especialidad en 1984. Recibe la Categoría Docente Principal de Profesor Titular en 1976 y el grado Científico de Doctor en Ciencias Médicas en 1985. Ostenta la Condición Especial de Profesor Consultante desde 1977 y tiene 46 años de ejercicio activo en la Docencia Médica Superior, con participación en Tribunales de Evaluación.
Cuenta en su aval con 29 artículos científicos publicados en revistas nacionales e internacionales y ha impartido más de 100 conferencias en la República Democrática de Viet-Nam. Es autor del primer capítulo del libro de Imagenología que actualmente utilizan los estudiantes de Medicina. Ha presentado 48 trabajos en eventos científicos nacionales y ha tenido una destacada participación en 15 congresos nacionales e internacionales.El doctor Pita Rodríguez es Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Radiología, además de ser Miembro del Ejecutivo de la Comisión Asesora del Centro de Control Estatal Nacional de Equipos Médicos, desde su fundación, con participación en las validaciones de los equipos médicos.
Otras distinciones y condecoraciones recibidas:- Distinción por la Educación Cubana.
- Medallas “Pepito Tey”, “Manuel Fajardo”, “28 de septiembre” y la Medalla Trabajador Internacionalista, otorgada por el Consejo de Estado.
- Medalla de la Amistad de la República Democrática de Viet-Nam y la Orden “Frank País” de Segundo grado.
- Es militante del Partido Comunista de Cuba.
Para orgullo de todos los que trabajamos en el sector de la Medicina y en estrecha relación con el Instituto Superior de Ciencias Médicas, esta nueva distinción, conferida a ambos doctores en un día tan significativo, me remiten de nuevo a Martí, excelso en la palabra, quien expresara: “Un hombre no es una estatua tallada en un peso duro, con unos ojos que desean, una boca que se relame y un diamante en la pechera de plata. Un hombre es un deber vivo; un depositario de fuerza que no debe dejar en embrutecimiento un ala. Y un pueblo no es un conjunto de ruedas; ni una carrera de caballos locos; sino un paso más dado hacia arriba por un concierto de verdaderos hombres”.
Y a estos dos verdaderos hombres de Ciencias los felicitamos, conscientes de que continuarán formando futuras generaciones de profesionales de la salud, con la misma dedicación y ejemplaridad que lo han hecho hasta ahora, porque ellos, investigadores, científicos de grandes logros para la patria, son, ante todo educadores y la educación es como un árbol: se siembra una semilla y se abre en muchas ramas. Sea la gratitud del pueblo que se educa árbol protector, en las tempestades y las lluvias, de los hombres que como estos que hoy mencionamos producen tanto bien, por ser –precisamente- incansables investigadores revolucionarios, consagrados educadores, hombres del pueblo dedicados por entero a la enseñanza científica.