UNIVERSIDAD DE CIENCIAS MÉDICAS DE LA HABANA

Facultad de Estomatología “Raúl González Sánchez”

Presencia de Trastornos Temporomandibulares en atletas de Boxeo del “Cerro Pelado”

 

Autores:

José Manuel Valdés Reyes1

Alegna Alfonso de la Luz1

Carlos José Huergo López2

 

Tutores:

Dr. José Miguel Montero Parrilla3

Dr. Yamel Maqueira Rodríguez3

 

1 Estudiante de 4to año de Estomatología. Alumno ayudante de Cirugía Maxilofacial.

2 Estudiante de 5to año de Estomatología. Alumno ayudante de Prótesis.

3 Especialista de 1er Grado en Prótesis Estomatológica. Profesor Instructor.

Resumen

Introducción: El Boxeo es un deporte de combate, donde el que lo practica corre riesgo inherente de lesionarse, producto de los traumas que afectan la Articulación Temporomandibular. Objetivo: Caracterizar los Trastornos Temporomandibulares en atletas de Boxeo del Centro de Alto Rendimiento “Cerro Pelado” de La Habana. Diseño Metodológico: Se realizó un estudio observacional, descriptivo, de corte transversal en atletas de la Escuela Nacional de Boxeo “Holbein Quezada”, perteneciente al Centro Nacional de Deporte de Alto Rendimiento “Cerro Pelado”, en el período comprendido de enero a marzo de 2012. Cuyo universo estuvo constituido por 26 atletas, donde se trabajó con todo el universo. Resultados: El chasquido y deslizamiento lateral en el momento de cierre fueron los signos y síntomas que predominaron. El tiempo de práctica de mayores afectaciones fue de 6-10 años. El protector lo usaban en competencia y práctica, pero solo un atleta lo utilizaba de manera individualizada. La mitad de los estudiados presentó disfunción de la ATM. Las alteraciones morfológicas y funcionales prevalecieron en los boxeadores con disfunción. Conclusiones: Sobresalieron los atletas con disfunción y en ellos se observaron alteraciones morfológicas y funcionales de la oclusión. Solo uno tenía protector individualizado.

Palabras Clave: Boxeo, protector bucal, Trastornos de la Articulación Temporomandibular, Trastornos de la Articulación Temporomandibular en deportistas.

Introducción

El Sistema Estomatognático (SE) es una unidad morfofuncional integrada y coordinada; constituida por el conjunto de estructuras esqueléticas, musculares, angiológicas, nerviosas, glandulares, dentales y articulares, como lo es la Articulación Temporomandibular (ATM). (1,2)

Las primeras referencias de la articulación temporomandibular provienen de Egipto, 3000 años a.n.e., mencionando los trastornos que producía. Pero no fue hasta principios de 1930 que las alteraciones patológicas de la ATM adquirieron importancia, cuando Good Friend publica su trabajo original (1933); seguido poco después por el estudio ampliamente difundido de Costen en 1934, que asoció la sintomatología auricular y craneosinusal con los desórdenes articulares, definiendo así el síndrome que lleva su nombre.(3-5)

Los Trastornos Temporomandibulares (TTM) son todas las alteraciones funcionales que pueden aparecer en el sistema masticatorio debido a agresiones a sus elementos, lo cual conlleva a cambios cualitativos y cuantitativos.(6)

Estudios epidemiológicos en relación con su prevalencia no son muy exactos, pues varían dependiendo de las muestras elegidas y del método de valoración de los TTM seleccionados.(7-11)

En cuanto a su etiología clásicamente se describen causas locales (maloclusiones, tratamientos ortodóncicos, desarmonías oclusales, hábitos parafuncionales) o generales (enfermedades sistémicas, estrés emocional, traumas, trastornos del sueño e inclusive, factores genéticos); dándosele mayor significación a los factores oclusales, psicológicos y las combinaciones de ambos.(12-14)

Durante el funcionamiento normal del sistema masticatorio suelen producirse alteraciones que pueden modificar la función. Karolyi (1902), uno de los pioneros en la investigación en este campo, mencionaba que prácticamente todos los seres humanos en algún período de su vida ejercían fuerzas anormales en su sistema masticatorio. El microtrauma es aquel trauma de baja carga o fuerza, aplicado repetitivamente y al cual, en un momento dado, el organismo no logra adaptarse por leve que sea, conllevando a desencadenar una patología o Trastorno Temporomandibular. Frecuentemente el individuo no es consciente del daño que le puede causar o lo considera no dañino para su salud. Este microtrauma puede ser intrínseco o extrínseco.(15,16) Intrínseco: comer chicles, onicofagia, morderse los labios, bruxismo(17). Extrínseco: factores posturales y ocupacionales, como tocar violín, bucear, uso prolongado de collar cervical o de protector bucal en deportistas y otros malos hábitos.(18) Los atletas que practican el Boxeo sufren constantemente traumas, tanto intrínsecos como extrínsecos, predominando en estos últimos los golpes.

El macrotrauma puede ser producto de impactos en la mandíbula por accidentes deportivos, automovilísticos o peleas, entre otros factores. Las afecciones cráneomandibulares son frecuentes en quienes se ejercitan de modo profesional y donde a la articulación temporomandibular (ATM) provocada por traumas, se le suman los microtraumas como el bruxismo o apretamiento dental. Esto en palabras del profesional se produce por el estrés al que están sometidas estas personas, sobre todo quienes se desempeñan en alto rendimiento.(19)

Diversas investigaciones sugieren que hay diferencias en cuanto a la aparición de los Trastornos Temporomandibulares de acuerdo al sexo y la edad. Se señala que las mujeres son más susceptibles al dolor orofacial y que aproximadamente el 25% de la población infantil tienen algún signo de TTM.(12,17,20,21)

Algunos estudios plantean que este trastorno es experimentado por al menos un tercio de la población mundial.(22) En la actualidad más de dos millones de americanos presentan algún síntoma de alteración.(23) En Cuba los resultados también han sido muy variables: en la población de Matanzas (2006) una investigación reveló una prevalencia de los TTM de un 38,7%. Asimismo, otro realizado en Ciudad de La Habana en el 2007 con personas de 15 años y más, mostró que los trastornos se presentaron en el 31,89% de los examinados como síntoma y en el 47,33% como signo.(24) En el 2008 Castillo reportó una prevalencia en la provincia Villa Clara que osciló entre 37,9 y 88,4%.(25) En el 2009 se referenció en una investigación desarrollada en Holguín, que el 32,6% de los adolescentes estudiados, con dentición permanente sin ausencias dentarias, que presentaron maloclusiones clasificables por Angle no tratadas, padecieron Trastornos Temporomandibulares.(13) Cualquier persona que practica deporte tiene un riesgo inherente de lesionarse. Una meta es encontrar un balance entre mantener la competitividad del deporte y ofrecer seguridad física al atleta participante. En este ambiente, el rol del profesional deportivo y de la Salud es proveer una objetiva valoración del atleta lesionado y guiarlo en el camino de la prudencia de retornar sano y seguro a la competencia, prevenir lesiones mortales en cara y cabeza, además de evitar secuelas.(15,16)

Los casos diagnosticados en el nivel primario con criterio de remisión son trasferidos al segundo nivel de atención, pues el que esta disfunción sea tan frecuente no quiere decir que todos los casos necesiten tratamiento, solo del 5 al 6 % lo requieren. Los demás afectados padecerán formas leves e incluso transitorias.(5) La prevención de la disfunción y el rápido mejoramiento de los individuos afectados tienen un notable impacto económico para cualquier país, al reducir el consumo de medicamentos, la utilización de determinados procedimientos terapéuticos (ultrasonido y laserterapia, entre otros), así como por permitir la rápida incorporación del paciente a su puesto laboral.(26) En deportes como el Boxeo se pueden prevenir los traumas mediante el uso de protectores bucales, los cuales pueden ser de diferentes colores y materiales, como goma o silicona(27) y su uso debe hacerse de forma individualizada.

Los traumas aparte de los Trastornos Temporomandibulares traen consigo implicaciones serias para la salud, viendo al atleta de manera integral. La importancia que tiene la salud bucal para el rendimiento de un deportista, con sus resultados nacionales e internacionales, es una de las prioridades de nuestro país. Cualquier afección para su salud provocaría otros trastornos, tanto para la salud del atleta como para los resultados deportivos individuales y de nuestro país. De esta forma se fundamenta la necesidad del estudio, ya que se determinará la presencia de Trastornos de la Articulación Temporomandibular en los boxeadores del Equipo Nacional, entre los cuales existe un vacío en el conocimiento de este trastorno. A partir de los resultados obtenidos se podrán tomar conductas a favor de la salud de los atletas y su rendimiento deportivo. La principal motivación para realizar el estudio es poder brindar una atención integral a todos estos boxeadores. Para esto, se planteó la siguiente interrogante: ¿Cuáles son las características de los Trastornos de la Articulación Temporomandibular de los atletas de Boxeo del Centro Nacional de Deporte de Alto Rendimiento “Cerro Pelado”?

Objetivos

Caracterizar los Trastornos Temporomandibulares de los atletas de Boxeo del Centro de Alto Rendimiento “Cerro Pelado”, La Habana, 2012.

Diseño Metodológico

Tipo de estudio

Se realizó un estudio observacional, descriptivo, de corte transversal en atletas de la Escuela Nacional de Boxeo “Holbein Quezada”, perteneciente al Centro Nacional de Deporte de Alto Rendimiento “Cerro Pelado” en La Habana, en el período comprendido de enero a marzo del año 2012.

Universo

Estuvo constituido por los 26 atletas que practican Boxeo en el Centro Nacional de Deporte de Alto Rendimiento “Cerro Pelado” en La Habana. Se trabajó con todo el universo, cumpliendo con los siguientes criterios de inclusión.

Criterios de inclusión:

Variables del estudio

Signos y síntomas, tiempo de práctica deportiva, tipo de protector, división, Maloclusiones morfológicas, interferencias oclusales y clasificación del Test de Krogh - Paulsen.

Métodos e instrumentos de recolección de datos

La información necesaria se obtuvo mediante el interrogatorio y el examen físico, y los datos fueron vaciados en una ficha diseñada al efecto como modelo de recolección de datos primarios, confeccionado por los investigadores y los tutores.

El examen físico se realizó en una silla, bajo luz natural y auxiliándonos de un espejo bucal plano, para reconocer correctamente la integridad de las arcadas dentarias.

Para identificar la presencia de las interferencias oclusales se utilizó el papel articular bicolor, que se colocó entre las arcadas dentarias en Posición de Máxima Intercuspidación (PMI), de forma tal que se marcaran los puntos de contacto. Si se situaba con la parte roja hacia arriba, los contactos en PMI se reflejaban de color rojo en la arcada superior y azul en la mandíbula.

Cuando se efectúo el examen de las relaciones de los dientes anteriores durante el movimiento funcional de propulsión y de lateralidad, se invirtió el papel articular, de manera que cualquier otro contacto que se produjera durante el movimiento mandibular se marcara de color azul en el maxilar y rojo en la mandíbula. Esto permitió diferenciar los contactos en PMI de los demás contactos dentarios dinámicos.

Para determinar la presencia de signos y síntomas de Trastornos Temporomandibulares se aplicó el Test de Krogh –Paulsen. (Anexo 1)

Técnicas y Procedimientos

Los datos obtenidos fueron procesados en una computadora con sistema Windows XP, paquete Office y mediante la utilidad Microsoft Excel 2007 se conformó la base de datos necesaria para la investigación. Para dar salida a los objetivos específicos se confeccionaron tablas de distribución de frecuencia absoluta (No.) y relativa (%), para su mejor análisis y comprensión.

Parámetros Éticos

Para preservar los principios éticos de la investigación y por tratarse de un estudio de acción directa sobre el ser humano, se llevó a cabo la obtención de un consentimiento informado a los deportistas, con el propósito de poder decidir si formarían parte del estudio o no, pidiendo la autorización previa al Departamento de Docencia e Investigación del Centro, para poder intervenir en este.

Resultados

Tabla No.1. Distribución de signos y síntomas de Trastornos Temporomandibulares según tiempo de práctica deportiva en boxeadores del Centro Nacional de Alto Rendimiento “Cerro Pelado”, 2012.

Signos y síntomas

Tiempo de práctica deportiva (años)

6-10

11-15

16-20

Total

Chasquido o crujido

Deslizamiento anterior > 1mm

Deslizamiento lateral

2

4

2

4

0

4

2

0

2

8

4

8

Como se muestra en la Tabla 1 no existieron irregularidades en el movimiento de abertura y cierre ni inestabilidad entre RC y PMI, por lo que no se incluyeron. El chasquido o crujido y el deslizamiento lateral en el momento de cierre, con ocho casos en cada uno, fueron los signos y síntomas que predominantes. El tiempo de práctica deportiva, comprendido entre 6-10 y 11-15 años, fueron los períodos de mayores afectaciones.

Con respecto al protector bucal, 25 boxeadores utilizaban protector bucal comercial, para un 92,59% y solo un boxeador usaba el individualizado. Todos lo utilizaban para competir y entrenar.

 

Tabla No.2. Distribución según la clasificación del Test de Krogh - Paulsen por división (peso) en boxeadores del Centro Nacional de Alto Rendimiento “Cerro Pelado”, 2012.

 

División

Clasificación

Sano

Riesgo

Disfunción

No.

%

No.

%

No.

%

52 Kg

2

7,40

0

0

2

7,40

56 Kg

2

7,40

0

0

2

7,40

61 Kg

2

7,40

0

0

4

15,48

75 Kg

2

7,40

0

0

2

7,40

81 Kg

0

0

0

0

2

7,40

91 Kg

2

7,40

2

7,40

2

7,40

Total

10

37,0

2

7,40

14

51,85

En la Tabla 2 se observa que hubo un total de 10 atletas sanos, lo que representó un 37% y 14 padecieron de disfunción en la ATM, para un 51,85%. La división de 61 Kg fue la más afectada, con cuatro casos de disfunción, para un 15,48%.

Tabla No.3. Distribución de la clasificación del Test de Krogh - Paulsen según maloclusiones morfológicas en boxeadores del Centro Nacional de Alto Rendimiento “Cerro Pelado”, 2012.

Maloclusiones

Morfológicas

Clasificación

Sano

Riesgo

Disfunción

No.

%

No.

%

No.

%

Mordida Cruzada

8

29,62

0

0

2

7,40

Adaquia

2

7,40

2

7,40

2

7,40

Apiñamiento

0

0

0

0

4

14,81

Sin alteración

0

0

0

0

8

29,62

En la Tabla 3 se muestra que las alteraciones morfológicas que más predominaron en los pacientes sanos fueron 8 con mordida cruzada y 8 sin maloclusión pertenecientes al grupo de los con disfunción lo que representó un 29,62 %. La hiperdaquia no se incluyó en la tabla ya que no se encontró evidencia de esta en el estudio.

Tabla No.4. Distribución de la clasificación del Test de Krogh- Paulsen  según interferencias oclusales en boxeadores del Centro Nacional de Alto Rendimiento “Cerro Pelado”. 2012.

Interferencias

Clasificación

Sano

Riesgo

Disfunción

No.

%

No.

%

No.

%

Propulsivas

AT

4

1,53

0

0

2

7,69

ANT

6

23,07

2

7,69

12

46,15

Lateralidad derecha

AT

2

7,69

0

0

4

1,53

ANT

3

11,53

2

7,69

10

38,46

Lateralidad Izquierda

AT

4

1,53

0

0

2

7,69

ANT

6

23,07

2

7,69

10

38,46

Nota: AT (área de trabajo), ANT (área de no trabajo)

En la Tabla 4 se observa que los atletas con disfunción fueron los que más trastornos funcionales tuvieron. Resaltando las interferencias propulsivas en área de no trabajo con 12 casos, para un 46,15% y las interferencias de lateralidad en áreas de no trabajo con 10, para un 38,46%.

Discusión

La salud deportiva es aquel estado óptimo de salud física y mental alcanzado mediante la práctica de la actividad física, el ejercicio o el deporte. La estomatología aplicada al deporte es una especialidad encargada del estudio, revisión, control, prevención y tratamiento de las lesiones orofaciales, manifestaciones y enfermedades relacionadas, para asegurar un mantenimiento de la salud bucal en el deportista, así como la divulgación e información de los nuevos conocimientos relacionados con la salud oral y el deporte, aplicados en el mundo de la competición deportiva tanto en el terreno amateur como profesional.

En cuanto a signos y síntomas de Trastornos Temporomandibulares en los atletas estudiados (Tabla 1), no existieron irregularidades en el movimiento de apertura y cierre. El chasquido o crujido y deslizamiento lateral en el momento de cierre fueron los que predominaron. Aunque no se encontraron muchos estudios similares al nuestro en cuanto a signos y síntomas de Trastornos Temporomandibulares en atletas de Boxeo, es llamativa la presencia de Trastornos Temporomandibulares en estos. Los traumatismos que se producen en la región facial, por su cercanía, afectan directamente la ATM, ya que la etiología de la disfunción interna de ATM es tipificada como exógena o traumática cuando existen antecedentes de un episodio traumático directo o indirecto de la ATM. El microtrauma con el macrotrauma repercuten en los músculos que se encuentran asociados a la articulación, provocando miositis y dolor miofacial. Los traumatismos maxilofaciales dañan el complejo articular, originándose signos clínicos como dolor, clic, crepitación, desviación de la mandíbula del lado afectado y sensibilidad de los músculos a la palpación del lado afectado. En una investigación similar, el doctor López García(28) concluye que menos de la mitad presentó dolor muscular y articular, y la misma cantidad mostró irregularidades en el momento de apertura y cierre; sin embargo, se pudo comprobar la presencia de trastornos tipo clic, crepitación, entre otros, por lo que coincide con los resultados de este trabajo.(28,29) Los ruidos articulares son muy frecuentes en los pacientes con trastornos de la ATM.

En cuanto al uso de protectores bucales según el momento de práctica (Tabla 2), todos lo utilizaban para competir y entrenar. Aunque se pudieron hallar estudios similares que midieran el uso del protector en atletas de Boxeo, es muy llamativo que casi todos a excepción de uno empleaba el protector comercial o estándar y solo uno el individualizado.

La acción de los golpes suele causar fractura, pérdida y hasta desplazamiento de los dientes superiores, situación que compromete además de la estética, la fonación y la masticación. El uso de protector evitaría otros traumatismos que afectan la lengua, encías, carrillo y labios, también expuestos a los impactos. Hoy en día, el estomatólogo a nivel mundial puede hacerlo en su consultorio y con materiales muy flexibles, consistentes e higiénicos, a partir de una impresión tomada del maxilar. De esta manera, se logra una adherencia perfecta a la anatomía bucal y se evitan las dificultades respiratorias; a diferencia de los protectores estándar o comerciales, que tienen el inconveniente de ser más rígidos y presentar problemas de adaptación, lo que termina por aumentar el riesgo de sufrir mayores consecuencias por causa del impacto. El protector bucal fabricado a la medida multilaminado, evita que el cóndilo golpee la base del cráneo en la zona de la fosa glenoidea. Este actúa como un amortiguador para que la fuerza no sea transferida directamente al cráneo. La función más importante del protector bucal es estabilizar la mandíbula y minimizar el riesgo de la contusión y las lesiones cerebrales.(29)

Observando a los atletas estudiados de forma integral, se puede apreciar que tienen un gran riesgo para la salud en general, por las consecuencias del no uso de protectores individualizados, los que fueron diseñados de forma preventiva; de ser así, traería consigo la menor aparición de los trastornos antes mencionados. Es por esto que se debe insistir en la confección de protectores bucales individualizados aunque las dificultades materiales se interpongan, para poder prevenir aun más los Trastornos Temporomandibulares.

La clasificación de los Trastornos Temporomandibulares (Tabla 3) predominantes fue la disfunción en casi la mitad de los sujetos estudiados y la división más afectada fue la de 61 Kg, coincidiendo con trabajos realizados por González C. y Cárdenas Sotelo, donde afirman que los boxeadores tienen grandes problemas buco-maxilofaciales y trastornos de la ATM.(19,30) También concuerdan con estos resultados los estudios llevados a cabo por Medina Acosta(37), el cual concluyó que la localización de las lesiones en primer lugar estuvo en la región facial en atletas de Boxeo y la causa fue por golpes. En otra investigación desarrollada con atletas de Boxeo del Centro de Alto Rendimiento “Cerro Pelado”, se planteó que el Boxeo era el deporte más afectado por golpes, con una gran probabilidad de lesionarse la ATM. Se reflejó además, que los más experimentados tenían más probabilidades de lesionarse que los novatos.(31-34) En las alteraciones morfológicas de la oclusión (Tabla 4), se percibe que en los atletas sanos predominó la mordida cruzada y en los con disfunción, los ausentes de maloclusión morfológica; lo anterior coincide con estudios realizados por López(28), donde las alteraciones morfológicas de la oclusión afectan a atletas de Boxeo. Un grupo presentó la categoría más alta de afección del test de Krogh - Paulsen y eran ausentes de maloclusión morfológica, no pudiendo influir esta en los TTM, por lo que se atribuye esta enfermedad a otras causas como los traumas faciales. Esta afección se encuentra entre los factores causales de los Trastornos Temporomandibulares de la población en general.(36)Lama la atención que en estos atletas que practican el deporte desde pequeños con el uso de protectores, propensos a traumas faciales y bucales; tienen más riesgo de presentar maloclusiones, ya que se dificultaría el tratamiento ortodóntico.

En cuanto a las alteraciones funcionales de la oclusión (Tabla 5), en este estudio se observó que los atletas con disfunción fueron los que más trastornos funcionales tuvieron. Resaltando las interferencias propulsivas en área de no trabajo en casi la mitad de los casos y las interferencias de lateralidad en áreas de no trabajo con un poco menos representatividad. En este sentido, se aprecia concordancia de estos resultados con el trabajo de algunos autores como el doctor Okeson, donde se plantea que las alteraciones funcionales de la oclusión correlacionan con los Trastornos Temporomandibulares directamente.(36) El deporte se ha convertido en un fenómeno de amplia difusión social, en el caso específico del Boxeo, existe una polémica con la Medicina moderna, las nuevas reglas de arbitraje y las novedosas técnicas de entrenamiento. Este deporte es casi ofensivo para el que lo practique, influyendo de manera integral, tanto directa como indirectamente, en la salud de los atletas; no solo por factores como el trauma sino también por el no uso adecuado de los medios de protección. Se puede afirmar que los atletas de Boxeo del Centro Nacional de Deporte de Alto Rendimiento “Cerro Pelado” tienen trastornos de la ATM.

Conclusiones

Los boxeadores de la división de 61 kilogramos, con un tiempo de práctica deportiva comprendido entre 6-10 años, tuvieron las mayores afectaciones. La mayoría de los boxeadores presentaron disfunción de la Articulación Temporomandibular. Respecto a los trastornos morfológicos de la oclusión, predominaron el apiñamiento, la adaquia y la mordida cruzada; en cuanto a los trastornos funcionales de la oclusión prevalecieron las interferencias propulsivas y laterales en áreas de no trabajo.

Referencias Bibliográficas

1.   Beszkin M, Losoviz, EA, Zielinsky L. El sistema estomatognático: un sistema complejo. Rev Ateneo Argent. Odontol 2005; 44(1):27-32.

2.   Chávez-Andrade GM, Tavares da Silva RHB, Villela de Berbert F, Ribeiro AP. Hallazgos clínico-radiológicos de la articulación temporomandibular en pacientes con artritis reumatoide. Rev Cubana Estomatol 2009; 46(2).

3.   García-Martínez I, Jiménez-Quintana Z, de los Santos-Solana L, Sáez Carriera R. Actualización terapéutica de los trastornos temporomandibulares. Rev Cubana Estomatol 2007; 44(3).

4.   Woo-Sook B. Síntomas óticos y desórdenes temporomandibulares, Odont Moder 2005; 2(16):1.

5.   Grau-Leon I, Fernández-Lima K, González G, Osorio-Núñez M. Algunas consideraciones sobre los trastornos temporomandibulares. Rev Cubana Estomatol 2005; 42(3).

6.   González-González G, Ardanza-Zulueta P. Rehabilitación Protésica Estomatológica. Editorial de Ciencias Médicas. La Habana, 2003.

7.   Velasco-Ortega E, Monsalve-Guil L, Velasco-Ponferrada C, Medel-Soteras R, Segura-Egea JJ. Los trastornos temporomandibulares en pacientes esquizofrenicos. Un estudio de casos-controles. Med Oral Patol Oral Cir Bucal 2005; 10:315-22.

8.   Anunciato de Jesus L, Martins-Domingues M, Ventura de Andrade D, Biasotto-Gonzalez D. Estudo transversal da prevalência de disfunção temporomandibular e bruxismo em estudantes universitarios. Ter. Man 2009; 7(29):11-14.

9.   Gonçalves DA, Dal Fabbro AL, Campos JA, Bigal ME, Speciali JG. Symptoms of temporomandibular disorders in the population: an epidemiological study. J Orofac Pain. 2010; 24(3):270-8.

10. Marchiori AV, Garcia AR,  Zuim PR, Fernandes AU, Cunha L. Prevalência de sinais e sintomas da disfunção temporomandibular e ansiedade: estudantes brasileiros do ensino fundamental. RGO 2007; 55(3):257-262.

11. Oliveira AS, Grossi DB, Dias EM. Sinais e sintomas da disfunção temporomandibular nas diferentes regiões brasileiras. Fisioter. Pesqui 2008; 15(4):392-396.

12. Martins-Júnior RL, Palma AJ, Marquardt EJ, Gondin TM, Kerber Fde C. Temporomandibular disorders: a report of 124 patients. J Contemp Dent Pract. 2010; 11(5):071-8.

13. Rodríguez Carracedo E, Carracedo Ruíz P, Carmona Vidal E. Trastornos temporomandibulares y maloclusiones en adolescentes atendidos en la Clínica Estomatológica Docente René Guzmán. Corr Med Cient Holg. 2009; 13(4). [citado Julio 2010], [16 p.]. Disponible en: http://www.imbiomed.com.mx/1/1/articulos.php?id_revista=64&id_seccion=&id_ejemplar=&id_articulo=60706&pdfFile=Co-CM094--6.pdf&method=saveDataFor Down load&motivo=4

14. Marotti J, Galhardo A, Mantelli K, Mori M, Gil C, Campos TN. Relação entre disfunção temporomandibular e fibromialgia. RPG 2007; 14(3):254-259.

15. Acosta Ortiz R, Roura Lugo N. Una revisión de la literatura sobre la relación causal entre los factores oclusales (FO) y los desordenes temporomandibulares (DTM) III: estudios experimentales con interferencias oclusales (IO) artificiales. Rev. Fac. Odontol. Univ. Antioquia 2008; 20(1):87-96.

16. Morret R. Riesgos en la práctica de deportes. Webcolaborativo. México, 2007. Consultado el 20 de febrero del 2012. Disponible en: http://www.sportdental.com/riesgos-practica-deportes

17. Corsini G, Fuentes R, Bustos L, Borie E, Navarrete A, Navarrete D, Fulgeri B. Determinación de los Signos y Síntomas de los Trastornos Temporomandibulares, en Estudiantes de 13 a 18 Años de un Colegio de la Comuna de Temuco, Chile. Int. J. Morphol 2005; 23(4):345-352.

18. Cooret D. Trastornos de la Articulación Témporo Mandibular. Consultado el 20 de enero del 2012. Disponible en:http://www.salvadorinsignares.com/programaonline/programarehabilitacion/atm/etiologia.htm#

19. González C. Deportistas, ¡cuiden sus dientes! Puntovital (Seriado en Internet) 2009. Consultado 20 de Febrero del 2012. Disponible en: http://www.puntovital.cl/en/forma/salud_bucal_deportistas.htm

20. Botelho AP, Veiga MC. Influence of sex on temporomandibular disorder pain: a review of occurrence and development. Braz. J. Oral Sci 2008; 7(26):1631-1635.

21. Christidis N, Smedberg E, Hägglund H, Hedenberg-Magnusson B. Patients' experience of care and treatment outcome at the Department of Clinical Oral Physiology, Dental Public Service in Stockholm. Swed Dent J. 2010; 34(1):43-52.

22. Lindqvist C, Törnwall J. Diseases of the temporomandibular joint. Duodecim. 2010; 126(6):687-94.

23. Grau-Leon I, Almagro S, Cabo-García R. Los trastornos temporomandibulares y la radiación láser. Rev Cubana Estomatol 2007; 44(3).

24. Martínez Brito I, Alemán Estévez MG, Pérez Lauzurique A, Neyra González D, Delgado Ramos A, López Irarragorri F. Signos y síntomas de la disfunción temporomandibular en población de 7-25 y más años de edad. Municipio Matanzas. Rev méd electrón [serie en Internet]. 2006; 28(6). [citado Julio 2009], [aprox. 5 p.]. Disponible en: http://www.cpimtz.sld.cu/revista%20medica/ano%202006/vol6%202006/tema02.htm

25. Castillo Hernández R. Nuevas variables para el tratamiento oclusal y prevención de la Disfunción Témporo - Mandibular. [Tesis]. Ciudad de la Habana: Instituto Superior de Ciencias Médicas; 2008.

26. Jiménez Quintana Z, de los Santos Solana L, Sáez Carriera R, García Martínez I. Prevalencia de los trastornos temporomandibulares en la población de 15 años y más de la Ciudad de La Habana. Rev Cubana Estomatol 2007; 44(3).

27. Manuales y Normas de Promoción de la Seguridad y Prevención de Accidentes. Ministerio de Salud y Acción Social. Secretaria de Salud. Departamento de Prevención de Accidentes. Octubre 1993. (on line 2000) (consultado 4 febrero 2010) Disponible en: http://www.samct.org.ar/comites/bucoden/protect.htm

28. López García F. Repercusión de los traumas Dentomaxilofaciales sobre el complejo Articular Temporomandibular. Trabajo para obtener el Título de Especialista en 1er Grado. Facultad de Estomatología, La Habana 2003.

29. Rossell R. Odontología aplicada al deporte. Prevención de lesiones orofaciales en el deporte, la nueva generación de protectores bucales. (3):1. (Seriado en Internet) 2005.Consultado el 20 de enero del 2012. Disponible en: www.ewaodontologos.com/revistaaorrybg/vol3num1/indexa.hotmail.

30. De Cárdenas Sotelo O. "La boquilla del Snorkel en los atletas de caza submarina". Boletín Científico INDER-CUBA N°4. 1977; 5-13.  

31. Medina Acosta D. Lesiones Traumáticas Máxilo-Faciales en Atletas de Alto Rendimiento del Cerro Pelado. Trabajo para obtener el Título de Especialista en 1er Grado. (Tesis) Facultad de Estomatología, La Habana 1997.

32. Frontera RR, Zanin L, Ambrosano GM, Flório FM. Orofacial trauma in Brazilian basketball players and level of information concerning trauma and mouthguards. Dent Traumatol. 2011 Jun; 27(3):208-16. doi: 10.1111/j.1600-9657.2009.00781.x. Epub 2011 Apr 18.

33. Revuelta R, Sándor GK. Degloving injury of the mandibular mucosa following an extreme sport accident: a case report. (Journals) J Dent Child (Chic). 2010 Sep-Dec;72(3):104-6. Consultado 20 de enero del 2012. Disponible en: http://preview.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16568914

34. De Gioanni PP, Mazzeo R, Servadio F. Sports activities and maxillofacial injuries. Current epidemiologic and clinical aspects relating to a series of 379 cases (1982-1998). Minerva Stomatol. 2000 Jan-Feb; 49(1-2):21-6.Consultado el 20 de enero 2012. Disponible en: http://preview.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10932904

35. Foster M, Readman P. Sports dentistry-what's it all about? Dent Update. 2009 Apr;36(3):135-8, 141-4. Consultado el 18 de febrero del 2012. Disponible en: http://preview.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19480101

36. Okeson J. Oclusión y Afectaciones Temporomandibulares. Diorki. Tercera Edición (4) 147-164. Madrid, 2002.