UNIVERSIDAD DE CIENCIAS MÉDICAS DE MATANZAS

FILIAL UNIVERSITARIA MÉDICA “DR. EUSEBIO HERNÁNDEZ PÉREZ”

Tiña Capitis en pacientes del Policlínico Dr. Carlos Juan Finlay, Enero-Diciembre 2011

 

 

 

Autores

Manuel Ezequiel Ramírez Bustos 1

Nalleli Anaí Hernández Valdez 1

 

Tutor

Meilyn Fernández Martori 2

1 Estudiantes de 6to año de medicina.

2 Especialista de I Grado en Dermatología. Máster en Ciencias.

 

 

RESUMEN

Introducción: La tiña capitis es una dermatofitosis del cuero cabelludo común en los niños.

Objetivo: Caracterizar a los pacientes con tiña capitis atendidos en la consulta de Dermatología del Policlínico Doctor Carlos Juan Finlay, municipio Colón, durante enero a diciembre del año 2011.

Diseño metodológico: Se realizó un estudio observacional, descriptivo, prospectivo. El universo estuvo constituido por 25 pacientes diagnosticados clínicamente con tiña capitis durante el primer semestre de 2011 y a quienes se les dio seguimiento hasta diciembre de 2011 por el Servicio de Dermatología del Policlínico Doctor Carlos Juan Finlay, municipio Colón.

Resultados: Predominaron los pacientes del sexo masculino (96 %), con tiña no inflamatoria (68 %) y del grupo de 6 a 10 años (72%). El corte de cabello con maquina colectiva fue el factor de riesgo de mayor importancia (100 %). En las reacciones adversas después del tratamiento con ketoconazol oral y ketoconazol más esteroides predominaron los pacientes asintomáticos y sin modificación de patrones de laboratorio (81 %).

Conclusiones: Los pacientes con tiña capitis se caracterizaron fundamentalmente por ser mujeres con edades entre 6 a 10 años los más afectados. La curación y mejoría al mes de concluido el tratamiento fue evidente, al igual que a los 3 meses, con un predominio de los pacientes curados. No se reportaron reacciones adversas relevantes al uso del tratamiento.

Palabras clave: Tiña capitis, dermatofitosis, complicaciones, factores de riesgo

 

Introducción

La tiña capitis es una dermatofitosis del cuero cabelludo común en los niños; decrece a los 10 u 11 años y es excepcional en la edad adulta, probablemente por la aparición de ácidos grasos no saturados, los cuales tienen poder fungistático. Afecta a ambos sexos. Las especies más vinculadas son Trichophyton y Microsporum, las especies Epidermophyton no se asocian con la enfermedad. Clínicamente, la tiña capitis puede ser inflamatoria y no inflamatoria. 1-5

En estudios realizados en España se han encontrado otros patógenos dominantes que varían de acuerdo a la región, por ejemplo, Trichophyton mentagrophytes en Barcelona y Trichophyton verrucosum en Salamanca. En Madrid, donde el agente causal predominante solía ser M. canis, se ha reportado un aumento en la incidencia de casos por T. tonsurans (similar al fenómeno observado en EE.UU.).6

Diferentes estudios señalan que la introducción de la griseofulvina para el tratamiento de tiña de la cabeza, junto con la implementación de programas de vigilancia escolar a finales de la década de los cincuenta y principios de los sesenta, dio como resultado una marcada disminución en la incidencia de tiña de la cabeza causada por Microsporum en Europa occidental.7-12

En México, las tiñas se encuentran entre las diez dermatosis más frecuentes, constituyendo 70 a 80% de todas las micosis. La tiña de la cabeza tiene una frecuencia de 4 a 10%, afecta por igual a ambos sexos; se presenta en edad preescolar y escolar en un 60%; la variedad seca en un 90% y la inflamatoria en un 10% se presenta en niños en un 98% de los casos. Los agentes causales son Microsporum canis (80%), Trichophyton tonsurans (15%) y otros (5%). La tiña de la cabeza es ocasionada principalmente por Microsporum canis y en la década de 1960 a 1970 era fundamentalmente tricofítica Los agentes causales de Querión de Celso son Microsporum canis (80%), Tricophyton tonsurans (15%) y otros (5%) La mayor fuente de contagio de M. canis son los perros y los gatos. El T. tonsurans se puede transmitir de persona a persona, cabellos infectados, fómites y por animales como vectores.13-16

En Puerto Rico aproximadamente dos tercios de todos los casos son causados por T. tonsurans y un tercio por M. canis. En República Dominicana la tiña de la cabeza es un problema significativo de salud pública, y también se han documentado cambios en la prevalencia de los agentes causales; desde 1966 hasta 1972 M. audouinii representaba el 76 % de los agentes casuales, seguido por T. tonsurans y M. canis en un 11 %; a partir de 1972 y hasta la década de los ochenta predominaba M. canis junto con M. audouinii y desde 1980 M. canis ha sido el agente causal predominante. En un estudio realizado durante los primeros cinco meses de 1996 se documentaron 481 casos y se aisló M. canis en el 89,60%. 17,18

En Cuba, a través de los estudios de Cachón y colaboradores en 3 consultorios médicos de la familia, observaron que las micosis superficiales son entidades dermatológicas muy frecuentes, pero la escabiosis era la entidad dermatológica que más concurría. Rodríguez y colaboradores en la consulta externa del municipio de Jatibonico, Sancti Spíritus, la micosis que más predominó fue la pitiriasis versicolor, seguida de las candidiasis y la tiña del cuero cabelludo (6 casos), realmente estas dos últimas eran más frecuentes en el lactante y el niño pequeño, mientras que en los adolescentes lo era la pitiriasis. 19,20

En el municipio Colón, la consulta de Dermatología fue la más concurrida del Policlínico Doctor Carlos Juan Finlay durante enero a junio de 2010. Del total de consultas ofrecidas, las micosis fueron una de las dos afecciones más demandadas. La tiña capitis fue uno de los tres diagnósticos principales de afecciones por micosis, el sexo masculino fue el más representativo y el grupo comprendido entre los 6 a los 10 años fue el que más visitó la consulta. 21

 

La tiña capitis tiene una gran importancia social, económica, clínica y epidemiológica; por las molestias extremas que produce, por el gasto económico que genera su seguimiento y tratamiento, porque es capaz de generar epidemias pacientes pediátricos y a su vez propiciar el aumento de la demanda en la atención primaria y especializada. Ésta favorece el ausentismo escolar por el discutido riesgo de contagiosidad, por la asistencia a consultas, exámenes de laboratorio e inclusive ingresos hospitalarios. Los pacientes no tratados adecuadamente tienen importantes riesgos de alopecia transitoria o definitiva si pasan por un proceso inflamatorio cicatrizal. Afección cutánea que en ocasiones es confundida con otras o tratada en forma incorrecta y que actualmente se observa con mayor frecuencia en la consulta, se generó la motivación por conocer el comportamiento de tiña capitis en pacientes que asisten a la consulta de Dermatología del Policlínico Doctor Carlos Juan Finlay.

El accionar sobre los factores de riesgo en la atención primaria de salud para elevar el estado de salud y la calidad de vida de la población constituye una prioridad social de investigación de la Filial Universitaria Eusebio Hernández Pérez, por la trascendencia antes mencionada para el control de la morbilidad de la tiña capitis.

La situación previamente planteada acerca a los investigadores a la siguiente interrogante científica:

¿Cuáles con las características de los pacientes con tiña capitis atendidos en la consulta de Dermatología del Policlínico Doctor Carlos Juan Finlay?

 

Objetivo

Caracterizar a los pacientes con tiña capitis atendidos en la consulta de Dermatología del Policlínico Doctor Carlos Juan Finlay, municipio Colón, durante enero a diciembre del año 2011.

 

Diseño Metodológico

Tipo de estudio

Se realizó un estudio observacional, descriptivo, prospectivo.

Universo de estudio

El universo estuvo constituido por 25 pacientes de 4 - 22 años con diagnóstico clínico de tiña capitis, que acudieron a consulta durante el primer semestre de 2011 y a quienes se les dio seguimiento hasta diciembre de 2011 por el Servicio de Dermatología del Policlínico Doctor Carlos Juan Finlay, municipio Colón. Se trabajó con todo el universo.

Variables de estudio

Las variables estudiadas fueron: edad, forma clínica que llega a la consulta, factores de riesgo, examen micológico, número de lesiones, inicio de los signos, tratamiento empleado, evolución de 3 meses, evolución de 5 meses y reacciones adversas.

Procedimientos e Instrumentos de Recolección de Datos

En todos los casos se les realizó un expediente clínico durante la primera consulta  y se elaboró una guía de observación adjunta al expediente para facilitar la observación de la evolución del paciente, se les indicó en el primer encuentro: hemograma, perfil hepático, renal, examen micológico directo y cultivo de las escamas y del cabello. Se les indicó tratamiento tópico una vez tomada la muestra y se les citó al tener el resultado del examen micológico y del resto de los complementarios. En la segunda consulta se les prescribió tratamiento sistémico con ketoconazol tabletas de 200 mg de 3.3 a 6.6 mg/Kg/d acompañado de jugos cítricos durante 45 días para la forma seca y combinado con esteroides de 0.5 - 1 mg/Kg/d por 2-3 semanas (de acuerdo al caso) para la forma inflamatoria, ésta última sin esperar el resultado del examen micológico. Se realizó un seguimiento quincenal para las formas secas y semanal para las inflamatorias en el primer mes, luego el seguimiento fue quincenal para ambas hasta concluir el tratamiento sistémico y mantener el tópico por 15 días más. Al concluir el tratamiento se indicó hemograma, perfil hepático y renal y se citó al mes y a los 3 meses de concluido el tratamiento que corresponde la evolución de 3 y 5 meses respectivamente.

Procesamiento Estadístico

Los datos fueron analizados mediante estadística descriptiva. Los resultados fueron expuestos en tablas donde aparecen las distribuciones porcentuales de las variables de estudio.

Aspectos éticos

Para la realización de la presente investigación los autores se entrevistaron con el director del centro y el metodólogo de investigación y le presentó los objetivos del proyecto así como la importancia de su estudio, el mismo dio su consentimiento. Teniendo en cuenta que algunos pacientes eran niños, se solicitó el consentimiento a los padres para que pudieran ser incluidos a los cuales se les explicó detalladamente en qué consistía la investigación en la que deberían realizarle los exámenes indicados, traerlos a las consultas programadas y responsabilizarse con el tratamiento impuesto. El trabajo cumple con los 4 principios éticos requeridos: la beneficencia, la no maleficencia, la justicia y la autonomía. Los resultados obtenidos se utilizaron solamente con fines científicos, en el marco de la salud.

 

RESULTADOS

Se analizaron 25 pacientes en el Policlínico Doctor Carlos Juan Finlay, en los que 24 fueron del sexo masculino (96 %) y 1 del sexo femenino (4 %), a través de los cuales se expresan los siguientes resultados.

Tabla No.1. Distribución de pacientes según forma clínica de la tiña capitis y grupo etáreo. Policlínico Dr. Carlos Juan Finlay. Enero - diciembre del año 2011.

Grupos etáreos (años)

Tiña capitis

 

 

Seca

Inflamatoria

Total

No

%

No

%

No

%

1 - 5

1

50.0

1

50.0

2

8.0

6 - 10

13

72.2

5

27.8

18

72.0

11 - 15

3

75.0

1

25.0

4

16.0

> 15

0

0

1

100

1

4.0

Total

17

68.0

8

32.0

25

100

 

En la Tabla No. 1 se observa que el grupo etáreo de 6 a 10 años estuvo representado por un 72.0 % del total de niños consultados por tiña capitis, seguido de 11 a 15 años con un 16.0 %. Sólo hubo 1 paciente mayor de 15 años (22 años). Los lactantes no acudieron a consulta por esta afección. De los 25 pacientes diagnosticados clínicamente como tiña capitis 17 de ellos (68.0 %) están afectados con tiña capitis seca y 8 niños (32.0 %) presentaron tiña capitis inflamatoria.

 

Tabla No.2. Distribución de pacientes con tiña capitis según factor de riesgo y forma clínica. Policlínico Dr. Carlos Juan Finlay. Enero - diciembre del año 2011.

  Factor de  riesgo

Tiña capitis

Total

Seca

Inflamatoria

No

%

No

%

No

%

Corte de cabello con máquina colectiva

17

100

8

100

25

100

Animal doméstico

11

64.7

5

62.5

16

64.0

Deporte de colchón

6

35.2

4

50.0

10

40.0

Contacto con infectantes (hogar o escolar)

3

17.6

0

0

3

12.0

Ninguno

1

5.8

0

0

1

4.0

Tabla No.3. Distribución de pacientes según resultados del examen micológico y la forma clínica de la tiña. Policlínico Dr. Carlos Juan Finlay. Enero - diciembre del año 2011.

Examen de cultivo micológico

Tiña capitis

Total

Seca

Inflamatoria

No

%

No

%

No

%

Negativo

4

30.8

4

50.0

8

38.1

Hongo Filamentoso

6

46.2

3

37.5

9

42.9

Contaminado

3

23.1

1

12.5

4

19.0

Total

13

61.9

8

38.1

21

84.0

 

En la Tabla No. 3 se constata que un 84 % de los niños estudiados (21 de 25),  se realizaron el examen micológico indicado en la primera consulta, de ellos un 38.1 % resultó negativo y un 42.9 % positivo a hongo filamentoso, mientras que un 19.0 % se contaminó.

 

Tabla No.4. Distribución de pacientes según número de lesiones, forma clínica al diagnóstico y el tiempo de inicio de los signos. Policlínico Dr. Carlos Juan Finlay. Enero - diciembre del año 2011.

Número de lesiones y forma clínica al diagnóstico

Tiempo de inicio de los signos (meses)

< 1

1 - 6

6 - 12

> 12

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

Placa única

Seca

1

33.3

1

9.1

0

0

0

0

2

8.0

Inflamatoria

1

33.3

3

27.3

0

0

0

0

4

16.0

Placas múltiples

Seca

1

33.3

2

18.2

3

50.0

4

80.0

10

40.0

Inflamatoria

0

0

0

0

1

16.7

0

0

1

4.0

Placas mixtas

0

0

2

18.2

2

33.3

1

20.0

5

20.0

Tiña capitis asociadas a otras micosis superficiales

0

0

3

27.3

0

 0

0

0

3

12.0

 

Total

3

12.0

11

44.0

6

24.0

5

20.0

25

100.0

 

Tabla No.5. Evolución clínica al mes y a los tres meses de concluido el tratamiento según el tratamiento aplicado. Policlínico Dr. Carlos Juan Finlay. Enero - diciembre del año 2011.

Evolución al mes

Tratamiento

Total

Tópico

T+KO

T+KO+E

No

%

No

%

No

%

No

%

Mejorado

1

4.0

15

60.0

4

16.0

20

80.0

Estacionario

0

0

1

4.0

0

0

1

4.0

Empeorado

0

0

0

0

1

4.0

1

4.0

A los 3 meses

 

 

 

 

 

 

 

Curado

1

25.0

14

87.5

4

80.0

19

76.0

Mejorado

0

0

2

12.5

1

20.0

3

12.0

Estacionario

3

75.0

0

0

0

0

3

12.0

Nota: T+KO (Tratamiento tópico y ketoconazol oral), T+KO+E (Tratamiento

tópico + ketoconazol oral + esteroides)

La evolución a los 3 meses de diagnóstico que coincide con un mes de concluido el tratamiento se muestra en la tabla No. 5 donde se evidencia que un 80.0 % de los niños tratados evolucionaron satisfactoriamente según la categoría de mejorado, un 4.0 % mantuvo los síntomas y otro 4.0 % empeoró. No asistieron a reconsulta 3(12%) niños. De los tratados con ketoconazol oral un 93.8 % mejoró y de los tratados con la asociación esteroidea un 80% también mejoró. Ningún paciente curó totalmente al mes de concluido el tratamiento.

La evolución a los 5 meses de diagnóstico que coincide con  tres meses de concluido el tratamiento se muestra en la tabla No. 5 que un 76.0 % curó, que un 12.0 % mejoró y que un 12.0 % se mantuvo estacionario. Si se analiza por tipo de tratamiento se observa como los tratamientos orales tienen una efectividad mayor con un 87.5 % de curados para el uso del ketoconazol oral y el tratamiento tópico y un 80.0 % para la asociación con esteroides. Mientras que el 75 % de los que usaron sólo tratamiento tópico se mantuvieron estacionarios. Ningún paciente empeoró luego de tres meses de concluido el tratamiento.

En nuestro estudio, de los 21 niños que usaron ketoconazol oral, un 66.7% se mantuvo asintomático y sin modificación de los patrones de laboratorio, un paciente tuvo manifestaciones digestivas de sequedad de la mucosa oral y dos que no pudieron comprobarse por no realizarse los complementarios del final de tratamiento aún pendiente. De los que usaron la combinación de ketoconazol con esteroides un paciente presentó alteración hepática hallada al ultrasonido sin modificar el patrón de laboratorio, uno con movimiento hematológico (eosinofilia) y 14.3% asintomático clínica y laboratorio, que si unimos este último criterio en los dos tratamientos empleados tenemos que un 81.0% no hubo reacciones adversas.

 

DISCUSIÓN

Las micosis constituyen motivo frecuente de consulta en la atención primaria de salud y correspondió con la segunda causa de morbilidad en el Servicio de Dermatología del Policlínico Doctor Carlos Juan Finlay del municipio de Colón durante el año 2010, con dos picos de relevancia uno en la infancia y otro en la adultez. En la infancia fue la tiña capitis uno de los tres diagnósticos principales de afecciones por micosis, motivo por el cual se realizó ésta investigación en la que se corrobora lo ocurrido en el período anterior. En la Argentina, en una serie de 535 pacientes de 0 a 18 años con micosis superficiales, 299 presentaron tiña de la cabeza (55,9 % del total). 22

La tiña capitis es una patología propia de la niñez y si bien se describen casos en la adultez, éstos son excepcionales. Reportar 25 casos en un semestre es una alerta para el área de estudio si se compara otros estudios revisados, en los que plantean que la tiña de la cabeza actualmente presenta una menor frecuencia, sobre todo en países desarrollados siendo el sistema de salud cubano comparable con el de éstos. En el Servicio de Dermatología del Hospital Nacional Paraguay se realizó un estudio de 54 casos, siendo 19 del periodo 1990-1992 y 35 del periodo 1999-2001 en un periodo de 6 años, si se compara estos datos con el periodo del presente estudio se podrá denotar que la incidencia de la consulta del Policlínico se encuentra muy elevada. 23,24

El análisis según rango de edad muestra que entre 6 a 10 años se presentó el mayor número de consultas, coincidiendo con el estudio de Zegpi y colaboradores, quienes declaran que los pacientes más afectados por tiña capitis son niños entre 4 y 14 años, comenzando a decrecer a los 10 u 11 años, puesto que en la pubertad hay tendencia a la regresión y curación espontánea, siendo este comportamiento debido a cambios en la composición lipídica del cuero cabelludo.

En la consulta externa del Policlínico la mayoría de los pacientes afectados tuvieron clínicamente una tiña capitis no inflamatoria (68 %), pero se observó un aumento del porcentaje de la tiña capitis en la variedad inflamatoria (32 %), puesto que García y colaboradores en Buenos Aires, en un estudio de tres años observaron solo un 10 % de la forma inflamatoria, mientras Aldama y colaboradores denotaron un aumento del 20 % en un total de 54 casos de tiña capitis en el Hospital Nacional Paraguay. 24,25

Los factores de riesgo en la epidemiología de las tiñas capitis depende de la distribución del agente causal. Los microorganismos antropofílicos mantienen su virulencia en la trasmisión interpersonal, lo que permite el carácter epidémico. Este es un factor que se aborda en la investigación como contacto infectante en el hogar o escolar. Los microorganismos responsables de ésta enfermedad también pueden cultivarse en peines, gorras, fundas, butacas, almohadas y es éste otro factor que se tiene en cuenta dado por las máquinas de corte de cabello colectivas, cuando no se desinfectan pueden albergar el esporas de hongos a través de los cabello infectados, donde pueden sobrevivir largos períodos de tiempo. Numerosos animales, domésticos o salvajes, pueden ser portadores de dermatofitos. La mayoría de las veces, el animal contaminante presenta lesiones alopécicas, más o menos inflamatorias y escamosas, afectando principalmente a la cabeza, hocico o patas, pero es posible la ausencia de lesión visible ("portadores sanos") más aún cuando se trata de animales jóvenes, de menos de un año. Los animales son una fuente de contaminación ya sea de dermatofitos zoófilos o telúricos, por tal motivo se indaga sobre la presencia de animales en el hogar. Se incluye en los factores de riesgo el deporte en el colchón por la experiencia del pasado año en las consultas con la asistencia de niños afectados por ésta causa que practican lucha grecorromana y lucha libre. 23,26-28

De los factores de riesgo que se estudian su comportamiento es el corte del cabello el que ocupó el primer lugar con igual repercusión en ambas formas clínicas. Le siguió la presencia de animales en el hogar en su mayoría perros, pero también los niños tenían gatos, caballos y conejos todos descritos como fuente de contaminación. No se pudo confirmar el diagnóstico de dermatofitosis animal porque se requiere que la muestra micológica sea positiva. En tercer lugar se halló que el deporte de colchón, el cual es un factor de riesgo presente en la muestra estudiada y estuvo presente en mayor porcentaje en los pacientes afectado con tiñas inflamatorias, qué aquellos con las formas secas. Este factor fue confirmado con cuatro toma de muestras micológicas del colchón de lucha, constituyendo una fuente reiterada de infección por dermatofitos para todos los que practiquen este deporte.

El examen micológico es indispensable para verificar la presencia del hongo porque confirma el diagnóstico, orienta la encuesta epidemiológica y el tratamiento. Las lesiones cutáneas se rascan con la cureta o escalpelo romo. Los cabellos se obtienen por raspadura o se arrancan con pinzas de depilar. En caso de lesiones supurantes (querion), se toma una muestra de pus con escobillón. La escamas y cabellos se examinan al microscopio en algunas gotas de solución que digiera la queratina (hidróxido de potasio al 30 %). El examen es positivo en caso de presencia de filamentos miceliales en las escamas. El cultivo es la siembra de las escamas o el cabello en el medio de agar Saboreaud con clorhexidina. Los tubos se incuban a 22 - 30 ºC al menos durante 3 semanas. En el estudio en cuestión se indicó a todo paciente examen micológico directo, cultivo y sólo se realizó éste último, pero no se emitió informe micológico del tipo de dermatofito para las pruebas positivas. Prevalecieron las muestras con hongos filamentosos seguidas inmediatamente de muestras negativas que cerca de la mitad de ellas fueron tomadas de querión de Celso, lo que mostró que hubo dificultades en la toma de muestra que pudo influir en los resultados negativos, esto no fue un impedimento para continuar con el pensamiento clínico de una tiña capitis y su posterior tratamiento. Aldama y colaboradores en el Hospital Nacional Paraguay a través de su trabajo obtuvieron cultivos negativos con clínica evidente que no excluyeron de sus casos. 24,29

La griseofulvina ha sido el tratamiento de elección para la tiña capitis por más de 30 años a nivel mundial, hasta ahora sigue siendo la terapia de primera línea. Es considerado un medicamento excelente y eficaz, con escasos efectos

secundarios y buena tolerancia. Su presentación en suspensión es ideal para la población pediátrica, tan susceptible a la infección por dermatofitos. Sin embargo, su acción fungistática e intolerancia ocasional han originado fallas terapéuticas y recurrencias en algunos casos, lo cual ha originado el advenimiento de otros tratamientos sistémicos, tales como los azoles (itraconazol y fluconazol, entre otras), y más recientemente Terbinafina.30,31

Un estudio comparativo realizado en el tratamiento de querion de Celso con griseofulvina, ketoconazol y terbinafina obtuvo buena respuesta clínica y sin recaídas a los diversos tratamientos instaurados. En el momento del presente estudio sólo se encontraba el ketoconazol como medicamento de cuadro básico en las farmacias locales, ante éste problema y la exigencia de los padres por resolver la situación y la necesidad de comenzar el tratamiento lo antes posible, se utilizó el ketoconazol y se observó el comportamiento de la evolución de la tiña capitis durante el tratamiento, al mes de concluido y 3 meses después, lo que evidenció la mejoría al mes y la curación a los 3 meses de concluido el tratamiento en la mayor parte de los pacientes. 30,32

En el presente estudio se observó un elevado porcentaje de curación y mejoría con tratamiento combinado. Solo se mostró un caso con placa única (positivo a hongo filamentoso) que obtuvo mejoría con terapia tópica sola. Lo que mostró inefectividad del tratamiento tópico.  La mayoría de los autores plantean que a pesar de no ser eficiente sólo el tratamiento tópico, es útil como tratamiento adjunto al oral. Se recomendó apoyar el tratamiento farmacológico con el lavado diario del cabello con el fin de disminuir la cantidad de esporas y descostrar con champú de ketoconazol. Para éste estudio los pacientes se lavaron diariamente con champú de ketoconazol al 2% modificado (de acuerdo a la literatura), utilizaron pinceladas antimicóticas y cremas antimicóticas.

El ketoconazol como droga antimicótica fue retirado por la FDA en Estados Unidos para el tratamiento de las dermatofitosis por sus efectos adversos hepatotóxicos, sin embargo aún se sigue expidiendo en la farmacias de Cuba para éste propósito. A pesar de ser muy poco usada en el mundo, la mayor parte de los pacientes de éste estudio a los que se les indicó, evolucionaron hacia la curación y en su mayoría no existieron efectos adversos. Ello no exime de la responsabilidad de aplicar de éste antimicótico a cualquier paciente. No podría recomendarse como tratamiento de primera elección, pero ante las opciones existentes en Colón, se le utilizó, tomando todas las precauciones necesarias. 33,34

 

CONCLUSIONES

Los pacientes con tiña capitis se caracterizaron fundamentalmente por ser mujeres con edades entre 6 a 10 años los más afectados. Cerca de la mitad de las muestras tomadas a los pacientes fueron positivas a hongos filamentosos. La curación y mejoría al mes de concluido el tratamiento fue evidente, al igual que a los 3 meses, con un predominio de los pacientes curados. No se reportaron reacciones adversas relevantes al uso del tratamiento.

 

 

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Martín A, and Kobayashi G. Superficial Fungal Infection: Dermatophytosis, Tinea Nigra, Piedra. En: Editores Freedberg I, Eisen A, Wolf K, Austen F y otros. Fitzpatrick´s Dermatology in General Medicine. 5ta edición. New York: McGraw-Hill; 1999. p. 2341-2344.
  2. Nasarre Q, Lozano B, Salanova S y Córdoba A. Tratamiento de las tiñas del cuero cabelludo con terbinafina oral en la infancia. An Esp Pediatr 1997; 46:487-489.
  3. Larralde de Luna M, Gónzalez V, Lábel M y Aragón A. Variación clínica y epidemiológica de dermatoficias zoófilas. Arch. Argent. Pediatr 2001; 99(3): 205-209.
  4. Manzur, Díaz Almeida, Cortés. Micosis. Dermatología. La Habana, Cuba: Editorial Ciencias Médicas; 2002. Cap. 16. p. 236-245.
  5. León de G M. Dermatofitosis. En: Temas de Micología Médica. Venezuela: 1996. p. 33-35.
  6. Rebollo N., López-Barcenas A.P. y Arenas R. Tiña de la cabeza. Actas Dermosifiliogr. 2008; 99: 91-100.
  7. Elewski BE. Tinea capitis: A current perpspective. J Am Acad Dermatol. 2000;42 1 Pt 1:1-20.
  8. Raza A. Ecology and epidemiology of dermatophyte infections. J Am Acad Dermatol. 1994;31 3 Pt 2:S21-S4.
  9. Cuétara MS, del Palacio A, Pereiro M, Noriega AR. Prevalence of undetected tinea capitis in a prospective school survey in Madrid: emergence of new causative fungi. Br J Dermatol. 1998;138:658-60.
  10. Frieden IJ, Howard R: Tinea capitis: epidemiology, diagnosis, treatment, and control. J Am Acad Dermatol 1994; 31: 42-6. 
  11. Chouaki T, Peguet C, Teillac-Hamel D, Raccurt CP, Hennequin C. Épidémies scolaires de teignes á dermatophytes zoophiles. J Mycol Med. 1999;9:233-4.
  12. Jhangir M, Hussain I, Khushid K, Haroon TS. A clinicoetiologic correlation in tinea capitis. Int J Dermatol. 1999;38:275-8.
  13. Arenas R, Bonifaz A, Padilla M y cols. Primer consenso micosis superficiales. Dermatología Rev Mex 1999; 43: 80-88.
  14. Padilla DMC y cols. Tiña inflamatoria de la cabeza por Trichophyton tonsurans, comunicación de dos casos. Rev Cent Dermatol Pascua 2000; 9: 172-176.
  15. Arenas R. Dermatología atlas, diagnóstico y tratamiento. McGraw-Hill Interamericana, segunda edición México. 1996: 324-334.
  16. 15Lavalle P. Las dermatofitosis. Actualidades médicas y quirúrgicas. XI Jornadas Médicas Nacionales. Monterrey NL. México. Impresiones modernas. 1968: 95-112.
  17. Schwinn A, Ebert J, Brocker EB. Frequency of Trichophyton rubrum in tinea capitis. Mycoses. 1995;38:1-7.
  18. Isa-Isa R, Reyes A, Cruz AC, Bencosme I. Tinea Capitis. Características Clínicas y Epidemiológicas IDCP Enero-Mayo 1996. Rev Dom Dermatol. 1998;25:27-30.
  19. Cachón AI, Larrondo RJ, Cotán I, Alacán L. Características clínicas y epidemiológicas de la escabiosis en 3 consultorios del médico de la familia. Rev Cubana Med Gen Integr. 1998;14(4):329-334.
  20. Rodríguez Hernández Yoel, Romero González Patricia, Díaz González Helen,  Jiménez Cardoso Juana: Morbilidad dermatológica pediátrica en consulta externa. Jatibonico. Abril 2004- marzo 2005. Gaceta Médica Espirituana 2007; 9(1).
  21. Hernández Valadez Nalleli Anaí, Ramírez Bustos Manuel Ezequiel, Fernández Martori Meilyn: Comportamiento de la morbilidad dermatológica del Policlínico Universitario Dr. Carlos Juan Finlay, enero-junio 2010.
  22. García–Díaz R, González MT, Santos P, Pierini AM: Superficial mycoses in children: a 3-year survey in Buenos Aires. In Pierini AM, Garcia–Diaz R, Bustamante RE, editors. Pediatric Dermatology. Buenos Aires: Elsevier, 1995: 75-8.
  23. Navarrete O, Vázquez H, Arenas R: Tiña de la cabeza en el anciano. Dermatología Rev Méx 1999; 43: 123-6.
  24. Aldama C. Arnaldo, Rivelli Victoria, Correa Julio, Mendoza Gloria: Tiña de la cabeza. Comunicación de 54 casos. Rev Chil Pediatr 75 (4); 392-397, 2004.
  25. Zegpi María Soledad, Castillo Celso, Salomone Claudia: Caso clínico-dermatológico para diagnóstico. Rev Chil Pediatr 73 (6); 602-604, 2002
  26. Arenas R. Dermatofitosis en México. Rev Iberoam Micol. 2002;19:63-7.
  27. Pier AC, Moriello KA. Parasitic relationship between Microsporum canis and the cat. Med Mycol 1998; 36 Suppl 1: 271-5.
  28. Cabañes FJ, Abarca ML, Bragulat MR. Dermatophytes isolated from domestic animals in Barcelona, Spain. Mycopathologia 1997; 137(2): 107-13.
  29. Viguié-Vallanet C, Paugam A: Dermatofitos transmitidos por animales. Acta bioquím. clín. latinoam. 2009; 43(2).
  30. Otberg N, Tietz HJ, Henz BM, and Haas N. Kerion due to Trichophyton mentagrophytes: responsiveness to fluconazole versus terbinafine in a child. Acta derm. Venérelo. 2001 Nov-Dic; 81(6): 444-5.
  31. Rubio-Clavo C, Gil -Tomas J, Rezusta-López A, and Benito-Ruesca R. The aetiological agents of tinea capitis in Spain. Mycoses 2001; 44(1-2):55-8.
  32. Nasarre Q, Lozano B, Salanova S y Córdoba A. Tratamiento de las tiñas del cuero cabelludo con terbinafina oral en la infancia. An Esp Pediatr 1997; 46:487-489.
  33. Martínez Villareal José Darío: Tratamiento actual de las dermatofitosis. Medicina Universitaria 1999;1(3):134-7.
  34. Guevara E, Greene J, Arenas R. Tiña de la cabeza. Tratamiento actual en cinco pacientes. Dermatología Rev Mex 1996; 40: 262-265.