Universidad de Ciencias Médicas de Guantánamo

Comportamiento de factores de riesgo de Hipertensión Arterial en niños y adolescentes. Municipio Guantánamo. 2011

 

Autores

Fidel Sánchez García 1

Favián Alexis Barcelay Leyva 2

Hazel Tito Maure  3

 

Tutor

 García Pérez Aracelis 4

1 Estudiante de 6to año de Medicina. Instructor no Graduado de Ortopedia.

2 Estudiante de 4to año de Medicina. Alumno  Ayudante en Cardiología

3 Estudiante de 2do año de Medicina.

4 Especialista de II Grado en Fisiología Normal y Patológica. Profesor Auxiliar. Investigador Agregado. Master en Atención Integral a la Mujer y Educación Médica.

 

RESUMEN

Introducción: La hipertensión arterial primaria es la mayor causa de morbi-mortalidad en muchos países y se asocia a  historia familiar de HTA, bajo peso al nacer y al exceso de peso

Objetivo: Caracterizar el comportamiento de los factores de riesgo de Hipertensión Arterial en niños y adolescentes del municipio de Guantánamo en el periodo de enero a diciembre del 2011.

Diseño metodológico: Se realizó un estudio observacional, descriptivo de corte transversal en el municipio de Guantánamo, en el período comprendido de enero a diciembre de 2011. El universo quedó conformado por los 108 pacientes diagnosticados como hipertensos, según datos aportados por el Departamento de Registro Médico y Estadísticas de la Dirección Municipal de Salud.  No se tuvo en cuenta ningún criterio de exclusión.

Resultados: El sexo más afectado fue el masculino (62,0%) y los pacientes de color de piel mestiza (48,1%), el antecedente familiar más frecuente fue el de Hipertensión Arterial (65,7%.), el bajo peso al nacer (59,3%.) y el estado nutricional de sobrepeso (42.6), se encontró en mayor porciento de los niños y adolescentes estudiados. Conclusiones: Más de la mitad de los pacientes fueron del  sexo masculino, el mayor número mestizos, el antecedente patológico familiar  de HTA fue el más predominante, así como el bajo peso al nacer y la evaluación nutricional  de sobrepeso los de mayor porcientos. Todos considerados factores de riesgo para el presente estudio.

 

Palabras Clave: Hipertensión, factores de riesgo, niño.

 

INTRODUCCIÓN

La hipertensión arterial primaria (HTA) es la mayor causa de morbi-mortalidad en muchos países y se asocia a  historia familiar de HTA, bajo peso al nacer y al exceso de peso. En el pasado se consideraba que este problema era  poco frecuente en niños, sin embargo estudios recientes en una variedad de grupos étnicos y raciales han mostrado un aumento en su prevalencia, la cual se asocia con el  incremento notable de los índices de sobrepeso y obesidad infantil en las últimas dos décadas.

(1,2)

En Pediatría la HTA, se define como una enfermedad crónica no trasmisible en la que hay una elevación de tensión arterial sistólica y/o diastólica, mayor o igual al 95 percentil para la  edad, sexo y talla, demostrada en tres mediciones subsecuentes, tomadas en adecuadas condiciones ambientales y psicofísicas convenientes1- 3

 

La tensión arterial elevada en épocas tempranas de la vida constituye el mayor factor predictivo de desarrollo de HTA en la edad adulta. Se estima que a nivel mundial hay cerca de 1,000 millones de personas afectadas por esta enfermedad. Estudios recientes han puesto de manifiesto la incidencia cada vez mayor de pacientes hipertensos en edades pediátricas, con una prevalencia actual de 1% en niños en edad escolar, y con tendencia de aumento en la adolescencia hasta 5.5% para el sexo masculino, y 6.4% para el sexo femenino, que puede llegar  al 10% en esta etapa de la vida.3-4

 

Durante los últimos años ha aumentado el interés por el tema de la presión arterial en la niñez y adolescencia. Numerosos estudios han proporcionado información valiosa sobre sus valores, tendencia, variabilidad y capacidad predictiva para la edad adulta de los niveles de PA en los primeros años de la vida. 3-4

En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS), llamó la atención sobre la importancia de la medición periódica y sistemática de la tensión arterial en niños, y la detección precoz de la hipertensión arterial en edades tempranas. Desde entonces, diversos países han establecido patrones de referencia para su evaluación continuada en esta etapa de la vida y ha desarrollado algoritmos diagnósticos para la detección y caracterización correcta de la hipertensión arterial en la niñez y adolescencia.5

En Cuba, al igual que el resto del mundo,  la HTA no es un problema muy frecuente en pediatría en comparación con la edad adulta, sin embargo, cuando se presenta, las consecuencias pueden ser muy graves. Según reportes es de alrededor del 30% en la adolescencia. La prevalencia de la HTA en la niñez, no se conoce con precisión y se consideraba muy baja. En el año 2000 en Cuba se registró una tasa de hipertensión arterial de 0,2 por mil habitantes, entre los 10 y 14 años de edad. 5, 6

 

No obstante,  se estima una prevalencia de hipertensión arterial primaria del 4,7 % y una prevalencia de prehipertensos del 9,7%,  en una muestra de 1026 estudiantes de Secundaria Básica de ambos sexos en ciudad de La Habana. Aunque estos resultados no deben extrapolarse y ser asumidos como la prevalencia de HTA primaria en edades tempranas de la vida en nuestro país, los mismos constituyen una señal de alarma, si tenemos en cuenta también la prevalencia de pre hipertensos observada en esa muestra2,.5, 6 Existen una serie de factores que aumentan el riesgo de desarrollar HTA, como son el sobrepeso, la inactividad física, altos aportes de sal, bajos aportes de potasio, tabaco y Diabetes; factores todos ellos que han aumentado en los últimos años a nivel mundial, debido a los cambios en los hábitos de vida, y que son factores de riesgo que actúan sinérgicamente en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. 2, 4-8, 10,13

Por todo lo anterior, son necesarios los esfuerzos para prevenir esta enfermedad en la infancia y adolescencia, mediante estrategias preventivas, intentando minimizar el desarrollo de esta entidad y de otras enfermedades cardiovasculares en la vida adulta, razón que motivó la realización de esta investigación, partiendo del supuesto que a través de la caracterización de los factores de riesgo asociados, se puede contribuir a la intervención precoz y prevención de  la enfermedad cardiovascular en esta etapa de la vida, para minimizar o evitar el desarrollo de la misma en la edad adulta.

 

Por lo que el problema científico que sustenta esta investigación es:

¿Cuáles son los factores de riesgo asociados a la hipertensión arterial en niños y adolescentes del municipio de Guantánamo, en el periodo de enero a diciembre del 2011?

La realización de este trabajo, constituye un referente teórico de incuestionable valor, que debe tenerse en cuenta, para posteriores investigaciones sobre el tema, los resultados del presente estudio, contribuirán a una mejor adecuación de los procesos de atención orientados a la población de riesgo, a la atención diferenciada del médico y de los propios estudiantes del sector esta etapa de la vida, a partir de pesquisas, del reforzamiento de nuestro accionar durante las estancias revertidas,  como modalidad de la educación en el trabajo, así como en la educación a los padres, maestros y población en general,  de contribuir a eliminar estos factores de riesgo, todo lo cual brinda una posición privilegiada, para desarrollar intervenciones con un enfoque biosicosocial; además de contribuir posteriormente a mitigar o eliminar sobre la base de elaboración de sistemas de acciones y diseño de estrategias educativas de intervención, la incidencia de esta entidad nosológica desde la Atención Primaria, encaminada a mejorar la calidad de vida, las consecuencias económicas, sociales e individuales de la HTA como problema de salud, así como el tratamiento médico que se brinda a este tipo de paciente. a partir del conocimiento de su incidencia, y los factores asociados a la misma, lo que avala la importancia teórico práctica y científica de la presente investigación.

 

OBJETIVO   

Caracterizar el comportamiento de los factores de riesgo de Hipertensión Arterial en niños y adolescentes del municipio de Guantánamo en el periodo de enero a diciembre del 2011.

 

DISEÑO METODOLÓGICO

Tipo de estudio: Se realizó un estudio  observacional, descriptivo de corte transversal con el objetivo de caracterizar el comportamiento de factores de riesgo de Hipertensión Arterial en niños y adolescentes del municipio de Guantánamo en el periodo de enero a diciembre del 2011.

Universo de estudio: El universo quedó conformado por los 108 pacientes diagnosticados con HTA en el municipio de Guantánamo, en el período de enero a diciembre del 2011, según datos aportados por el Departamento de Registro Médico y Estadísticas de la Dirección Municipal de Salud.  No se tuvo en cuenta ningún criterio de exclusión.

Variables de estudio: Sexo, color de la piel, APF de HTA, APF de Obesidad, peso al nacer y evaluación nutricional.

Procedimientos e instrumentos de recolección de datos: Se realizó una profunda revisión bibliográfica de la literatura especializada relacionada con el tema en cuestión,  que junto a las emitidas por el Departamento de Registro Médico y Estadísticas de la Dirección Municipal de Salud en Guantánamo,  y las aportadas por las Historias Clínicas revisadas, (Ambas Fuentes Secundarias) permitió a los investigadores, caracterizar el Universo de estudio, identificar los factores de riesgo asociados a la HTA en niños y adolescentes, determinar las variables susceptibles de análisis, conformar el soporte teórico del presente estudio y el alcance de los objetivos propuestos.

Para el procesamiento de la información se creó una base de datos con ayuda del programa MICROSOFT EXCEL XP con su posterior procesamiento estadístico y cálculos necesarios mediante el programa EPINFO versión 6.04. La información obtenida se expresó en números absolutos y porcientos, representándola mediante tablas para su mejor comprensión. Todo lo anterior permitió finalmente emitir conclusiones.

Procesamiento: Para el procesamiento de la información, se utilizó una computadora personal  Pentium 4 con ambiente de Windows XP,  con Microsoft office 2007 como procesador de texto. Los datos recogidos fueron analizados a través del software EPIINFO versión 6.04. Los resultados se presentaron en tablas.

Aspectos éticos En la investigación se tuvieron en cuenta los aspectos éticos y bioéticos, la misma satisfizo los requisitos de protección de los sujetos de la investigación de posibles daños, siempre preservando sus derechos.

 

RESULTADOS

Tabla 1. Distribución de niños y adolescentes con HTA según sexo. Municipio Guantánamo 2011.

 

Sexo

No

%

Femenino

41

38.1

Masculino

67

62.0        

Total

108

100

 Fuente: Registro Médico y Estadísticas. Dirección Municipal de Salud. Guantánamo.                  

En la tabla 1 se muestra que la HTA en la infancia y en la adolescencia fue más frecuente en el sexo masculino con 67 pacientes para un 62,03% del total, relación al  femenino representando por sólo el 38,1%.

                                       

Tabla 2. Distribución de niños y adolescentes con HTA según color de la piel. Municipio Guantánamo 2011.

Color de la piel

No

%

Blanca

21

19.4

Negra

35

32.4

Mestiza

52

48.1

Total

108

100

Fuente: Registro Médico y Estadísticas. Dirección Municipal de Salud. Guantánamo.                  

En la tabla 2 se observa que la HTA fue más frecuente en los pacientes mestizos para un 48,1%,11 seguido de los de color de piel negra con 32. 4 %.

 

Tabla 3. Distribución de niños y adolescentes con HTA según Antecedentes Patológicos Familiares. Municipio Guantánamo 2011.

Antecedentes Patológicos Familiares

Si

No

No

%

No.

%

HTA

71

65.7

37

34.3

Obesidad

68

63

40

37

      Fuente: Historia Clínica

Al observar los resultados de la tabla 3,  se aprecia que 71 de los pacientes (65.7) sí tenían antecedentes patológicos familiares de HTA.11

Tabla 4. Distribución de niños y adolescentes con HTA según peso al nacer. Municipio Guantánamo 2011.

Peso al nacer

No

%

Bajo peso

64

59.3

Normo peso

39

36.1

Sobrepeso

5

4.6

Total

108

100

   Fuente: Historia Clínica

Los resultados de la tabla 4, muestra que el bajo peso al nacer fue el de mayor porciento (59.3%) representado en el estudio.11

 

Tabla 5. Distribución de niños y adolescentes con HTA según evaluación nutricional. Municipio Guantánamo 2011.

Evaluación nutricional

No

%

Desnutrido

4

3.70

Delgado

5

4.62

Normopeso

40

37.0

Sobrepeso

46

42.6

Obeso

13

12.0

Total

108

100

        Fuente: Historia Clínica

                         

En la tabla 5 se observa que  la HTA predominó en los pacientes con sobrepeso para un 42,6%, este dato se corroboró, a la hora de ser diagnosticados como hipertensos los niños y adolescentes11.

 

 DISCUSIÓN

En la actualidad, el enfoque de la promoción de salud desde la infancia no de hacerse solamente de las enfermedades propias del niño,  sino para la prevención de otras del adulto que tienen su origen en la niñez.  Las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares representan las primeras causas de morbilidad y mortalidad para todas las edades en los países desarrollados y en Cuba. El estudio de Framinghan demuestra la fuerte relación entre la hipertensión arterial y estas enfermedades, por lo que el conocimiento de la hipertensión arterial como enfermedad propia de la infancia es de gran importancia.9, 10

Los resultados de la tabla 1, reflejan que la HTA es más frecuente en el sexo masculino,11 lo que  pudiera explicarse a partir de que es ampliamente reconocido,  que este sexo constituye un factor de riesgo cardiovascular para esta enfermedad en la adultez. En la niñez y la adolescencia muchos estudios revisados coinciden con este planteamiento 5, 7, 8  Díaz y colaboradores, a pesar de no encontrar diferencias significativas en su estudio, concluyeron que el comienzo de la maduración sexual en los varones, es un acontecimiento que implica cambios excepcionales con alteración de las cifras de tensión arterial,  en comparación con las niñas.7 Por su parte, un estudio realizado por investigadores guantanameros, concluyó que los valores superiores de presión arterial en varones pudieran relacionarse con una mayor vulnerabilidad neurovegetativa y de reactividad vascular en ellos, 6 lo que también es asumido por los autores de este trabajo.

 

Acorde con los resultados de la tabla 2, el color de la piel es otro de los factores de riesgo relacionados con la HTA en esta etapa de la vida, que en el presente estudio fueron los pacientes mestizos los que predominaron con un 48,1%.11 Según el Programa Nacional de HTA, en la raza negra la hipertensión debuta con frecuencia en edades tempranas de la vida, más severa y más susceptible a la lesión de órganos diana, que además se establece precozmente.12. 

 

Otros datos aportados por la literatura revisada, plantean que los niños negros y mestizos de cualquier edad,  parecen mostrar resistencias vasculares periféricas más altas y mayor sensibilidad de su presión arterial a la entrada de sal,  que los niños blancos.1, 3, 4, 5 Los autores desean reforzar que en el caso específico de esta investigación, los resultados pudieran explicarse, por el gran mestizaje que caracteriza a la población del municipio Guantánamo, donde se realizó el estudio.

 

Los antecedentes patológicos personales de HTA y obesidad, fueron otros de los factores de riesgo asociados a las cifras tensionales altas, siendo el primero de estos, el que más representativo en la población estudiada, con 71, lo que representa el 65.7%, seguido por el de obesidad con el 37%.11

Una de las herramientas más importantes en el diagnóstico de esta enfermedad, son precisamente los antecedentes familiares de hipertensión arterial, que junto a los factores ambientales determinan el desarrollo de la HTA esencial en el niño. En estudios revisados por los autores, se evidenció la asociación en un 20% del antecedente genético, como factor de riesgo para padecer la enfermedad, aunque los mecanismos evaluados no están totalmente claros. 5, 13-15  La hipertensión primaria en la niñez está usualmente caracterizada por hipertensión ligera o estadio 1, con frecuencia asociada a una historia familiar positiva de hipertensión arterial o enfermedad cardiovascular. En estos niños, según estudios revisados se encuentra frecuentemente historia familiar de hipertensión arterial u obesidad.5, 13-16

Por otra parte, aunque no fue representativo en este estudio,  la relación existente entre la tensión arterial y obesidad, sugiere que una gran proporción de aquellos que tienen antecedentes de HTA, tengan a su vez antecedentes familiares de obesidad. En la bibliografía revisada se plantea que cuando ambos padres son hipertensos, el 50 % de los hijos heredará la condición. Si uno solo lo es, la cifra desciende al 33 %.5, 13-17 Además, los antecedentes familiares de HTA se han comprobado en niños hipertensos, en todas las edades y se afirma que los descendientes de primer grado de pacientes hipertensos,  tienen mayor riesgo de padecer hipertensión en un futuro. 5

 

Alrededor de 20 millones de niños en el mundo, nacen cada año con un peso inferior a 2.500 g, y del 20 al 30% de ellos, son hijos de madres que durante el periodo gestacional se descompensaron por alguna enfermedad.9 En la tabla 4 de esta investigación,  se muestra que el bajo peso al nacer, fue el más representativo  en un 59,3% entre los niños y adolescentes estudiados.11

 

Referente a esto, se han propuesto varias hipótesis para explicar el posible mecanismo que interviene en la asociación entre el bajo peso al nacer y la hipertensión arterial. Se han señalado trastornos en la acción de sustancias tróficas placentarias con interferencia en la nutrición fetal, además de un posible déficit en la actividad placentaria de la enzima  Beta-HSD-II, e inactivación del cortisol materno y mayor exposición del feto a los glucocorticoides de la madre. 5, 13-15

 Una de las teorías más aceptadas en la actualidad,  es la que se basa en la oligonefropatía congénita, donde el crecimiento intrauterino retardado (CIUR) provoca una nefrogénesis incompleta. El feto humano necesita alcanzar 2 300 g de peso para completar la nefrogénesis, de manera que después del nacimiento no ocurre nefrogénesis, por lo que el número de nefronas es fijo durante la vida extrauterina. Se ha demostrado que los individuos con bajo peso al nacer tienen un significativo número menor de nefronas que los normopeso. 5,  3-17

 Más recientemente,  estudios histomorfométrico en 35 neonatos fallecidos por diferentes causas y que no tenían malformaciones renales, encontraron en aquellos con bajo peso (< 2 500 g) un número menor de neuronas, en realción a los que nacieron con 2 500 g o más. Esta reducción del número de nefronas provoca una hipertrofia compensatoria de las mismas.5, 14 Otros autores han reportado diferencias en la tensión arterial de individuos con bajo peso al nacer con respecto a los normopeso, y otros que hallaron una diferencia de 4 mmHg para la tensión arterial sistólica (p = 0,007) y de 2,8 mmHg para la diastólica (p =0,02). 3, 5, 13, 15, 18.

Un estudio citado por la Sociedad Española de Hipertensión plantea que los niños que nacen con bajo peso y se hacen obesos tienen mayor riesgo de sufrir un evento cardiovascular, ya que pueden presentar alteraciones en los vasos sanguíneos, aumentando el riesgo de desarrollar Hipertensión Arterial, uno de los principales factores de riesgo cardiovascular; así como alteraciones vasculares precoces, caracterizadas por una menor elasticidad y mayor resistencia. Estas alteraciones en etapas precoces de la vida indican el inicio del desarrollo de los cambios que facilitan el incremento progresivo de la presión arterial. Por tanto el adecuado control del embarazo favorece el desarrollo normal del feto y reduce el riesgo de que el niño nazca con un peso inferior a 2,5 kilos. 19

Según la doctora Empar Lurbe, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital General Universitario de Valencia y Vice-presidenta primera de la Sociedad Española de Hipertensión y Liga Española para Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEHLELHA), el bajo peso al nacer es por sí solo un factor de riesgo cardiovascular que, cuando se suma a otros como la obesidad en la infancia, hace que aumente significativamente el riesgo de desarrollar alguna patología de este tipo en la edad adulta. Sabemos que los niños que nacen con bajo peso tienen un mayor riesgo de desarrollar Hipertensión Arterial, diabetes tipo 2 y cardiopatía isquémica en la edad adulta. “Existen varias teorías respecto al porque el peso de un bebé al nacer se asocia al riesgo de desarrollar hipertensión arterial posteriormente. Alteraciones a nivel del riñón y/o de los grandes vasos pueden estar implicados”, añade esta especialista. Por esta razón en los exámenes de salud rutinarios que se realizan a cada niño, hay que tener presente que, en el momento que se detecten otros factores de riesgo como la obesidad o ser hijo de padres hipertensos, habrá que intervenir de forma precoz, evitando el sobrepeso”. La aparición de un mayor o menor riesgo cardiovascular,  en un sujeto depende tanto de factores genéticos y ambientales, a los que se ha unido últimamente los fetales. Mientras que los genéticos son inalterables, sí es posible incidir sobre los otros dos. En los fetales, el cuidado de las madres durante el embarazo resulta fundamental para evitar posibles alteraciones en el feto. Según la doctora, “las madres deben cuidarse antes y durante el embarazo con el fin de que haya un desarrollo completamente normal del feto”.19

Sin embargo, otro estudio realizado en Brasil, el bajo peso al nacer presentó una prevalencia del 6%, que se aproxima del valor de un 7,5% para Goiânia, relatado en el Sistema de Información de Nacidos Vivos del Datasus20, no existiendo asociación con elevación del promedio de la presión arterial; a pesar de la hipótesis, de que factores presentes en el período neonatal, son responsables de alteraciones permanentes en el organismo del individuo. 20

 

Los recién nacidos con bajo peso al nacer presentan tasas de mortalidad más alta por enfermedad isquémica del miocardio en la edad adulta. Existe evidencia experimental, en animales y en humanos, que cambios ocurridos a temprana edad en la carga hemodinámica pueden alterar la estructura y distensibilidad de las grandes arterias. Por otra parte, el peso de nacimiento se relaciona inversamente con la masa del ventrículo izquierdo adulto, sin estar aclarado el mecanismo que lleva a estos cambios16; probablemente involucre la hormona de crecimiento, el factor de crecimiento insulinosimil tipo I (IGF-I) y a la insulina, que actúan en el desarrollo de la pared vascular, provocando aumento de la resistencia y por ende HTA17- I8. Estos hallazgos sugieren que el ambiente intrauterino tiene una importancia capital en la futura PA del adulto. 21

 

Los autores de la presente investigación desean insistir, en la importancia de tener en cuenta este antecedente de "bajo peso al nacer" al evaluar integralmente los aspectos clínicos de niños y adolescentes para insistir, en aquellos con este posible factor de riesgo, en las medidas preventivas, consejos sobre estilo de vida y tratamiento oportuno si fuera necesario.

 

Al analizar los resultados de la tabla 5 se observó que  la HTA predominó en los pacientes con sobrepeso para un 42,6%, dato corroborado a la hora de hacer el diagnóstico de hipertensos, como se expresó anetriormente11.  Es conocido, los altos niveles de colesterol sanguíneo presentes en estos pacientes, a pesar de que el  hígado, produce todo el colesterol que el organismo necesita para formar las membranas celulares y producir ciertas hormonas; así como también obtiene lípidos adicionales de alimentos de origen animal como carne, huevos y productos lácteos. Cuando la sangre contiene demasiadas lipoproteínas de baja densidad, éstas comienzan a acumularse sobre las paredes de las arterias, formando una placa e iniciando así, el proceso de la enfermedad denominada aterosclerosis. El acúmulo de placa en las arterias coronarias que irrigan al corazón, conducen a un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares que repercuten en las cifras tensionales. 3, 5, 13- 19, 22

 

El estudio de la Sociedad Española de Hipertensión, 19  llama la atención de que la obesidad en el más amplio sentido de la palabra, es un factor de riesgo cardiovascular que hay que prevenir en cualquier caso, sin embargo, la evidencia científica asegura que aún hay que hacer más hincapié cuando se trata de niños que han nacido con bajo peso, como es el caso del mayor porciento de pacientes encontrados en la presente investigación. Según la doctora Empar Lurbe,  “cualquier niño debe evitar desarrollar obesidad durante la infancia, pero aún más cuando haya nacido con menos de 2,5 kilos. En estos casos se debe insistir más en el consumo de una dieta mediterránea, la realización de ejercicio físico y el fomento de hábitos de vida que eviten la aparición del sobrepeso a edades tempranas”. 19

 

 

CONCLUSIONES

Los factores de riesgo más frecuentes asociados  a la HTA encontrados fueron el sexo masculino, el color de la piel mestizo, el antecedente patológico familiar  de HTA, así como el bajo peso al nacer y la evaluación nutricional  de sobrepeso.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Vázquez de la Torre MJ, Vázquez Castellanos JL, Crocker Sagastume R.Hipertensión arterial en niños escolares con sobrepeso y obesidad.Revista de Salud pública y Nutrición.2011; 12 (3).

2. García Trujillo, Scull Scul G, Herrera Blen JA, Torres Hernández R. La  Hipertensión Arterial en el cuerpo de guardia del Policlínico Principal de Urgencia. Revista de Ciencias Médicas La Habana (seriada en línea) 2001.

3. William B. Kannel, MD, Philip A. Wolf, MD, Joel Verter, MS, Patricia M. McNamara. Framingham Study insights on the hazards of elevated blood pressure. JAMA. 2008;300(21):2545-7.

4. Harrison. Principios de Medicina Interna. 17 edic. Editorial Mc Graw Hill. Cap 36.2009:2375- 2373.

5. Nelson. Libro de Texto de Pediatría. Edición 18. Vol. 2 Cap. 445.Pág 1988-1995. Ed: Elsevier, 2009.

6. Elías S R, Betancourt P A, Armas L M, Pérez I S. Caracterización de las cifras de presión arterial en niños de 5 a 14 años de edad residentes en Guantánamo. Hospital "Dr. Agosthino Neto"Cuba. Congreso Virtual de Cardiología.1998

7. Díaz JJ, Rey C, Málaga S. Hipertensión arterial en la adolescencia. Rev Esp Pediatr 2008; 55:543-8.

8. Prevalencia de hipertensión arterial en adolescentes de 15 a 17 años
Preuniversitario “Cuqui Bosch” Área de salud “30 de Noviembre” de Santiago de Cuba. Curso escolar 2004 – 2005.Medisan.2009;13(6).

9. Situación de Salud en Cuba. Indicadores Básicos. 2005. Disponible en: http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/dne. [Consulta: 27 marzo 2012].

10. Raquel González S R,  Llapur M R, Jiménez H JM,  Llapur G A, Fernández M D. Percepción de riesgo de hipertensión arterial infantil en familiares de niños y adolescentes. Área de salud del municipio Plaza. 2009-2010.

11. Informe de dispensarización del Departamento de Registro Médico y Estadísticas del Departamento Provincial de Salud en Guantánamo. Diciembre 2011.

12. Programa Nacional de Prevención, Diagnóstico, Evaluación y Control de la Hipertensión Arterial. Colectivo de autores del Programa y Comisión Nacional Asesora para la Hipertensión Arterial del MINSAP. Cuba, Octubre 2004.

13. Mellina Ramírez E, González Montero A,  Moreno del Sol JA, Jiménez Paneque R, Peraza Roque G. Factores de riesgo asociados a la hipertensión arterial   en adolescentes. Rev Cubana Med Gen Integr 2001; 17(5):435-40.

14.  Montero Altamirano. Hipertensión arterial en la adolescencia. Prevalencia de hipertensión arterial en niños y adolescentes. Rev Arg Cardiol 2000; 22 (Supl 1): 10 - 22.

15. Moreno del Sol R. Prevalencia de hipertensión arterial en adolescentes. Hipertensión 2007; 38 (3): 80-92.

16. Haggerty R. Essential hypertension in infancy and childhood. Am Health Dis Child 2009; 92: 535.

17. Clasificación de la hipertensión arterial en base a la definición del JNC VII y las guías de las Sociedades Europeas de Hipertensión Arterial y Cardiología 2003. Rev. Arg. Anest (2008), 61, 6: 341-345.

18. Vigoa V A, Arias F AM, Álvarez C MN, Azcanio R Y, Caballero P DM. Percepción de la hipertensión arterial como factor de riesgo. Aporte del día mundial de lucha contra la hipertensión arterial. Rev Cubana Med 2006; 45(3).

19. Lurbe E. Hospital General Universitario de Valencia. Servicio de Pediatría.  Sociedad Española de Hipertensión y Liga Española para Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEHLELHA). Madrid 2007.

 

20.  Vitorino N A, Joice M F, Salgado C M, Huber M. Vasconcelos J, Xavier S E , Junqueira AM, Marques F P. Evaluación de los Factores de Riesgo y Protección Asociados a la Elevación de la Presión Arterial en Niños. Universidade Federal de Goiás, Goiânia, GO – Brasil Arq Bras Cardiol 2010;94(4): 470-476.

 

21. Lagomarsino F E. Hipertension arterial. Horizonte actual y responsabilidad del pediatra. Rev. Chil. Pediatr. 69 (5); 227-235, 1998

22. Valdés M S, Gómez V A. Temas de Pediatría. Editorial de Ciencias Médicas. Cap. 8. Malnutición y Avitaminosis. 2006:54.