Desarrollo Histórico de la Endoscopia Gastrointestinal

 

Yoan Gabriel Rodríguez Martínez1
Reynier Martínez Hernández2
Arlenis Labañino Villarejo3


1 Estudiante de 5to año de Medicina. Alumno ayudante Cirugía General.
2 Estudiante de 5to año de Medicina. Alumno ayudante Ortopedia y Traumatología.
3 Estudiante de 3er año de Medicina. Alumno ayudante Ortopedia y Traumatología.


Universidad de Ciencias Médicas de La Habana.
Facultad de Ciencias Médicas Finlay-Albarrán.

 


RESUMEN

La inquietud de investigar los órganos internos del cuerpo humano, trajo consigo uno de los mayores desafíos a la Medicina. Hipócrates enunció el término endoscopia, que fue modificado por Bozzini. La historia de la endoscopia se divide por períodos en: período del endoscopio rígido, período del endoscopio semiflexible, período del fibroscopio y período de la videoendoscopia. Se realizó una revisión de 10 bibliografías, con el objetivo de describir los principales avances de la endoscopia, desde la antigüedad hasta nuestros días. En la actualidad, las técnicas con los endoscopios flexibles son utilizadas por cirujanos, gastroenterólogos, ortopedistas, urólogos y ginecólogos para el diagnóstico, pronóstico y la terapéutica de las enfermedades.
Palabras clave: endoscopia, videoendoscopia, endoscopia gastrointestinal.

 


INTRODUCCIÓN
Desde tiempos remotos, el hombre ha explorado todos los campos de la Medicina y la ciencia, pero la inquietud de investigar los órganos internos del cuerpo humano le trajo consigo uno de los mayores desafíos a la Medicina.(1,2)
El primero en crear un instrumento de uso endoscópico fue Hipócrates en el año 400 a.c, introduciendo el término “endoscopía” derivado de las voces griegas endo-adentro y scopia mirar. Se sabe que Hipócrates trató de ver el recto mediante un tubo y una vela. A finales del primer milenio de la Era Cristiana, nació en la península ibérica Albuskasim (936-1013), médico islámico conocido por Abulcasis, quien fuera un eminente tratadista sobre temas de Cirugía y Traumatología e incursionara en el campo de la endoscopia. Abulcasis, en uno de sus libros, describió la posición que más tarde bautizaría “Trendelemburg” e inventó un aditamento para colocar o remover cuerpos extraños de la garganta. Su obra fue posteriormente traducida a varios idiomas y difundida en numerosos países. Algunos historiadores reconocen que fue el médico arábico Albuskasim, quien utilizó por primera vez el reflejo de la luz para examinar un órgano interno (el cérvix).(3)
El uso de tubos e instrumentos para tratar de ver el interior del cuerpo, data de los comienzos de la civilización. Los griegos, egipcios y romanos ya utilizaban cánulas para enemas. No es hasta comienzos del siglo XIX, cuando se reporta un gran adelanto en la endoscopia; el médico alemán Philip Bozzini (1773-1809) introduce el lichtleiter o conductor de luz con el cual visualizó la uretra, debido a que fue una cavidad fácil de explorar de esta manera. Esta cámara de doble luz es la precursora del endoscopio moderno; la fuente de luz es una vela que refleja el rayo luminoso en un espejo. Bozzini utilizó además este instrumento para observar la vejiga, junto con sus cálculos y neoplasias. A pesar de la proeza, fue reprendido por esta invención, la cual fue descartada como un “juguete”.(4)
Comienza con esto un gran avance, pero la rigidez de los instrumentos los hacía difíciles de maniobrar y los riesgos de perforación eran muy altos; por eso la historia a través del tiempo los separa en períodos: período del endoscopio rígido (1868-1932), del endoscopio semiflexible (1932-1957), del fibroscopio (1957-actualidad) y de la videoendoscopia (1983-actualidad).(4,5)
Es imprescindible que en la formación de los trabajadores de la salud, sea necesario tener un conocimiento básico de la historia de la endoscopía. Además, la importancia de enseñar Historia, aumenta sin dudas el aprecio de la especialidad escogida por todos los residentes, especialmente gastroenterólogos, cirujanos, urólogos y ginecólogos.

 


OBJETIVOS
Describir el desarrollo histórico de la endoscopia gastrointestinal.


Destacar las principales personalidades que influyeron en el desarrollo histórico de la endoscopia gastrointestinal.

 


DESARROLLO
Esofagogastroduodenoscopia:
Adolph Kussmaul de Freiburg, Alemania, mereció ganar la mención por el primer intento de visualizar el esófago y el estómago, aunque sin éxito. Sus experimentos en 1868 colocaron el fundamento para el trabajo de Chevalier Jackson, aunque sus excelentes aportes fueron posteriormente mejorados por Von Mickulicz, Rudolph Schindler y Basil Hirschowitz. En 1868, Adolph Kussmaul fue el primero que experimentó la gastroscopia. La técnica que usó para introducir el instrumento rígido, se basó en la práctica de los tragasables. El aparato fue ajustado al usado previamente por Antonin Desormeaux de Paris, Francia (1865), en el estudio de la vejiga. Un largo y rígido espéculo fue introducido dentro del estómago y el componente proximal del tubo fue sujetado con una fuente de luz. Desgraciadamente la luz fue insuficiente y Kussmaul no pudo distinguir adecuadamente los detalles. Luego de las contribuciones iniciales de Kussmaul, el desarrollo de la gastroscopia favoreció muy de cerca su asociación con la esofagoscopia.(5)
Von Mikulicz en Viena, jugó el siguiente papel en la historia, interesándose en el manejo quirúrgico de las enfermedades gastrointestinales. Para ello ideó un esofagoscopio, el cual tuvo un diámetro de 11 a 13 mm, lo que le permitió darse cuenta de algunos aspectos funcionales y afirmar que la pared del esófago presenta al menos tres tipos diferentes de movimientos: 1) un movimiento pulsátil, que fue evidentemente relacionado con la proximidad del corazón y la aorta, 2) un movimiento respiratorio y 3) una peristalsis. Mikulicz también reportó algunas interesantes observaciones patológicas y describió en detalles cuerpos extraños, cáncer y compresiones esofágicas, debido a enfermedades pulmonares y aneurisma aórtico. En 1881, Von Mikulicz proporcionó el progreso endoscópico del siglo XIX, por desarrollar un concepto unificado que abarcó los tres componentes críticos de un endoscopio: una fuente de luz eléctrica, un sistema óptico y el cuerpo tubular del endoscopio.(5)
Chevalier Jackson de Filadelfia, fue uno de los primeros esofagoscopistas, quien sugirió que el estómago pudiera ser seguro y adecuadamente examinado usando un tubo abierto. No obstante, Jackson, a pesar de ser un otorrinolaringólogo, se convirtió en un hábil examinador del estómago, a través de un tubo abierto desprovisto de un sistema óptico y diferenciado solamente de un esofagoscopio, en que este era más largo.(6,7)
El gastroscopio rígido, introducido por Rudolph Schindler (1888-1968) en 1922 y modificado por otros, fue el instrumento usado más extensivo de la década hasta 1932, cuando el primer gastroscopio flexible se hizo una realidad.(8)
En 1917, Lang había demostrado que se podía transmitir imágenes claras por una serie de lentes convexas. Sobre este principio, Rudolph Schindler propone a la firma Wolf de Berlín, construir el primer gastroscopio semiflexible. Fabricó un instrumento cuya mitad distal es flexible, constituida por un tubo de goma, que permitía angular el endoscopio hasta 34o sin perder la imagen, proporcionando mayor información que los endoscopios rígidos, con menos riesgos. La transmisión de las imágenes se realiza por medio de numerosas lentes de distancia focal muy corta. Esta es la época en que comienza la fabricación de los endoscopios semirrígidos.(8)
La práctica de la endoscopia con este instrumento, necesitaba de un pretratamiento del paciente con opiáceos; la introducción en la faringe y el descenso ciego en el esófago eran difíciles y peligrosos. Por otra parte, la ejecución preliminar de una radiografía torácica para excluir un síndrome mediastínico y naturalmente, una radiografía esofagogastroduodenal, eran obligatorias. La observación duraba de 5 a 10 minutos y eran pocos los enfermos que se sometían a esta prueba.(5,8)
Schindler manifestó su entusiasmo y dedicación en su atlas de gastroscopia: Lehrbuch und Atlas der Gastroskopie publicado en 1923, mientras trabajaba en el Hospital Schwabing en Munich, Alemania. Durante su vida realizó más de 170 manuscritos y cinco libros, además de reconocer el mérito especial de la gastroscopia en la detección temprana de enfermedades gástricas, pero Schindler aceptó completamente la necesidad de la interfaz entre radiólogos y la gastroscopia en el certero y temprano diagnóstico de las enfermedades del estómago. En el año de su muerte, 1868, por su ejemplo de gran gastroenterólogo hábil y merecido innovador, se ganó el apodo de “el padre de la gastroscopia”.(1,8)
En 1948, Edward B. Benedict desarrolló un gastroscopio operacional para la adquisición de tejido gástrico. Dicho aparato consistía en un gastroscopio manejable, en el cual un fórceps de biopsias y un tubo de succión habían sido incorporados. Sin embargo, la adición de canales extras, necesarios para la succión y biopsia en el gastroscopio operacional de Benedict, aumentó el diámetro a 14mm, esto hizo al instrumento de elección, permanente en uso hasta los inicios de 1960.(8)
Basil Hirschowitz demostró su nuevo gastroscopio, al cual llamó fibroscopio y dio a conocer en la Sociedad Americana de Gastroscopia, el 16 de mayo de 1957 en Colorado. El primer fibroscopio de Hirschowitz comprendía un tubo enteramente flexible compuesto de 36 000 fibras de vidrio, provisto de una óptica lateral, que transmitía la imagen por medio de un prisma y una lámpara eléctrica colocada detrás del mismo.(8,9)
En 1983, Sivak y Fleischer dan a conocer el endoscopio electrónico, que sustituye el haz de fibras coherente por un microtransmisor fotosensible, a partir de lo cual, la endoscopia se modifica totalmente. Estos equipos permiten grabar, tomar fotografías en serie, ampliar imágenes, transmitir la imagen a distancia, etc. En 1992, aparecieron los endoscopios de magnificación Olympus y Fujinon, con los cuales se puede agrandar un sitio específico, para descartar una patología existente, que a simple vista podría pasar inadvertida.(8,9)


Páncreas, colangiopancreatografía retrógada endoscópica
Como resultado de mejorar la flexibilidad de los instrumentos endoscópicos y la mejor visibilidad, nuevas oportunidades para examinar el tracto gastrointestinal estimularon a los investigadores, en la segunda mitad del siglo XXI. En 1966, William C. Watson de Glasgow, Scotland, reportó en la revista Lancet sus observaciones de la ampolla de Vater y concluyó que el examen endoscópico, podría ser útil en el diagnóstico de las patologías biliares y pancreáticas.(5)
En 1968, William S. McCune (1909-1998) de la Universidad de George Washington, reportó en Anales de Cirugía, su experiencia con la exitosa canulación endoscópica de la ampolla de Vater. Este proceder fue la génesis del manejo no operatorio de las enfermedades hepatobiliares y pancreáticas. Él comentó al respecto, que “la técnica no es fácil y necesita experiencia considerable”.(5)


Colonoscopia
La exploración en el interior del recto y colon, creció gracias a los trabajos realizados por Howard A. Kelly, profesor de Ginecología y Obstetricia de la Universidad de Johns Hopkins. En 1894, Kelly introduce el primer rectosigmoidoscopio rígido largo (30 cm), el cual, subsecuentemente, fue llamado como “Kelly tubes” por sus compañeros. En 1895, publica en los Anales de Cirugía, la descripción y el dibujo de sus instrumentos para la proctosigmoidoscopia. En 1903, James P. Tuttle de Nueva York, en asociación con la compañía de instrumentos quirúrgicos eléctricos de Rochester, desarrollaron un rectosigmoidoscopio con un sistema de iluminación eléctrico. La capacidad de un tubo flexible de pasar tan lejos como al ciego, fue demostrado tempranamente en 1928 por Hoff.(5)
La primera aplicación de fibra óptica para la colonoscopia, fue establecida en 1963 por Robert Turell, quien reportó su experiencia con un sistema de iluminación con fibra óptica, en la Revista Americana de Cirugía. Una gran relevancia clínica fue la capacidad de ampliar la utilidad del colonoscopio no solo para la toma de biopsias, sino también para remover pólipos. Este proceder tuvo sus inicios en el Hospital Beth Israel de New York por William I. Wolff e Hiromi Shinya, con la utilización del colonoscopio de fibra óptica. Dentro de un año, ellos reportaron más de 300 polipectomías con complicaciones mínimas y sin mortalidad.(9)
Un nuevo método de examen endoscópico del intestino delgado, fue desarrollado en el 2002 por Yamamoto, un gastroenterólogo de Tochigi, Japón. Yamamoto desarrolló la técnica de endoscopia con doble balón, la cual utiliza un endoscopio delicado, con un balón en su extremo distal y un tubo con una separación del extremo distal. Yamamoto reportó su serie de 178 enteroscopias realizadas usando este método.(9)
Otro método como el de la cápsula endoscópica, fue diseñado con el objetivo de diagnosticar sangramientos ocultos en el tracto gastrointestinal y otras patologías asociadas.(10)

 


CONCLUSIONES

En la actualidad, las técnicas con los endoscopios flexibles son utilizadas por muchos especialistas médicos y quirúrgicos, para el tratamiento de enfermedades de las cavidades orgánicas, que antes eran inaccesibles a menos que se realizaran incisiones quirúrgicas amplias. El gran desarrollo alcanzado por la endoscopia en los últimos años, se debe a que la técnica no se limitó al diagnóstico, sino que pasó a ser importante en el pronóstico de muchos procesos y en lo fundamental, a ser un método terapéutico de primera línea. Por ello, estos procederes endoscópicos cumplen, una triple misión en el manejo de las enfermedades digestivas: diagnóstica, pronóstica y terapéutica.

 


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1- Ruiz J, Torres R, Martínez MA. Cirugía endoscópica. Fundamentos y aplicaciones. Editorial Científico Técnica. 2000.p.19-21.
2- Iturralde-Codina AR et al. Cirugía urológica de mínimo acceso. Editorial Ciencias Médicas, La Habana 2010; p. 119- 26.
3- Keskil S, Sabuncuoglu H. Endoscopy in the 15th Century. Minim Invas Neurosurg. 2002; 45(1): p.45- 46.
4- Hernández-Garcés H. Manual de endoscopia digestiva superior diagnóstica. Editorial Ciencias Médicas, 2008.p.1-8
5- Modlin IM. From the Lumen to the Laparoscope. Arch Surg.2004; 139(10): 1110-26.
6- García-Silveira E et al. Historia de la broncoscopia. Rev haban cienc méd La Habana, 2008. 7(4).
7- Jackson C. Bronchoscopy: Past, present and future. N Engl J Med 1928; 199(16).p.759-763.
8- Spaner S, Warnock G. A Brief History of Endoscopy, Laparoscopy and Laparoscopic Surgery. Journal of Laparoendoscopic & Advanced Surgical Techniques 1997.7(6).p. 9- 73.
9- Morgenthal CB. The role of the surgeon in the evolution of flexible endoscopy. Surg Endosc 2007. 21.p. 838-53.
10- González-Suárez B, Galter S, Balanzó J. Cápsula endoscópica: fundamentos y utilidad clínica. Cir Esp. 2007; 81(6).p. 299-306.