UNIVERSIDAD DE CIENCIAS MÉDICAS DE VILLA CLARA
Dr. “SERAFÍN RUIZ DE ZÁRATE RUIZ”
FACULTAD DE ESTOMATOLOGÍA




Características psicológicas de los pacientes con fisura labio-palatina en Villa Clara.





Autores:

Mireily Alfonso Carrazana.*
Yilianni Díaz Ruiz.**
Dayana Medina Jiménez.***

Tutor:
Dra. Juana Maritza Hernández Rodríguez.****

Asesor:
Lic. Daima Mildrey Villa Salas.*****


*Estudiante de tercer año de Estomatología. Alumna ayudante de Ortodoncia.
**Estudiante de segundo año de Estomatología. Alumna ayudante de Ortodoncia.
***Estudiante de tercer año de Estomatología.
**** Especialista de Primer Grado en Ortodoncia.
*****Especialista en Psicología Médica.

            
              
RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo de corte transversal con el propósito de caracterizar psicológicamente a los pacientes con fisura labio-palatina que son atendidos por el equipo multidisciplinario del Hospital Pediátrico “José Luis Miranda” de Villa Clara, en el período comprendido de septiembre del 2008 a febrero del 2009, contándose para ello con la intervención y el asesoramiento de especialistas en Psicología. Se obtuvieron como características psicológicas fundamentales de los pacientes estudiados: dificultades en las relaciones interpersonales, dependencia de la figura materna, sobreprotección, inseguridad e inmadurez emocional, y en un menor número de casos: rebeldía y dificultades en la esfera escolar. Se demostró relación entre el nivel educativo del tutor y la dificultad en las relaciones interpersonales de los pacientes, lo que reafirma el papel fundamental de la familia en el tratamiento multidisciplinario, no siendo así entre el desarrollo social y otras variables de interés estomatológico estudiadas.

Palabras claves: fisura labio-palatina; características psicológicas; tratamiento multidisciplinario.



INTRODUCCIÓN

Las malformaciones congénitas se conocen desde los albores de la humanidad, tal como lo muestran los grabados y figurillas testigos de pasadas civilizaciones y encontradas en diversas partes del mundo. Algunas eran incompatibles con la vida y otras condenaban al hombre a una muerte precoz y segura, ya fuera por la incapacidad que producían o por simple segregación del grupo humano. (1- 4)
La fisura labio-palatina es una malformación que fue descrita desde tiempos tan antiguos como el año 2000 a.C. por los egipcios. También han sido encontrados datos en los más disímiles lugares del mundo y en las más diversas épocas. Como ejemplo de ello, puede mencionarse que en diversos registros de civilizaciones indias como los Mayas, se hace alusión a las fisuras labiales. Autores de la antigüedad, como Sófocles, también mencionan esta entidad, y culturas tan ancestrales como la sumeria creían que esta deformidad era producto de que las mujeres embarazadas miraban a la diosa Luna en determinadas épocas del año en que para ellas estaba prohibido hacerlo. El aspecto común de esta malformación es que siempre ha sido asociada a una maldición o desgracia, y los sujetos que la han padecido han sido marginados. Aún en tiempos más avanzados, en países con bajo desarrollo de las fuerzas productivas los niños deformes eran abandonados a su suerte, por ejemplo en la India eran dejados en la jungla sin protección y cuidados.(1,5)

El labio y el paladar fisurado constituyen malformaciones craneofaciales congénitas producidas por defectos embriológicos en la formación de la cara, cuyo grado de compromiso se focaliza en ciertas zonas del macizo facial, especialmente el labio superior, la premaxila, el paladar duro o el piso de las fosas nasales. Se trata, por tanto, de una malformación producida a nivel de las estructuras orofaringonasales que han sido afectadas por una noxa que actuó entre la cuarta y doceava semana de gestación, siendo la sexta la de mayor riesgo. Constituyen malformaciones relativamente frecuente (aproximadamente el 15% de todas las malformaciones). El labio leporino asociado o no a paladar hendido presenta una incidencia a nivel mundial entre 0,8 a 1,6 casos por cada 1000 nacimientos. En nuestro país se comporta con un valor medio de 1 por cada 1000 nacimientos, y con esta misma incidencia se presenta en nuestra provincia. La fisura del paladar asociada a la fisura labial es la forma más frecuente de presentación de esta anomalía (3,4) es la deformación más frecuente que afecta a las estructuras maxilofaciales del hombre y ocupa el cuarto lugar entre los problemas de salud en Estomatología.2,6 La etiología de estas malformaciones es de carácter multifactorial incidiendo en su aparición factores genéticos y ambientales.(7)

Entre los aspectos más preocupantes respecto a estas anomalías, se cuentan: las disfunciones en el habla y la deglución, las enfermedades respiratorias a repetición y la disfunción estética, con la consiguiente secuela psicológica, que deja en el paciente fisurado la marginación social a que muchas veces se ve sometido por parte de los grupos humanos,8,9 sobre todo en la edad del crecimiento. Otro factor importante es el sentimiento de culpa generado en los padres, con más peso cuando la situación es aparentemente inexplicable, desencadenando una situación de estrés y una crisis familiar que muchas veces establece estilos educativos diferentes10. Como puede deducirse de lo anteriormente expuesto este paciente se hace tributario de un largo e intenso tratamiento médico por parte de un equipo multidisciplinario. Los objetivos del tratamiento del paciente con labio y paladar fisurado serán reducir al mínimo la desfiguración y sus secuelas físicas y psicológicas, disminuir el trastorno foniátrico y mejorar la función oral, buscando como único objetivo la rehabilitación estética y funcional del paciente, y por ende su adecuado desarrollo e integración social, lo que respondería positivamente al principio de la concepción del hombre como ser biosicosocial.(3,8)
Nuestra sociedad a menudo concede mucha importancia al aspecto físico, y esto puede hacer de la infancia -y especialmente de la adolescencia- una etapa muy difícil para aquellas personas que presentan diferencias en su aspecto físico.(11) Puesto que los niños con labio leporino y/o fisura palatina presentan anomalías faciales claramente visibles, es posible que tengan que soportar burlas y bromas pesadas, que pueden repercutir negativamente sobre su autoestima y crear en ellos características psicológicas diferentes y mecanismos de defensa de su personalidad. El manejo de la conducta del paciente pediátrico, exige un entrenamiento y conocimiento del desarrollo emocional y sociológico del niño,  la clasificación de este tipo de paciente, así como la evaluación de su desarrollo emocional, su grado de comunicación y su entorno social y familiar, son importantes para definir qué tipo de manejo del comportamiento se le puede brindar. Es por eso que el equipo de especialistas que asiste a pacientes con este tipo de anomalías faciales incluye personal especializado en Psicología.(12) En muchos países del mundo donde la medicina adquiere, por el sistema social impuesto, un carácter mercantil y financiero, muchas veces, luego del tratamiento quirúrgico de la fisura no se vela por el tratamiento rehabilitador del paciente capaz de insertarlo sanamente en la sociedad. Actualmente se abogan por equipos multidisciplinarios que rehabiliten estética, funcional y socialmente a los pacientes con este tipo de malformación.
El seguimiento psicológico de los pacientes fisurados por parte del especialista constituye una fase importante del tratamiento, la cual, en muchas ocasiones, no se toma en cuenta por los familiares, ni por el personal que los asiste; pero la integración social, el desarrollo interpersonal y el progreso de las habilidades comunicativas permite evaluar el logro del tratamiento multidisciplinario que se lleva a cabo en estos pacientes y debe ser considerado el objetivo principal de cualquier tratamiento médico  que se imponga con el fin de restablecer funcional y estéticamente a un paciente,(3) y para ello es fundamental el estudio del comportamiento y las características de dichos pacientes.
Considerando la posibilidad que nos ofrece este enfoque, declaramos como problema científico de nuestra investigación la necesidad de caracterizar psicológicamente a los pacientes con fisura labio-palatina que son atendidos en el Servicio de Ortodoncia del Hospital Pediátrico “José Luis Miranda” de Villa Clara.


OBJETIVOS

General:

Caracterizar psicológicamente a los pacientes con fisura labio-palatina atendidos en el Hospital Provincial Pediátrico “José Luis Miranda”  de Villa Clara.


Específicos:

Caracterizar la muestra según sexo, tipo de fisura y nivel de escolaridad del tutor.

Identificar las principales características psicológicas de los pacientes con fisura labio-palatina atendidos en el Hospital Pediátrico de Villa Clara.

Determinar las características psicológicas de interés  presentes en los pacientes con fisura labio-palatina atendidos en el Hospital Pediátrico de Villa Clara.

Determinar posible relación existente entre el desarrollo social del paciente y otras variables de interés.

 


DISEÑO METODOLÓGICO

  
Se realizó un estudio descriptivo de corte transversal con el propósito de caracterizar psicológicamente a los pacientes con fisura labio-palatina que son atendidos en el Servicio de Ortodoncia del Hospital Provincial Pediátrico “José Luis Miranda” de Villa Clara, en el período comprendido de septiembre del 2008 a febrero del 2009. Para ello se contó con la intervención y el asesoramiento en el estudio de personal especializado en Psicología.

El universo estuvo conformado por el total de pacientes con fisura que son atendidos en el Servicio de Ortodoncia de dicho Hospital, quedando constituida la muestra, mediante muestreo intencional, por 10 pacientes, en las edades comprendidas entre 7 y 10 años, por resultar la edad escolar uno de los momentos más estables para el diagnóstico psicológico y por la posibilidad de aplicar en esta etapa las pruebas psicológicas seleccionadas para el estudio. El tamaño de la muestra se debe a la epidemiología de las fisuras labio-palatinas (1/1000 nacimientos) y al rango de edades seleccionado para el estudio, lo que redujo el número de casos posibles para ser incluidos en la misma.

Criterios de inclusión:
- Niños con fisura labio-palatina en las edades de 7 a 10 años.
Criterios de exclusión:
-Pacientes con fisura labio-palatina menores de 7 años y mayores de 10 años.
-Aquellos pacientes que por voluntad propia o de los padres se negaran a participar en el estudio.
-Pacientes con algún tipo de discapacidad que lo invalide para el estudio.

La investigación cumplió con lo establecido en los códigos internacionales de  la ética médica: el respeto a las personas, la beneficencia, la no-maleficencia, la justicia y la autonomía. Los participantes fueron informados de forma oral y escrita de los objetivos del estudio, los beneficios que de él se podían derivar y las actividades en las que debían participar; aún aceptando, eran libres de abandonarlo si lo estimaban conveniente.  Además se les informó que los datos obtenidos se publicarían sólo con fines investigativos.
Se contó con el consentimiento informado de los pacientes así como de sus padres o tutores, (Anexo 1), los cuales fueron informados adecuadamente garantizándoles que la información obtenida no sería utilizada con otros objetivos ajenos a la investigación científica.

Los datos relacionados con el perfil psicológico de los pacientes fueron identificados mediante la aplicación de técnicas de evaluación psicológica como test y pruebas psicométricas, que permiten evaluar las esferas cognitivo conductual y afectivo emocional de los menores,  contando con la intervención de la Lic. Daima Villa Salas, psicóloga del Hospital Pediátrico “José Luis Miranda”. 
Pruebas utilizadas en el estudio psicológico:
 La entrevista psicológica: Es una conversación entre el psicólogo y el o los entrevistados, comprendida en una interacción verbal y no verbal con una finalidad profesional previamente establecida (diagnóstica, de intervención, selección, investigación) y con la creación de espacios para la expresión del sujeto entrevistado. Constituye un proceso complejo de construcción, de carácter mediato, a través del cual el sujeto debe ir avanzando en el curso de sus propias reflexiones y vivencias. Se caracteriza por ser un momento de intercambio cara a cara en el que se trata de estimular la expresión subjetiva del paciente (cognitivo- afectiva).  Requiere de un encuadre y puede tener diferentes niveles de estructuración, entre los que se encuentra la entrevista infantil que se distingue por una serie de  cuestiones o principios a considerar, ejemplo de ellos: el lugar donde se desarrolla la entrevista que debe ser acogedor para este grupo de edades, y el profesional, cuya apariencia física, lenguaje no verbal, gesticulación, tecnicismo verbal o abuso del chiqueo pueden generar ansiedades, temores y miedos en el niño. En esta se incluye la entrevista familiar, que aporta: composición, nivel educacional, ocupación, ingreso económico, condiciones de vida, así como las actitudes y creencias de los padres en relación a la escuela, el niño y la familia.
 La observación: Constituye un recurso indispensable para el psicólogo, está presente en la práctica profesional y posibilita evaluar información relevante que puede escapar a cualquier otra estrategia.  Se puede observar su comportamiento, expresiones, gestos, rapidez o lentitud en las respuestas, lenguaje, etc.
 Exploración de la memoria. Aprendizaje de las diez palabras: Técnica dirigida a explorar el recuerdo voluntario e incluye diez palabras sencillas. Se utiliza para valorar el estado de la memoria, la fatiga y la actividad de la atención.
  Dibujo Libre: El dibujo es un elemento extraordinariamente útil para el diagnóstico de los niños y adolescentes con alteraciones psíquicas ya que constituye un verdadero índice revelador de aspectos de su personalidad en desarrollo y de su vida psíquica en nuestra investigación, así como lograr una buena relación afectiva con él. Para su evaluación objetiva se tienen en cuenta aspectos como: el trazo, el control muscular, la calidad y la estabilidad del dibujo, uso del color, tratamiento de la figura humana, proporción, reforzamiento, movimiento y expresividad.
Dibujo de la familia: Es una forma de dibujo que se puede utilizar en menores a partir de los 4 años. Se aplica con el objetivo de conocer la dinámica de las relaciones afectivas del sujeto con su familia, la valoración que este tiene sobre cada miembro, las tareas que estos comúnmente realizan y la existencia  de conflictos.
 Completamiento de frases: Nos permite conocer los conflictos que tiene el paciente y en el área que están centrados los problemas fundamentales.
Metódica de exclusión de objetos: Se utiliza en la investigación de la actividad analítica sintética. El grado de generalización exige del paciente lógica de las respuestas, correlación de las generalizaciones y precisión de las formulaciones en cuanto a los rasgos más esenciales de cada objeto y sus nexos inmediatos, lo que permitirá excluir uno. Puede ser empleada para el conocimiento del nivel de generalización, la abstracción, la comparación, el análisis y la síntesis. Es muy  útil en el estudio de niños donde se sospeche dificultades para el aprendizaje.


Fases del estudio psicológico:

Contó de 4 sesiones fundamentales con espacio de 15 días entre ellas.
Primera sesión: Se realizó anamnesis para conocer todos los aspectos necesarios para el desarrollo de la investigación, además de observar la conducta del paciente.
Segunda sesión: Se realizó el estudio psicométrico, evaluando la esfera cognitiva de los niños.
Tercera sesión: Se evaluó el estado emocional de los pacientes.
Cuarta sesión: Se realizó una entrevista psicológica a los padres para constatar los datos obtenidos en la anamnesis triangulándolo con los datos obtenidos en las pruebas y evaluar el estilo educativo parental.
Los resultados del estudio psicológico se agruparon en variables y fueron vaciados en tablas para ser incluidos en la investigación.
La recolección de datos referente a otras variables de interés para el estudio se realizó mediante la Historia Clínica de los pacientes que pertenecían a la muestra y fueron recogidos datos como el sexo, el tipo de fisura que presentaban los niños y otras informaciones referentes a características familiares como el nivel educacional del tutor del paciente.

Técnicas de procesamiento y análisis:

Para el análisis e interpretación de los resultados se emplearon números absolutos y el análisis porcentual. Los resultados fueron vaciados en tablas de frecuencia para diversas variables, mostrándose la frecuencia y porcientos, así como tablas de doble entrada para relacionar variables, aplicándose la prueba de Chi-cuadrado, para comprobar la existencia o no de significación estadística. Todos los resultados permitieron finalmente llegar a las conclusiones del trabajo.
Para la aplicación de las pruebas estadísticas se utilizó el paquete computacional SPSS, el cual fue ejecutado en una microcomputadora Pentium 4, con ambiente Windows XP.

 


RESULTADOS


Tabla 1

Sexo de los pacientes con labio y paladar fisurados en edades entre 7 y 10 años atendidos en el Hospital Pediátrico de Villa Clara. 2009.

Sexo

Cantidad

%

Femenino

3

30

Masculino

7

70

Total

10

100

                                       Fuente: Datos de la Historia Clínica.

En la tabla 1 se observa la composición de la muestra estudiada en cuanto al sexo, de ellos 7 corresponden al sexo masculino y 3 corresponden al femenino.

 

Tabla 2
Tipo de fisura de los pacientes en edades entre 7 y 10 años atendidos en el Hospital Pediátrico de Villa Clara. 2009.

Tipo de fisura

Cantidad

%

Preforamen

2

20

Transforamen

7

70

Postforamen

1

10

Total

10

100

                                  Fuente: Datos de la Historia Clínica.


Tabla 3

Clasificación (según la afectación de los lados) de la fisura de los pacientes en edades entre 7 y 10 años atendidos en el Hospital Pediátrico de Villa Clara. 2009.

Complejidad de la fisura

Cantidad

%

Unilateral

9

90

Bilateral

1

10

Total

10

100

                                   Fuente: Datos de la Historia Clínica

La tabla 2 recoge datos referentes al tipo de fisura, mostrándose que 7 casos del total estudiado presentan fisura transforamen y 2 presentan fisura preforamen.  Referente al tipo de fisura según lados afectados (Tabla 3), se destaca un mayor porcentaje de   la fisura unilateral para un 90%.

Tabla 4

Nivel de escolaridad del tutor de los pacientes fisurados en edades entre 7 y 10 años atendidos en el Hospital Pediátrico de Villa Clara. 2009.


Nivel de escolaridad del tutor

Cantidad

%

Primaria

-

-

Secundaria

3

30

Pre-universitario

6

60

Universitario

1

10

Total

10

100

                              Fuente: Datos de la Historia Clínica
                       
En la tabla 4 se muestran las variables de estudio utilizadas para identificar el nivel de escolaridad  del tutor existiendo un predominio en el nivel pre-universitario con un 60% seguido del nivel secundario con un 30% y solo el 10% correspondió al nivel universitario.


Tabla 5

Principales características psicológicas identificadas en los pacientes con labio y paladar fisurados en edades de 7-10 años atendidos en el Hospital Pediátrico de Villa Clara. 2009.


Estados emocionales negativos

No

Total

Cant

%

Cant

%

Cant

%

Miedo inespecífico
 

2

20

8

80

10

100

Dificultades en las relaciones interpersonales.

5

50

5

50

10

100

Dependencia de la figura materna.
 

5

50

5

50

10

100

Sobreprotección.

10

100

-

-

10

100

Inseguridad.

6

60

4

40

10

100

Dificultades en la esfera escolar.

3

30

7

70

10

100

Inmadurez emocional.

8

80

2

20

10

100

Sentimientos de culpa.

2

20

8

80

10

100

Rebeldía

4

40

6

60

10

100

Irritabilidad

3

30

7

70

10

100

Fuente: Datos de pruebas Psicométricas y test psicológicos.


El análisis descriptivo de las variables nos ayuda a comprender rápidamente cuáles son las que más se destacan, este es el caso de la tabla 5, la cual representa las características psicológicas de los pacientes estudiados. Se destaca en la totalidad de la muestra analizada una sobreprotección por parte de la figura materna, seguida de inmadurez emocional con un 80%, inseguridad con un 60%, así como dificultades en las relaciones interpersonales y dependencia  de la figura materna con un 50% para ambas variables, las dificultades en la esfera escolar sólo se encontró en el 30% de los casos.


Tabla 6

Relación entre el nivel de escolaridad del tutor y las dificultades en las relaciones interpersonales de los pacientes con fisura en edades entre 7 y 10 años atendidos en el Hospital Pediátrico de Villa Clara. 2009.

Nivel de          
escolaridad del tutor

Dificultades en las relaciones
interpersonales

 

   Total

         Sí

          No 

Secundaria terminada

        3

          -

        3

Pre-universitario

        1

          5

        6

Universitario

        1

          -

        1

Total

        5

          5

       10

            
                  X 2 = 6.667        p = 0.036
                   Fuente: Datos del test psicológico y de la Historia Clínica.


La tabla 6 representa una tabla de doble entrada que relaciona las variables: nivel de escolaridad del tutor y  dificultades en las relaciones interpersonales de los pacientes estudiados. Al aplicar la prueba estadística Chi Cuadrado, se obtuvo un valor de p<0.05, lo que se traduce en una relación significativa entre ambas variables, con un 95% de confiabilidad.

Las tablas 7 y 8 relacionan el sexo y el tipo de fisura, respectivamente, con las dificultades en las relaciones interpersonales de los pacientes estudiados, pero en estos casos al aplicar la prueba estadística de Chi Cuadrado, no se encontró asociación pues el valor de p resultó mayor que 0.05.  

 

Tabla 7

Relación entre el sexo de los pacientes y las dificultades en el establecimiento de sus relaciones interpersonales. Hospital Pediátrico de Villa Clara. 2009.

 

Sexo de los pacientes

Dificultades en las relaciones
interpersonales

 

   Total

         Sí

          No 

Femenino

        1

          2

        3

Masculino

        4

          3

        7

Total

        5

          5

       10

                    X 2 = 0.477        p = 0.490
                   Fuente: Datos del test psicológico y de la Historia Clínica.

 

Tabla 8

Relación entre el tipo de fisura de los pacientes y las dificultades en el establecimiento de sus relaciones interpersonales. Hospital Pediátrico de Villa Clara. 2009.

 

  Tipo de fisura

Dificultades en las relaciones
interpersonales

 

   Total

         Sí

          No 

Preforamen

        1

          1

        2

Transforamen

        4

          3

        7

Postforamen

        -

          1

        1

Total

        5

          5

       10

                   X 2 = 1.143        p = 0.565
                   Fuente: Datos del test psicológico y de la Historia Clínica.

 


DISCUSIÓN


La mayor frecuencia de afectación por fisuras labio-palatinas que se encontró en nuestro estudio en cuanto al sexo, con un predominio de los  varones afectados sobre las féminas, coincide con estudios realizados por autores como Aizpurua,2 quien arrojó en su investigación datos similares y coincide además con otros autores de la literatura revisada.1,3,4 Igualmente nuestros resultados en cuanto al tipo de fisura según lados afectados coincidieron con la bibliografía revisada respecto a que la fisura unilateral es más frecuente que la bilateral.7

La asesoría de un psicólogo y de distintos grupos de apoyo constituye una etapa muy valiosa para la completa rehabilitación del paciente con fisura labio-palatina y para que la familia como grupo dialogue, discuta su situación y supere sus sentimientos y temores. Los pacientes con esta afectación casi siempre pueden presentar problemas psicológicos y emocionales por el rechazo de la sociedad.13,14 Coincidiendo con estos planteamientos nuestro estudio arrojó que los pacientes fisurados atendidos en el Hospital Provincial Pediátrico “José Luis Miranda” de Villa Clara, presentan afectaciones de su estado emocional, sobre todo dependencia de la figura materna, inmadurez emocional y dificultad en sus relaciones interpersonales. Estos resultados coinciden con los criterios de autores como González Landa y Sánchez Ruiz3 quienes expresan que los niños malformados presentan alteraciones psicológicas propias del temor a no ser aceptados socialmente, lo que les impide su desarrollo interpersonal y su integración social, por lo que se requiere de la asistencia de especialistas en Psicología como parte de su tratamiento integral.
Las autoras de esta investigación, luego del análisis y en conjunto con el especialista en Psicología,  coinciden en que los pacientes estudiados presentan dificultades en algunos procesos básicos de la esfera cognitivo conductual, así como dificultades en las relaciones interpersonales, familiares y escolares y presencia de síntomas ansiosos, depresivos  e inmadurez emocional, coincidiendo con criterios de otros autores3.

Los pacientes con fisura labio-palatina, por la disfunción estética claramente visible que presentan y por la importancia que concede nuestra sociedad al aspecto físico, se ven, muchas veces, temerosos de incluirse en los grupos sociales, esto repercute negativamente sobre su autoestima y crea en ellos inseguridad y temor social.11  Nuestro estudio coincidió que más de la mitad de los casos estudiados presentan inseguridad en sus relaciones sociales e  interpersonales.
En el estudio realizado por nuestro equipo de investigación se identificaron otras características psicológicas pero en menor número de casos, y estas fueron el miedo inespecífico, las dificultades en la esfera escolar, la rebeldía y los sentimientos de culpa.

El tratamiento del labio y paladar fisurado es muy complejo, donde no hay esquemas rígidos de tratamiento, ello obliga a que el abordaje se haga desde un punto de vista multidisciplinario. Un equipo multidisciplinario puede mejorar el tratamiento del labio y paladar fisurado y una amplia gama de problemas asociados15 como resultan ser las consecuencias psicológicas y afectivas que provocan estas afecciones.
Ford16 plantea que el tratamiento de esta compleja afección mediante equipos multidisciplinarios es la única forma de obtener buenos resultados.
El conjunto ha perfeccionado el conocimiento entre las disciplinas y ha definido el papel de cada profesional en el complejo proceso de rehabilitación del paciente, y por las características psicológicas encontradas en los pacientes de nuestro estudio, se demuestra la importancia de la atención y el seguimiento psicológico de este tipo de pacientes.

Nuestro estudio arrojó que existe relación, con un 95% de confiabilidad,  entre el nivel educacional del tutor (la figura materna en el total de los casos estudiados), y las dificultades en las relaciones interpersonales del paciente. Esto coincide con la importancia que muchos autores17,18 otorgan a la concepción de la familia como pilar fundamental en la rehabilitación del paciente con fisura labio-palatina y con la seguridad y confianza que las figuras materna y paterna le puedan transmitir a sus hijos  y que se traduzcan en características positivas para la formación de su personalidad y para el establecimiento de sus relaciones sociales. Esto dependerá en gran medida del conocimiento y la preparación de los padres y del apoyo que sean capaces de brindarle a sus hijos.

El estudio demostró que las características psicológicas identificadas en nuestros pacientes  no están relacionadas con cuestiones como el sexo o el tipo de fisura que presentan los mismos, que no influye la complejidad de la malformación, ni el sexo biológico en sus capacidades de establecer relaciones sociales; sin embargo se encontró en el total de la muestra estudiada, características de sobreprotección materna. Este resultado coincide  con los criterios de autores como Limiñana17, quien plantea que los padres, y sobre todo las madres, afectadas también por la malformación de un hijo, crean relaciones de temor y de sobreprotección (afecto en exceso) hacia este, factor capaz de justificar psicológicamente muchas de las características identificadas en nuestro grupo de pacientes. Las autoras de esta investigación en conjunto con la especialista en Psicología consideran que la marcada dependencia de la figura materna con predominio de un estilo educativo inadecuado de sobreprotección, es uno de los factores fundamentales que impide el adecuado desarrollo de la personalidad de estos niños.

Limiñana y colaboradores (18) también refieren que los padres sienten cómo las ilusiones y expectativas más inmediatas sobre su bebé son bruscamente sustituidas por las demandas del  diagnóstico y las necesidades inmediatas de tratamiento de estos niños, comenzando un largo camino, que a veces se prolongará hasta la adultez, en el que tanto sus vidas, como las de toda la familia, tendrán como propósito prioritario la restauración de los déficit físicos y la rehabilitación de las alteraciones asociadas. La forma en que los padres se enfrentan a esta difícil situación suele estar mediada tanto por los recursos sociales de su entorno más próximo, como por aspectos psicológicos personales de sobreprotección hacia sus hijos, que marcan la inmediatez de las primeras respuestas y organizan en último término la progresiva adaptación parental y familiar a esta malformación, determinante para el futuro bienestar de la familia y el desarrollo saludable e íntegro del bebé con fisura palatina.

El impacto que el nacimiento de un hijo con una malformación crónica como la fisura palatina tiene en la familia ha sido ampliamente estudiado, en principio desde un punto de vista pediátrico, y más tarde abarcando aspectos psicosociales más complejos relacionados con la adaptación psicológica de la familia y su repercusión en la rehabilitación del bebé.18

El estrés causado por la afección en pacientes y familiares puede ser aliviado mediante la interconsulta y el seguimiento por el psicólogo, contactando además con otros pacientes y familiares para intercambiar experiencias como parte del tratamiento interdisciplinario.19-21 Es preciso conocer psicosocialmente a estos pacientes, compartir conocimientos y estrategias terapéuticas para planificar adecuadamente la terapia multidisciplinaria del paciente con fisura labio-palatina.


CONCLUSIONES


En  la  muestra estudiada  el sexo que predominó fue el masculino de igual modo la fisura más frecuente fue la transforamen  unilateral y el nivel de escolaridad de los tutores fue el pre-universitario terminado. Las principales características psicológicas identificadas en los pacientes con fisura estudiados fueron: dificultades en las relaciones interpersonales, dependencia de la figura materna, inseguridad e inmadurez emocional, y en menor número de casos el miedo inespecífico, la rebeldía, las dificultades en la esfera escolar, la irritabilidad y los sentimientos de culpa. Se encontró en el total de los casos estudiados sobreprotección materna y se encontró relación entre la dificultad en las relaciones interpersonales y el nivel educativo del tutor no así con las demás variables estudiadas. 

 

REFERENCIAS  BIBLIOGRÁFICAS

1. Coiffman. "Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética", Vol II. Barcelona: Masson - Salvat, 1994. Pp. 1548-94.
2. Aizpurua R. Incidencia de Labio Leporino y Paladar Hendido en una región de Venezuela. Rev Lat Orto Odontopd [publicación periódica en línea] 2003. Agosto [citada 2008 Nov 25] Se encuentra en: URL: http://www.ortodoncia.ws/
3. González Landa, G. y Sánchez-Ruiz. Actualización en la rehabilitación integral de las fisuras labiopalatinas. Bol. S. Vasco-Nav. Pediatr 2004; 37, 24-27.
4. Louw B, Shibambu M, Roemer K. Cleft palate team: Cleft Palate Craniofacial J. 2006 Jan; 43(1):47-54.
5. Brent C, Matthew L. Social-Emotion Development of Infants and Young Children with orofacial Clefts. Infants and Young Children 2006; 19 (4), 262-291.
6. Sommerland B, Fenn C. Submucous cleft palate: a grading system and review of 40 consecutive submucous cleft palate repairs. Cleft Palate-Craneofacial J 2004;41:2
7. Cauvi León, D.  Etiopatogenia y tratamiento de las fisuras labio–maxilo–palatinas. Fac. Odontología. Chile. 2004; 30(1,2): 187-200.
8. Echevarría PE y cols. Prótesis fonoarticuladoras en pacientes con labio y paladar hendido.  Cir Plast 2004; 10(1):31-36
9. Confección de placa ortopédica funcional [sitio en internet] Acceso el 18 de  diciembre 2007. Disponible en: http//www.encolombia.com/otopedia alimenta8.htm.
10. Kearney PM, Griffin T. Between joy and sorrow: being a parent of a child with developmental disability. Journal of Advanced Nursing 2004; 34 (5), 582-592.
11. Fernández Rius L. Cómo surge y se forma la personalidad. Pensando en la personalidad. La Habana: Félix Varela;  2005. p. 123-5.
12. Soto RM. Reyes DD. manejo de las emociones del niño en la consulta odontológica. Rev Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría. Enero 2008. Disponible en : http://www.encolombia.com/ortopedi_tratamiento7.htm.
13. Clements M, Barnett D. Parenting and attachment among toddlers with congenital anomalies: Examining the Strange Situation and at-tachment Q-sort. Infant Mental Health Journal 2004; 23 (6), 625–642.
14. Jonnas C. Implicaciones estético-funcionales de la fisura labio palatina. Oral and Maxilofacial surgery 2001; 4:24-32
15. De Romero S. Rehabilitación integral del palato fisurado. Abril 2004.vol1.No1. /texto en Internet/2004/. Disponible en: http//vvvvvv.saludbucal.com
16. Ford, AM. Tratamiento actual de las fisuras labio palatinas. Rev. Médica 2004; 15 (1): 120-50.
17. Limiñana R, Patró R. Mujer y Salud: Trauma y cronificación en madres de discapacitados. Anales de Psicología 2004; 1, 47-54.
18. Limiñana, R; Corbalán, J; Patró R. Afrontamiento y adaptación psicológica en padres de niños con fisura palatina. Anales de psicología 2007; 23 (2): 201-206 Disponible en : www.um.es/analesps
19. Weigl V, Rudolph M, Eysholdt U, Rosanowski F.  Anxiety, Depression, and Quality of Life in Mothers of Children with Cleft Lip/Palate. Folia Phoniatrica et Logopaedica; 2005; 57, 20-27.
20. Limiñana R, Corbalán J, Patró R. Personality styles, woman and psychological adaptation in disability. Comunicación presentada en el 9th European Congress of Psychology. Granada; 2005.
21. Schwartz Ch. Parent of children with chronic disabilities: The gratification of caregiving. Families in Society 2003; 84 (4): 576-584.