.
SECCIONES
.
SOBRE PUBLICACIÓN
Normas de Publicación
Colectivo Editorial
Sisteme Editorial
.
FRASE CÉLEBRE
. Todo lo que es hermoso tiene su instante y pasa.
Luis Cernuda

. El amor no mira con los ojos, sino con el alma.
William Shakespeare

.

 

ARTÍCULO ORIGINAL

Comportamiento de la sobrevida en leucemias agudas no linfoblásticas en Cienfuegos

Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima
Departamento de Oncohematología.
Universidad de Ciencias Médicas de Cienfuegos

Autores:
Flavio Andrés Bovio Caltieri 1
Eliana Paola Álvarez Cabral 1

Tutor:   
Dr. Rafael Gómez Baute 2

1 Estudiante 4º año de Medicina. Alumno Ayudante Hematología.
2 Especialista de 1er Grado en MGI y 1er Grado en Hematología. Profesor Asistente.

RESUMEN
Introducción: Las leucemias agudas no linfoblásticas (LANL) representan el 80 % de las leucemias del adulto, su tasa de mortalidad se incrementa con la edad hasta llegar a 20 por cada 100.000 en mayores de 70 años.
Objetivos: Caracterizar el comportamiento de la sobrevida de las leucemias agudas no linfoblásticas
Diseño Metodológico: Se trata de un estudio observacional, descriptivo, longitudinal, retrospectivo, donde el universo estuvo constituido por los 96 pacientes diagnosticados de LANL en los años comprendidos entre 1999 hasta el 2010. Los datos fueron obtenidos a través del libro de registro de hemopatías malignas del departamento de Oncohematología.
Resultados: La edad media de la serie estudiada fue de 55 años. El sexo masculino predominó con 55 pacientes. La variante morfológica más frecuente fue la LANL M4 (mielomonocítica). La sobrevida global fue de un 20 % con una media de seguimiento de 60 meses. La sobrevida global fue ligeramente superior en el sexo femenino 25 % vs 18 %. Los pacientes en los cuales se les realizó alguna variante de trasplante, tuvieron una mejor sobrevida 75 % vs 13 %.
Conclusiones: Se concluye que la sobrevida por leucemias es muy modesta, con una supervivencia global de 21 pacientes para los 11 años de estudio.
Palabras claves: leucemias agudas, sobrevida, tratamiento.

INTRODUCCIÓN
En 1845 John Hughes Bennett (1812-1875) tenía solamente 33 años y Rudolf Virchow  24  (1821-1902), cuando cada uno describió en autopsias, a  pacientes con dos características comunes: esplenomegalia y un cambio en el color y consistencia de la sangre. Aunque Bennett creyó que la sangre contenía  material purulento, Virchow no se mostró conforme, por lo cual describió lo encontrado como sangre blanca o "Leucemia", término atribuido a él en 1847. (1) En 1891  Laureate Paul Ehrlich (1854-1915), Premio Nobel, lanzó nuevos métodos para teñir células sanguíneas y confirmó que los granulocitos eran el tipo de célula  predominante en la forma mieloide de la leucemia. (1)
El progreso rápido en el conocimiento de la leucemia llevó al tratamiento clínico estándar de antraciclina y ara-C (1982), en ciclos repetitivos, consolidado por quimioterapia, curable para muchos pacientes con riesgos citogenéticos favorables o intermedios, pero con resultados muy modestos en adultos viejos con dichos riesgos.1)
Heinrich Lissauer (1861-1891) informó sobre el beneficio del uso del arsénico en pacientes con leucemia mieloide crónica (LMC). En la actualidad está droga es el agente más eficaz en el tratamiento de la leucemia aguda promielocítica (LAP), representando la más clara victoria en el campo de las leucemias. (2, 3)El primer trasplante de médula ósea tuvo lugar en 1957, incorporándose desde entonces en los protocolos terapéuticos de las Leucemias Agudas. (1)
Las leucemias mieloides agudas (LMA) son el resultado de la malignización de un precursor hematopoyético precoz, que provoca que esta célula dé lugar a una progenie que no es capaz de diferenciarse, pero que continúa proliferando de forma incontrolada, lo que trae  como consecuencia la rápida acumulación de células mieloides  inmaduras  en  la  médula  ósea.  Estas  células llamadas blastos, progresivamente reemplazan al tejido hematopoyético normal, provocando una reducción en la producción de leucocitos, hematíes y plaquetas, y con el tiempo, pasan al torrente circulatorio infiltrando  el bazo, los ganglios, el hígado y otros órganos vitales. (4)
El grupo cooperativo Franco-Americano-Británico (FAB), desde 1976, ha divulgado una clasificación en la cual subdivide las LMA en ocho subtipos basados en la morfología y la citoquímica (2):
- MO: Mielocítica mínimamente diferenciada.
- M1: Mielocítica sin maduración.
- M2: Mielocítica con maduración.
- M3: Promielocítica.
- M4: Mielomonocítica.
- M5: Monocítica.
- M6: Eritroleucemia.
- M7: Megacariocítica.
La clasificación de la OMS en los últimos años ha ido ganando cada vez más aceptación, al aunar los recientes conocimientos incorporados en cuanto a los aspectos citogenéticos, el papel de la mielodisplasia y el tratamiento citostático previos. Además, promulga la existencia de al menos 20 % de blastos en médula ósea para realizar el diagnóstico de LMA. (5)
La mayoría de los tratamientos quimioterapéuticos han sido decepcionantes, con escasos resultados clínicos y elevados índices de mortalidad, por lo cual se hace necesaria la creación de nuevos protocolos de tratamiento, tal vez utilizando combinaciones de los diferentes agentes farmacológicos para lograr resultados más satisfactorios.(6)
Desde el comienzo del tratamiento de las leucemias agudas no linfoblásticas (LANL) las antraciclinas y los análogos de las purinas (Citosar) han sido los pilares básicos del tratamiento. Sin embargo, en la actualidad, los avances en la tecnología molecular, en la inmunohematología y la farmacogenómica están abriendo nuevas luces para tratar estas enfermedades. (6)
Por otro lado, un grupo grande de estudios aleatorizados y controlados apoyan la hipótesis de que la solución terapéutica más viable en los pacientes jóvenes deben ser los regímenes que usan dosis más elevadas de los medicamentos convencionales, con alguna variante de trasplante. No obstante, en los pacientes ancianos el propósito más razonable, desde el punto de vista terapéutico, sería la mejoría de la calidad de vida por encima de la posibilidad de una terapéutica curativa. (7)
Hasta el momento, en Cienfuegos, no se han realizado estudios en cuanto a la sobrevida de las Leucemias Agudas, y tampoco existen publicaciones referentes a esta temática que puedan ser consultadas, razones por las que nos planteamos el siguiente problema de investigación:
¿Cuál es el comportamiento de la sobrevida en pacientes con LANL diagnosticados en la provincia de Cienfuegos?

OBJETIVOS
General
Caracterizar el comportamiento de la sobrevida de las leucemias agudas no linfoblásticas (LANL) en el Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima, en el período de tiempo comprendido entre enero de 1999 y marzo de 2010.
Específicos
- Caracterizar la población de estudio según sexo, edad por grupos etáreos y variante morfológica.
- Describir la sobrevida global de estos pacientes y estratificarlos en cuanto a sexo, edad, variante diagnóstica, origen y trasplante.

DISEÑO METODOLÓGICO
Tipo de Estudio: Se realizó un estudio observacional, descriptivo, longitudinal, retrospectivo.
Lugar: Hospital Clínico Quirúrgico Docente Dr. Gustavo Aldereguía Lima, Cienfuegos, Cuba.
Tiempo: Enero de 1999  a  marzo de 2010.
Universo y muestra: Se trabajó con el universo que estuvo conformado por los 96 pacientes que fueron diagnosticados con leucemias agudas no linfoblásticas en la consulta de Oncohematología.
Criterios de inclusión:
Todos los pacientes diagnosticados con LANL en la consulta de Oncohematología del hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima, en el período de tiempo entre  enero de 1999  y marzo de  2010.
Criterios de exclusión:
Pacientes cuyas microhistorias o informes de medulograma no se encontraban disponibles.
Fuente de datos: Se emplearon los libros de registros de informes de medulograma, de hemopatías malignas y las microhistorias individuales de cada paciente, para la obtención de las variables: sexo, edad, variante diagnóstica, origen,  trasplante, fecha de diagnóstico y fecha de fallecimiento.
Técnicas de procesamiento de la información: Para el procesamiento de los datos derivados de los instrumentos aplicados,  se  utilizaron los métodos de estadística descriptiva, presentados en tablas de distribución de frecuencia. Se calcularon además estadígrafos de tendencia central y de dispersión. Se aplicaron las pruebas estadísticas de Kaplan Meier para la estimación de la sobrevida,  análisis estadístico más adecuado en este tipo de estudio. Para el procesamiento y organización de la información se construyeron tablas de datos utilizando el paquete estadístico SPSS versión 12 para Windows, la información fue procesada a través de Microsoft Office 2007.
Las variables utilizadas fueron: Edad según grupo etáreo, sexo, variante morfológica de LANL, incidencia de LANL por año, sobrevida global, sobrevida global según sexo, sobrevida global según variante morfológica, sobrevida global según origen, sobrevida global según edad por grupo etáreo, sobrevida global según trasplante de médula ósea.
Implicaciones éticas: Todos los datos obtenidos a partir de las microhistorias y  el libro de registro de medulogramas de hemopatías malignas, así como los exámenes complementarios, registro de trasplantes y necropsias, fueron obtenidos   en el Departamento de Oncohematología, utilizados adecuadamente para desarrollar la presente investigación científica cuyos resultados excluyen datos personales o referentes a la identidad de los pacientes, cuidándose  así los parámetros bioéticos. Dicha investigación obtuvo la aprobación de la Cátedra de Medios Diagnósticos del Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima.

RESULTADOS
Tabla 1. Distribución de los pacientes según edad por grupos etáreos y sexo. Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima. Cienfuegos, Cuba. Enero 1999 – Marzo 2010. (n=96)

 Grupos etáreos

Sexo

Total

Masculino

Femenino

 

10 - 19

Recuento

3

-

3

% de sexo

5,5%

-

3,1%

 
 20 - 29

Recuento

3

5

8

% de sexo

5,5%

12,2%

8,3%

 
30 - 39

Recuento

8

6

14

% de sexo

14,5%

14,6%

14,6%

 
 40 - 49

Recuento

6

8

14

% de sexo

10,9%

19,5%

14,6%

 
50 - 59

Recuento

10

8

18

% de sexo

18,2%

19,5%

18,8%

 
60 - 69

Recuento

7

4

11

% de sexo

12,7%

9,8%

11,5%

 
70 - 79

Recuento

9

7

16

% de sexo

16,4%

17,1%

16,7%

 
 80 y más

Recuento

9

3

12

% de sexo

16,4%

7,3%

12,5%

 

Total

Recuento

55

41

96

% de sexo

100,0%

100,0%

100,0%

Fuente: libro de registros y microhistorias.

En la Tabla 1 se muestra la distribución de los pacientes de acuerdo a la edad por grupos etáreos y al sexo, donde se plantea que el grupo  de pacientes masculinos sobresale con 55 casos;  el resto corresponde a  mujeres. Resulta  llamativo que  el mayor número de casos en dicho sexo  (masculino), fue diagnosticado por debajo de los 60 años. El que mayor porcentaje aportó fue el comprendido entre los 50 a 59 años con 18.8% del total;  le siguieron en orden decreciente los comprendidos entre 70 a 79 con 16.7% y los grupos entre 30 a 39 y 40 a 49 con 14,6% en ambos casos. La edad media de la serie estudiada fue de 55  años con una desviación de 20 años. La tasa de incidencia estimada fue de 0.24 x 1000 habitantes y el por ciento  de letalidad de las leucemias fue de 76.2%. El paciente de menor edad fue de 15 años y el mayor tenía 91.

Tabla 2. Distribución de los pacientes según la variante morfológica de leucemia aguda y el sexo. Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima. Cienfuegos, Cuba. Enero 1999 – Marzo 2010. (n=96)

Variante Morfológica de LANL

Sexo

Total

Masculino

Femenino

 

LANL M0

Recuento

2

1

3

% de sexo

3,6%

2,4%

3,1%

 
LANL M1

Recuento

13

5

18

% de sexo

23,6%

12,2%

18,8%

 
LANL M2

Recuento

10

7

17

% de sexo

18,2%

17,1%

17,7%

 
LANL M3

Recuento

7

6

13

% de sexo

12,7%

14,6%

13,5%

 
LANL M4

Recuento

13

19

32

% de sexo

23,6%

46,3%

33,3%

 
LANL M5

Recuento

2

1

3

% de sexo

3,6%

2,4%

3,1%

 
LANL M6

Recuento

3

-

3

% de sexo

5,5%

-

3,1%

 
LANL M7

Recuento

3

2

5

% de sexo

5,5%

4,9%

5,2%

 
Bifenotípicas

Recuento

2

-

2

% de sexo

3,6%

-

2,1%

Tota

Recuento

55

41

96

% de sexo

100,0%

100,0%

100,0%

Fuente: libro de registros y microhistorias.

En la Tabla 2 se aprecia la distribución según la variante morfológica de la clasificación FAB y sexo, donde la variante más común es la mielomonocítica o M4 con 32 casos para 33.3%. En orden de frecuencia siguieron las variantes M1 y M2, siendo las mismas más frecuentes en el sexo masculino.

Tabla 3. Sobrevida global en pacientes con diagnóstico de  LANL. Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima. Cienfuegos, Cuba. Enero 1999 – Marzo 2010. (n=96)

Sobrevida Global

Eventos(*)

Censurados(**)

Total

Estado

75

21

96

Fuente: libro de registros y microhistorias.
(*) Eventos: aquellos pacientes que cumplen la condición de fallecimiento.
(**) Censurados: pacientes que se encuentran vivos y por ende no cumplen la condición.

En laTabla 3 y gráfico 1 se muestra la estimación de sobrevida global por el método de Kaplan Meier (8), comprobándose que esta fue de un 20% para los 11 años de estudio. Del total (96 pacientes),  75 están fallecidos y el resto vive. La media de supervivencia en meses fue 7 para los fallecidos y 54 en los que sobrevivieron.

Gráfico 1. Sobrevida global en pacientes con diagnóstico de  LANL. Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima. Cienfuegos, Cuba. Enero 1999 – Marzo 2010. (n=96)

1

Tabla 4. Sobrevida global según variantes morfológicas. Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima. Cienfuegos, Cuba. Enero 1999 – Marzo 2010. (n=96)

Variante

Eventos

Censurados

Total

LANL M0

3

-

3

LANL M1

15

3

18

LANL M2

15

2

17

LANL M3

7

6

13

LANL M4

25

7

32

LANL M5

2

1

3

LANL M6

3

-

3

LANL M7

4

1

5

Bifenotípicas

1

1

2

Total

75

21

96

Fuente: libro de registros y microhistorias.

En la Tabla 4 y gráfico 2 se observa la sobrevida global, según la variante morfológica, donde desde el punto de vista estadístico no existen diferencias en cuanto a sobrevida en los distintos tipos de variantes morfológicas, sin embargo, desde el punto de vista clínico, la variante M3 resulta ser la de mejor supervivencia a los 11 años de estudio, con un 40% de supervivencia y la de peor pronóstico  la variante M0.

Gráfico  2. Sobrevida global según variantes morfológicas. Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima. Cienfuegos, Cuba. Enero 1999 – Marzo 2010. (n=96)

2

Tabla 5. Sobrevida global según el origen de la leucemia. Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima. Cienfuegos, Cuba. Enero 1999 – Marzo 2010. (n=96)

Origen

Eventos

Censurados

Total

Primarias

63

20

83

Secundarias

12

1

13

Total

75

21

96

Fuente: libro de registros y microhistorias.

En la Tabla 5 y gráfico 3 se aprecia la sobrevida de los pacientes de acuerdo al origen primario o secundario de la leucemia, observándose que las leucemias de origen secundario son de peor pronóstico, siendo la diferencia apreciable de acuerdo al punto estadístico p=0.0015.

Gráfico 3. Sobrevida global según el origen de la leucemia.  Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima. Cienfuegos, Cuba. Enero 1999 – Marzo 2010. (n=96)

3

Tabla 6. Sobrevida global de pacientes con LANL según grupos etáreos. Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima. Cienfuegos, Cuba. Enero 1999 – Marzo 2010. (n=96)

Grupo etáreo

Eventos

Censurados

Total

10 – 19

2

1

3

20 – 29

6

2

8

30 – 39

7

7

14

40 – 49

11

3

14

50 – 59

15

3

18

60 – 69

8

3

11

70 – 79

15

1

16

80 y más

11

1

12

Total

75

21

96

Fuente: libro de registros y microhistorias.

En la Tabla 6 y gráfico 4 se muestra la sobrevida por LANL, según grupos etáreos, donde se aprecia que las edades por debajo de los 40 años son las que mejor supervivencia muestran en el período de tiempo estudiado.

Gráfico  4. Sobrevida global de pacientes con LANL según grupos etáreos. Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima. Cienfuegos, Cuba. Enero 1999 – Marzo 2010. (n=96)

4

 

Tabla  7. Sobrevida global en pacientes según realización de TMO. Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima. Cienfuegos, Cuba. Enero 1999 – Marzo 2010. (n=96)

Trasplante de Médula Ósea

Eventos

Censurados

Total

Si

1

3

4

No

74

18

92

Total

75

21

96

Fuente: libro de registros y microhistorias.

En la Tabla 7 y gráfico 5 se observa la sobrevida global en pacientes a los cuales se les realizó Trasplante de Médula Ósea (TMO) y los que no lo recibieron. La supervivencia es muy superior en el pequeño grupo de pacientes trasplantados, estas diferencias son estadísticamente significativas p=0.0312.

Grafico 5. Sobrevida global en pacientes según realización de TMO. Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima. Cienfuegos, Cuba. Enero 1999 – Marzo 2010. (n=96)

5

DISCUSIÓN
La LMA es la leucemia mieloide más común, con una prevalencia de 3,8 casos por      100.000, elevándose a 17,9 enfermos por 100.000 adultos en edades de 65 años o más. La edad promedio de presentación oscila en los 70 años y tres hombres se ven afectados por cada 2 mujeres. En nuestra serie  encontramos que al igual que otros estudios el sexo predominante es el masculino y la edad media de presentación fue menor que la habitualmente hallada por otros autores. Sin embargo, el mayor número de pacientes se sigue reportando en edades superiores a los 60 años, lo cual no entra en discordancia con lo reportado en la literatura. (9, 10)
En relación con la epidemiología de las leucemias agudas la que con más frecuencia se reporta es la leucemia mielomonocítica o M4, en nuestra serie,  esta fue la variante morfológica más común lo cual no difiere de lo reportado. En orden de frecuencia le continúa la leucemia promielocítica o M3; de acuerdo a estudios epidemiológicos esta variante es la más frecuente en población hispánica.  El comportamiento del resto de las variantes morfológicas es más o menos similar y el pronóstico es por supuesto más sombrío. (11)
En la supervivencia global de los pacientes con LMA sigue siendo un reto para la mayoría de los grupos dedicados al estudio y tratamiento de esta enfermedad.(12) Los mejores resultados en cuanto a sobrevida global han sido reportados por el grupo de tratamiento pediátrico alemán del BFM. Este grupo, por su filosofía a la hora de dar la atención médica a dichos pacientes, utiliza un esquema bastante ordenado  a partir de tres drogas en la inducción inicial, consolida con altas dosis de Citosar y aplica un esquema de intensificación tardía,  más mantenimiento; así logra una supervivencia del 50%  (con 5 años de tratamiento), por lo que la tendencia internacional ha tratado de extrapolar los esquemas de tratamiento del adulto. (13-18)
Sin embargo, los logros en su sobrevida global del grupo del MD Anderson y el grupo del Instituto Nacional de Cáncer de los EE.UU. no han podido reportar tasas superiores al 20% en 5 años de estudio. Tampoco estos estudios han podido demostrar diferencias en cuanto a la sobrevida en relación con el sexo. (14,19-22)  
Por lo tanto, se puede afirmar que la sobrevida de las Leucemias Agudas no Linfoblásticas es modesta con resultados de supervivencia que no superan cifras mayores a un 20%, comportándose la población de Cienfuegos de forma similar al resto de los grandes estudios internacionales británicos, alemanes y norteamericanos, en relación a la sobrevida, lo cual coincide con la hipótesis planteada en la presente investigación científica.
Una debilidad del estudio realizado por nosotros, es no poder establecer los grupos de riesgo citogenéticos que establecen todos los estudios internacionales (7), en nuestro caso, la leucemia mieloide de mejor comportamiento en cuanto a sobrevida global resultó ser la variante M3,  la única que consistentemente muestra un pronóstico distinto al resto de las leucemias después de la introducción de los agentes de diferenciación celular como el ácido retinoico, reportando tasas de supervivencia superiores al 70%. El pronóstico del resto de las variantes no suele diferir notablemente si bien ya se sabe que desde el punto de vista molecular la presencia de ciertas alteraciones citogenéticas, como por ejemplo la inversión del cromosoma 16 en la leucemia mielomonocítica, la traslocación 8;21 variante M2 resultan ser de mucho mejor pronóstico en los pacientes que la padecen y de hecho esto marca una estratificación del riesgo inicial para cada paciente en particular. (21, 23-25)
La LMA relacionada con la terapia o que surge después de un Síndrome Mielodisplásico (SMD) (26) es generalmente más resistente al tratamiento estándar que la LMA de novo. Esto se debe a que en la evolución de los SMD se acumula un gran número de mutaciones a nivel del ADN y la adquisición del gen multidroga (MDR) hacen más difícil el efecto citotóxico de las distintas drogas quimioterápicas. En nuestro estudio no difiere este planteamiento, el comportamiento en cuanto a sobrevida de leucemias agudas secundarias fue muy sombrío. (15)
El tratamiento para los pacientes menores de 60 años consiste en quimioterapia citotóxica y se pueden curar entre el 20-75% de los casos, en dependencia fundamentalmente de la citogenética de la célula leucémica. Sin embargo, la quimioterapia produce tal resultado en menos del 10% de los pacientes de mayor edad, debido a su incapacidad de sobrevivir al tratamiento y fundamentalmente por la asociación de la edad avanzada con las anomalías citogenéticas que involucran el cromosoma 5 y 7. (18)
Una mejor comprensión de la patogenia de la LMA ha permitido el desarrollo de terapias más eficaces, particularmente para los pacientes de mayor edad. Lograr el éxito en el “ataque” de las numerosas variantes genotípicas de la LMA es el mayor desafío. (18, 27)
En nuestro estudio no se difiere de estos planteamientos, el grupo de peor pronóstico fue el de mayor de 60 años similar a lo reportado en la mayoría de los estudios.
En relación con el trasplante de médula ósea los distintos estudios han sido inconsistentes en demostrar su utilidad. En cuanto al trasplante alogénico parece ser la opción más viable desde el punto de vista curativo en los pacientes con riesgo intermedio y alto una sobrevida global de 50% a los 5 años de realizado el mismo. La opción del autotrasplante no ha mostrado ventajas significativas en relación con los esquemas de quimioterapia estándar al comparar ambos grupos. (28, 29,30 ,31)    
En la última década, aunque han mejorado los resultados del tratamiento de la LMA, éstos continúan siendo modestos, y en la práctica la mayor parte de los pacientes sucumben ante una enfermedad que reaparece y progresa después de una respuesta inicial, o que resulta refractaria desde sus inicios a la quimioterapia. Por ello, las LMA siguen implicando un gran reto terapéutico dentro del campo de las hemopatías malignas.
La citosina es el agente más activo en la LMA y la estrategia de su administración es mantener una concentración adecuada durante varios días. Desde hace tres décadas y hasta la fecha,  el esquema más utilizado es el “3 + 7”: (9)

  • Citosina arabinósido: 100 mg x m2/IC/diario/ días 1 – 7.
  • Rubidomicina: 60 mg x m2/vía EV/diario/ días 1 – 3.

Basados en los hallazgos de mortalidad encontrados y en las nuevas evidencias científicas respecto al tratamiento y su estratificación por grupo, se han establecido nuevas y diferentes filosofías  de tratamiento, lo que sin dudas resulta ser una nueva ventana hacia la terapéutica de las leucemias, que muestran buenos resultados,  con incremento de la sobrevida en diferentes países del mundo, no empleada en Cuba de forma rutinaria pero que pudiera mostrar resultados más alentadores en los próximos años. (9, 12)
Estas recientes pautas terapéuticas,  que ya se emplean,  consisten en estratificar a los pacientes en dos grandes grupos etáreos, menores y mayores  de 60 años;  en los primeros se trata de utilizar altas dosis de citosar + mitoxantrone (esquema HAM) o citosar + etoposido + mitoxantrone + factor estimulante de colonias granulocíticas (esquema EMA-G) en el momento de la inducción, y en los casos en que sea posible, aplicar alguna variante de trasplante. Pero en aquellos pacientes mayores de 60 años se opta por utilizar esquemas paliativos, es decir, citostáticos a bajas dosis, ya que dada las pocas posibilidades del paciente se prefiere calidad de vida y mejor sobrevida global. (9, 12)

CONCLUSIONES
- La sobrevida por Leucemias Agudas no Linfoblásticas es muy modesta, con una supervivencia global de 21 pacientes para los 11 años de estudio.
- La LANL presentó un predominio en el sexo masculino, siendo el grupo que mayor porcentaje de diagnósticos arrojó el comprendido entre los 50 y 59 años.
- Existe mejor sobrevida en los pacientes menores de 60 años, así como también en aquellos portadores de la enfermedad  que tuvieron la opción del trasplante de médula ósea.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Martin ST. Acute Myeloid Leukemia; Decided Victories, Disappointments, and Detente: An Historical Perspective.See the related ASH 50th Anniversary Review articles under the ACUTE AND CHRONIC LEUKEMIAS section of the publication ASH 50th Anniversary Reviews: A Salute to the American Society of Hematology. 2005.
  2. Bennett JM, Catovsky D, Daniel MT et al. Proposals for the classification of the acute leukaemias. French-American-British (FAB) co-operative group. Br J Haematol 1976;33:451-458.
  3. Chen G-Q, Zhu J, Shi X-G et al. In vitro studies on cellular and molecular mechanisms of arsenic trioxide (As2O3) in the treatment of acute promyelocytic leukemia: As2O3 induces NB4 cell apoptosis with downregulation of Bcl-2 expression and modulation of PML-RARα/PML proteins. Blood 1996;88:1052-1061.
  4. Lichtman MA, Liesveld JC. Leucemia mielógena aguda. En: Beutler E, Lichtman MA, Coller BS, Kipps TJ, Seligsohn U. Williams: Hematología.6 Ed. Madrid, España: Marbán Libros S.L., 2005:1047-83.
  5. Vardiman JW, Harris NL, Brunning RD. The World Health Organization (WHO) classification of the myeloid neoplasms. Blood 2002; 100:2292.
  6. Mayer RJ, Davis RB, Schiffer CA, et al. Intensive chemotherapy in adults with acute myeloid leukemia. Cancer and Leukemia Group B. N Engl J Med. 1994;331:896-903.
  7. Cheson BD, Bennett JM, Kopecky KJ, et al. Revised recommendations of the International Working Group for Diagnosis, Standardization of Response Criteria, Treatment Outcomes, and Reporting Standards for Therapeutic Trials in Acute Myeloid Leukemia. J Clin Oncol 2003;21:4642–4649.
  8. Kaplan EL, Meier P. Non-parametric estimation form incomplete observation. J Am Stat Assoc 1958; 47: 457–481.
  9. Juliusson G, Antunovic P, Derolf A, et al. Age and acute myeloid leukemia: real world data on decision to treat and outcomes from the Swedish Acute Leukemia Registry. Blood. 2009;113:4179-4187.
  10. Appelbaum FR, Gundacker H, Head DR, et al. Age and acute myeloid leukemia. Blood. 2006;107:3481-3485.
  11. Hillestad LK. Acute promyelocytic leukemia. Acta Med Scand 1957;159:189-194.
  12. Sekeres M, Elson P, Wang X. Time from Diagnosis to treatment initiation predicts survival in acute myeloid leukemia (AML). Blood (ASH Annual Meeting Abstracts), Nov 2007; 110:598.
  13. Woods WG, Neudorf S, Gold S, et al. A comparison of allogeneic bone marrow transplantation, autologous bone marrow transplantation, and aggressive chemotherapy in children with acute myeloid leukemia in remission: a report from the Children’s Cancer Group. Blood. 2001;97:56-62.
  14. Baer MR, George SL, Dodge RK, et al. Phase 3 study of the multidrug resistance modulator PSC-833 in previously untreated patients 60 years of age and older with acute myeloid leukemia: Cancer and Leukemia Group B Study 9720. Blood. 2002;100:1224-1232
  15. Fröhling S, Schlenk RF, Kayser S, Morhardt M, Benner A, Döhner K, et al. Cytogenetics and age are the major determinants of outcome in intensively treated acute myeloid leukemia patients older than 60 years: results from the AMLSG trial AML HD98-B. Blood 2006;108:3280-8.
  16. Farag SS, Archer KJ, Mrozek K, Ruppert AS, Carroll AJ, Vardiman JW, et al. Pretreatment cytogenetics add to other prognostic factors predicting complete remission and long-term outcome in patients 60 years of age or older with acute myeloid leukemia: results from cancer and leukemia group B 8461. Cancer and Leukemia Group B 8461. Blood 2006;108:63-73.
  17. Krauter J, Heil G, Hoelzer D, et al. The role of consolidation therapy in the treatment of patients up to 60 years with high-risk AML [Abstract]. Blood. 2005;106:172.
  18. Buchner T, Berdel WE, Haferlach C, et al. Age-related risk profile and chemotherapy dose response in acute myeloid leukemia: a study by the German Acute Myeloid Leukemia Cooperative Group. J Clin Oncol. 2009;27:61-69.
  19. Moore JO, George SL, Dodge RK, et al. Sequential multiagent chemotherapy is not superior to high-dose cytarabine alone as postremission intensification therapy for acute myeloid leukemia in adults under 60 years of age: Cancer and Leukemia Group B Study 9222. Blood. 2005;105:3420-3427.
  20. Appelbaum FR, Kopecky KJ, Tallman MS, et al. The clinical spectrum of adult acute myeloid leukaemia associated with core binding factor translocations. Br J Haematol. 2006;135:165-173.
  21. Fro¨hling S, Skelin S, Liebisch C, Scholl C, Schlenk RF, Do¨hner H et al. Comparison of cytogenetic and molecular cytogenetic detection of chromosome abnormalities in 240 consecutive adult patients with acute myeloid leukemia. J Clin Oncol 2002; 20: 2480–2485.
  22. Falini B, Mecucci C, Tiacci E et al. Cytoplasmic nucleophosmin in acute myelogenous leukemia with a normal karyotype. New England Journal of Medicine 2005; 352: 254–266. Erratum in: N Engl J Med. 2005; 352(7):740.
  23. Falini B, Nicoletti I, Martelli MF et al. Acute myeloid leukemia carrying cytoplasmic/mutated nucleophosmin (NPMcþ AML): biologic and clinical features. Blood 2007; 109: 874–885.
  24. Gale RE, Hills R, Kottaridis PD, et al. No evidence that FLT3 status should be considered as an indicator for transplantation in acute myeloid leukemia (AML): An analysis of 1135 patients, excluding acute promyelocytic leukemia, from the UK MRC AML10 and 12 trials. Blood 2005;106:3658–3665.
  25. Gale RE, Green C, Allen C et al. The impact of FLT3 internal tandem duplication mutant level, number, size, and interaction with NPM1 mutations in a large cohort of young adult patients with acute myeloid leukemia. Blood 2008; 111: 2776–2784.
  26. Pagel JM, Appelbaum F, Sandmaier BM, et al. 131I-anti- CD45 antibody plus fludarabine, low-dose total body irradiation and peripheral blood stem cell infusion for elderly patients with advanced acute myeloid leukemia (AML) or high-risk myelodysplastic syndrome (MDS) [abstract]. Blood. 2005;106:119.
  27. Frohling S, Schlenk RF, Kayser S, et al. Cytogenetics and age are major determinants of outcome in intensively treated acute myeloid leukemia patients older than 60 years: results from AMLSG trial AML HD98-B. Blood. 2006;108:3280-3288.
  28. Nakamura R, Rodriguez R, Palmer J, et al. Reduced intensity conditioning for allogeneic hematopoietic stem cell transplantation with fludarabine and melphalan is associated with durable disease control in myelodysplastic syndrome. Bone Marrow Transplant. 2007;40:843-850.
  29. Hegenbart U, Niederwieser D, Sandmaier BM, et al. Treatment for acute myelogenous leukemia by lowdose, total-body, irradiation-based conditioning andhematopoietic cell transplantation from related and unrelated donors. J Clin Oncol. 2006;24:444-453.
  30. Valcárcel D, Martino R, Caballero D, et al. Sustained remissions of high-risk acute myeloid leukemia and myelodysplastic syndrome after reduced-intensity conditioning allogeneic hematopoietic transplantation: chronic graft-versus-host disease is the strongest factor improving survival. J Clin Oncol. 2008;26:577-584.
  31. Burnett AK, Wheatley K, Goldstone AH, Stevens RF, Hann IM, Rees JHK, et al. The value of allogeneic bone marrow transplant in patients with acute myeloid leukaemia at differing risk of relapse: results of the UK MRC AML 10 trial. Br J Haematol 2002;118:385–400
Copyright 2000-2010, Revista 16 de Abril
Revista Científico Estudiantil de las Ciencias Médicas de Cuba
Fecha de última actualización: 17 de abril de 2011
Webmaster: Carlos Vázquez Ortiz
Los contenidos de este sitio están dirigidos fundamentalmente a estudiantes y profesionales de la salud