FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS. ISLA DE LA JUVENTUD.
Hospital General Docente “Héroes del Baire”

“Gran Crisis Ateroesclerótica”. Unidades de Atención al Grave. 2011.

Autores:
Laura Vázquez Brito *
Ariel Amador González *
Tutores:
Dr. MsC. Jesús Quintero Casanova **
Dr. MsC. Jorge Luis Vázquez Cedeño***
* Estudiante de 5to año de Medicina. Alumno Ayudante de Medicina Interna.
** Especialista de Segundo Grado en Medicina Interna. Máster en Infectología. Profesor Auxiliar.
*** Especialista de Segundo Grado en Medicina Interna y Medicina Intensiva y Emergencias. Máster en Urgencias Médicas. Profesor Auxiliar.

 

RESUMEN
Introducción: La ateroesclerosis es la primera causa de muerte e incapacidad en el mundo desarrollado. Esta es considerada como la enfermedad de la era moderna
Objetivo: Caracterizar la “Gran Crisis Ateroesclerótica” en las Unidades de Atención al Grave del Hospital General Docente Héroes del Baire en el período de enero a diciembre del 2011.
Diseño metodológico: Estudio observacional, descriptivo de corte transversal, que incluyó a pacientes internados en las Unidades de Atención al Grave desde enero a diciembre del 2011. Universo constituido por 73 pacientes ingresados por desarrollar eventos vasculares isquémicos asociados a enfermedad ateromatosa. Se trabajó con la totalidad de los pacientes por lo que no se requirió ningún tipo de muestreo estadístico.
Resultados: El 42.5% de los pacientes ingresó por una Enfermedad Cerebrovascular Isquémica, 41.1% procedían del Policlínico 2. Predominó el sexo masculino con 56.2%, el 38.4% tenían 70 años o más. El principal factor de riesgo fue la Hipertensión Arterial en 56 casos. Fallecieron 10 pacientes.
Conclusiones: La Enfermedad Cerebrovascular Isquémica y el Infarto Agudo del Miocardio, fueron las crisis ateroescleróticas que se presentaron con mayor frecuencia. El mayor número de pacientes procedían del Policlínico 2, pertenecían al sexo masculino y tenían una edad igual o superior a los setenta años. La Hipertensión Arterial constituyó el principal factor de riesgo encontrado.
PALABRAS CLAVE: Aterosclerosis, Ictus, Isquemia Miocárdica

 

INTRODUCCIÓN
La ateroesclerosis es la primera causa de muerte e incapacidad en el mundo desarrollado. A pesar de la familiaridad con este proceso, todavía no se conocen ni comprenden bien algunas de sus características esenciales. (1)
La más remota evidencia de las temibles consecuencias de la enfermedad ateroesclerótica se recoge en la VI Dinastía Egipcia (2625-2475 a.n.e.) hace 4500 años, planteada por el egiptólogo Von Bissing después de examinar un bajo relieve esculpido sobre la tumba del faraón Sessi At Sakara, en el que este aparece con las manos sobre el tórax, con una expresión de dolor en su rostro y su cuerpo en el momento en que se desploma y cae, lo interpretó como la representación del momento de su muerte, producida por un ataque cardíaco-coronario, por supuesto, de origen ateroesclerótico. Esta es la primera mención en la literatura, que hace referencia a la ateroesclerosis y la muerte súbita cardíaca. (2,3)
En los primeros años del siglo XX (1910-1911), Ruffer y Shattock publicaron los resultados de una serie de autopsias realizadas a momias egipcias, y definieron bien las lesiones ateroescleróticas encontradas en diferentes arterias, que se identifican exactamente con las distribuciones y peculiaridades de las lesiones halladas hoy. Esto demuestra que las lesiones ateroescleróticas no han sufrido evolución alguna en sus características patomorfológicas durante todos estos años. (2)
Hoy se considera la ateroesclerosis como la enfermedad de la era moderna; expertos en esta materia la definen como una enfermedad del metabolismo general que se transmite por la sangre y cuyo órgano diana es la pared arterial. (2)
Virchow definió la ateroesclerosis, como resultante de fenómenos hemodinámicos, la sangre y la pared arterial. Se interpreta como la respuesta defensiva obligada del tejido conectivo de la pared arterial ante una agresión permanente y exponencial, donde la proliferación fibroblástica y la respuesta inflamatoria tienen un importante papel en la iniciación y progresión, independiente o en unión de otros factores de riesgo. La disfunción endotelial precede a las alteraciones estructurales, acelera la evolución y transformación de las lesiones, a una placa vulnerable a las complicaciones. (2)
Inicialmente la ateroesclerosis fue considerada como un lento fenómeno degenerativo del árbol arterial, hoy sabemos que se trata de un proceso activo caracterizado por una reacción inflamatoria crónica acompañada de fenómenos de reparación que tiene lugar en el medio altamente especializado de la pared arterial. La etiología de este proceso es compleja y multifactorial, considerándose como el resultado de la interacción entre una carga genética predisponente y determinados factores ambientales., por lo que esta entidad está íntimamente relacionada con determinados hábitos de vida y ciertas características personales. Estos son los llamados factores de riesgo de la enfermedad ateroesclerótica, ya que su presencia se asocia a una probabilidad aumentada de padecer dicha enfermedad y sus consecuencias. (4)
El aspecto más importante es que la modificación favorable de dichos factores de riesgo se asocia a una reducción en el número de eventos isquémicos, tanto si se inicia antes de la aparición de las primeras manifestaciones clínicas (prevención primaria) como después (prevención secundaria). (4)
La ateroesclerosis se desarrolla de manera intermitente, no sólo en el espacio como se ha señalado, sino también en el tiempo. En el hombre, la aterogénesis es un proceso que generalmente se extiende a lo largo de muchos años, en general varios decenios. Sin embargo, es probable que el crecimiento de las placas ateroescleróticas sea discontinuo en lugar de lineal, con períodos de inactividad relativa interrumpidos por episodios de rápida evolución. Después de una fase "asintomática" habitualmente prolongada, la ateroesclerosis puede hacerse manifiesta. Sus expresiones clínicas pueden ser de naturaleza crónica, como sucede en la angina de pecho estable asociada al esfuerzo o en la claudicación intermitente, previsible y reproducible; otras veces, en cambio, provoca episodios clínicos agudos mucho más graves, como infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o muerte súbita de origen cardíaco, que constituyen la primera manifestación de la enfermedad. Algunas personas jamás sufren manifestaciones clínicas de la enfermedad arterial, aunque su estudio necroscópico revele una ateroesclerosis difusa y generalizada. (1)
En la historia natural de la ateroesclerosis existen tres etapas: (3) Fase preproliferativa: Se inicia en la infancia con la infiltración de grasa de la pared vascular, la cual puede ser detectada en vasos periféricos de personas con factores de riesgo para enfermedad coronaria, tan pronto como en la primera década de la vida y es asintomática. Fase proliferativa: La iniciación de la lesión ocurre en la adolescencia, en los seres humanos dichas lesiones de estrías grasas, por lo general, se encuentran en la aorta en la primera década de la vida, en las arterias coronarias en la segunda década y en las arterias cerebrales en la tercera o cuarta décadas. Esta etapa también es asintomática y potencialmente reversible si se controlan los factores de riesgo. Fase ateromatosa: Afecta a los adultos y ancianos y clínicamente se manifiesta en corazón, cerebro, riñón y extremidades
Se ha propuesto una clasificación de dichas lesiones en cinco fases evolutivas basadas en las características histológicas definidas por el “Committee on Vascular Lesions” de la “American Heart Association” (AHA) según los tipos morfológicos descritos por Stary. (4)
Si se mantienen los factores responsables del daño endotelial inicial, esta respuesta defensiva frente a la agresión puede tornarse excesiva y originar por sí misma consecuencias nocivas. Las placas pueden progresar y crecer hacia la luz arterial con reducción progresiva de la misma hasta hacerse sintomática.
Además, las placas intermedias inestables, ricas en material lipídico, pueden complicarse por erosión o ruptura de las mismas que ocasiona la exposición de su contenido a la circulación y la formación de trombos locales que pueden originar un evento coronario agudo si comprometen seriamente la luz del vaso. La reorganización de dichos trombos contribuye al crecimiento rápido de la lesión que puede hacerse estenótica y asociarse a la aparición de eventos isquémicos. (4)
La idea de la asociación entre determinados hábitos de vida y características personales con la enfermedad aterosclerótica surgió en los años 40 a raíz de estudios realizados por las compañías de seguros de vida. Sin embargo, la identificación de dichos factores de riesgo ha sido el resultado de diversos estudios epidemiológicos, entre los que destaca el estudio Framinghan, realizado a lo largo de más de tres décadas. (4)
La ateroesclerosis sigue siendo la principal causa de muerte e incapacidad prematura de las sociedades desarrolladas. Además, según las proyecciones actuales, en el año 2020 las enfermedades cardiovasculares y, en primer lugar, la ateroesclerosis, serán la primera causa de la carga total de enfermedad, definida como años restados a la vida sana por incapacidad o muerte prematuras, en todo el mundo. (1)
Esta entidad, junto con sus complicaciones, es el proceso patológico subyacente en la mayoría de los casos de cardiopatía coronaria, enfermedad cerebrovascular (ECV) aórtica y periférica. En los países desarrollados es por consiguiente una de las principales causas evitables de morbilidad, discapacidad y muerte prematura, y está comenzando a adquirir dimensiones preocupantes en los países desarrollados. (5)
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido que la ateroesclerosis constituye la epidemia más grande en el mundo, ya que sus manifestaciones relacionadas con la cardiopatía isquémica y las ECV constituyen las primeras causas de muerte e incapacidad. Las enfermedades cardiovasculares son responsables del 20% de las muertes a nivel mundial, elevándose hasta un 50% en los países desarrollados. (3)
La ateroesclerosis figura entre las tres primeras causas de muerte en Cuba y el mundo. La tasa de defunciones por Enfermedades Isquémicas del Corazón ha tenido un comportamiento al alza siendo en el 2004 de 136.8, en el 2009 de 138.4 y en el 2010 llego hasta 146.3 por 100 000 habitantes, según datos obtenidos del anuario estadístico del MINSAP correspondiente al 2010, lo que refleja la importancia de la ateroesclerosis como sustrato de estos eventos vasculares. Algunos de los obstáculos para implementar su prevención y tratamiento basados en la evidencia actual son la economía, educación, conciencia de los médicos y adherencia de los pacientes a los esquemas recomendados. (1, 3, 6)
Investigaciones realizadas por el Doctor Fernández-Britto, en los últimos años definen estos eventos que cuentan con un origen vascular común como crisis o episodios agudos del propio proceso ateroesclerótico, refiriéndose a estas entidades como integrantes de lo que se ha dado a llamar “Gran Crisis Ateroesclerótica” y aunque el término es relativamente nuevo a tenido gran aceptación. (2)
En la Isla de la Juventud se han realizado estudios que abordan de manera aislada el tema de las enfermedades de origen ateroesclerótico, como los trabajos de Bosch Ramírez y colaboradores con la Enfermedad Cerebrovascular. El estudio ISYS, realizado en su primera etapa desde el 15 de noviembre del 2004 al 30 de abril del 2006 ha sido el que más ha abordado el tema. Durante la etapa inicial del estudio se dispensarizó el 92,5% del total de la población de la Isla de la Juventud (80 117 pacientes) y de ellos fueron encuestados el 96,7% (77 462 pacientes) y de ellos el 17,8% presentó algún marcador positivo para enfermedad vascular o de daño renal. Dicho estudio arrojó una prevalencia de factores de riesgo en la población general. En el caso de la Diabetes Mellitus de 5,5% y de 10,9% en los que presentaron algún marcador positivo; mientras que la HTA fue de 30% en la población general y de 48,7% en los que tenían marcadores positivos. (7)
Teniendo en cuenta el origen vascular común y la etiopatogenia de la ateroesclerosis este estudio pretende enfocar este problema de salud por primera vez como una única patología la “Gran Crisis Ateroesclerotica”, con sus diferentes formas clínicas o formas de presentación, sean del territorio vascular periférico, del cerebrovascular o cardiovascular con la Angina o el Infarto Agudo del Miocardio (IMA). Es en este punto donde a juicio de los autores radica el principal aporte del presente trabajo. Para lo cual se enuncia la siguiente pregunta científica: ¿Cuáles serán las características de la “Gran Crisis Ateroesclerótica” en las Unidades de Atención al Grave del Hospital General Docente “Héroes del Baire” en el período de enero a diciembre del 2011?


OBJETIVO

Caracterizar la “Gran Crisis Ateroesclerótica” en las Unidades de Atención al Grave del Hospital General Docente Héroes del Baire en el período de enero a diciembre del 2011.


DISEÑO METODOLÓGICO
Tipo de estudio: observacional, descriptivo de corte transversal.
Universo de estudio: constituido por 73 pacientes que ingresaron por eventos vasculares isquémicos asociados a enfermedad ateromatosa los cuales cumplieron con los criterios que se enuncian a continuación:
Criterios de inclusión: Todos los pacientes que ingresaron bajo el diagnóstico de Enfermedad Cerebrovascular de causa isquémica que tuvieran una estadía de al menos 48 horas y que la misma estuviera confirmada por Tomografía Axial Computarizada, Infarto Agudo del Miocardio, Angina o Insuficiencia Arterial Periférica, y que contaran en la historia clínica con la totalidad de los datos requeridos.
Se estudió la totalidad de los pacientes por lo que no se requirió la realización de ningún tipo de muestreo estadístico.
Variables de estudio: Tipo de crisis ateroesclerótica, área de salud, sexo, grupo etáreo, factores de riesgo, complicaciones y estado del paciente al egreso.
Técnicas y procedimientos:
La información fue obtenida a partir de las Historias Clínicas individuales de los pacientes y del libro de registro de la sala, recopilándose la misma en la planilla de recogida de datos y luego procesada de forma automatizada con el empleo de una PC Pentium IV. Microsoft Word se utilizó como procesador de texto. Se confeccionó una base de datos en el sistema operativo Microsoft Excel, el procesamiento estadístico se realizó en el utilitario estadístico SPSS-PC (Stadistical Package for Social Science for Personal Computer) en su versión 17.0.
Aspectos Éticos
Se realizó el estudio con la aprobación de la dirección del Hospital Héroes del Baire y las instituciones de salud del Municipio Especial Isla de la Juventud, dada la inocuidad de la investigación, así como el beneficio que la misma proporcionaría para llegar a alcanzar un mejor conocimiento de estas entidades basado en la experiencia recogida de los resultados del estudio y mejorar así la calidad de la asistencia médica. Se respetó la privacidad de los datos obtenidos de las Historias Clínicas individuales de los pacientes.

 

RESULTADOS
En la Tabla 1 se observa la distribución de los pacientes según la crisis ateroesclerótica diagnosticada al ingreso. De los 73 pacientes estudiados 31 (42.5%) presentaban Enfermedades Cerebrovasculares y 23 (31.5%) Infarto Agudo del Miocardio. En estas dos primeras causas se concentra más del 70% de la morbilidad del universo estudiado.

Tabla 1: Distribución de pacientes según la crisis ateroesclerótica presentada. UAG. 2011.

 


Fuente. Historias Clínicas


En la Tabla 2 se recoge la distribución de los pacientes estudiados según el área de salud de la cual provienen, observándose que 30 pacientes (41.1%) proceden del policlínico 2 “Leonilda Tamayo Matos”.
Tabla 2: Distribución de pacientes según áreas de salud. UAG. 2011.


Fuente. Historias Clínicas


En el análisis realizado considerando la variable sexo hubo un predominio del sexo masculino con 41 pacientes. En el universo de estudio existió un predominio del grupo de 70 y más años con 38.4 % (28 casos). (Tabla 3)
Tabla 3: Distribución de pacientes según grupos etáreos y sexo. UAG. 2011.


Fuente. Historias Clínicas


Se pudo comprobar que en el 76.7 porciento de los pacientes (56 casos) que desarrollaron eventos asociados a enfermedad ateromatosa estuvo presente la Hipertensión Arterial como principal factor de riesgo. (Tabla 4)

Tabla 4: Distribución de pacientes según factores de riesgo asociados. UAG. 2011.

 


Fuente. Historias Clínicas


En cuanto a la distribución de los pacientes según las complicaciones presentadas (Tabla 5) se encontró que 53 pacientes no desarrollaron complicación alguna durante su evolución, siendo de estas la más frecuente el Shock cardiogénico presente en 13 pacientes que se corresponden con un 17.8%. UAG.2011 2011.

Tabla 5: Distribución de pacientes según complicaciones presentadas.

 


Fuente. Historias Clínicas

 

Respecto al estado de los pacientes a su egreso de la Unidad de Cuidados
Intensivos se observó (Tabla 6) que 63 pacientes, para un 86.3%, egresaron vivos y sólo diez pacientes para un 13.7% fallecieron.

Tabla 6: Distribución de pacientes según diagnóstico al ingreso y estado al egreso. UAG. 2011.

 


Fuente. Historias Clínicas

 

DISCUSIÓN
La enfermedad ateroesclerótica afecta preferentemente a determinados territorios de la circulación y produce manifestaciones clínicas singulares que dependen del lecho vascular afectado. (1)

En la presente investigación la presencia de ECV Isquémicas y el Infarto Agudo del Miocardio como principales causas de ingresos en los pacientes internados producto a eventos vasculares asociados a la ateroesclerosis guarda relación con las principales causas de morbilidad y mortalidad en la nación cubana.

En relación al área de salud de la cual proceden, los autores consideran que los resultados obtenidos puedan verse relacionados con el hecho de que el Policlínico 2 “Leoilda Tamayo Matos” atiende una población eminentemente urbana, donde en estos grupos poblacionales los factores de riesgo de manera típica aparecen con mayor frecuencia, lo que hace a esta población más vulnerables a padecer enfermedades. Además de que esta área de salud presenta una mayor densidad poblacional.

En lo referente al sexo un estudio realizado por el Dr. Fernández-Britto muestra un predominio de la aterosclerosis en el sexo masculino, documentándose en 187 fallecidos (77.9%).(2) El Dr. Roberto Bosch Ramírez realizó una investigación en el Municipio Especial Isla de la Juventud sobre la epidemiología de la ECV, donde reporta un predominio del sexo masculino. De igual forma en un trabajo realizado por el Dr. Orlando Valdés Suárez en el Hospital General Docente “José Ramón Matínez” en Artemisa, se obtuvo un predominio de la población masculina, 61 de un total de 98 pacientes representando el 62,24 % para una razón aproximada de 2:1. El Dr. Omar Martínez Mompeller en un estudio realizado sobre Infarto Agudo del miocardio en el Centro de Diagnóstico Integral “Eduarda Yustiz” de San Rafael de Onoto en la República Bolivariana de Venezuela reporta un mayor número de pacientes del sexo masculino. Resultados estos que coinciden con los obtenidos en la presente investigación. (7, 8, 9)

El mayor predominio en el sexo masculino, en la mayoría de las series estudiadas, se atribuye a la mayor frecuencia de aterosclerosis en el hombre y a la protección hormonal de la mujer en edad fértil. Es universalmente aceptado que la mayor incidencia de eventos vasculares ocurre en el sexo masculino; sin embargo, en las mujeres menopáusicas esta diferencia se borra y se plantea ya que a los 65 años las ¾ partes de los fallecimientos se deben a ataques coronarios agudos. Para explicar esto se invoca el factor protector estrogénico, que desaparece de forma paulatina a partir de los 55 años, lo que favorece el incremento del colesterol sérico. (10)

En opinión de los autores en este estudio dicho resultado puede guardar relación con la cantidad de pacientes ingresados de este sexo en los servicios donde se realizó la investigación. En Cuba la esperanza de vida en la mujer es mayor que en los hombres lo que explica un estado de salud más favorable en las pacientes del sexo femenino.

La edad es un factor de riesgo que por su naturaleza no puede modificarse, el riesgo de padecer un evento vascular crece de forma importante a partir de los 60 años. Esto coincide con lo hallado por los autores, ya que el grupo etáreo correspondiente a los pacientes de setenta años y más fue el más afectado. Similar resultado muestran los trabajos de los doctores Bosch, Valdés y Marrero. (7, 8, 11) El Dr. Fernández-Britto demostró la presencia de lesiones ateroescleróticas de manera más evidente en el grupo de 60-74 años, con 146 fallecidos (76.8%), seguido del grupo de 75 años y más. (2)

Son muchos los factores de riesgo de tipo general o sistémico que favorecen el desarrollo de eventos relacionados a la enfermedad ateromatosa, pero en la mayoría de la bibliografía nacional e internacional consultada se recoge a la Hipertensión Arterial como el de mayor trascendencia. (11, 12)

En la revisión realizada referente a este tema por el Grupo Cubano para el Estudio de la Muerte Súbita Cardíaca, se recoge que, al evaluar los factores de riesgo de ateroesclerosis en el fallecido por muerte súbita se obtuvo que en 8 de cada 10, existía el antecedente de enfermedad hipertensiva. La hipertensión arterial ejerce efectos directos e indirectos sobre el corazón. El efecto directo se manifiesta a través de la hipertrofia del ventrículo izquierdo (cardiopatía hipertensiva). El efecto indirecto de la hipertensión sobre el corazón, por lo general, se presenta tardíamente durante la evolución de la enfermedad y está relacionado con la disfunción endotelial y el inicio y la progresión de la aterosclerosis coronaria. (13)

Las alteraciones en el metabolismo lipídico, fundamentalmente las que afectan al colesterol sanguíneo, están claramente relacionadas con el riesgo de desarrollo de la enfermedad aterosclerótica. Numerosos datos y estudios de tipo epidemiológico han demostrado la relación entre los niveles altos de colesterol y el desarrollo de enfermedad aterosclérotica. Los países con un elevado consumo de grasas saturadas en la dieta y niveles altos de colesterol en sangre (como Estados Unidos y Finlandia) presentan tasas de incidencia y de mortalidad por eventos isquémicos significativamente mayores que aquellos con poblaciones caracterizadas por un bajo consumo de grasas en su dieta y niveles de colesterol más bajos (como China y Japón). (4) En aproximadamente 1 de cada 4 decesos súbitos estudiados por el Dr. Luis Alberto Ochoa Montes se documentó la existencia de diabetes mellitus, importante factor de riesgo vascular en la ateroesclerosis. (13)

Por otro lado, la combinación de hipercolesterolemia con otros factores de riesgo como la hipertensión, el tabaco y la diabetes tiene un efecto multiplicativo sobre el riesgo total. (4) La relación entre el tabaco y la ateroesclerosis sigue sin comprenderse con exactitud. La rápida reducción del riesgo cardíaco que tiene lugar al dejar de fumar indica que el tabaco podría favorecer la trombosis o algún otro determinante de la estabilidad de la placa, así como la evolución de la propia lesión ateroesclerótica. Por ejemplo, los fumadores muestran altos niveles de fibrinógeno, una variable asociada al riesgo de ateroesclerosis y de complicaciones cardiovasculares agudas. (1) El estudio realizado por el Dr. Orlando Valdés Suárez recoge la presencia de este factor de riesgo en el 85.7% de la muestra estudiada. (8)

En relación a la presencia de complicaciones en la evolución de estos pacientes el Dr. Omar Martínez Mompeller (9) reporta como más frecuente la aparición de arritmias. Estas son muy frecuentes durante la fase aguda del IMA y algunas como la taquicardia ventricular o la fibrilación ventricular son potencialmente letales y exigen tratamiento inmediato. En tercer lugar en frecuencia se registró el Shock cardiogénico. Resultado este que difiere del presente trabajo donde el shock cardiogénico resultó ser el más frecuente. Coincidiendo con el estudio realizado por el Dr. Jorge Félix Núñez Martines en el Hospital Militar “Dr. Mario Muñoz Monroy” de Matanzas. (14) La Lic. Iris E. Hornedo Jerez plantea en su investigación que el 62 porciento de los pacientes presentaron como complicación Neumonía, mientras que el 7.5 porciento desarrolló un Status convulsivo. (15)

A consideración de los autores la aparición de la Neumonía Nosocomial como una de las principales complicaciones presentadas, está relacionado con el hecho de que los pacientes se vuelven más susceptibles a contraer infecciones respiratorias en procesos patológicos que llevan al encamamiento y su asociación con la ventilación mecánica. Además de que los grupos de edades en los extremos de la vida, que son los que pacientes que más abundaron en la investigación, constituyen un factor de riesgo para la aparición de enfermedades infecciosas debido a que estos tienen una disminución de la respuesta inmune propia del envejecimiento, además de tener asociadas numerosas enfermedades crónicas y degenerativas que los hace propensos al desarrollo de esta entidad y a evoluciones más lentas de las enfermedades que fueron causas de su ingreso en estas salas, aumentando con ello el riesgo de adquirir la infección. (16) Se resume que uno de cada cuatro enfermos que ingresan en Unidades de Atención al Grave va a desarrollar una infección nosocomial preferentemente respiratoria ya que estos pacientes están susceptibles a ser colonizados por microorganismos producto a la acción del personal sanitario, las visitas, el equipamiento sanitario, dispositivos médicos o el entorno sanitario. Dentro de las infecciones nosocomiales las neumonías son las terceras en orden de frecuencia, pero en los servicios de Atención al Grave ocupan el primer lugar. (16)

En el estudio sobre el comportamiento del IMA del Dr. Martínez se observó que el 85.7% de los casos estudiados evolucionaron favorablemente hasta egresar, mientras que en un 14.3 % se dio al traste con la vida del paciente. (9)

En los últimos años se han logrado éxitos importantes en la reducción de la morbilidad y mortalidad de los episodios coronarios agudos. Sin embargo, la oportunidad de tratar el proceso patológico subyacente, la ateroesclerosis, y de evitar sus complicaciones agudas constituye un enorme desafío al mismo tiempo que una gran oportunidad.

 

CONCLUSIONES

La Enfermedad Cerebrovascular Isquémica y el Infarto Agudo del Miocardio, fueron las crisis ateroescleróticas que se presentaron con mayor frecuencia. El mayor número de pacientes procedían del área de salud del Policlínico 2 “Leonilda Tamayo Matos”, pertenecían al sexo masculino y tenían una edad igual o superior a los setenta años. La Hipertensión Arterial constituyó el principal factor de riesgo encontrado en el universo estudiado. La mayoría de los pacientes tuvo una evolución favorable y sin complicaciones, siendo de estas las más frecuentes el Shock cardiogénico y la Neumonía nosocomial, lo que pudiera indicar un adecuado manejo y un diagnóstico precoz de esta entidad.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Libby P. Patogenia de la ateroesclerosis. En: Kasper DL, Braunwald E, Fauci AS, Hauser SL, Longo DL, Jameson JL, et al. Harrison Principios de Medicina Interna. Madrid, España: Ed: MCGraw – Hill Book Company; 2002; p. 7814-7866.
2. Ochoa-Montes LA, González-Lugo M, Romero-del Sol JM, Fernández-Britto JE. La lesión aterosclerótica en la muerte súbita cardíaca. Rev haban cienc méd 2010; 9 (3).
3. Vila-González W, Hernández-Puentes YZ, Alonso-Oviedo PA, Contreras-Barrionuevo D. Aterosclerosis coronaria y tabaquismo en necropsiados: aplicación del sistema aterométrico. Rev hab cienc méd 2011; 17 (2).
4. Serrano-Sánchez JA. Epidemiología de la Cardiopatía Isquémica. Factores de riesgo y prevención primaria. En: Delcán Domínguez JL y et al. Cardiopatía Isquémica. Madrid, España: Ed: Cardigan; 1999. p. 20-69.
5. Fernández-Britto JE, Stemby NH, Nordet P. Determinantes biopatológicos de la ateroesclerosis en la juventud (Estudio PBDAY), 1986-1996. Boletín de la OMS, Recopilación de artículos, Nº 1, 1999.
6. Clúa-Calderón AM, Gutiérrez-Campo L. Anuario Estadístico de Salud 2010. Dirección Nacional de Registros Médicos y Estadísticas de Salud. La Habana; 2011.
7. Bosch-Ramírez R; Robles JA; Aponte-Pupo B. Epidemiología de la enfermedad cerebrovascular en la Isla de la Juventud, 2006-2009. Rev Cub de Med.2010; 49(4)337-347.
8. Valdés-Suárez O, Canciano-Chirino E. Caracterización de la Enfermedad Cerebrovascular, Dos años de estudio. [CD ROM] V Congreso Internacional de Urgencias, Emergencias y Cuidados Intensivos. La Habana 2009.
9. Martínez-Mompeller O, Cardozo-Betancourt YM. Infarto Agudo del Miocardio. San Rafael De Onoto. Enero 2007 – Diciembre 2008. [CD ROM] V Congreso Internacional de Urgencias, Emergencias y Cuidados Intensivos. La Habana 2009.
10. Roca-Goderich R, et al. Cardiopatía Isquémica. En: Roca Goderich R. Temas de Medicina Interna. Tomo I. La Habana, Cuba: Ed: Ciencias Médicas; 2002. p. 192-418.
11. Marrero-Rodríguez JN, Carvelo-Rodríguez M, Sánchez-García ZT. Cardiopatía Isquémica en pacientes atendidos por el SIUM. Relación con factores de riesgo. Cienfuegos. Octubre 2006 – Octubre 2007. [CD ROM] V Congreso Internacional de Urgencias, Emergencias y Cuidados Intensivos. La Habana 2009.
12. Suárez-Zaldívar R, Castillo-Alarcón Y, Suárez-Díaz. D, Suárez-Díaz M. Enfermedades Cerebrovasculares: Algunos aspectos clinicos-patologicos. Hospital Ernesto Guevara. Las Tunas Año 2008. [CD ROM] V Congreso Internacional de Urgencias, Emergencias y Cuidados Intensivos. La Habana 2009.
13. Ochoa-Montes LA, Yong-Medina CA, Calderín-Bouza RO, González-Lugo M et al. Factores de riesgo del síndrome metabólico en la muerte súbita cardíaca. Rev Cub Med. 2011; 50(4):426-440.
14. Núñez-Martínez JF, Almeida-Alfonso MH, Madruga-Vásquez C, Gómez-Castellanos R. Letalidad del Infarto Agudo del Miocardio en el Hospital Mario Muñoz. Matanzas. [CD ROM] V Congreso Internacional de Urgencias, Emergencias y Cuidados Intensivos. La Habana 2009.
15. Hornedo-Jeréz IE, González-Leyva M, Vargas-Sánchez A. Mortalidad por Enfermedad Cerebrovascular. Unidad de Ictus. [CD ROM] V Congreso Internacional de Urgencias, Emergencias y Cuidados Intensivos.La Habana 2009.
16. Ortiz Jiménez Y, Brito-Bartumeut M, Vázquez-Cedeño JL, Vázquez-Brito L, Amador-González A. Comportamiento de la Neumonía Nosocomial en las Unidades de Atención al Grave. Rev Cub Med Int Emerg 2010;9(4) 1879-1894.