CRÓNICA
Un hombre de su tiempo
Por Francisco Vargas Roselló

 


La Sesión Científica de la Sociedad Cubana de Historia de la Medicina rindió tributo a la memoria del Profesor DrC. Juan Domingo Carrizo Estévez, Rector Fundador de la   Escuela Latinoamericana de Medicina, en ocasión de cumplirse el primer aniversario de su fallecimiento.
El 26 de noviembre del pasado año 2012 en la víspera del cumpleaños 64 de su natalicio, falleció el Profesor Titular y Consultante, Doctor en Ciencias Médicas y Rector de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM).
En 1998 dos poderosos huracanes GEORGE  y  MITCH, azotaron con gran fuerza destructiva las regiones de Centro América y del Caribe; debido al desastre surge una idea de fuerza mayor, la fundación de la Escuela Latinoamericana de Medicina. Después de auxiliar a los países afectados por estos anómalos destructores, el protagonista de la ética solidaria, nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, hizo público la idea del proyecto el 21 de noviembre, apenas unos días de la catástrofe, y por encomienda expresa del líder de la Revolución Cubana, el Profesor Carrizo, asume el cargo de Rector de la prestigiosa y emblemática institución hasta el momento de su muerte. Su trayectoria revolucionaria y profesional lo hizo merecedor de esa confianza que ratificó con su entrega y devoción profesional.

La Profesora Consultante María del Carmen Amaro Cano,  Vice-Presidenta de la Sociedad Cubana Historia de la Medicina, en su oratoria reseñó los valores humanos, profesionales y revolucionarios del distinguido académico.
Juan Domingo Carrizo Estévez, nació en Yaguajay, en 1948.
Graduado de doctor en medicina en la Universidad de Villa Clara, alcanzó el título de especialista de Primer Grado en Histo-embriología y de Doctor en Ciencias Médicas, en la Universidad Patricio Lumumba, de Moscú, en 1989.

En su trayectoria laboral asumió diversas responsabilidades docentes y administrativas, entre las que destacan: Jefe de Departamento de Ciencias Morfológicas, Vice Decano Docente, Vicerrector Docente y Decano de la entonces Facultad de Medicina del Instituto Superior de  Ciencias  Médicas de Villa Clara y más tarde Rector del propio Instituto. Por su excelente trabajo fue promovido a Rector del entonces Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, y posteriormente a Rector de la (ELAM)
En el ejercicio de sus responsabilidades demostró su competencia como investigador, aportando nuevos conocimientos en diferentes campos del saber de las ciencias médicas, tal como lo avalan los Proyectos de Investigación acerca del Redimensionamiento del Centro de Cibernética Aplicada a la Medicina (1998), Proyección Estratégica de la ELAM (2003), Una nueva dimensión en la promoción de salud (2003), Programa para la prevención y control de adicciones, y el Libro de Histología, que ha servido de texto para la Educación Médica Cubana.

 El destacado profesor impartió numerosos cursos de pregrado en su especialidad y cursos postgrados y en la Maestría para la Formación Didáctica de profesionales de salud, ejerció como Presidente  y Miembro de Tribunales Nacionales para exámenes de especialistas de Histo-embriología y otras especialidades afines. Fue también Miembro del Comité Académico y Profesor de la Maestría en Educación Médica, auspiciada por el entonces Centro Nacional de Perfeccionamiento Médico (CENAPEM).

Asesoró a varias universidades extranjeras para la creación de sus Escuelas de Medicina y sus planes de estudios, así como en sistemas de postgrados de Medicina. Fue Asesor de Tesis de Especialistas en Histología, de la Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas, Presidente de la Revista Medicc y Director de la Revista Panorama, Cuba y Salud. Participó en calidad de ponente e invitado, en numerosos eventos, conferencias y reuniones científicas nacionales e internacionales.

Por su relevante trabajo científico y pedagógico, fue merecedor de numerosos reconocimientos, otorgados por instituciones y personalidades nacionales: Miembro de Honor de la Cátedra de Alfabetización contra Desastres y Emergencia (ELAM); Miembro de la Comisión Central de Homologación y Convalidación de Títulos de Medicina del Ministerio de Educación Superior (MES); Medalla Conmemorativa 50 Aniversario del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK); Distinción ¨Por la Educación Cubana¨; Medalla José Tey; Distinción  del Ministerio de Educación Superior de Cuba; Distinción XXV Aniversario de la fundación de la Docencia Médica Superior en la Región Central; Moneda 40 Aniversario de la fundación del ICBP Victoria de Girón; Vanguardia Nacional por varios años consecutivos; Premio  Anual por la Extensión Universitaria, entre otros.

Su excelente labor como docente y directivo también fue reconocida en el campo internacional, y muy especialmente, su gran compromiso social. Entre los múltiples reconocimientos recibidos destacan: Medalla Dorada y Profesor Honorario (Hori Sibi Ducit) de la Academia Polaca de Medicina  y de la Universidad Internacional Albert Schweitzer; Miembro Pleno de la Academia Mundial de Medicina Albert Schweitzer; Orden Bolivariana de la Universidad Simón Bolívar, y en Barranquilla Colombia, Hijo ilustre de esa Ciudad. Recibió además certificados y reconocimientos por su participación en diferentes misiones, otorgados por asociaciones y universidades de diferentes países del mundo. El profesor Carrizo se destacó siempre por su sencillez, su modestia, su espíritu justiciero y solidario, su honestidad y su compromiso social. Revolucionario cabal, asumió con gran responsabilidad cada tarea que le fuera asignada por la dirección de la Revolución, especialmente por nuestro  líder Fidel Castro y por el Partido Comunista de Cuba, del cual fue siempre un militante ejemplar, y fuera electo Miembro de su Comité Central en 1991.

 “No hay más que un medio de vivir después de muerto: haber sido un hombre de todos los tiempos o un hombre de su tiempo”. De esta frase de nuestro apóstol “José Martí” la profesora Amaro, definió a este valeroso compañero, como un “Hombre de su Tiempo”