1
Crónica a una profesional de gran valía

Por Francisco Vargas Roselló


De baja estatura, pero de incalculable valor humano, poseída  de una virtud que hace ver lo chico grande y lo difícil fácil, saturada de  devoción profesional, consagrada en su empeño por la búsqueda de la perfección en su labor periodística, la Lic. Magali González Camacho, ha dejado en la “Revista 16 de Abril” por más de 25 años, una huella que marca pauta en las generaciones de los Estudiantes de Ciencias Médicas, que en igual periodo de tiempo han sido directivos de esta publicación.

La “Revista 16 de Abril” surge y lleva ese nombre como respuesta de los estudiantes de medicina, al suceso del los ataques mercenarios en esa fecha de 1961,  y es editada por los propios estudiantes, los que por iniciativa propia, solicitaron al Comandante en Jefe, en mayo de 1984,  una plantilla de profesionales de la prensa, la cual después de su aprobación, dio lugar a la incorporación de la compañera Magali en diciembre de ese mismo año. Desde entonces se desempeña como Periodista,  Redactora y Correctora, siendo la única profesional que se ha mantenido de forma permanente en el colectivo.

Condecorada con la medalla “Félix Elmusa” otorgada por la Unión de Periodista de Cuba y merecedora de la “Manuel Piti Fajardo” que otorga el Ministerio de Salud Pública a quien permanece por más de 15 años en el sector, Magali se jubila con mucha nostalgia porque su añoranza por su desvinculo de la Revista va ser parte del resto de su vida.

Su retiro es más por enfermedad que por el derecho de jubilarse, pero entre sus reconocimientos, el mayor, es la satisfacción del deber cumplido y la estimación que le han dado a su desempeño periodístico los directivos de la Revista, los que se quedan con su enseñanza y la tranquilidad de que pueden contar con ella en todo momento para que la “16 de Abril” mantenga el orgullo de ser asesorada por los conocimientos de una profesional de tanto mérito.

Vaya, la más sincera felicitación del colectivo, por su obra y consagración de toda la vida.