Debes activar JavaScripts para ver de forma adecuada esta web.

Página de inicio
Revisión bibliográfica
Piercing, complicaciones de una nueva moda.

Autores:  

Ernesto Morales González .*
Neccy Polanco Valdés.**

*Estudiante de 2do año de Odontología. Alumno Ayudante de la Especialidad de Cirugía
**Estudiante de 2do año de Odontología. Alumna Ayudante de la Especialidad de Ortodoncia

Tutores:

Ana Taide Vásquez Díaz.*

* Profesora  Auxiliar del Departamento de Extensión Universitaria de la Facultad de Odontología de Ciudad de la                                                          Habana.
Licenciada en Filosofía.  Curso 2007-2008

RESUMEN


Desde la antigüedad se han venido realizando incrustaciones de piercing intraorales con motivaciones muy diversas. Debido a que estos aditamentos han incrementado su popularidad y han ocasionado diferentes afecciones sobre la estética facial y bucal de la población, se realizó la presente revisión bibliográfica con el objetivo de determinar que la estética como forma de conciencia social,  tiene una amplia relación con la salud bucal, así como describir las complicaciones que por los piercing se presentan en la cavidad bucal. Se consultaron 14 bibliografías recopiladas de forma electrónica e impresa y se procesó la información en Microsoft Word. Se concluyó que, con el decursar de los años la utilización y aplicación de estos aditamentos ha pasado de ser una tradición para convertirse en un artículo que está de moda. Las complicaciones que pueden ocasionar estos adornos, van desde un edema, hasta lesiones tales como desgarramientos linguales e hiperplasia.

Palabras clave: Estética, Piercing, Cavidad Bucal.


INTRODUCCIÓN

El hombre  siente la necesidad de comprender su actuación según las leyes de la belleza y ese imperativo determinado por las condiciones del desarrollo social, se expresa de maneras diferentes en cada sociedad histórica concreta  (1).
La estética es la rama de la filosofía cuyo objeto de estudio son los fundamentos del arte o la naturaleza de lo bello. Se constituye como disciplina filosófica independiente de la Metafísica, la Lógica o la Ética desde la publicación, en 1750, de la Aesthetica, obra de Alexander Gottlieb Baumgarten (1).
Sin embargo, en la antigüedad, especialmente con Platón, Aristóteles y Plotino, la estética se hallaba amalgamada con la Lógica y la Ética, es decir, lo bello, lo bueno y lo verdadero formaban una unidad. De este modo, se pretendía alcanzar la esencia de lo bello; pero siempre identificándolo con lo bueno y a partir de los valores morales. En la Edad Media hay intentos de estudiar la Estética separada de otros estudios filosóficos  (2).
A lo largo del siglo XIX han habido dos concepciones generales de la  Estética: una subjetiva y otra objetiva. La primera no reconoce lo bello como un valor objetivo, sino que es algo relativo al sujeto. La segunda, en cambio, es la tratada por Kant y que predomina en al ámbito del romanticismo alemán  (2).
Para Kant, entonces, el arte va a implicar una contemplación desinteresada o complacencia sin una finalidad útil o moral. Siguiendo esta idea, Schopenhauer sostendrá que:
[...] para ser capaz de producir verdaderas obras de arte es condición indispensable que la inteligencia se emancipe del dominio de la voluntad y sus intenciones con absoluta libertad en su trabajo  (El mundo como voluntad y representación) (2).La práctica de colocación de joyerías y piercing en distintas partes del cuerpo es muy antigua. Argollas, anillos, aretes y botones de oro, plata y acero eran utilizados como adornos en algunas culturas (3).
En la actualidad, y a lo largo de los últimos años, se han enfrentado diversas tendencias estéticas, tanto objetivistas como subjetivistas, relativistas o absolutistas, destacándose especialmente el formalismo y el intuicionismo (2).
Hoy en día es bastante común el uso de uno o varios adornos colocados en diferentes sitios del cuerpo y es considerado como una forma convencional de joyería. El arte en el cuerpo se realiza en forma de tatuaje y artículos de joyería que se llevan en sitios no tradicionales, con una intención cosmética o  una connotación sexual,  con el fin de aumentar el placer, pero en algunos casos es usado para producir dolor; presumiblemente, por razones masoquistas (4)
Los piercing en la boca son utilizados en algunos pueblos del tercer mundo. Así, en algunas tribus amazónicas y de Etiopia son usados de platos de madera en el labio inferior, y algunas tribus de Sudan utilizan tapones de madera en el  labio superior o anillos de alambre que atraviesan el labio inferior, tales costumbres tienen un significado religioso, sexual y marital  (4).
Otras personas, particularmente los chinos e hindúes, perforan los labios, mejillas o lengua como una variedad de implementar un tipo de práctica religiosa. Sin embargo, a pesar de que en los países desarrollados y en vías de desarrollo esta práctica es poco usual, las perforaciones en la lengua y en los labios está actualmente ganando popularidad  (5).
La filosofía actual del piercing es que cualquier superficie convexa pequeña, o las partes colgantes del cuerpo pueden agujerearse para llevar joyas. Los sitios normalmente perforados incluyen orejas, cejas, nariz, lengua, pezones, ombligos y labios, teniendo como motivos la búsqueda de la propia identidad, la provocación, el riesgo, la osadía, la rebelión, el placer sexual y los trastornos mentales, que en ocasiones, llevan a perforarse zonas muy sensibles del cuerpo. Su práctica, de artesanal pasó a semi-institucional en muchos países  (6).Han sido muchos y diversos los criterios sobre la estética y su impacto en las diferentes sociedades histórico concretas, ya que se ha demostrado que esta ciencia ha ido evolucionado a la par del desarrollo social, intelectual y espiritual de los hombres. De esta forma, el siguiente trabajo se centra en la influencia que ejercen los piercing bucales y peribucales sobre la estética facial de los individuos.

OBJETIVOS


General:


Describir que la estética como forma de  conciencia social, tiene amplia relación con la salud bucal del hombre

Específicos:

Caracterizar la evolución del Piercing a lo largo de la historia.

Describir las complicaciones que como consecuencia de los piercing se presentan en la cavidad bucal.



DESARROLLO

La estética surge desde los tiempos del esclavismo en Babilonia, India y China, como consecuencia de la división social del trabajo, en la que este se separa en manual e intelectual, y como resultado de la aplicación de la teoría filosófica general a una forma concreta de actividad.
El concepto de estética ha evolucionado de acuerdo con el desarrollo de la Formación Económica Social, ejemplo de esto es el concepto Marxista-Leninista de estética donde se plantea que esta no es más que la ciencia de la asimilación y transformación multifacética del mundo.
El hombre, históricamente, ha tendido a buscar y encontrar la belleza en el medio que lo rodea y en todo lo que crea, aunque eso no sea el fin principal de su producción.
 La tendencia hacia lo bello no constituye solamente una necesidad ideal, sino que se convierte en un medio para la transformación de la realidad, a partir de un ideal estético concebido de antemano y condicionado histórica y socioculturalmente (1).
El gusto estético, como aspecto componente de la capacidad creativa se perfecciona y desarrolla sin cesar, contribuyendo decisivamente a la formación armónica de la personalidad  (2). La estética de los siglos  XX y XXI supone una reacción contra el concepto tradicional de belleza, ya que en la actualidad son muchos los cambios realizados a los patrones de lo que se considera bello, como por ejemplo, las incrustaciones de piercing y tatuajes en las diferentes áreas del cuerpo, así como los cortes y peinados extravagantes tan de moda en estos tiempos.
EVOLUCIÓN
DEL PIERCING A LO LARGO DE LA HISTORIA
El piercing o perforación en inglés, es la inserción semipermanente de joyería metálica en los tejidos blandos y es recién en las últimas décadas que la cultura occidental asimila éstas prácticas antiquísimas de otras latitudes (3).
 El body piercing o (perforación en el cuerpo) no es un invento de nuestro siglo, ya que esta práctica se emplea desde hace unos 60 000 años, aunque la gente joven comenzó a practicarlo en los años 70 cuando Jim Ward de Los Ángeles, convirtió esta técnica que se realizaba clandestinamente en un negocio abierto que se expandió como una moda a la juventud americana post punk (4).
 Muchas etnias se reconocían por collares u otras ornamentaciones; de esta forma se diferenciaban diversos grupos dentro de una misma población: los cazadores, la mujer del jefe de la tribu, los brujos, los guerreros, etc.
En países del Primer Mundo y hacia los años 80 estas tendencias fueron incrementándose de forma vertiginosa entre la juventud, debido a diferentes factores: grupos de música de rock, la moda de la exageración, la anormalidad, lo monstruoso, los modelos sociales.  En la actualidad sigue siendo de interés popular aunque por diversas razones, entre ellas su atractivo sexual para hombres y mujeres. (5).
Existe una tipología que permite la clasificación de los distintos piercing; entre ellos se distinguen fundamentalmente 3 tipos.

- Labrette: Es una barra limitada en un extremo por una esfera y en el otro por un cierre en forma de disco plano y liso; este tipo de Piercing se coloca sobre todo en el labio inferior.
- Barbell: Es una barra limitada por dos esferas, una en cada extremo, siendo una de ellas el cierre (ver fig.3); las barras pueden ser rectas o curvas. Normalmente se colocan en la lengua. En un inicio se mantienen con un tallo más largo y a las dos semanas –aproximadamente- se reemplazan por otros con el tallo más corto.
- Anillos: Normalmente se colocan en los labios y con menos frecuencia en zonas laterales de la lengua (6).
Existen numerosas causas por las que los jóvenes de hoy se realizan perforaciones en las diferentes partes de su cuerpo, dentro de estas se destacan motivos de rebeldía, extravagancia, exhibicionismo o excentricismo, así como también un modo de sobresalir por encima de la sociedad que no acepta determinados patrones, identificarse con un grupo que asume una forma de pensar y actuar diferente a la preestablecida, imponer sus normas, expresar sus demandas y autorrealizarse mediante el uso de estos objetos como insignia que los identifique o distinga, en ella han encontrado un medio no solo para ser admirados y reconocidos en su grupo de amigos, sino que también pretenden imitar a cantantes y actores, seguir una moda o manifestar sus deseos. Además, esta práctica forma parte de la globalización y el intercambio cultural de unas naciones con otras  (7).
Estudios realizados en diferentes partes del mundo han demostrado que más del 76,6% de las personas que se dedican a realizar perforaciones en las distintas partes del cuerpo son ajenas a los servicios de salud, por lo que no tienen los conocimientos necesarios para llevar a cabo esta práctica (8).
 Los autores consideramos que las personas que se dedican a la implantación de estos aditamentos no sólo están violando la ley, sino que están poniendo en riesgo la salud de aquellos que acuden a ellos con el objetivo de una supuesta mejora en su apariencia, sin saber que el verdadero resultado de esto no es más que un sinnúmero de complicaciones que pueden acabar convirtiéndose en lesiones que pudieran llegar a comprometer seriamente su estética facial, ya que si un día se decide retirar estos aditamentos la perforación tarda en cicatrizar y deja marcas que atentan contra la estética,  y en personas con predisposición a tener queloides, la cicatriz será muy difícil de corregir.
Estas complicaciones y posibles consecuencias adversas son muchísimas y es que al romperse la mucosa que es un tejido muy vascularizado e inervado se permite la fácil entrada de bacterias propias, oportunistas al torrente sanguíneo, y tener efectos sistémicos. Las primeras referencias en literatura médica son de fines de los setenta y en la literatura odontológica datan de comienzos de los noventa y a mediados de esa década ya se reportaban complicaciones (9,10). CLÍNICA ASOCIADA A LAS COMPLICACIONES
1.- Lesiones vasculares
La hemorragia es una complicación posible durante la perforación, especialmente en un órgano tan vascularizado como  la lengua, que contiene la arteria y la vena lingual con sus diferentes vasos. Si la aguja traspasa alguna estructura vascular, la hemorragia se controla en general eficazmente, no obstante, pueden producirse sangrados extremos que precisen atención sanitaria inmediata (11).
2.- Dolor
Los tejidos que rodean la herida causada por el piercing, debido a la inflamación o a la ulceración, provocan dolor. La inflamación y el dolor son de hecho las complicaciones más frecuentes. El tiempo necesario para que remitan totalmente los síntomas tras una perforación lingual se calcula entre 3 y 5 semanas.
3.- Traumatismos y fracturas dentarias
Son las lesiones más frecuentes descritas por el uso de los piercing intraorales. El hábito de empujar y jugar con el pendiente contra los dientes o simplemente, el hecho de tener un objeto extraño en la boca puede ocasionar fracturas, fisuras, abrasiones o desprendimientos de espículas de esmalte provocando sobre todo si existe implicación pulpar sensibilidades a sustancias frías o dulces y que aparezca  dolor al ejercer una presión en el diente afectado. El contacto con el arete puede astillar o romper el diente, de igual modo el diente puede ser dañado si tiene una restauración y si el arete lo golpea (12).
4.- Lesiones nerviosas
La lengua es un órgano inervado por diferentes pares craneales como el nervio trigémino, facial, hipogloso y glosofaríngeo. Existe el riesgo de lesionar algún nervio durante la colocación del piercing, pudiéndose alterar el sentido del gusto o la función motora en forma de parestesia según el nervio afectado. La pulpa dentaria también puede afectarse, el proceso vendrá determinado por el continuo movimiento del piercing sobre el diente que puede provocar una fractura que ocasione finalmente una pulpitis (9).
5.- Malposición dentaria
En la  fig.9 se observa una linguoversión de dos incisivos de la arcada inferior debido al trauma continuado del labrette sobre la superficie dentaria. La malposición se explica por un desequilibrio de las fuerzas musculares de la lengua frente al orbicular de los labios y el anillo del bucinador (13).
6.- Lesiones hiperplásicas y epitelizaciones del piercing
La perforación de los tejidos blandos puede cicatrizar de forma hiperplásica. Un factor que puede contribuir a las lesiones hiperplásicas es el movimiento continuado del piercing en el tejido sobre el que se inserta. La herida causada por la colocación del este aditamento puede evolucionar tras varios meses con el recubrimiento epitelial del mismo, lo que supone una complicación en el momento en que se desea retirar (14).
7.- Infecciones
5.1.- Infecciones locales: Entre un 10 y  20% de todos los piercing se infectan localmente. Los agentes causales más frecuentes son los estafilococos aureus, los estreptococos del grupo A y las pseudomonas.
5.2. Bacteriemia: Tras una colocación reciente, se debe solicitar atención sanitaria si aparecen síntomas de bacteriemia como fiebre, escalofríos, temblores y un enrojecimiento circundante a la perforación.
5.3.- Transmisión de enfermedades: Se han descrito un reducido número de casos de hepatitis fulminante tras la colocación de un piercing; sin embargo, existen pocos estudios que constaten el riesgo de transmisión de enfermedades relacionadas con esta práctica. Potencialmente la infección podría deberse a una mala higiene, a instrumentos mal esterilizados o a un mal aislamiento del campo local, también se pueden transmitir virus como el VIH.
5.4.- Endocarditis bacteriana: Los piercing pueden provocar una grave infección del endocardio valvular en personas que sufren alteraciones cardíacas previas.
5.5.- Angina de Ludwig: Es una infección bacteriana debida principalmente a un estreptococo hemolítico. Puede presentarse inmediatamente después de la perforación intraoral, provocando una celulitis difusa del suelo de la boca y de la región suprahioidea que afecta al tejido conectivo y se extiende rápidamente a la región submandibular, submental y sublingual. Esta infección puede dificultar el habla, la deglución y la respiración, llegando a comprometer la vida del paciente, por lo que es imprescindible un tratamiento urgente.
 8.- Alteraciones periodontales
La acción reiterada del traumatismo metálico contra el periodonto puede causar una leve, moderada o severa recesión gingival junto a traumas en los tejidos vecinos. Las lesiones periodontales se relacionan en un 64.3% de casos con el uso de piercing linguales y en un 35.7% con los colocados en el labio inferior (9).
9.- Inflamación
A las 6-8 horas tras una perforación lingual los tejidos circundantes empiezan a inflamarse, incrementándose el proceso durante los 3-4 días siguientes. Los ganglios submentonianos y submandibulares también pueden agrandarse por el proceso inflamatorio. Estos efectos llegan a prolongarse durante algunas semanas. La inflamación es un síntoma común después de la perforación oral. La lengua está en constante movimiento, pero debido a la perforación, puede perder movilidad, sensibilidad y complicar los procesos de cicatrización local.
10.- Alergias a los metales
En función del tipo de material del piercing puede aumentar el riesgo de irritaciones crónicas o de hipersensibilidad al metal. Es importante una adecuada elección del tipo de material para evitar posibles complicaciones y una sustancia a evitar es el níquel. Diversos autores consideran como la reacción alérgica más común, la dermatitis de contacto, donde el níquel y cobalto juegan un papel importante. Las sustancias metálicas más inertes y menos tóxicas inicialmente recomendadas para formar parte de los piercingeran el oro de 14K o 18K, el niobium, el acero inoxidable y el titanio (8).
11.- Acumulación de placa bacteriana y formación de cálculo
 Se describe que la perforación lingual con un barbell puede provocar acúmulos de placa y cálculo supra y subgingival en dientes anteroinferiores debido a que la esfera inferior del piercing contacta continuamente con los dientes (11).
 12.- Aspiraciones e ingestiones
Siempre existe la posibilidad de que los aretes se pierdan en la boca, si esto llega a pasar, representa un peligro para el individuo, ya que si va al tracto respiratorio puede producir asfixia con el perno, rosca del arete, barra o el aro. Otra posibilidad es que se vaya al tracto digestivo y ocasione daño en él.
13.- Sialorrea
El contacto de un artefacto metálico en la boca puede estimular la producción de saliva, que incluso puede ser más fluida.
14.- Corrientes galvánicas
Los pacientes pueden mostrar una hipersensibilidad en las restauraciones de amalgama en contacto con el metal del piercing. Se ha especulado que la corriente galvánica de los aretes de acero inoxidable, en contacto con otros metales intraorales, puede causar sensibilidad en la pulpa del diente (8).
15.- Alteraciones del habla, masticación o deglución
El piercing puede obstaculizar el habla al interferir los movimientos normales de la boca provocando defectos en la pronunciación, en la fonación de algunas consonantes como son la L, T, R y S y afectar la comunicación, pues interfiere con la habilidad de pronunciar las palabras claramente, además de causar problemas en la masticación y deglución de los alimentos (8,11).A nuestro entender la destrucción de lo físicamente bello en el hombre puede ser trágico y en la Odontología puede resultar muy doloroso la pérdida de esta belleza para el paciente, tomando en cuenta que la mayoría de estos pacientes no tienen el verdadero conocimiento de la magnitud de las lesiones que pueden producir las incrustaciones de  piercing  y la posterior  influencia de estos sobre la estética facial,  llegando a afectarse incluso psicológicamente.
Todo lo anterior se encuentra mediado por rasgos distintivos de la personalidad, pues no todos los pacientes tienen la misma manera de percibir lo bello, y es que a cada persona hay que analizarla como un ser biopsicosocial, en donde se toma en cuenta cada forma de ver el mundo y sus realidades, para que posteriormente se pueda tener una noción de cómo piensa el paciente.

CONCLUSIONES


1. En las últimas décadas los principios estéticos y su aplicación adquirieron una importancia cada vez mayor en la práctica odontológica. En última instancia, la estética es subjetiva y cada uno tiene sus propios modelos y preferencias.
2. Con el decursar de los años la utilización y aplicación de los piercing ha pasado de ser una tradición para convertirse en un artículo que está de moda.
3. La mayoría de los jóvenes llevan piercing sin conocer las complicaciones que pueden ocasionar estos adornos, las cuales van desde un edema, hasta lesiones, tales como desgarramientos linguales e hiperplasia.

RECOMENDACIONES
El odontólogo es el llamado a realizar campañas que informen tanto a los jóvenes como a los padres y representantes acerca del riesgo que corren al permitir que personas no especializadas en el área de salud realicen una cirugía menor en la cavidad bucal.
Hacer todo lo posible para evitar que los profesionales de la salud lleven a cabo los procedimientos de colocación del piercing, pues estos tienen conocimientos suficientes de todas las complicaciones que esta práctica puede provocar.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICA

1. Colectivo de autores. Lecturas de Filosofía, Salud  y Sociedad. , La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2000: 232, 241.
2. Estética (filosofía)-Wikipedia, la enciclopedia libre. [Sitio en Internet]. Acceso13 de febrero de 2007. Disponible en: http://uvirtual.sld.cu/actualización/showarticle.php.
3. Scully C, Chen M. Tongue Piercing (Oral body art) Br. J. Oral Maxillofac Surg, Ed New York .2004:32.
4. Heorley T. Nipple-Piercings: Unusual artefacts.Ed Radiography. New Orlando 1979:45
5. Ring M.E.Dentistry: an illustrated history. H Aberms, Ed. New York.1985: 112-115.
6. Beckville C, Fisher A. The eloquent Surme of Ethiopia National Geographic Magazine. 2006:77-91.
7. González R. Adorno, theoder, teoría Estética Madrid, Ed.akad, 2005:23
8. Peticolas T, Tilliss TSI. Oral and perioral piercing: A unique form of self expression. J Contemp Dent Pract.Ed Cross-Poline GN. New York 2005:1-10.
9. Mayers LB, Judelson DA, Moriarty BW, Rundell KW. Prevalence of body art (body piercing and tattoing) in university undergraduates and incidence of medical complications. Mayo Clin Proc Los Angeles. 2002 Jan: 8-14.
10. Sean T, Carroll MD, Riffenburgh RH, Roberts TA, Myhre EB. Tattoos and body piercings as an indicator of adolescent risk-taking behaviours. Pediatrics, Ed. JADA June 2002: 1021-3.
11. Price SS, Lewis MW. Body piercing involving oral sites. Ed. JADA, 2004 Jan: 129-133.
12. González Arreaga, M. Piercing oral. Una tendencia Peligrosa. Editorial A.D.M. 2002: 202.
13. De Luca. Piercing bucal: lo que los dentistas deben saber. [Sitio en Internet]. Acceso 12 de marzo de 2007. Disponible en: http://www.apcd.org.br/biblioteca/revista/2002/.Borghetti.
14. A, Louise F. Controlled clinical evaluation of the subpedicle connective tissue grafts for coverage of gingival recession. Journal of Periodontology 2001:1107.