INSTITUTO SUPERIOR DE CIENCIAS MÉDICAS “CARLOS J. FINLAY”
POLICLÍNICO UNIVERSITARIO “IGNACIO AGRAMONTE LOYNAZ”
CAMAGUEY




NIVEL DE CONOCIMIENTOS SOBRE ACCIDENTES EN EL HOGAR EN ANCIANOS DE UNA CASA DE ABUELOS.

 




AUTORES:
Alden J. Quesada Sifontes*
Eddy A. Ávila Castellanos**
Roel E. Villamar Puga***

TUTOR:
Dr. MSc. Ismael M. Ferrer Herrera****
 
*Estudiante de 4to año de Medicina. Alumno  ayudante 2 de Med. Interna.
**Estudiante de 5to año de  Medicina. Alumno  ayudante 2 de Cirugía General.                                                              
***Estudiante 5to año de Gestión de la Información en Salud.
****Esp. de 2do Grado en Medicina Interna. Profesor Titular y Consultante. Máster en     Longevidad Satisfactoria.



RESUMEN:

Objetivo: Determinar el nivel de conocimientos acerca de los accidentes en el hogar, en los ancianos pertenecientes a  la Casa de Abuelos del Policlínico Universitario “Ignacio Agramonte” de Camagüey, en el primer trimestre del año 2007.
Diseño metodológico: Se realizó un estudio descriptivo transversal. De un total de 61 ancianos, se  excluyeron 9,  por lo que la  muestra quedó integrada por 52 que cumplieron los criterios de inclusión. Los datos se obtuvieron por medio de la entrevista personal a los ancianos, previo consentimiento informado,  los que se registraron en una Encuesta confeccionada al efecto de acuerdo a los objetivos de la investigación.
Resultados: Las limitaciones motoras se expresaron en  20 adultos mayores para el 38.5%, 46 para el 88.5% expresaron que valía la pena continuar viviendo; 49 para el 94.2% afirmaron que se habían hecho todas las gestiones posibles para su mejoramiento, 43 ancianos para el 82.7% expresaron tener limitaciones para realizar las actividades de la vida cotidiana instrumentadas o no, las caídas como accidente más frecuente fueron  (43 para el 82.7%),
Conclusiones: Las limitaciones más frecuentes fueron las motoras y de los órganos de los sentidos. Las caídas fueron señaladas como los accidentes más frecuentes en el hogar y entre las causas de estas, los objetos mal dispuestos y los descuidos personales y familiares, con los que se relacionaron las medidas preventivas sugeridas. Se concluye que el nivel de conocimientos de los ancianos acerca de los accidentes en el hogar es bajo.

 


INTRODUCCIÓN

Durante casi toda la historia, los ancianos (las personas de 60 años en adelante) nunca sumaron más del 2 o el 3 por ciento de la población. Hace 150 años aproximadamente, esa proporción comenzó a elevarse. En el mundo desarrollado de hoy suma casi el 15 %.Para el año 2030, se acercará al 25 % y podría estar aproximándose al 30 % en algunos de los países de Europa continental, que envejecen rápidamente (1).
La ancianidad constituye hoy un serio problema de salud mundial, especialmente en los países desarrollados y en los que van emergiendo del subdesarrollo. En los países súper explotados y colonizados por el capitalismo, este problema no tiene actualidad, no existe, sencillamente porque los habitantes no llegan a ser ancianos, el promedio de vida puede ser tan bajo, como en Haití, Bolivia y muchos países asiáticos y africanos, que van desde 30 hasta 45 años, cifras muy acusatorias (2,3).

En Cuba la población experimentó durante el siglo XX un proceso de envejecimiento creciente, derivado de la transformación de sus patrones reproductivos (4).

En sentido perspectivo, debido fundamentalmente a los bajos niveles sostenidos de la fecundidad desde fines de los años 70, y en especial en la pasada década, se espera que tenga lugar una aguda intensificación del envejecimiento en nuestro país, de modo que para el año 2015 se prevé que uno de cada cinco cubanos sea un anciano; para el año 2025, que lo sea uno de cada cuatro, y para el 2035, uno de cada tres, proporción no alcanzada hasta el momento por país alguno a nivel mundial, la que se mantendría sin grandes cambios hasta el año 2050.  En esa última fecha, según las proyecciones del Centro Latinoamericano de Demografía, se estima que nuestra población contará con más de un millón de octogenarios, los que representarán entonces casi el 10% de todos los cubanos (CELADE, 1998).

Los accidentes son la quinta causa de muerte en el mundo; de ellos el 66 por ciento son caídas, en sus tres cuartas partes protagonizadas por personas mayores de 65 años (5). En Cuba los accidentes son la sexta causa de muerte para las personas de 60 años o más y al igual que en todo el mundo, las caídas son el motivo más común (6).

Si bien la etiología de los accidentes en el adulto mayor es multifactorial, se han identificado causas intrínsecas, determinadas por las condiciones patológicas del paciente que propician la accidentabilidad, tales como alteraciones del sistema osteomioarticular (SOMA), metabólicas, cardiovasculares, psicológicas, neurológicas, gastrointestinales y otras, y causas extrínsecas, debidas a las condiciones multiambientales en el hogar, tales como pisos resbaladizos, iluminación inadecuada, baños inseguros, cables en mal estado, escaleras defectuosas y otras (7-9).

Existen evidencias de que intervenciones multifactoriales sobre el conjunto de factores predisponentes de accidentes en ancianos han sido eficaces para disminuir el número de estos. Por otro lado, será necesario adecuar el entorno en todas aquellas circunstancias que puedan favorecer la aparición de los accidentes domésticos (8).
Motivados por estas razones decidimos realizar este estudio, con el objetivo de determinar el nivel de conocimientos sobre accidentes en el hogar, en los  ancianos de la Casa de Abuelos del Policlínico Universitario “Ignacio Agramonte” de Camagüey , durante el primer trimestre del  año 2007, como primer paso en la identificación del grado de información de los propios ancianos sobre esta problemática, para posteriormente poder diseñar estrategias de intervención educativas y comunitarias, que contribuyan a disminuir la morbi-mortalidad por estas causas.



OBJETIVOS

General:

Determinar el nivel de conocimientos acerca de los accidentes en el hogar, en los ancianos pertenecientes a  la Casa de Abuelos del Policlínico Universitario “Ignacio Agramonte” de Camagüey, en el primer trimestre del año 2007.


Específicos:
1- Caracterizar los ancianos estudiados según grupos de edades y sexo.
2- Identificar percepción sobre invalidez y envejecimiento.
3- Precisar actividades de la vida cotidiana realizadas por los ancianos.
4- Definir los accidentes más frecuentes, causas y medidas preventivas
    sugeridas  por los encuestados.



DISEÑO METODOLÓGICO

Se realizó un estudio descriptivo transversal con el objetivo de determinar el nivel de conocimientos acerca de los accidentes en el hogar, en los adultos mayores de la Casa de Abuelos “Amalia Simoni” del Policlínico Universitario “Ignacio Agramonte  Loynaz”, del municipio de Camagüey en el período comprendido del 1ro de Enero al 31 de Marzo del  año 2007.
Los criterios de inclusión que se tuvieron en cuenta fueron:
Pertenecer a la Casa de Abuelos seleccionada
Estar asistiendo regularmente
Brindar su consentimiento informado (ver Anexo 1)

Mientras que los criterios de exclusión fueron:
Tener limitaciones sensoperceptivas que le impidan su participación
No estar apto desde el punto de vista  de sus facultades mentales.

De un total de 61 ancianos, se  excluyeron 9,  por lo que la  muestra quedó integrada por 52 que cumplieron los criterios de inclusión.
Los datos se obtuvieron por medio de la entrevista personal a los ancianos, previo consentimiento informado (ver Anexo 1),  los que se registraron en una Encuesta confeccionada al efecto de acuerdo a los objetivos de la investigación (ver Anexo 2) y  según la bibliografía revisada (1, 7,9), que contenía las variables a estudiar, cuya selección se correspondió con los criterios que determinaron la confección de la misma. Las variables estudiadas fueron Grupo de  edades (años), Sexo, Percepción  sobre el validismo
Lugar de ocurrencia de los accidentes, Accidentes más frecuente, Limitaciones, Actividades de la vida cotidiana y Causas de accidentes  en el hogar

La Encuesta fue aplicada por los autores y una vez llena se convirtió en el registro primario de datos, los cuales se procesaron de forma computarizada utilizando una microcomputadora IBM compatible y se aplicó el programa MICROSTAT, para confeccionar el fichero y  hallar las estadísticas descriptivas en números absolutos y porcientos. Para determinar el nivel de conocimientos (NC), se promediaron los porcentajes de las respuestas expresadas por los ancianos en cada tabla, distribuyéndose en cuatro escalas o categorías: bajo (menor del 49%), regular (entre el 50% y el 69%), bueno (entre el 70% y el 89%), excelente (desde el 90% hasta el 100%). Los resultados se presentaron en forma de textos,  tablas.
Se tuvieron en cuenta los aspectos éticos para realizar esta investigación pues se mantuvieron en anonimato los nombres de los encuestados respetándose, además, su opinión y conocimientos acerca de los accidentes y la percepción acerca de las gestiones realizadas para su mejoramiento.



RESULTADOS

Tabla 1. Caracterización de los ancianos según grupo de edades y sexo. Casa de abuelos, Policlínico “Ignacio Agramonte y Loynaz”  Camagüey 2007.


Grupo de edades

  Femeninas

       Masculinos

            Total

(años)

no

%

no.

%

no.

%

60 - 69

6

11.5

8

15.4

14

26.9

70 - 79

12

23.0

9

17.3

21

40.4

80 - 85

8

15.4

6

11.5

14

26.9

90 y +

3

5.7

0

0

3

5.7

total

29

55.8

23

44.2

52

100


Entre los  ancianos estudiados se encontraron  29 del  sexo femenino  para el 55.8 %, siendo el  grupo de edades de 70 a 79 años con 21 para el 40.4%, el que más frecuencia de ancianos exhibió, a partir del cual disminuye el porcentaje a medida que aumenta la edad, sobre todo en el sexo masculino (sobre mortalidad masculina).

En relación a la percepción de que la vejez es sinónimo de invalidez, 38 ancianos contestaron negativamente para el 73.1%, a pesar que 27 para el 51.9% confesaron tener limitaciones (datos obtenidos de la Encuesta)
                                                                                                                      
Tabla 2.  Distribución según tipo de limitaciones.


Limitaciones

no.

%

motoras

20

38.5

visuales

9

17.3

olfatorias

5

9.6

auditivas

4

7.7

sexuales

3

5.8

mentales

3

5.8

total

43

82.7

           
Las limitaciones más frecuentes fueron las motoras en 20 adultos mayores para el 38.5%, seguidas de las de los órganos de los sentidos (visuales, olfatorias y auditivas) en 18 para casi el 35% (ver Gráfico 1. Anexo 3)

En cuanto a la percepción sobre la validez de la vida con limitaciones, 46 para el 88.5% expresaron que valía la pena continuar viviendo; 49 para el 94.2% afirmaron que se habían hecho todas las gestiones posibles para su mejoramiento y 43 para el 82.7% respondieron que realizaban con calidad las actividades de la vida cotidiana (datos obtenidos de la Encuesta).


Tabla 3. Distribución según tipo de actividades con
Limitaciones.


Limitaciones

no.

%

ABVD

20

38.5

AIVD

23

44.2

total

43

82.7

43 ancianos para el 82.7% expresaron tener limitaciones para realizar las actividades de la vida cotidiana instrumentadas o no; 23 (44.2%) para las actividades instrumentadas de la vida cotidiana (AIVC) y 20 (38.5%) para las  actividades básicas de la vida cotidiana (ABVC) (ver Gráfico 2. Anexo 3).


Tabla 4. Distribución según tipo de accidentes.


Tipos

no.

%

caídas

43

82.7

quemaduras

10

19.2

descargas eléctricas

1

1.9

               NC= 34.6% (bajo)   


Entre los tipos de accidentes más frecuentes señalados por los encuestados, se encontraron  las caídas (43 para el 82.7%) seguidas de las quemaduras (10 para el 19.2%) y la descarga eléctrica (1 para el 1.9%) (ver Gráfico 3. Anexo 3).
38 para el 73 % pensaron que los accidentes ocurrían principalmente en la vía pública (datos obtenidos de la Encuesta)


Tabla 5. Distribución según causa de accidentes.


           Causas

no.

%

objetos mal colocados

29

55.8

descuido personal

22

42.3

descuido familiar

8

15.4

pisos resbaladizos

8

15.4

riesgo de incendio

8

15.4

falta de memoria

5

9.6

             NC= 25.7% (bajo)   


Los objetos mal dispuestos en el hogar fueron considerados las causas más frecuentes de accidentes domésticos (señalados por 29 ancianos para el 55.8%), seguidos del descuido personal, dado sobre todo por la realización de tareas riesgosas para las limitaciones propias del anciano (22 para el 42.3%).

 

Tabla 6. Distribución de las medidas preventivas sugeridas.


Medidas preventivas

no.

%

mejor cuidado personal

36

69.2

mejorar cuidado familiar

16

30.7

evitar objetos mal colocados

14

27

evitar pisos resbaladizos

3

5.8

          NC= 33.2% (bajo)   

Entre las medidas preventivas sugeridas, los ancianos se expresaron por las relacionadas con la evitación de actividades demasiado riesgosas para la edad (referidas por 36 para el 69.2%) y las que requieren de la ayuda familiar (16 para el 30.7%) (Ver Gráfico 4. Anexo 3) Llama la atención que 14 adultos mayores para el 27% señalaron los objetos mal dispuestos como causa frecuente de accidentes en el hogar.



DISCUSIÓN

En relación al comportamiento de los ancianos estudiados según grupos de edades y sexo, los resultados expuestos coinciden con autores de la Red latinoamericana de Gerontología (10) y Gómez Juanola y colaboradores (11), al  igual que con  otros autores nacionales y foráneos de la literatura revisada (12–14), quienes reportan menor frecuencia de ancianos en las series estudiadas a medida que aumenta la edad y mayor presencia de mujeres que hombres por la sobremortalidad masculina.

Pereira y colaboradores en su estudio sobre “Morbilidad y Validamiento del paciente Geriátrico en una Comunidad”, en el municipio de Camagüey en el año 2001 (15) y autores del Centro Iberoamericano de la Tercera Edad en La Habana (16), así como los españoles García Soro y colaboradores en el 2004 (17), plantean que la discapacidad se incrementa progresivamente con la edad, aunque la mayor parte de los ancianos son independientes y activos, lo que coincide con nuestro estudio. La discapacidad afecta más a las mujeres que a los hombres, por lo que los hombres tienen una esperanza de vida más corta pero más activa.

En cuanto a la ocurrencia de accidentes según grupos de edades, Díaz y colaboradores en su estudio en el municipio de Vertientes en el año 1999, reportan el grupo de 70 a 79 años, como el más afectado (18), mientras que  Johnson reporta el grupo de 60-69 años (19), estos se comportaron similarmente a lo que señala la literatura revisada, aunque su incidencia real se desconoce según plantea el Profesor Roberto Suárez Terry en su compilación sobre la Prevención y control de las caídas en el adulto mayor, en la bibliografía básica sobre el tema en la Maestría de Longevidad Satisfactoria (20).

Se reporta que las caídas constituyen uno de los grandes síndromes geriátricos y que estas representan un problema de salud por las discapacidades y secuelas que producen así como la repercusión familiar (Síndrome postcaída), haciendo más  vulnerable y frágil al anciano. El 30% de los ancianos >65 años en la comunidad, se caen por lo menos 1 vez al año y el 50% de los >de 80 años.  La mitad repiten la caída; el doble ocurren en las mujeres antes de los 75 años; 75% ocurren en el hogar y 33.33% por el entorno, el 5% requieren atención médica y constituyen la causa de muerte más frecuente por accidentes en los ancianos. Del 2 al 10% se fracturan. Cifras similares reporta González C y colaboradores en Chile (21).

Otros autores como Salinas y Rojas Márquez en un estudio realizado en Venezuela,  informan que entre  los accidentes ocurridos en el hogar, las caídas ocupan el primer lugar (22). Similares resultados publican otros autores foráneos (23,24), lo que coincide totalmente con nuestros resultados, si se tiene en cuenta que la mayoría de los entrevistados expresaron que las caídas son la modalidad de accidente más frecuente en nuestro medio.

En EE.UU.  los accidentes constituyen la 7ma. causa de muerte en ancianos y el 50% está relacionado con caídas, generando un gasto de 12600 millones de dólares al año (25).

Autores nacionales como Luján y colaboradores en su estudio realizado en un área de salud de Camagüey en el 2002 (12) y Herrera y Cabrera  en la provincia de Pinar Del Río en el año 1999 (26) y extranjeros como  Tinetti y colaboradores (27), llegaron a la conclusión de que en la población estudiada por ellos, las mujeres sufrieron más accidentes que los hombres.

Luján  plantea que las caídas son la modalidad de accidente más frecuente debido a que la fuerza muscular disminuye con la edad (12). Según Santillana y colaboradores, las caídas pueden no causar una lesión grave pero pueden tener consecuencias importantes. Se calcula que las caídas son un factor implicado en el 40 % de los ingresos en las residencias geriátricas (28). Estos datos coinciden con la percepción expresada por los ancianos de nuestra serie.

En relación a las causas de los accidentes, Luján y colaboradores reportan  que dentro de las causas extrínsecas, ocupan el primer lugar los pisos resbaladizos, seguido de la iluminación inadecuada; lugar importante ocupan las caídas en el baño (12), lo que no coincide con nuestro estudio donde los objetos mal colocados seguido de los descuidos personales fueron las causas de accidentes más frecuentes sugeridas por los ancianos, llamando la atención como estos detectaron que los descuidos familiares tenían gran influencia en aparición de un evento  accidental, aunque en la evaluación de estos resultados el nivel de conocimientos resultó bajo .

Vilarmau y Roig publican en la Revista Multidisciplinaria  de Gerontología del 2005, que en el 28,6% el accidente fue secundario a la intervención de un factor extrínseco o medioambiental y en un 20,6% concurren varios factores, sin poder demostrar el predominio de algunos de ellos (29) mientras que Gómez Juanola y colaboradores (11), insisten en el papel de los factores intrínsecos y extrínsecos en las caídas en el hogar tanto en áreas urbanas como rurales y Vera Sánchez y Campillo Montilva (30),  en la importancia de la evaluación de la marcha y el equilibrio como factor de riesgo en las caídas del anciano.

En cuanto a las medidas sugeridas  para prevenir las caídas en el hogar, Gonzáles C. y colaboradores (21) proponen intervenir con medidas de cuidado ambiental y promoción de actividades físicas, planteando que sería interesante estudiar la relación entre capacidad funcional y la probable mayor exposición al riesgo de caer determinada por una, muchas veces inadecuada red de apoyo sociofamiliar o situación económica. Salinas y Rojas Márquez (22) reportan que el 89% de los ancianos son favorables a la prevención, porcentaje que es mayor en los familiares. Nuestros resultados traducen que la gran mayoría de los ancianos, a pesar de la edad, piensan que pueden realizar tareas de gran envergadura, lo que trae consigo  que incurran en tareas peligrosas y se incremente el riesgo de accidentes, por lo que se hace necesario intervenir educativamente y aplicar programas donde estos puedan comprender las limitaciones propias de su edad y lo necesario de desempeñarse en otras ocupaciones menos riesgosas.  Se observó que en cuanto a las medidas preventivas de los accidentes, los adultos mayores tienen bajo conocimiento. 

Montero-Odasso M. (31) recomienda una guía de práctica clínica  para la prevención de caídas en el paciente mayor, donde hace hincapié en la efectividad del ejercicio individualizado y cómo prescribirlo. También hace referencia a la utilidad de intervenciones multidisciplinarias, protectores de cadera y la prueba del levántate y anda para el diagnóstico del paciente vulnerable.
Por último,  las medidas preventivas de las caídas en el hogar pueden ser tan diversas como los factores intrínsecos y extrínsecos que las originan, sin dejar de tener en cuanta la necesidad de redes de apoyo familiar y social, es decir, la intervención tiene que ser multifactorial.

Cuba es uno de los países que mayor envejecida tiene a su población, situación compleja  que ha obligado a trazar nuevas estrategias y programas sociales y de gobierno, incluyendo la jubilación en edades más avanzadas y la capacitación de los profesionales del área de la salud, entre otros, para el manejo adecuado de este fenómeno, incluyendo la realización de eventos como el recién concluido Gerontoger 2008 con sede en nuestra capital, donde ,entre otras cuestiones, se trazaron pautas y líneas de acción para abordar, desde una perspectiva más holistica, el fenómeno de la ancianidad.

 


CONCLUSIONES

A pesar que el mayor porcentaje  de los ancianos estudiados, expresaron presentar limitaciones para la realización de las actividades de la vida cotidiana, casi las ¾ partes no consideraron que la vejez es sinónimo de invalidez. La gran mayoría expresaron que deseaban continuar viviendo y  que se habían hecho todos los esfuerzos para mantener su capacidad funcional.

Las limitaciones más frecuentes fueron las motoras y de los órganos de los sentidos. Las caídas fueron señaladas como los accidentes más frecuentes en el hogar y entre las causas de estas, los objetos mal dispuestos y los descuidos personales y familiares, con los que se relacionaron las medidas preventivas sugeridas. Se concluye que el nivel de conocimientos de los ancianos acerca de los accidentes en el hogar es bajo.



RECOMENDACIONES

Diseñar y aplicar intervención educativa para prevenir  accidentes en el hogar, particularmente las caídas en los adultos mayores.



REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


1. Vega García E, Menéndez Jiménez JE, Prieto Ramos O, González Vera EG, Leyva Salermo B, Cardoso Luna N, et al. Atención al adulto mayor. En: Álvarez Sintes R. Temas de Medicina General Integral t1. La Habana ECIMED; 2001.p.166 – 94.
2. González Rego R. Evolución de la población cubana en las últimas cuatro décadas. Rev Electr Geogr Cienc Soc [Serie en Internet]  .1999 Jun  [citado 1999 ago 1]  ; 42(1): [aprox.1p. ] .Disponible en: http://www.evolución de la población cubana en las últimas cuatro décadas.mht.
3. Cuba. Ministerio de Salud Pública. Programa nacional de atención al Adulto Mayor. Ciudad de La Habana: ECIMED; 1997.
4. Chávez  Negrín E. Algunas consideraciones sobre el proceso de envejecimiento demográfico en Cuba. La Habana: ECIMED; 2002.
5. Fernández González JM, Fernández Ychaso G. Comportamiento de la morbilidad por accidentes en un área de salud de Ciudad de la Habana. Rev Cubana Med Gen Integr[serie en internet ]. 2003 ene [citado 2006 Ago 7];42(2): [aprox.1p.] Disponible  en:http://www.ucmh.sld.cu/rhab/articulorev10/morbilidad.htm
6. González  Carmona B, López Roldán VM, Trujillo de los Santos Z, Escobar Rodríguez AD, Valeriano Ocampo J, Sosa H JM, et al. Guía de  Práctica Clínica para la prevención de caídas en el adulto mayor. Rev Med Inst Mex Seguro Soc. 2005; 43(5): 425-41.
7. Rigol O, Pérez P, Pera CG, Fernández J, Fernández JE. Atención al adulto mayor. EN: Rigol Ricardo O, Pérez Carballás P, Pérez Corral J, Fernández Sacasas J, Fernández Mirabal JE. Medicina General Integral t1. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 1988.p.166-84.
8. Robles MJ. Prevención de la fractura de cadera en ancianos: medidas no farmacológicas. Rev Mult Gerontol. 2004; 14(1): 27-33.
9. Haver K. Ejercicios para la rehabilitación secundaria de las caídas en  pacientes geriátricos con una historia de caídas insidiosas .JAMA Geriatric  Soc 2001; 49(1):10-20.
10. Red latinoamericana de Gerontología [Iniciado en Internet]. Brasil:                                          Congreso de Gerontológico Internacional 26 – 30 de junio 2005, inc.;c 2005
11. Gómez Juanola M, Conill Godoy JL, Pulido Ramos JC, et al. Rev Cubana Med Gen Integr [Serie en Internet].2004 Dic [citado 2006 Ago 3 ]; 20(5-6): [aprox.1p.]. Disponible en: http: //Bvs.sld.cu/Revistas/mgi/vol 20-5-6-04/mgi075-604.htm.
12. Lujan RY, Hernández PO, Rodríguez PA, Abreu VC. Comportamiento de las caídas en el adulto mayor en un área de salud .Rev Arch Med Camaguey. 2002; 6(2): 1025-0255.
13. Tideiksaar R. Preventing falls: How to identify risk factors and reduce  complications. Geriatrics. 2002; 51(2):43-53.
14. Cumming RG, Miller JP, Kelsey JL, Davis P, Arken CL. Medications and   multiple falls in elderly people: The St Louis OASIS Study. Age Ageing. 2001; 20:455-460.
15. Pereira Bordelois N, Fernández Rodríguez IC. Morbilidad y validamiento del paciente geriátrico en una comunidad. Rev Arch Med Camagüey [Serie en Internet].2001 Jun [citado 2006 Ago 8 ]; 5(2): [aprox.1p.]. Disponible en: http://www.cmw.sld.cu/amc/2001/v5n2/414.htm.
16. Centro Iberoamericano de la Tercera Edad .Atención al anciano en Cuba. Desarrollo y perspectiva.2ed.La Habana: Editorial Palacio de Las Convenciones; 2003.
17. García Soro JM, Ramos Solchaga M, González Espejo M. Análisis de la   discapacidad y la minusvalía en rehabilitación según la clasificación internacional de deficiencia, discapacidad y minusvalía. Rehabilitación. 2004; 38 (4): 151-61.
18. Díaz OD, Barrera GA, Pacheco IA. Incidencia de las caídas en el adulto mayor institucionalizado. Rev Cub Enfermer. 1999; 15(1):34-8.
19. Johnsson B. Fall injuries among olderly persons living at home. Scand J Caring Sci. 1998; 12(2):67-72.
20. Suárez Terry R. Prevención y control de las caídas en el adulto mayor. Curso 13 Maestría de Longevidad Satisfactoria [CD-ROM]. LaHabana: MINSAP-ISCM-H;2004.
21. Gonzáles CG, Marín LP, Pereira ZG. Características de las caídas en el  adulto mayor que vive en la comunidad. REV Med Chile 2001; 129:1021-30.
22. Salinas P, Rojas MR. Accidentes domésticos en ancianos. Municipio Libertador. Mérida. 1993-1996. MedULA, revista de Facultad de Medicina, Universidad de los Andes (Venezuela). 2006; 15.
23. Varas-Fabra F, Castro ME, Pérula deTL, Fernández FM, Ruiz MR, Encizo BI. Caídas en ancianos de la comunidad: prevalencia, consecuencias y factores asociados. Aten Primaria 2006; 38: 450-455.
24. Séculi SE, Brugulat GP, March LlJ, Medina BA, Mart{inez BV,Tresserras GR. Las caídas en los mayores de 65 años: conocer para actuar. Aten Primaria 2004; 34: 186-191.
25. Gac EH. Caídas en el adulto mayor. Boletín de la Escuela de Medicina de Universidad Católica de Chile. 2000; 29(1-2).
26. Herrera Miranda GL, Cabrera Prado J. Accidentes Geriátricos más   frecuentes. Bol Med Gen Integr  [serie en Internet].2000 [citado 2005 Dic 10];4(1):[Aprox./p.].Disponibleen:http:www.pri.sld.cu/Facultad/Boletines/Boletín 1-00.html. 
27. Tinetti ME, Speechley M, Ginter SF. Risk factors for falls among elderly persons living in the community. N. Engl J Med. 2001; 319(26):1701-1707.
28. Santillana Hernández de SP, Alvarado Moctezuma LE, Medina Beltrán GR, Gómez Ortega G, Cortes González RM. Caídas en el adulto mayor. Factores intrínsecos y extrínsecos. Rev Med Inst Mex Seguro Soc. 2002; 40 (6):489-93.
29. Vilarmau M, Roig J. Análisis comparativo de las caídas en la gente mayor que compartan fractura de fémur en las poblaciones de referencia del Hospital Parc taulí de Sabadell y el Hospital Comarcal de I'Alt Penedés. Rev Mult Gerontol. 2005; 15 (4): 228-32.
30. Vera SM, Campillo MR. Evaluación de la marcha y el equilibrio como factor de riesgo en las caídas del anciano. Rev Cubana Med Gen Integr [Serie en Internet] 2003 [revisado 14 de Junio del 2007];19(5). Disponible:http://bus.sld.cu/revistas/mgi/indice.html

31. Montero-Odasso M. Prevención de caídas en los ancianos. Evidencia aten. primaria. 2001; 4(1):18-22.



ANEXOS


Anexo 1
Consentimiento Informado.

El que suscribe___________________ está de acuerdo en  participar en el estudio “Nivel de conocimientos sobre accidentes en el hogar en ancianos de una casa de abuelos”. Para dar este consentimiento he recibido una explicación ampliada sobre el estudio quien me ha informado sobre la importancia del mismo. Se me ha explicado que esta aprobación es totalmente voluntaria y no representa un compromiso, pues estoy en plena libertad de no aceptarla, y retirarla cuando estime conveniente con garantía de recibir una atención médica adecuada.

A los __________ días del mes de  ________________ del 2007.

Anexo 2
Encuesta
Nombre_________________________________________________

Sexo:   Masculino_____    Femenino_______

¿Cree usted que la a vejez es sinónimo de invalidez? Sí___   No____
¿Presenta usted   limitaciones con su edad? Sí____  No___
Si sí responda: ¿Qué tipo de limitaciones?
Motoras_____  visuales_____   olfatorias______
Auditivas_____ sexuales_____  mentales_____

¿Vale la pena continuar viviendo a pesar de presentar limitaciones?
Sí____   No____

¿Se han hecho todas las gestiones posibles para  su mejoramiento?
Sí___  No___
¿Realiza con calidad las actividades de la vida cotidiana? Sí___  No___
¿Qué tipo de actividades presentan limitaciones?
Actividades básicas de la vida diaria_______
Actividades instrumentadas de la vida diaria_______
¿Cuáles son los tipos de accidentes que usted cree que más afectan a los ancianos?  
Caídas____   Quemaduras_____   Descargas eléctricas_____
Otros_____________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
___________________________________________
¿Dónde cree usted que ocurren mayormente los accidentes?
 Hogar__ Vía publica__ otros____
¿Cuáles son las causas  más frecuentes de accidentes en el hogar?   
Pisos resbaladizos____ Descuido personal____ Falta de memoria____

Objetos mal colocados____ Riesgo de incendio____ Descuido familiar____

Iluminación inadecuada____ Escaleras en mal estado____   Baño mojado____    
Dormitorio____   Cambios asociados al envejecimiento______
Ingestión de Medicamentos_____   Otras_____

¿Qué medidas preventivas usted sugiere para prevenir los accidentes?
Evitar objetos mal colocados____ Mejorar cuidado familiar____
Evitar pisos resbaladizos____ Mejor cuidado personal ____

Evitar la polifarmacia_____ Entrenar la marcha_______
    
Reducir alcohol y medicamentos____   Promover ejercicios físicos_____