Facultad de Ciencias Médicas de Mayabeque

Reanimación Cardiopulmonar en el adulto. Nuevas recomendaciones a seguir.

 

 

Autores:

Joselandy Martínez Núñez1

Yandy Leng Rabaza2

Noel Pileta Hernández3

 

Tutor:

Lic. Arnold Hernández Núñez4

1 Estudiante de 4to año de Medicina.

2 Estudiante de 5to año de Medicina.

3 Estudiante de 2do año de Medicina.

4 Licenciado en Enfermería. Especialista de 1er grado en Urgencias Médicas. Profesor Auxiliar.

Resumen

Se revisaron 15 bibliográficas, con el objetivo de describir los principales cambios de las nuevas recomendaciones para la Reanimación Cardiopulmonar Básica en el adulto. Se encontraron bibliografías referentes a dicha temática en materiales complementarios y en Internet. Se realizaron cambios según la Asociación Americana del Corazón con respecto a dichas recomendaciones, para poder brindar una mayor atención a las víctimas en parada cardíaca.

Palabras Clave: Reanimación Cardiopulmonar, parada cardíaca.

Introducción

Desde la publicación de las Guías de la Asociación Americana del Corazón (AHA) de 2005, para Reanimación Cardiopulmonar (RCP) y Atención Coronaria de Emergencia (ACE), muchas comunidades y sistemas de reanimación han documentado un mayor nivel de supervivencia en víctimas de paro cardíaco. Sin embargo, son muy pocas las víctimas de paro cardíaco a las que un testigo presencial practica RCP. Se conoce que la RCP debe ser de alta calidad y que las víctimas necesitan excelentes cuidados a cargo de equipos organizados, formados por miembros que hagan un buen trabajo en conjunto. La educación y el frecuente entrenamiento son probablemente las claves para mejorar la práctica de la reanimación.(1)

La principal causa de muerte súbita (aquella muerte que se presenta de forma natural, inesperada e instantánea o dentro de las primeras 24 horas que siguen al inicio de los síntomas) es el Síndrome Coronario Agudo (SCA). Aproximadamente un 80% de los ritmos que se producen en una parada cardiorrespiratoria (PCR) en adultos son “ritmos desfibrilables”; por el contrario, en la edad pediátrica la causa principal de PCR es la hipoxia, ya sea por asfixia por cuerpos extraños o por traumatismos, representando los ritmos que requieren desfibrilación únicamente de un 2-5%.(2) 

La elevada incidencia de casos de muerte súbita (1,5 casos por cada mil habitantes y año en nuestro medio) y el elevado coste económico y social que provoca, justifica que esta patología sea considerada como un verdadero problema de Salud Pública. Siendo conscientes además, que muchos fallecimientos podrían evitarse usando adecuadamente los procedimientos de actuación ante una situación de PCR; la cual constituye la interrupción brusca, inesperada y potencialmente reversible de la respiración y la circulación espontánea, que ocasiona daño neurológico por hipoxia cerebral, por lo que resulta de esencial interés la respuesta precoz por cualquier persona.(3)

Esta es la mayor emergencia médica y es reversible si el paciente es reanimado correctamente y en el menor tiempo posible.

Para poder realizar una correcta RCP es importante tener conocimiento acerca de los Tipos de Soporte Cardiopulmonar.

Tipos de Soporte Cardiopulmonar

RCP: es un proceso continuo que engloba un conjunto de maniobras realizadas por los primeros intervinientes, que pretenden revertir un estado de PCR mediante la aplicación de una serie de técnicas y medidas salvadoras, para recuperar la respiración y la circulación espontánea, así como evitar en lo posible el daño neurológico.

Puede ser reanimación cardiopulmonar básica (medidas de soporte sin el uso de ningún utensilio para la reanimación) o reanimación cardiopulmonar avanzada (tratamiento definitivo de la situación mediante técnicas de tratamiento eléctrico, aislamiento de la vía aérea, uso de drogas, etc.).(4)

Soporte vital (SV): es un concepto más amplio que el de la RCP, al integrar junto con las maniobras clásicas, contenidos referidos a la prevención de la parada y la difusión a toda la población de estos conocimientos; con el objetivo de mantener la perfusión cerebral hasta que se restablezca la función cardiopulmonar y la víctima recupere sus funciones neurológicas básicas.(5)

Cadena de la vida

Concibiendo el SV como un proceso continuo de técnicas y procedimientos integrados, para lograr el restablecimiento de la víctima; la cadena de la vida o de la supervivencia es la sucesión de circunstancias favorables, que hacen más probable que una persona sobreviva a una situación de emergencia. Sus eslabones son:(6)

1- Identificación de los signos de alarma y activación precoz de los SEM. Es necesario una doble formación: por un lado, la instauración y difusión de un número único de gestión de emergencias (104) y por otra parte, la formación en técnicas básicas de SV a toda la población, para la precoz identificación de los signos de alarma y la pronta activación de los SEM.(7)

2- RCP básica: comienzo de las maniobras a ser posible antes de que transcurran cuatro minutos. Es improbable que la RCP básica revierta una parada, pero ayuda a poder realizar una correcta RCP avanzada.(4)

3- Desfibrilación precoz: Aproximadamente un 80% de los ritmos que se producen en una PCR en adultos son “ritmos desfibrilables”, esto significa que es necesario realizar un tratamiento eléctrico a esa víctima en menos de cuatro minutos, con técnicas de RCP básica y desfibrilación semiautomática.(8)

4- RCP avanzada: es el último eslabón de la cadena y el encargado de proceder a la resolución definitiva de la crisis, mediante el empleo de drogas, manejo de la vía aérea, tratamiento eléctrico, etc.; buscando las causas diferenciales y su resolución. Se debería poder prestar RCP avanzada en menos de ocho minutos, para continuar el tratamiento iniciado con la RCP básica.(9) (Figura - 1)

El cerebro es la meta principal de la RCP, por ser el órgano que más se lesiona tras un paro cardiorrespiratorio y por definir la relación del hombre con el medio. En ausencia de circulación y/o respiración, el daño cerebral se inicia entre 4-6 min, posterior a lo cual, se hace más manifiesto y luego de los 10 min ya se observa muerte neuronal progresiva. Por ello, el tiempo del que se dispone para una resucitación cerebral aceptable es muy corto. Por cada minuto perdido sin iniciar la resucitación, se desperdicia aritméticamente no solo la posibilidad de sobrevivir, sino que también se incrementa la de quedar discapacitado.(10)

Con respecto al conocimiento y cumplimiento de los Tipos de Soporte Cardiopulmonar, las guías de la Asociación Americana del Corazón (AHA) de 2010 para RCP y Atención Cardiovascular De Emergencia (ACE), realizaron una serie de cambios; de manera que, el objetivo del presente trabajo es describir los principales cambios de las nuevas recomendaciones para la Reanimación Cardiopulmonar básica (RCP básica) en el adulto.

Esta revisión bibliográfica permite conocer cuáles son las nuevas recomendaciones o procederes que debe utilizar un reanimador lego o profesional de la Salud, para garantizar que la RCP sea más eficiente y se evite el daño cerebral irreversible y por tanto, la muerte del paciente.

Objetivo

Describir los principales cambios de las nuevas recomendaciones para la Reanimación Cardiopulmonar básica en el adulto.

Desarrollo

Las Guías de la Asociación Americana del Corazón (AHA) de 2010 para RCP y Atención Cardiovascular De Emergencia (ACE), se basan en un proceso de evaluación de la evidencia internacional, en el que han participado cientos de investigadores y expertos en la materia; lo cuales han evaluado, analizado y debatido miles de publicaciones con revisión científica externa.

Dentro de los principales cambios de la Asociación Americana del Corazón (AHA) de 2010 para RCP se encuentran:

Constante énfasis en la RCP de alta calidad

Las Guías de la AHA de 2010 para RCP y ACE, destacan nuevamente la necesidad de aplicar RCP de alta calidad, incluyendo:

Frecuencia de compresión torácica: al menos 100 por minuto*

2010 (nuevo): Es razonable que tanto los reanimadores legos como los profesionales de la Salud, realicen compresiones torácicas con una frecuencia de al menos 100/min.(11)

2005 (antiguo):Comprimir con una frecuencia de 100/min aproximadamente.(11)

Motivo: El número de compresiones torácicas aplicadas por minuto durante la RCP, es un factor de gran importancia para restablecer la circulación espontánea y para la supervivencia con una buena función neurológica. El número real de compresiones administradas por minuto, viene determinado por la frecuencia de las compresiones, así como el número y duración de las interrupciones de las mismas (por ejemplo, para abrir la vía aérea, administrar ventilación de rescate o permitir el análisis del DEA). En la mayoría de los estudios, la administración de más compresiones conlleva a una mayor supervivencia, mientras que la administración de menos compresiones conlleva a una supervivencia menor. Para aplicar las compresiones torácicas adecuadamente, no solo es necesaria una frecuencia correcta, también se deben reducir al mínimo las interrupciones de este componente crucial de la RCP. Si la frecuencia de compresión es inadecuada o se producen constantes interrupciones (o ambas cosas), se reducirá el número total de compresiones por minuto.(11)

Profundidad de la compresión torácica*

2010 (nuevo): El esternón de un adulto debe bajar al menos 2 pulgadas (5 cm); 1,5 (4 cm) en lactantes y 2 (5 cm) en niños.(12)

2005 (antiguo): El esternón de un adulto debe bajar aproximadamente 1½ - 2 pulgadas (4-5 cm).(12)

Motivo: Las compresiones crean un flujo sanguíneo, principalmente al aumentar la presión intratorácica y comprimir directamente el corazón.

Las compresiones generan un flujo sanguíneo vital y permiten que llegue oxígeno y energía al corazón y al cerebro. Recomendar un rango de profundidad puede dar lugar a confusión, por lo que ahora se recomienda una profundidad determinada para las compresiones. Los reanimadores a menudo no comprimen el tórax lo suficiente, a pesar de que se recomienda “comprimir fuerte”. Además, el conocimiento científico disponible sugiere que las compresiones de al menos 2 pulgadas (5 cm), son más eficaces que las de 1½ pulgadas (4 cm). Por este motivo, las Guías de la AHA de 2010 para RCP y ACE, recomiendan una única profundidad mínima de compresión para el tórax de un adulto..(12)

• Permitir una expansión torácica completa después de cada compresión.(12)

• Reducir al mínimo las interrupciones de las compresiones torácicas.(12)

• Evitar una excesiva ventilación.(12)

Cambio de A-B-C a C-A-B

Las Guías de la AHA de 2010 para RCP y ACE, recomiendan cambiar la secuencia de los pasos de SVB/BLS de A-B-C [Airway, Breathing, Chest compressions (vía aérea, respiración, compresiones torácicas)] a C-A-B [Chest compressions, Airway, Breathing (compresiones torácicas, vía aérea, respiración)] en adultos, niños y lactantes (excepto los recién nacidos, véase el apartado de reanimación neonatal). Este cambio fundamental en la secuencia de los pasos precisa una reeducación de todo aquel que haya aprendido alguna vez RCP, pero tanto los autores como los expertos que han participado en la elaboración de las Guías de la AHA de 2010 para RCP y ACE, están de acuerdo en que los beneficios justifican el esfuerzo.(13)

Motivo: La gran mayoría de los paros cardíacos se producen en adultos y la mayor tasa de supervivencia la presentan los pacientes de cualquier edad, que tienen testigos del paro y presentan un ritmo inicial de fibrilación ventricular (FV) o una taquicardia ventricular (TV) sin pulso. En estos pacientes, los elementos iniciales fundamentales del SVB/BLS son las compresiones torácicas y una pronta desfibrilación. En la secuencia de pasos A-B-C, las compresiones torácicas suelen retrasarse mientras quien presta los auxilios abre la vía aérea para dar ventilaciones de boca a boca, saca un dispositivo de barrera o reúne y ensambla el equipo de ventilación. Al cambiar la secuencia a C-A-B, las compresiones torácicas se inician antes y el retraso de la ventilación es mínimo (solo el tiempo necesario para aplicar el primer ciclo de 30 compresiones, alrededor de 18 segundos; cuando participen dos personas en la reanimación de un lactante o un niño, el retraso será incluso menor).(13)

La mayoría de las víctimas de paro cardíaco extrahospitalario no reciben RCP por parte de un testigo presencial. Esto se debe a múltiples razones, pero una de ellas puede ser el hecho de que la secuencia de pasos A-B-C comienza con el procedimiento que le resulta más difícil al reanimador, es decir, abrir la vía aérea y dar ventilaciones. Empezar por las compresiones torácicas puede animar a otros testigos a iniciar la RCP.(13)

El soporte vital básico suele describirse como una secuencia de acciones, definición que sigue siendo válida si el auxilio lo presta una sola persona. No obstante, la mayoría de los profesionales de la Salud trabajan en equipo y normalmente sus miembros realizan las acciones del SVB/BLS de forma simultánea.(5) Por ejemplo, uno comienza inmediatamente con las compresiones torácicas, mientras otro obtiene un desfibrilador externo automático (DEA) y pide ayuda, y un tercero abre la vía aérea y ventila.(5)

Se anima nuevamente a los profesionales de la Salud a adaptar las acciones de auxilio a la causa más probable del paro cardíaco. Si un solo profesional presencia que la víctima se desploma súbitamente, puede asumir que se trata de un paro cardíaco primario con un ritmo desfibrilable y debe activar inmediatamente el sistema de respuesta de emergencias, obtener un DEA y volver junto a la víctima para aplicar la RCP y usar el DEA. Sin embargo, para una presunta víctima de paro por asfixia (por ejemplo, por ahogamiento), la prioridad sería aplicar compresiones torácicas con ventilación de rescate durante unos cinco ciclos (aproximadamente 2 minutos), antes de activar el sistema de respuesta de emergencias.(13)

 

SVB/BLS para profesionales de la Salud

Resumen de los aspectos clave y los principales cambios realizados:

Activación del sistema de respuesta de emergencias

2010 (nuevo): El profesional de Salud debe verificar la respuesta mientras mira al paciente, para determinar si respira anormalmente o no respira. Si la víctima no respira o solo jadea/boquea, el profesional debe presuponer que se trata de un paro cardíaco.(14)

2005 (antiguo): Ante una víctima que no respondía, el profesional de la Salud activaba el sistema de respuesta de emergencias y volvía junto a la víctima, abría la vía aérea y comprobaba si la víctima respiraba o no respiraba con normalidad.(14)

Motivo: El profesional de la Salud no debe retrasar la activación del sistema de respuesta de emergencias, pero al mismo tiempo tiene que hacer dos cosas para obtener información: comprobar si la víctima responde y si respira o no respira con normalidad.(14)

Si la víctima no responde y no respira o su respiración no es normal (es decir, solo presenta respiración agónica), el reanimador debe activar el sistema de respuesta de emergencias y conseguir un DEA si es posible (o enviar a alguien por uno). Si el profesional de la Salud no detecta pulso en un máximo de 10 segundos, debe empezar la RCP y utilizar el DEA cuando lo tenga.(14)

Presión cricoidea

2010 (nuevo): No es recomendable usar presión cricoidea de manera habitual en caso de paro cardíaco.(14)

2005 (antiguo): La presión cricoidea solo debe utilizarse si la víctima está completamente inconsciente y por lo general, requiere un tercer reanimador que no esté participando en la ventilación de rescate o en las compresiones.(14)

Motivo: La presión cricoidea es una técnica que consiste en aplicar presión al cartílago cricoides de la víctima, para empujar la tráquea y comprimir el esófago contra las vértebras cervicales. La presión cricoidea suele prevenir la distensión gástrica, así como reducir el riesgo de regurgitación y aspiración durante la ventilación con bolsa-mascarilla, pero también podría dificultar la propia ventilación. Siete estudios aleatorizados han demostrado, que la presión cricoidea consigue retrasar o prevenir la colocación de un dispositivo avanzado para la vía aérea y que a pesar de estar aplicando presión cricoidea, aun se puede producir alguna aspiración. Además, es difícil enseñar adecuadamente a los reanimadores a utilizar la maniobra. Por lo tanto, no es recomendable usar presión cricoidea de manera habitual en caso de paro cardíaco.(14)

RCP Básica en adultos por un reanimador lego

Aspectos clave y principales cambios realizados

Se ha creado el algoritmo universal simplificado de SVB/BLS en adultos, que permita reconocer y activar inmediatamente el sistema de respuesta de emergencias, según los signos de falta de respuesta y comenzar con la RCP, si la víctima no responde y no respira o la respiración no es normal (por ejemplo, si solo jadea/boquea).(7)

2010 (nuevo): Se ha eliminado de la secuencia de RCP la indicación de “Observar, escuchar y sentir la respiración”. Tras aplicar 30 compresiones, el reanimador único abre la vía aérea de la víctima y aplica dos ventilaciones.(7)

2005 (antiguo): La indicación de “Observar, escuchar y sentir la respiración” se utilizaba para valorar la respiración una vez abierta la vía aérea.(7)

Motivo:Con la nueva secuencia que indica “compresiones torácicas primero”, se practica la RCP si el adulto no responde y no respira o no lo hace con normalidad (como ya se ha indicado, los reanimadores legos aprenderán a practicar la RCP si la víctima que no responde “no respira o solo jadea/boquea”). La secuencia de RCP comienza con compresiones (secuencia C-A-B). Por lo tanto, se examina brevemente la respiración como parte de la comprobación de paro cardíaco; después de la primera serie de compresiones torácicas, se abre la vía aérea y el reanimador administra dos ventilaciones. Se sigue resaltando la importancia de la RCP de alta calidad.(7)

Reanimación en equipo

2010 (nuevo): Los pasos del algoritmo de SVB/BLS se han presentado hasta ahora, como una secuencia para ayudar a un único reanimador a priorizar sus acciones. Con las nuevas recomendaciones se hace más hincapié en practicar la RCP como un equipo, ya que en la mayoría de los SEM y sistemas de Salud hay un equipo de reanimadores, que lleva a cabo varias acciones a la vez. Por ejemplo, un reanimador activa el sistema de respuesta de emergencias mientras un segundo inicia las compresiones torácicas, un tercero administra la ventilación o bien obtiene la bolsa-mascarilla para practicar la ventilación de rescate, y un cuarto consigue un desfibrilador y lo prepara.(15)

2005 (antiguo): Los pasos del SVB/BLS consisten en una serie de valoraciones y acciones sucesivas. El objetivo del algoritmo es presentar los pasos de una manera lógica y concisa, para que los reanimadores los puedan aprender, recordar y ejecutar más fácilmente.(15)

Motivo: Algunas reanimaciones comienzan con un único reanimador que pide ayuda, mientras que otras lo hacen con varios reanimadores bien dispuestos. El entrenamiento debe centrarse en ir organizando un equipo, a medida que van llegando reanimadores o designar un líder del equipo si hay varios reanimadores presentes. Con la llegada de más personal, se podrá delegar la responsabilidad de las tareas, que normalmente llevaría a cabo de manera secuencial un grupo más reducido de reanimadores, a un equipo de personas que las ejecutarán de forma simultánea. Por ello, el entrenamiento de profesionales de la Salud en SVB/BLS no debe ocuparse únicamente de las destrezas individuales, sino que también debe enseñar a los reanimadores a trabajar en equipo de forma eficaz.(15)

Conclusiones

Se han realizado cambios necesarios según la Asociación Americana del Corazón, con respecto a las guías a seguir en la Reanimación CardioPulmonar básica en el adulto, para poder brindar una mejor atención a las víctimas en parada cardiorrespiratoria.

Dentro de los cambios a seguir se encuentran:

Cambio de A-B-C a C-A-B, debido a que la mayoría de los paros cardíacos presentan un ritmo inicial de fibrilación ventricular (FV) o una taquicardia ventricular (TV) sin pulso y las compresiones torácicas constituyen el elemento primario para los que prestan los auxilios, no siendo así con la secuencia A-B-C.

La creación deSVB/BLS para profesionales de la Salud y reanimadores legos, que tengan como elemento inicial verificar la respuesta del paciente y activar rápidamente los servicios de emergencias

Referencias Bibliográficas

1. Handley AJ, Koster R, Monsieurs K, Perkins GD, Davies S, Bosaert L. European Resuscitation Council Guidelines 2010. Adult basic life support. 2008; 6751, 57-523.

2. The ILCOR Consensus on Science and Treatment Recommendations (CoSTR). Document Resuscitation 2005; 67: 1-341.

3. The ILCOR. 2005 International Consensus Conference.Circulation. 2005; 112: III. 1-132.

4. Nolan J. European Resuscitation Council Guidelines for Resuscitation 2010.Introduction.Resuscitation.2010; 6751, 53-6.

5- Álvarez-Fernández JA, Perales-Rodríguez de Viguri N. ILCOR 2005 International CoSTRConference:Intensiva 2006; 29 (6): 342-8.

6. American Heart Association. Adult Basic Life Support.Circuiation. 2010; 112(4): 34.

7. National Association of EMS Physicians Standars and Clinical Practice Commite. Prehosp Emerg Care. 2010; 4(2): 190-5.

8. Biarent D, Bingham R, Richmond S, Maconochie I, Wyllie J, Simpson S, et al. European Resuscitation Council Guidelines for Resuscitation 2010. Adult lifesupport. Resusitation. 2010; 6751:597-5133.

9. Buron E, Paisan-Grisolia L. Recomendaciones para la resucitación cardiopulmonar básica y avanzada. Grupo Español de Reanimación Cardiopulmonar Básica y Avanzada.2010; 51(6):717-22.

10. Deakin CD, Nolan JP. European Resuscitation Council Guidelines for Resuscitation2010 Electrical Therapies: Autormated external debrillators, cardioversión and pacing. Resuscitation.2010; 6751:525-37.

12. International Liason Committee on Resuscitation. Introduction. Resuscitation. 2010,66:181-6.

13. International Liason Committee on Resuscitation. Adult basic life support. Resuscitation. 2010; 67:187.201.

14. International Liason Commite on Resuscitation, Defibrilation. 2010,68.203.

15. International Liason Commite on Resuscitation, Defibrilation. 2010,69.100.