Era un momento crucial [Abril 1961]
                       Por Francisco Vargas Reselló


Desde el mes de noviembre el Consejo Editorial de la Revista “16 de Abril”, ha  declarado la puesta en marcha de un plan de actividades para la conmemoración del 50 aniversario de su creación,  por ese motivo hemos diseñado una sección
”50 Abriles por la Ciencia”, donde aparecerán informaciones relacionadas con el tema, razón por la que considero oportuno entrevistar a José  Ángel Fernández Sacasas, Decano Fundador de la Facultad “Miguel Enríquez”. Profesor Titular de Propedéutica Clínica y Medicina Interna de la UCM-H, y fundador de la Revista.


Sacasa- Profesor, a medio siglo de aquel momento histórico, cuando un grupo de estudiantes de medicina, entre los que usted figuraba como uno de los protagonistas de la creación de una revista, en la que se pronunciaron en apoyo al proceso revolucionario, justo en la fecha de los ataques mercenarios del 15 de abril de 1961.
¿Qué vivencia puede comentarme de esa iniciativa?  
Era un momento crucial [Abril 1961] de la lucha revolucionaria dentro y fuera de la universidad, agudos e intensos los enfrentamientos con los elementos contrarrevolucionarios en lo ideológico y en la defensa política y material de la revolución.  Un cierto número de estudiantes de los que nos iniciamos en la universidad en 1959, la mayoría de procedencia burguesa, optaron por abandonar los estudios y marcharse a EEUU, no sin antes intentar arrastrar a la mayoría a abandonar la militancia revolucionaria, lo que no consiguieron, pues nos integramos a la FEU, a las milicias estudiantiles José A. Echavarría y un grupo importante a la AJR revolucionaria convertida poco después en UJC.

- ¿Cómo surge la idea y cuál era el contenido de la publicación?   
Se hizo evidente la necesidad de contar con un medio de difusión de la ideología y la lucha revolucionaria de nuestro estudiantado y nuestro pueblo.

- ¿Cómo y dónde la editaban?
Empezó con una edición en off set en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de La Habana -hoy Universidad de Ciencias Médicas de La Habana- y luego se pudo imprimir en talleres de la imprenta Nacional de Cuba.

- ¿Por qué “16 de Abril”?  
Recién a la creación de la revista por la Asociación de Estudiantes de Ciencias Médicas de la Universidad de La Habana se produce en Abril de 1961 la agresión imperialista de Playa Girón, en cuyos combates participamos un número importante de estudiantes de medicina integrados a las milicias nacionales revolucionarias en calidad de sanitarios, enfermeros y en funciones médicas (los de últimos años). Allí cayó Pedro Borrás Astorga, compañero nuestro de 3er año de la carrera. Cuando discutíamos en la Dirección de la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR) de medicina que nombre debía ostentar la nueva publicación, impactados por la victoria de nuestro pueblo en Playa Girón, se consideró adoptar una fecha que invocara tal acontecimiento histórico. Se propusieron “15 de Abril” (día de inicio de la agresión con los bombardeos a La Habana y Santiago de Cuba y “19 de Abril” (día de la victoria), finalmente concordamos “16 de Abril” como el nombre de mayor significación (día en que el Cdte. en Jefe declaró el carácter socialista de nuestra revolución, en el acto celebrado en el entierro de las víctimas de los bombardeos del día anterior) al también poner de manifiesto nuestra inquebrantable posición ideológica.        

- Unos años después de su primera edición, la Revista cambia su propósito inicial de contenido político a científico. ¿A qué se debe el cambio?
Era otro momento, las definiciones ideológicas ya habían sido despejadas y el estudiantado universitario cerraba filas junto a nuestro pueblo en la defensa de la revolución y la construcción de la nueva sociedad. Cobraron vigor otras proyecciones que, sin abandonar las político-ideológicas, acercaban más la publicación al perfil del estudiante de ciencias médicas y fomentaban un mayor interés por su formación profesional y científica, sirviendo de vehículo para recoger los mejores trabajos científicos premiados en las pujantes jornadas científico estudiantiles iniciadas a finales de los 60’s.     

- Durante 50 años la publicación se ha mantenido, y todo este tiempo ha sido editada por las nuevas generaciones de estudiantes que lograron situarla entre las revistas de carácter nacional, y en la actualidad se puede ver en cualquier parte del mundo a través de su sitio web, e incluso en los duros momentos del período especial, cuando debido a las limitaciones económicas muchas publicaciones dejaron de editarse; la “16 de Abril” se mantuvo entre las priorizadas. 
¿Qué opina de los cambios progresivos durante estos años y de la proyección actual?
Al igual que la marcha de la revolución la universidad, sus estudiantes y profesores han de estar al nivel de los tiempos que corren, en correspondencia con las cambiantes demandas de la realidad, no hacerlo entrañaría un rezago histórico y una especie de anquilosamiento. Ello justifica los cambios realizados y por realizar en ciencias médicas y sus instancias representativas, incluida nuestra revista.      
 

- ¿Qué siente al ver con tanta vitalidad la revista que hace medio siglo surgiera por la idea de un grupo de jóvenes del que usted formó parte?        
Que al sembrar esta semilla pudimos contribuir al desarrollo histórico de nuestra universidad  y dejamos a los jóvenes de las sucesivas generaciones irrigarla con su sostenida dedicación, con miras a proseguir cosechando los frutos que continúen nutriendo nuestra alma mater.